Có­mo ac­tuar an­te un des­pren­di­mien­to de re­ti­na

Si bien se le­sio­na ma­yor­men­te por gol­pes o trau­ma­tis­mos, tam­bién pue­de ocu­rrir de for­ma es­pon­tá­nea. Ac­tuar rá­pi­da­men­te es la cla­ve para evi­tar se­cue­las vi­sua­les irre­ver­si­bles.

Diario de la Salud - - EN NÚMEROS - Por Dr. Fer­nan­do Ra­món Otre­ras, mé­di­co of­tal­mó­lo­go y je­fe del De­par­ta­men­to de Re­ti­na de la Clí­ni­ca de Ojos Kau­fer (www.kau­fer.com). MN: 91321

Den­tro de las ur­gen­cias of­tal­mo­ló­gi­cas, una de las más ha­bi­tua­les es el des­pren­di­mien­to de re­ti­na. Es­ta es una del­ga­da ca­pa de te­ji­do neu­ro­ló­gi­co sen­si­ble a la luz que cu­bre el in­te­rior del glo­bo ocu­lar. Su fun­ción es cap­tu­rar las imá­ge­nes y tras­mi­tir­las al ce­re­bro a tra­vés del ner­vio óp­ti­co.

De acuer­do con el doc­tor Fer­nan­do Otre­ras. “cuan­do la re­ti­na se des­pren­de, pro­vo­ca el pa­sa­je de lí­qui­do por de­ba­jo de sí. De es­ta ma­ne­ra, la re­ti­na, que es­tá flo­tan­do en la ca­vi­dad ví­trea, de­ja de fun­cio­nar de­bi­do a que no re­ci­be nu­trien­tes y oxí­geno.”

El des­pren­di­mien­to de re­ti­na pue­de ocu­rrir por un trau­ma­tis­mo o, tam­bién su­ce­der sin an­te­ce­den­tes del mis­mo. “En al­gu­nos pa­cien­tes –ase­gu­ra el doc­tor Otre­ras– los des­pren­di­mien­tos son más fre­cuen­tes, pu­dién­do­se pre­sen­tar de for­ma es­pon­tá­nea, so­bre to­do cuan­do exis­ten ca­sos de mio­pías al­tas. Las cau­sas obe­de­cen a de­bi­li­da­des de la re­ti­na pe­ri­fé­ri­ca (mio­pía), o trac­cio­nes in­ter­nas del gel ví­treo que es­tá ad­he­ri­do. En otros ca­sos por mem­bra­nas de pro­li­fe­ra­ción que trac­cio­nan y rom­pen el te­ji­do (dia­be­tes avan­za­da)”.

CÓ­MO SE VE SIN RE­TI­NA

Al no cau­sar do­lor y, en mu­chos ca­sos, no ir acom­pa­ña­do al ini­cio de pér­di­da de vi­sión, es im­por­tan­te es­tar aler­ta an­te la apa­ri­ción de es­tos sín­to­mas, aun­que sean apa­ren­te­men­te inofen­si­vos:

• Vi­sión de “mos­cas vo­lan­tes” (pun­tos ne­gros, hi­los o te­la­ra­ñas que se mue­ven al mo­ver el ojo).

• Vi­sión de des­te­llos lu­mi­no­sos o flas­hes de luz.

• Cier­to mo­vi­mien­to en la vi­sión que si­mu­la o re­cuer­da la vi­sión su­ba­cuá­ti­ca (on­du­la­da).

• Apa­ri­ción de una som­bra o cor­ti­na ne­gra en el cam­po vi­sual, que co­rres­pon­de al sec­tor des­pren­di­do, agran­dán­do­se con­for­me avan­za la en­fer­me­dad.

QUÉ HA­CER

El doc­tor Otre­ras ad­vier­te que “el des­pren­di­mien­to de re­ti­na cons­ti­tu­ye una ur­gen­cia que de­be ser tra­ta­da de ma­ne­ra in­me­dia­ta, ya que al ini­cio del pro­ce­so los pro­nós­ti­cos vi­sua­les son muy bue­nos”. Sí, por el con­tra­rio, no se con­sul­ta rá­pi­da­men­te pue­de lle­gar a pro­du­cir se­cue­las vi­sua­les irre­ver­si­bles, e in­clu­so la pér­di­da fun­cio­nal to­tal del ojo (ce­gue­ra).

El tra­ta­mien­to de es­te even­to es qui­rúr­gi­co. Otre­ras ex­pli­ca que exis­ten dos téc­ni­cas que se eje­cu­tan en es­tos ca­sos: la ci­ru­gía con­ven­cio­nal y la de­no­mi­na­da vi­trec­to­mía. Es­te úl­ti­mo mé­to­do es tec­no­ló­gi­ca­men­te el más mo­derno, y me­dian­te mi­cro in­ci­sio­nes val­vu­la­das es po­si­ble rea­li­zar la ci­ru­gía sin su­tu­ras, acor­tan­do el tiem­po qui­rúr­gi­co, be­ne­fi­cian­do ade­más al pa­cien­te con una re­cu­pe­ra­ción más rá­pi­da y un post ope­ra­to­rio cor­to y más con­for­ta­ble.

Por otra par­te, el doc­tor Otre­ras agre­ga que “en al­gu­nos ca­sos, se pue­de rea­li­zar fo­to­coa­gu­la­ción con lá­ser en el o los des­ga­rros, y así se lo­gra es­ta­bi­li­zar la re­ti­na. Tam­bién exis­te la po­si­bi­li­dad de in­yec­tar un gas in­tra­ocu­lar, lla­ma­do ‘Re­ti­no­pe­xia Neu­má­ti­ca’, que per­mi­te ubi­car la re­ti­na en su lu­gar y pos­te­rior­men­te se fo­to­coa­gu­la con lá­ser”.

2 DA­TOS QUE UD. DE­BE CO­NO­CER

1. Una vez que es­te even­to su­ce­dió, las po­si­bi­li­da­des de que la re­ti­na pue­da vol­ver a des­pren­der­se exis­ten, aun­que son po­co fre­cuen­tes. Es­to ocu­rre, se­gún el doc­tor Otre­ras, por nue­vas le­sio­nes en la re­ti­na o por la for­ma­ción de un fe­nó­meno ci­ca­tri­zal lla­ma­do pro­li­fe­ra­ción vi­treo­re­ti­nal, que des­or­de­na lo he­cho en la ci­ru­gía, con el con­si­guien­te re-des­pren­di­mien­to.

2. En los ca­sos en que exis­ta al­gu­na pre­dis­po­si­ción, co­mo mio­pías al­tas, los con­tro­les fre­cuen­tes (al me­nos una vez al año) son su­fi­cien­tes para evi­tar los des­pren­di­mien­tos. En es­te sen­ti­do, el exa­men de fon­do de ojos es fun­da­men­tal. Asi­mis­mo, rea­li­zar un tra­ta­mien­to pre­ven­ti­vo con lá­ser en las áreas de de­bi­li­dad en la re­ti­na pe­ri­fé­ri­ca pre­vie­ne po­si­bles des­pren­di­mien­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.