¿Por qué te­ne­mos piel de ga­lli­na?

Diario de la Salud - - EN NÚMEROS -

Cuan­do te­ne­mos frío, so­le­mos de­cir que te­ne­mos la “piel de ga­lli­na”. De es­ta ma­ne­ra cuan­do que­da­mos ex­pues­tos a la in­tem­pe­rie en un cli­ma frío o nos mo­ja­ron con agua he­la­da, los va­sos san­guí­neos, para pre­ve­nir que el ca­lor cor­po­ral se pier­da, se com­pri­men lo más que pue­den ha­cién­do­se ca­da vez más pe­que­ños, con el ob­je­ti­vo de man­te­ner la san­gre ca­lien­te le­jos de la su­per­fi­cie de la piel. Co­mo con­se­cuen­cia se for­man pe­que­ños bul­tos so­bre la piel. Es­te re­fle­jo ha­ce que mu­chos múscu­los con­trai­gan sus ve­llo­si­da­des para que pue­dan per­ma­ne­cer erec­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.