Ar­tro­sis

Ho­meo­pa­tía: gran alia­da

Diario de la Salud - - PORTADA -

Ter­mi­ne con el do­lor.

La ho­meo­pa­tía uni­cis­ta es muy útil para re­tra­sar y li­mi­tar la evo­lu­ción de la en­fer­me­dad ali­vian­do el do­lor. Para ello es ne­ce­sa­rio que la con­sul­ta al es­pe­cia­lis­ta ho­meó­pa­ta sea pre­coz, y no cuan­do ya hay po­co para ha­cer.

UN SO­LO RE­ME­DIO

La ho­meo­pa­tía uni­cis­ta se lla­ma así por­que se le in­di­ca al pa­cien­te un so­lo re­me­dio, el re­me­dio de fon­do que le co­rres­pon­de a ese pa­cien­te por sus ca­rac­te­rís­ti­cas, a las que el es­pe­cia­lis­ta ac­ce­de me­dian­te un in­te­rro­ga­to­rio. El re­me­dio ho­meo­pá­ti­co de fon­do co­rrec­ta­men­te in­di­ca­do au­men­ta la ca­pa­ci­dad del or­ga­nis­mo para de­fen­der­se o cu­rar­se por sí mis­mo y me­jo­ra el es­ta­do emo­cio­nal a la vez que el fí­si­co.

En los ca­sos en que el pa­cien­te con­cu­rre a la con­sul­ta ho­meo­pá­ti­ca con su en­fer­me­dad ya ins­ta­la­da, exis­te el re­cur­so del re­me­dio ho­meo­pá­ti­co de ac­ción lo­cal, el re­me­dio del tro­pis­mo de la en­fer­me­dad, te­nien­do en cuen­ta las mo­da­li­da­des de los sín­to­mas, la for­ma de pre­sen­ta­ción de los mis­mos, los sín­to­mas con­co­mi­tan­tes que se agre­gan a los lo­ca­les. Los re­me­dios se to­man el gló­bu­los de lac­to­sa o go­tas. Tam­bién­se pue­de ha­cer pre­pa­rar al­gu­na po­ma­da a ba­se de re­me­dios ho­meo­pá­ti­cos para ali­viar los dolores.

Es­tos son al­gu­nos de los re­me­dios ho­meo­pá­ti­cos que se uti­li­zan para la ar­tro­sis. Lea las des­crip­cio­nes para en­con­trar la que re­fle­je me­jor có­mo es su do­lor.

PARA ARTOSIS, GO­TA Y AR­TRI­TIS

Apis me­lli­fi­ca: hin­cha­zón ede­ma­to­sa de las ma­nos. Go­ta. Nó­du­los go­to­sos o ar­trí­ti­cos, so­bre to­do en las ar­ti­cu­la­cio­nes de los de­dos de las ma­nos. Los dolores son pun­zan­tes y ar­dien­tes, que­man­tes. Si­no­vi­tis de las ro­di­llas. Em­peo­ra por el ca­lor, por el ca­lor ra­dian­te (las es­tu­fas le pro­du­cen es­ca­lo­fríos), por el ca­lor de la ca­ma, en una ha­bi­ta­ción ca­lu­ro­sa, por abrigarse. Es­tá me­jor por el frío lo­cal, por el agua fría y por el ba­ño frío.

Ben­zoi­cum aci­dum: go­ta. Con­cre­cio­nes, to­fos y nó­du­los go­to­sos que afec­tan to­das las ar­ti­cu­la­cio­nes, es­pe­cial­men­te ro­di­llas, mu­ñe­cas, ma­nos, de­dos y de­dos gor­dos. Los dolores son des­ga­rran­tes, pun­zan­tes, con ru­bor e hin­cha­zón de las ar­ti­cu­la­cio­nes. Es­tá peor de no­che. Tie­ne cru­ji­dos al me­nor mo­vi­mien­to.

Br­yo­nia: los dolores son pun­zan­tes, pre­do­mi­nan en el la­do de­re­cho. Do­lor reu­má­ti­co en la es­pal­da, al mo­ver­se o al to­ser. Do­lor lum­bar al dar­se vuel­ta en la ca­ma, le es im­po­si­ble. Ri­gi­dez do­lo­ro­sa de la nu­ca. Ar­tri­tis con do­lor, en­ro­je­ci­mien­to e hin­cha­zón, es­pe­cial­men­te en ro­di­llas y pies, co­dos, ma­nos y de­dos. Es­tá peor por el mo­vi­mien­to, por los es­fuer­zos fí­si­cos o por ca­mi­nar, al to­car­lo; tie­ne aver­sión al mo­vi­mien­to. Es­tá me­jor por el re­po­so, acos­ta­do en la ca­ma, acos­ta­do de es­pal­das y acos­ta­do so­bre el la­do do­lo­ri­do, y por la pre­sión.

PARA DOLORES MUY AGU­DOS

Col­chi­cum: dolores agu­dos, ti­ro­nean­tes, des­ga­rran­tes, pre­si­vos. Afec­tan hue­sos y te­ji­dos pro­fun­dos cuan­do el ai­re es frío; van de iz­quier­da a de­re­cha. En las ar­ti­cu­la­cio­nes los dolores son errá­ti­cos, de una a otra, de aba­jo ha­cia arri­ba. Me­jo­ran en tiem­po ca­lu­ro­so, es­tan­do acos­ta­do o sen­ta­do, por el ca­lor. Em­peo­ran al ano­che­cer y de no­che, ape­nas lo to­can y por el mo­vi­mien­to, por el frío hú­me­do, por mo­jar­se o ba­ñar­se, en oto­ño y en pri­ma­ve­ra, acos­ta­do del la­do iz­quier­do, ca­mi­nan­do.

Kal­mia la­ti­fo­lia: dolores reu­má­ti­cos o go­to­sos, agu­dos o cró­ni­cos, co­mo se­cue­la de tras­tor­nos car­día­cos. Dolores en hom­bro y bra­zos, con cru­ji­dos en el co­do. Dolores des­ga­rran­tes des­de la ca­de­ra de­re­cha ha­cia aba­jo. Dolores ful­gu­ran­tes, que cam­bian de lu­gar brus­ca­men­te, acom­pa­ña­dos de gran de­bi­li­dad. Dolores que van des­de arri­ba ha­cia aba­jo, con ador­me­ci­mien­to de la par­te afec­ta­da. Las ar­ti­cu­la­cio­nes es­tán calientes, ro­jas e hin­cha­das. Peor por el mo­vi­mien­to y por el frío, y en la pri­me­ra mi­tad de la no­che. Me­jo­ra co­mien­do.

Le­dum pa­lus­tre: es uno de los prin­ci­pa­les re­me­dios del reu­ma­tis­mo, y es­pe­cial­men­te de la go­ta, tan­to agu­dos co­mo cró­ni­cos. Los dolores son pun­zan­tes, des­ga­rran­tes, en ar­ti­cu­la­cio­nes, so­bre to­do las pe­que­ñas, son nó­du­los o to­fos que due­len y cru­jen por el mo­vi­mien­to. Los dolores cam­bian de si­tio brus­ca­men­te, sal­tan­do de una ar­ti­cu­la­ción a la otra, y siem­pre de aba­jo ha­cia arri­ba, co­men­zan­do por los pies. Es­tá peor de no­che, por el mo­vi­mien­to y por el ca­lor de la ca­ma, por cu­brir­se o ta­par­se. Es­tá me­jor por el re­po­so, por el frío lo­cal, por el ba­ño frío, po­nien­do los pies y las pier­nas en agua fría o he­la­da, a pe­sar de que las ar­ti­cu­la­cio­nes, pálidas e hin­cha­das, es­tán frías al tac­to.

PARA NÓ­DU­LOS

Ly­co­po­dium: afec­cio­nes reu­má­ti­cas que van de de­re­cha a iz­quier­da. Nó­du­los ar­trí­ti­cos, so­bre to­do en de­dos de las ma­nos, con ri­gi­dez. Do­lor de ar­ti­cu­la­cio­nes, peor al em­pe­zar el mo­vi­mien­to. Ri­gi­dez ar­trí­ti­ca en co­dos y mu­ñe­cas. Do­lor en miem­bros in­fe­rio­res, peor sen­ta­do, me­jor ca­mi­nan­do o por el ca­lor de la ca­ma. Tie­nen un

pie frío (el de­re­cho) y el otro ca­lien­te. Los sín­to­mas pre­do­mi­nan del la­do de­re­cho. Tie­ne un ho­ra­rio de agra­va­ción ca­rac­te­rís­ti­co: de 16 a 20 ho­ras, y es­tá me­jor an­tes del me­dio­día. No to­le­ra el con­tac­to de la ro­pa ce­ñi­da, ni ro­pas abri­ga­das.

SI CHI­LLAN LAS AR­TI­CU­LA­CIO­NES

Rhus tox: dolores reu­má­ti­cos, cru­ji­dos en las ar­ti­cu­la­cio­nes. Ri­gi­dez do­lo­ro­sa de los miem­bros. Es­tá peor por el re­po­so, es­tan­do acos­ta­do, al co­men­zar el mo­vi­mien­to des­pués de es­tar quie­to, y los dolores van me­jo­ran­do a me­di­da que el mo­vi­mien­to pro­si­gue, es­tá peor por el frío, por el frío hú­me­do, por el ba­ño frío, por el ai­re frío, por el tiem­po hú­me­do o llu­vio­so, en tiem­po nu­bla­do, en oto­ño, por co­rrien­tes de ai­re, acos­ta­do so­bre el la­do do­lo­ri­do, por le­van­tar co­sas pe­sa­das. Es­tá me­jor mo­vién­do­se o mien­tras se mue­ve o mue­ve la par­te afec­ta­da. Es­tá me­jor en tiem­po ca­lu­ro­so y se­co, por el ca­lor de la ca­ma y de la es­tu­fa, o abri­gán­do­se mu­cho, por apli­ca­cio­nes calientes, por fric­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.