¿Qué es la gra­sa bei­ge que me­jo­ra la dia­be­tes?

Diario de la Salud - - EN NÚMEROS -

El cuer­po hu­mano es­tá for­ma­do por dis­tin­tos ti­pos de te­ji­do adi­po­so: el blan­co y el ma­rrón. Es­te úl­ti­mo es pro­pio de los ani­ma­les de hi­ber­na­ción y los se­res hu­ma­nos lo te­ne­mos des­de nues­tro na­ci­mien­to en la re­gión in­ter­es­ca­pu­lar. “Se lla­ma te­ji­do adi­po­so ma­rrón por­que tie­ne un co­lor di­fe­ren­te, da­do que su es­truc­tu­ra es muy dis­tin­ta del te­ji­do adi­po­so blan­co, por con­te­ner gran can­ti­dad de mi­to­con­drias y, a que es­tas son di­fe­ren­tes a las del res­to del cuer­po”, ex­pli­ca la doc­to­ra Ma­ría Ale­jan­dra Ro­drí­guez Zía, mé­di­ca clí­ni­ca y en­do­cri­nó­lo­ga.

- La ne­ce­si­dad del ejer­ci­cio

El te­ji­do adi­po­so ma­rrón y el te­ji­do adi­po­so bei­ge, uno en una lo­ca­li­za­ción in­ter­es­ca­pu­lar y el otro den­tro del te­ji­do adi­po­so blan­co, es­tán para que­mar la gra­sa y no para al­ma­ce­nar­la. Pe­ro para ello es fun­da­men­tal el es­tí­mu­lo del ejer­ci­cio, el cual pro­du­ce los mis­mos efec­tos que el es­tí­mu­lo del frío.

En­ton­ces, ¿se­rá con­ve­nien­te ha­cer ac­ti­vi­dad fí­si­ca a ba­jas tem­pe­ra­tu­ras para que es­ta gra­sa bei­ge co­la­bo­re más con la dis­mi­nu­ción del pe­so? In­ten­tar au­men­tar la can­ti­dad y el fun­cio­na­mien­to de la gra­sa bei­ge po­dría co­la­bo­rar con el tra­ta­mien­to de la dia­be­tes ti­po 2, que es una com­pli­ca­ción de la obe­si­dad.

“El cuer­po po­dría trans­for­mar gra­sa del te­ji­do adi­po­so de al­ma­ce­na­mien­to, que po­dría­mos de­no­mi­nar ma­la, en te­ji­do adi­po­so bei­ge, a tra­vés del au­men­to de ejer­ci­cio y, es­pe­cial­men­te a ba­jas tem­pe­ra­tu­ras, por­que de es­ta ma­ne­ra se pro­du­ce un es­tí­mu­lo de los fac­to­res que van a au­men­tar la fun­ción de sus en­zi­mas y, lue­go la ge­ne­ra­ción de ma­yor can­ti­dad de mi­to­con­drias au­men­tan­do su fun­ción y su can­ti­dad”, ex­pli­ca la doc­to­ra Ro­drí­guez Zía.

Y agre­ga: “El ejer­ci­cio, a tra­vés de una hor­mo­na de­no­mi­na­da ir­si­na, es­ti­mu­la del te­ji­do adi­po­so bei­ge y sus fun­cio­nes, por lo que po­dría­mos de­cir que in­du­ce la ‘ma­rro­ni­za­cion’ de adi­po­ci­tos, los trans­for­ma de blan­cos a ma­rro­nes e in­cre­men­ta la oxi­da­ción de las gra­sas y la pro­duc­ción de ca­lor”.

- Me­la­to­ni­na y se­ro­to­ni­na, alia­das de la gra­sa bei­ge: La me­la­to­ni­na es una hor­mo­na cu­yo prin­ci­pal be­ne­fi­cio es la in­duc­ción al sue­ño. Tam­bién es­ti­mu­la la in­mu­ni­dad y tie­ne ac­ción an­ti­oxi­dan­te. Ade­más, po­see efec­tos me­ta­bó­li­cos so­bre la re­pro­duc­ción y so­bre el tu­bo di­ges­ti­vo, re­la­ján­do­lo.

La na­tu­ra­le­za guar­da un per­fec­to equi­li­brio en­tre to­das las fun­cio­nes de nues­tro cuer­po. Una de ellas es la tem­pe­ra­tu­ra y, al dor­mir, la mis­ma me­la­to­ni­na se en­car­ga de re­gu­lar­la por­que la tem­pe­ra­tu­ra ba­ja de­bi­do a la in­mo­vi­li­dad. Pe­ro, ¿Có­mo ha­ce es­to? “Al dor­mir, es­ta hor­mo­na se di­ri­ge al te­ji­do adi­po­so bei­ge y par­do y ac­ti­va las en­zi­mas UCP1 que co­mien­zan a ac­tuar, pro­du­cien­do ca­lor. Cuan­do sa­le el sol, la me­la­to­ni­na se inac­ti­va y el te­ji­do bei­ge se duer­me”, res­pon­de la es­pe­cia­lis­ta.

Otra hor­mo­na alia­da de es­tos pro­ce­sos es

la se­re­to­ni­na, po­pu­lar­men­te co­no­ci­da co­mo la hor­mo­na de la fe­li­ci­dad. Cuan­do te­ne­mos al­ta la se­ro­to­ni­na, te­ne­mos al­ta tam­bién la me­la­to­ni­na, lo­gran­do de es­ta ma­ne­ra dor­mir bien, te­ner bue­na in­mu­ni­dad y ade­más que­mar la gra­sa que en­fer­ma, pre­vi­nien­do la obe­si­dad y la dia­be­tes.

Por ello, lo ideal es “con­su­mir nu­trien­tes que ge­ne­ran se­ro­to­ni­na y me­la­to­ni­na y, a par­tir de allí te­ner una in­de­pen­den­cia de sus­tan­cias que sean exó­ge­nas, pu­dien­do así te­ner siem­pre un sue­ño y una in­mu­ni­dad pa­re­ci­dos a los de los jó­ve­nes y ayu­dan­do a la com­po­si­ción gra­sa-muscu­lo que tam­bién nos lle­ve a eda­des más jó­ve­nes bio­ló­gi­ca­men­te ha­blan­do”, acon­se­ja Ro­drí­guez Zía.

El trip­tó­fano, por ejem­plo, es un ami­noá­ci­do que sube na­tu­ral­men­te la se­ro­to­ni­na y la me­la­to­ni­na y, co­la­bo­ra con la gra­sa bei­ge, pro­du­cien­do el sue­ño y el ca­lor que la na­tu­ra­le­za ha or­ques­ta­do para la no­che.

Doc­to­ra Ma­ría Ale­jan­dra Ro­drí­guez Zía (MN 70.787) Mé­di­ca Clí­ni­ca y En­do­cri­nó­lo­ga.

http://www.ort­ho­mo­le­cu­lar.com.ar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.