No­ve­do­so des­cu­bri­mien­to para re­ver­tir el Parkinson

Ade­más de ser un alia­do para con­quis­tar el pa­la­dar, brin­da gran­des be­ne­fi­cios para la sa­lud, co­mo ayu­dar a me­jo­rar el apren­di­za­je, la me­mo­ria y, de acuer­do a nue­vos es­tu­dios, po­dría has­ta re­ver­tir la en­fer­me­dad de Parkinson.

Diario de la Salud - - EN NÚMEROS -

La ca­ne­la es la par­te in­te­rior de la cor­te­za de las ra­mas del ca­ne­lo. De ori­gen asiá­ti­co, es uti­li­za­da co­mo un con­di­men­to afro­di­sía­co, aro­má­ti­co y de sa­bor agra­da­ble en las co­ci­nas al­re­de­dor del mundo.

Ade­más de ser un alia­do para con­quis­tar el pa­la­dar, brin­da gran­des be­ne­fi­cios para la sa­lud, co­mo ayu­dar a me­jo­rar el apren­di­za­je, la me­mo­ria y, de acuer­do a nue­vos es­tu­dios, po­dría has­ta re­ver­tir la en­fer­me­dad de Parkinson.

Al ser uno de los an­ti­oxi­dan­tes más po­ten­tes en el mundo, el con­su­mo re­gu­lar de ca­ne­la pue­de ba­jar el azú­car en la san­gre, ayu­dar a la di­ges­tión, ali­viar la ar­tri­tis, ba­jar la pre­sión san­guí­nea y pro­te­ger con­tra el Alz­hei­mer.

ME­JO­RA EN EL APREN­DI­ZA­JE

De acuer­do a un es­tu­dio re­cien­te pu­bli­ca­do en el si­tio web del Jour­nal of Neu­ro­im­mu­ne Phar­ma­co­logy, los cien­tí­fi­cos y neu­ró­lo­gos del Cen­tro Mé­di­co de la Uni­ver­si­dad de Rush (Es­ta­dos Uni­dos) en­con­tra­ron que dar­le ca­ne­la a ra­to­nes de la­bo­ra­to­rio de­ter­mi­na­dos a te­ner po­ca ca­pa­ci­dad de apren­di­za­je hi­zo que pue­dan me­jo­rar­lo.

Al­gu­nas per­so­nas na­cen sien­do bue­nos es­tu­dian­tes, otros se vuelven bue­nos por es­fuer­zo, y otros en­cuen­tran di­fí­cil apren­der co­sas nue­vas has­ta con es­fuer­zo. Se sa­be po­co so­bre los pro­ce­sos neu­ro­na­les que ha­cen que al­guien ten­ga di­fi­cul­tad para apren­der y de có­mo me­jo­rar el desem­pe­ño para es­tas per­so­nas. La lla­ve para ob­te­ner ese en­ten­di­mien­to es­tá en el hi­po­cam­po, un pe­que­ño lu­gar en el ce­re­bro que ge­ne­ra, or­ga­ni­za y al­ma­ce­na la me­mo­ria.

Los in­ves­ti­ga­do­res han en­con­tra­do que el hi­po­cam­po de gen­te con di­fi­cul­tad de apren­di­za­je tie­ne me­nos CREB (una pro­teí­na in­vo­lu­cra­da en la me­mo­ria y el apren­di­za­je) y más alp­ha5 subuni­dad del re­cep­tor GABAA o GABRA5 (una pro­teí­na que ge­ne­ra con­duc­ti­bi­li­dad de tó­ni­co in­hi­bi­to­rio en el ce­re­bro) que quie­nes apren­den fá­cil­men­te.

Los ra­to­nes en el es­tu­dio re­ci­bie­ron do­sis ora­les de ca­ne­la mo­li­da, que sus cuer­pos me­ta­bo­li­za­ron a ben­zoa­to de so­dio, un quí­mi­co que se usa co­mo un tra­ta­mien­to mé­di­co para el daño del ce­re­bro.

Cuan­do el ben­zoa­to de so­dio en­tró al ce­re­bro de los ra­to­nes, in­cre­men­tó el CREB, re­du­jo el GABRA5 y es­ti­mu­ló la plas­ti­ci­dad (ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción) de neu­ro­nas del hi­po­cam­po. Es­tos cam­bios con­du­je­ron a una me­jo­ra en la me­mo­ria y ca­pa­ci­dad de apren­di­za­je en los ra­to­nes.

Los in­ves­ti­ga­do­res ex­pli­can que han usa­do con éxi­to la ca­ne­la para re­ver­tir cam­bios bio­quí­mi­cos, ce­lu­la­res y anató­mi­cos que ocu­rren en el ce­re­bro de ra­to­nes con mal apren­di­za­je.

Los in­ves­ti­ga­do­res usa­ron un la­be­rin­to de Bar­nes, un la­be­rin­to es­tán­dar cir­cu­lar ele­va­do que con­sis­te de 20 agu­je­ros, para iden­ti­fi­car a ra­to­nes con ma­la y bue­na ca­pa­ci­dad de apren­di­za­je. Des­pués de dos días de en­tre­na­mien­to, los ra­to­nes fue­ron pues­tos a prue­ba en su ha­bi­li­dad de en­con­re­pli­can trar el agu­je­ro se­lec­cio­na­do. Vol­vie­ron a ha­cer prue­bas con los ra­to­nes des­pués de un mes de dar­les do­sis de ca­ne­la.

Los cien­tí­fi­cos en­con­tra­ron que des­pués de co­mer la ca­ne­la, los ra­to­nes de mal apren­di­za­je ha­bían me­jo­ra­do su me­mo­ria y apren­di­za­je a un ni­vel en­con­tra­do en los ra­to­nes de buen apren­di­za­je. Sin em­bar­go, no en­con­tra­ron nin­gu­na me­jo­ra sig­ni­fi­ca­ti­va con la ca­ne­la en­tre los ra­to­nes de buen apren­di­za­je.

¿CÓ­MO AYU­DA­RÍA A COM­BA­TIR EL PARKINSON?

Ha­ce unos años, los in­ves­ti­ga­do­res de la mis­ma uni­ver­si­dad des­cu­brie­ron que la ca­ne­la pue­de re­ver­tir los cam­bios bio­me­cá­ni­cos, ce­lu­la­res y anató­mi­cos que se pro­du­cen en los ce­re­bros de ra­to­nes con en­fer­me­dad de Parkinson.

En es­te ca­so, los in­ves­ti­ga­do­res en­con­tra­ron que la ad­mi­nis­tra­ción oral de ca­ne­la me­ta­bo­li­za­da en ben­zoa­to de so­dio, que lue­go in­gre­sa al ce­re­bro, fre­na la pér­di­da de la pro­teí­na Par­kin y DJ-1, pro­te­ge las neu­ro­nas, nor­ma­li­za los ni­ve­les de neu­ro­trans­mi­so­res y me­jo­ra las fun­cio­nes mo­to­ras en ra­to­nes con Parkinson.

Es­tos es­tu­dios han he­cho de los in­ves­ti­ga­do­res co­no­ce­do­res de es­pe­cias: usa­ron aná­li­sis de es­pec­tro­me­tría de ma­sas para iden­ti­fi­car el más pu­ro de los dos ti­pos prin­ci­pa­les de ca­ne­la. Los in­ves­ti­ga­do­res su­gie­ren que aun­que los dos ti­pos de ca­ne­la que es­tu­dia­ron se me­ta­bo­li­zan en ben­zoa­to de so­dio, han vis­to que la ca­ne­la de Cei­lán es mu­cho más pu­ra que la ca­ne­la Chi­na, ya que la se­gun­da con­tie­ne cu­ma­ri­na, una mo­lé­cu­la he­pa­to­tó­xi­ca (que da­ña el hí­ga­do).

Es pre­ci­so rea­li­zar más es­tu­dios, prue­bas clí­ni­cas y pro­bar la ca­ne­la mo­li­da en pa­cien­tes con Parkinson. Si los re­sul­ta­dos se en pa­cien­tes con Parkinson, se­ría un avan­ce re­mar­ca­ble en el tra­ta­mien­to de es­ta en­fer­me­dad neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­va de­vas­ta­do­ra, ex­pli­can los in­ves­ti­ga­do­res. Ca­ne­la vs ca­sia (subt)

Aun­que es­tén re­la­cio­na­das y sean si­mi­la­res, la ca­ne­la y la ca­sia no se ob­tie­nen de la mis­ma plan­ta. Por ese mo­ti­vo, de­be­rían con­si­de­rar­se co­mo dos ali­men­tos se­pa­ra­dos, tan­to des­de el pun­to de vis­ta nu­tri­cio­nal co­mo des­de la sa­lud.

La ver­da­de­ra ca­ne­la es la co­mún­men­te lla­ma­da “ca­ne­la de Cei­lán”, que vie­ne de la plan­ta Cin­na­mo­mum zey­la­ni­cum, ori­gi­na­ria de Sri Lan­ka. Un nom­bre cien­tí­fi­co al­ter­na­ti­vo para la ca­ne­la de Cei­lán es Cin­na­mo­mum ve­rum, que sim­ple­men­te se tra­du­ce co­mo “ca­ne­la ver­da­de­ra.”

El tér­mino “ca­sia” no se re­fie­re a la ca­ne­la de Cei­lán, sino a otras es­pe­cies si­mi­la­res de ca­ne­la, pro­ce­den­tes de Chi­na e Indochina. Tam­bién las en­con­tra­rá con el nom­bre de Cin­na­mo­mum aro­ma­ti­caum, que se le di­ce “ca­ne­la Chi­na” o “Ca­ne­la Sai­gón”, y a la Cin­na­mo­mum bur­man­nii se le lla­ma “Ca­ne­la Ja­va” o “Ca­sia Pa­dang.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.