Nue­vo tra­ta­mien­to para re­cu­pe­rar­se des­pués de un ACV

Con­tra los mo­vi­mien­tos es­pás­ti­cos, pro­duc­to de ac­ci­den­tes ce­re­bra­les, exis­te un mé­to­do ba­sa­do en la apli­ca­ción de to­xi­na bo­tu­lí­ni­ca que re­vier­te es­tos sín­to­mas. Se­pa de qué se tra­ta.

Diario de la Salud - - EN NÚMEROS - Por Dra. Se­cun­di­ni, mé­di­ca de plan­ta a car­go del Con­sul­to­rio He­mi­plé­ji­cos MN: 81099

Co­mo se­cue­la en per­so­nas que ha­yan su­fri­do un accidente ce­re­bro­vas­cu­lar, pa­rá­li­sis ce­re­bral, le­sio­nes me­du­la­res, es­cle­ro­sis múl­ti­ple y otras en­fer­me­da­des vin­cu­la­das con el sis­te­ma ner­vio­so cen­tral pue­de apa­re­cer la es­pas­ti­ci­dad. Es­to sig­ni­fi­ca la con­trac­ción par­cial, pa­si­va y con­ti­nua de los múscu­los, res­pon­sa­bles de que los se­res hu­ma­nos pue­dan es­tar pa­ra­dos y desa­rro­llar ac­ti­vi­da­des, ade­más de ven­cer la gra­ve­dad. An­te es­te cua­dro una bue­na op­ción es rea­li­zar el tra­ta­mien­to fo­cal me­dian­te la apli­ca­ción de ona­bo­tu­li­num­to­xi­na, don­de se tra­ba­ja de ma­ne­ra pun­tual, los múscu­los afec­ta­dos.

La Dra. Ro­xa­na Se­cun­di­ni, mé­di­ca de plan­ta a car­go del Con­sul­to­rio He­mi­plé­ji­cos y Con­sul­to­rio Fac­to­res de Ries­go del Ins­ti­tu­to de Reha­bi­li­ta­ción Psi­co­fí­si­ca (IREP) ex­pli­ca có­mo fun­cio­na es­te tra­ta­mien­to.

¿QUÉ OCU­RRE CON LOS MÚSCU­LOS CUAN­DO EXIS­TE UN DAÑO CE­RE­BRAL?

con­se­cuen­cia del daño ce­re­bral pue­de ob­ser­var­se un au­men­to en el tono mus­cu­lar, lo cual se ca­rac­te­ri­za por­que los múscu­los se re­sis­ten al mo­vi­mien­to o es­ti­ra­mien­to brus­co. Es­te es un fe­nó­meno in­vo­lun­ta­rio e in­de­sea­do. Los múscu­los (en­car­ga­dos de fle­xio­nar el miem­bro su­pe­rior y ex­ten­der el miem­bro in­fe­rior) se man­tie­nen per­ma­nen­te­men­te con­traí­dos, ge­ne­ran­do sen­sa­ción de du­re­za, ri­gi­dez, do­lor y es­pas­mos. Con el tiem­po se pue­de pro­du­cir acor­ta­mien­to en di­chos múscu­los con pér­di­da de la elas­ti­ci­dad y fle­xi­bi­li­dad, ad­qui­rien­do pos­tu­ras anor­ma­les, que im­pe­di­rán aún más los mo­vi­mien­tos.

To­do es­to ori­gi­na­rá di­fi­cul­ta­des, o en al­gu­nos ca­sos el no uso del bra­zo y en es­pe­cial de la mano, en las ac­ti­vi­da­des de la vi­da dia­ria (ves­tir­se, ba­ñar­se, cor­tar­se la co­mi­da, to­mar ob­je­tos, etc) y tras­tor­nos en la pier­na con di­fi­cul­tad para ca­mi­nar.

¿CÓ­MO ME­JO­RAR LA CA­LI­DAD DE VI­DA?

Es­te tra­ta­mien­to pro­du­ce re­la­ja­ción de los múscu­los es­pás­ti­cos, dis­mi­nu­yen­do tam­bién el do­lor y los es­pas­mos, lo que per­mi­ti­rá fa­ci­li­tar la reha­bi­li­ta­ción. Es el úni­co fár­ma­co ca­paz de mo­di­fi­car la in­ca­pa­ci­dad del pa­cien­te (ob­te­nien­do una ma­yor in­de­pen­den­cia) al per­mi­tir se­lec­cio­nar só­lo los gru­pos mus­cu­la­res es­pás­ti­cos que in­ter­fie­ren con la fun­ción, y por lo tan­to me­jo­ran la ca­li­dad de vi­da.

¿EN QUÉ CON­SIS­TEN LOS TRA­TA­MIEN­TOS FOCALES?

Los tra­ta­mien­tos focales per­mi­ten se­lec­cio­nar los múscu­los es­pás­ti­cos y co­lo­car la to­xi­na bo­tu­lí­ni­ca en los que más in­ter­fie­ren en las ac­ti­vi­da­des de autocuidado o en las que de­be rea­li­zar el cui­da­dor. Es­tos múscu­los es­pás­ti­cos pue­den, por lo ge­ne­ral, cau­sar de­for­mi­da­des que di­fi­cul­tan el mo­vi­mien­to.

¿CUÁL ES LA DI­FE­REN­CIA CON LOS TRA­TA­MIEN­TOS ORA­LES?

Los tra­ta­mien­tos por vía oral no son se­lec­ti­vos, ac­túan so­bre to­dos los múscu­los (es­pás­ti­cos y no es­pás­ti­cos). Pro­du­cen con­se­cuen­cias in­de­sea­das, co­mo la som­no­len­cia y un au­men­to en la fre­cuen­cia de caí­das. Pe­ro mu­chas ve­ces, cuan­do la es­pas­ti­ci­dad afec­ta a nu­me­ro­sos gru­pos mus­cu­la­res (am­bos miem­bros su­pe­rio­res e in­fe­rio­res) es ne­ce­sa­ria la com­bi­na­ción de am­bos tra­ta­mien­tos, ora­les y focales.

¿ES LA MIS­MA TO­XI­NA BO­TU­LÍ­NI­CA QUE SE UTI­LI­ZA PARA LOS TRA­TA­MIEN­TOS ES­TÉ­TI­COS?

Sí, es la mis­ma, lo que va­ría es su do­sis. En los tra­ta­mien­tos es­té­ti­cos las do­sis son muy ba­jas por­que los múscu­los que de­ben ser in­yec­ta­dos son de pe­que­ño ta­ma­ño.

En es­pas­ti­ci­dad se usan do­sis más ele­va­das, da­do que pue­den es­tar afec­ta­dos nu­me­ro­sos múscu­los y son de ma­yor ta­ma­ño.

¿EL CUER­PO PUE­DE RE­CHA­ZAR­LO?

Pue­de desa­rro­llar an­ti­cuer­pos que se li­gan a la to­xi­na bo­tu­lí­ni­ca, no pro­du­cen sín­to­mas, pe­ro con­lle­van a la pér­di­da del efec­to te­ra­péu­ti­co de la to­xi­na. Se acon­se­ja es­pa­ciar las apli­ca­cio­nes del tra­ta­mien­to con to­xi­na bo­tu­lí­ni­ca ca­da tres me­ses para evi­tar la apa­ri­ción de es­tos an­ti­cuer­pos.

¿CUÁN­TO DU­RA EL TRA­TA­MIEN­TO?

El ini­cio del efec­to de re­la­ja­ción de los múscu­los co­mien­za en­tre los cin­co a sie­te días de la apli­ca­ción, ob­te­nién­do­se el efec­to má­xi­mo en­tre los 20 y 30 días. El proCo­mo me­dio de du­ra­ción del efec­to es de tres a seis me­ses.

¿EXIS­TE AL­GU­NA RES­TRIC­CIÓN?

Es un fár­ma­co se­gu­ro. Se han in­for­ma­do efec­tos no desea­dos le­ves lo­ca­les co­mo do­lor, he­ma­to­mas en el si­tio de la in­yec­ción o reac­ción in­fla­ma­to­ria lo­cal. Los efec­tos ge­ne­ra­li­za­dos son ra­ros y tem­po­ra­rios (de­bi­li­dad o can­san­cio ge­ne­ral de po­cos días de du­ra­ción). No hay res­tric­cio­nes re­la­cio­na­das a la edad, pues se uti­li­za tam­bién en ni­ños. No se re­co­mien­da el uso en en­fer­me­da­des neu­ro­ló­gi­cas que ge­ne­ran de­bi­li­dad mus­cu­lar. Tam­po­co se acon­se­ja en pa­cien­tes tra­ta­dos con cier­tos an­ti­bió­ti­cos, que pue­den po­ten­ciar el efec­to de la to­xi­na. No es útil en pa­cien­tes es­pás­ti­cos con de­for­mi­da­des fi­jas, en ellos se de­be con­si­de­rar el tra­ta­mien­to qui­rúr­gi­co.

LAS OBRAS SO­CIA­LES LO CUBREN To­das las obras so­cia­les lo de­ben cu­brir en un cien­to por cien­to cuan­do el pa­cien­te tie­ne cer­ti­fi­ca­do de dis­ca­pa­ci­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.