Curry: La mez­cla de es­pe­cias más im­ba­ti­ble

Alia­do in­dis­cu­ti­do de la sa­lud, co­noz­ca to­dos los be­ne­fi­cios de es­te con­jun­to de es­pe­cias. De ya­pa, có­mo usar­lo en la cocina.

Diario de la Salud - - EN NÚMEROS -

Na­ti­vo del sur de Asia y po­pu­la­ri­za­do al­re­de­dor del mundo en los si­glos XIX y XX, el curry es un con­di­men­to que brin­da un sa­bor es­pe­cial a di­fe­ren­tes pla­tos. En oc­ci­den­te, cuan­do se ha­bla de curry, se pien­sa prin­ci­pal­men­te en un pol­vo pre­pa­ra­do que es­tá dis­po­ni­ble en die­té­ti­cas y su­per­mer­ca­dos, pe­ro ¿qué hay de­trás de ese pol­vo?

El curry no es una es­pe­cia, sino un con­jun­to de es­pe­cias. El curry en pol­vo, el cual pue­de pre­pa­rar us­ted mis­mo, se con­vier­te en una ba­se ya pre­pa­ra­da para in­nu­me­ra­bles pla­ti­llos y es un ele­men­to esen­cial para di­fe­ren­tes sa­bo­res de sal­sas.

Al­gu­nas mez­clas de curry in­clu­yen hier­bas, se­mi­llas y/o ve­ge­ta­les, ta­les co­mo al­baha­ca, ajo, pi­mien­to ro­jo, ho­jas de lau­rel y se­mi­llas de pi­mien­ta ne­gra, mos­ta­za, fe­no­gre­co e hi­no­jo, en­tre otros.

CÚR­CU­MA: EL SÚ­PER IN­GRE­DIEN­TE

Un in­gre­dien­te im­por­tan­te y que no pue­de fal­tar en el curry es la cúr­cu­ma, la cual du­ran­te si­glos ha si­do un ele­men­to fun­da­men­tal para ali­viar y pre­ve­nir la in­fla­ma­ción, so­bre to­do en la me­di­ci­na ayur­vé­di­ca.

Uno de sus com­pues­tos más po­de­ro­sos es la cur­cu­mi­na, que da al curry co­lor ama­ri­llo. Es­ta es­pe­cia es muy be­ne­fi­cio­sa para te­ner una bue­na sa­lud ósea y pre­ve­nir la osteoporosis.

Otro de los be­ne­fi­cios de la cur­cu­mi­na es su ca­pa­ci­dad para com­ba­tir la en­fer­me­dad de Alz­hei­mer, al es­ti­mu­lar el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co para eli­mi­nar los ami­noá­ci­dos que com­po­nen la pla­ca que los ra­di­ca­les li­bres de­jan en las vías neu­ro­na­les del ce­re­bro, en con­se­cuen­cia, dis­mi­nu­ye el de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo.

CA­NE­LA, CLA­VO DE OLOR Y EL JEN­GI­BRE, MEZ­CLA IM­BA­TI­BLE

Exis­ten un mon­tón de ingredientes que pue­de uti­li­zar para apor­tar­le un sa­bor es­pe­cial al curry y que, ade­más, le brin­da­rán be­ne­fi­cios para su sa­lud.

•Ca­ne­la: un in­gre­dien­te co­mún en los bu­di­nes, pa­nes y otras op­cio­nes de pas­te­le­ría. La ver­da­de­ra ca­ne­la es útil para ali­viar la dia­rrea, náu­seas y vó­mi­tos. Tam­bién es­ti­mu­la la ac­ti­vi­dad ce­re­bral, la me­mo­ria, la ca­pa­ci­dad para con­cen­trar­se y ve­lo­ci­dad de res­pues­ta vi­sual-mo­to­ra.

•Cla­vo de olor: pro­por­cio­na un al­to por­cen­ta­je de man­ga­ne­so para te­ner hue­sos fuer­tes, una piel sa­na, con­trol de azú­car en la san­gre y pro­tec­ción con­tra los ra­di­ca­les li­bres. Su sa­bor es dul­ce y aro­má­ti­co. Tie­ne eu­ge­nol, un acei­te que pue­de pro­te­ger al cuer­po de la ab­sor­ción de to­xi­nas del me­dio am­bien­te y ejer­ce una ca­pa­ci­dad an­ti­in­fla­ma­to­ria. Tam­bién, con­tie­ne al­tas can­ti­da­des de hie­rro, fi­bra y vi­ta­mi­na K.

•Jen­gi­bre: si tie­ne ma­reos o do­lor de gar­gan­ta, una ta­za de té he­cho de raíz de jen­gi­bre fres­co pue­de ayu­dar­lo. El in­gre­dien­te cla­ve es el gin­ge­rol, un acei­te que con­tie­ne an­ti­oxi­dan­tes na­tu­ra­les que com­ba­ten la in­fla­ma­ción. Pue­de ser uti­li­za­do tó­pi­ca­men­te o co­mo un ex­trac­to para ali­viar los sín­to­mas de la os­teoar­tri­tis. Es­ta es­pe­cia aro­má­ti­ca evi­ta el es­tre­ñi­mien­to y la dis­ten­sión ab­do­mi­nal y, si­mul­tá­nea­men­te, ayu­da a eli­mi­nar los des­per­di­cios en el co­lon y com­ba­te el daño por ra­di­ca­les li­bres.

OTROS CON­DI­MEN­TOS CON BE­NE­FI­CIOS IM­POR­TAN­TES

Para pre­pa­rar un rico curry tam­bién pue­de agre­gar co­mino, un ex­ce­len­te alia­do para la di­ges­tión. Las fun­cio­nes rea­li­za­das por el co­mino en el cuer­po son ver­da­de­ra­men­te no­ta­bles. La lis­ta de ac­cio­nes in­clu­ye su ca­pa­ci­dad para pro­te­ger al es­tó­ma­go y sis­te­ma re­nal. Es an­ti­dia­bé­ti­co, an­ti­in­fla­ma­to­rio y an­ti­oxi­dan­te. Sus apli­ca­cio­nes tra­di­cio­na­les en Orien­te Me­dio y Asia in­clu­yen uti­li­zar­se en pa­de­ci­mien­tos co­mo el as­ma has­ta el reu­ma­tis­mo. Es un la­xan­te na­tu­ral con pro­pie­da­des an­ti­mi­cro­bia­nas y an­ti­fún­gi­cas.

Otro gran con­di­men­to es el ci­lan­tro, que cuen­ta con pro­pie­da­des an­ti­sép­ti­cas y es an­ti­bió­ti­co. Pue­de com­prar se­mi­llas de ci­lan­tro en­te­ras o mo­li­das. El ci­lan­tro es una fuen­te de fi­bra, cal­cio, hie­rro, mag­ne­sio y man­ga­ne­so. Ayu­da a dis­mi­nuir las fla­tu­len­cias y pre­vie­ne la dia­rrea y las náu­seas. Otra de los be­ne­fi­cios de aña­dir es­ta es­pe­cia al curry es que ayu­da a dis­mi­nuir la pre­sión ar­te­rial y a me­jo­rar los pro­ble­mas cu­tá­neos.

Al igual que otras es­pe­cias an­ces­tra­les, el car­da­mo­mo tie­ne su sa­bor dis­tin­ti­vo. Las se­mi­llas se uti­li­zan para ela­bo­rar té. El car­da­mo­mo tie­ne im­pre­sio­nan­tes be­ne­fi­cios para la sa­lud. Por sí so­lo, el car­da­mo­mo es efi­caz para pre­ve­nir la en­fer­me­dad pe­rio­don­tal, cal­mar un do­lor de gar­gan­ta y re­fres­car el alien­to. Otros be­ne­fi­cios del car­da­mo­mo in­clu­yen su po­ten­cial para dis­mi­nuir la pre­sión ar­te­rial, así co­mo el ries­go de en­fer­me­da­des car­día­cas, ata­ques car­día­cos, de­rra­mes ce­re­bra­les y ate­ros­cle­ro­sis. Los com­pues­tos pre­sen­tes en el car­da­mo­mo pro­mue­ven un sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co sa­lu­da­ble y re­gu­lan las res­pues­tas in­fla­ma­to­rias.

“El curry en pol­vo, el cual pue­de pre­pa­rar us­ted mis­mo, se con­vier­te en una ba­se ya pre­pa­ra­da para in­nu­me­ra­bles pla­ti­llos y es un ele­men­to esen­cial para di­fe­ren­tes sa­bo­res de sal­sas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.