Com­ba­ta la caí­da del pe­lo con ca­pu­chi­na

Tam­bién lla­ma­da ta­co de rei­na y co­no­ci­da por sus her­mo­sas ho­jas cir­cu­la­res y flo­res que van del ro­jo al ama­ri­llo, es­ta es­pe­cie pa­rien­te del berro es an­ti­bió­ti­ca, an­ti­oxi­dan­te, ri­quí­si­ma en vi­ta­mi­na C y ade­más, rica.

Diario de la Salud - - EN NÚMEROS -

La ca­pu­chi­na con­tie­ne sus­tan­cias que fa­vo­re­cen el cre­ci­mien­to del ca­be­llo y com­ba­ten su caí­da, en­tre mu­chas vir­tu­des, en­tre las que se cuen­tan la de cal­mar de la tos, ex­pec­to­ran­te, diu­ré­ti­ca y an­ti­bió­ti­ca, tan­to de las vías uri­na­rias co­mo res­pi­ra­to­rias. Ade­más, es muy rica en an­ti­oxi­dan­tes, en­tre ellos la vi­ta­mi­na C. Sus flo­res con­tie­nen 130 mg ca­da 100 g de pé­ta­los.

SU HIS­TO­RIA

Es una pre­sen­cia fre­cuen­te en los jar­di­nes, por su con­di­ción de tre­pa­do­ra de cre­ci­mien­to rá­pi­do muy vis­to­sa con sus ho­jas cir­cu­la­res y sus flo­res na­ran­jas. Es una plan­ta anual ori­gi­na­ria de Pe­rú, pa­rien­te cer­ca­na del berro. Du­ran­te el si­glo XVI, los con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les la in­tro­du­je­ron en Eu­ro­pa des­de Pe­rú y la de­no­mi­na­ron Nas­tur­tium in­di­cum, o «be­rros in­dios», de­bi­do a su sa­bor pi­can­te y pa­re­ci­do al de los be­rros. Los in­dí­ge­nas pe­rua­nos uti­li­za­ban las ho­jas para com­ba­tir la tos, los res­fria­dos y la gri­pe, así co­mo para los tras­tor­nos mens­trua­les. Tam­bién se em­plea­ban co­mo ca­ta­plas­mas en cor­tes o abra­sio­nes me­no­res.

Es muy em­plea­da co­mo plan­ta or­na­men­tal, pe­ro tam­bién tie­ne gran­des usos en el ám­bi­to gas­tro­nó­mi­co.To­das las par­tes de la plan­ta son co­mes­ti­bles, y las exó­ti­cas flo­res, las ho­jas y los ca­pu­llos se em­plean es­pe­cial­men­te co­mo ingredientes o guar­ni­cio­nes or­na­men­ta­les para las en­sa­la­das por su sa­bor li­ge­ra­men­te pi­can­te. Los fru­tos ver­des, sin ma­du­rar, con as­pec­to de pe­lo­ti­tas arru­ga­das, pue­den en­cur­tir­se para acom­pa­ñar al pes­ca­do, co­mo un con­di­men­to pa­re­ci­do a las al­ca­pa­rras. En la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, los fru­tos se­cos se mo­lían co­mo sus­ti­tu­to de la pi­mien­ta.

PRO­TEC­CIÓN COM­PLE­TA

La ca­pu­chi­na es con­si­de­ra­da un re­me­dio múl­ti­ple en la fi­to­te­ra­pia. Sus ho­jas y flo­res fres­cas con­tie­nen un va­so­di­la­ta­dor co­ro­na­rio que au­men­ta la am­pli­tud y fre­cuen­cia de las con­tracc­cio­nes car­dia­cas. Ade­más es ex­pec­to­ran­te, flui­di­fi­ca las se­cre­cio­nes born­quia­les y ac­túa con­tra las bac­te­rias es­che­ri­chia sal­mo­ne­lla,es­ta­fi­lo­co­co y ba­ci­los gram po­si­ti­vos. y ne­ga­ti­vos. Es ru­be­fa­cien­te de uso ex­terno, y por es­ta mis­ma ra­zón, hay

La ca­pu­chi­na con­tie­ne acei­tes esen­cia­les que no de­ben uti­li­zar­se du­ran­te el em­ba­ra­zo, la lac­tan­cia. en be­bés y ni­ños pe­que­ños. Pue­de pro­vo­car aler­gia en al­gu­nos in­di­vi­duos y en ex­ce­so pue­de irri­tar las mem­bra­nas mu­co­sas y la piel.

per­so­nas que al in­ge­rir­la sien­ten cier­tas mo­les­tias es­to­ma­ca­les, an­te lo cual de­be sus­pen­der­se su uso.

En el uso ex­terno, com­bi­na to­das sus ven­ta­jas.A me­nu­do hay que usar la plan­ta en­te­ra, se­mi­llas in­clui­das. Su apli­ca­ción co­mo an­ti­der­ma­tó­si­co vie­ne por su con­te­ni­do en és­te­res de áci­dos gra­sos que po­see la esen­cia de sus se­milllas. Tam­bien po­see ca­ro­te­noi­des, aci­dos fe­no­les y he­te­ró­si­dos fla­vó­ni­cos, de­ri­va­dos del quer­ce­tin en las ho­jas y del kaemp­fe­rol en las flo­res.

Es­ta plan­ta pro­du­ce una sus­tan­cia an­ti­bió­ti­ca y bac­te­rios­tá­ti­ca que es­tá for­ma­da por la gli­co­tro­peí­na la cual es ac­ti­va con­tra es­ta­fi­lo­co­cos y otros gér­me­nes pa­tó­ge­nos, sin ser en ab­so­lu­to da­ñi­na para la flo­ra in­tes­ti­nal.

Es­ta pro­pie­dad an­ti­bió­ti­ca y de­sin­fec­tan­te se ve re­for­za­da por el he­cho que la ca­pu­chi­na con­tie­ne un ele­va­do con­te­ni­do en vi­ta­mi­na C (5 ve­ces más que el li­món) y azu­fre.La ca­pu­chi­na tam­bién re­sul­ta ideal para com­ba­tir tras­to­ros de la piel co­mo ec­ze­mas, pso­ria­sis y y los gra­nos de ac­né.

Igual­men­te, es­ta plan­ta es li­ge­ra­men­te

la­xan­te y en ba­ños de asien­to ayu­da a re­gu­la­ri­zar el ci­clo mens­trual.

FÓR­MU­LAS DE USO EX­TERNO

Las pre­pa­ra­cio­nes se rea­li­zan fun­da­men­tal­men­te me­dian­te fric­cio­nes ca­pi­la­res con el lí­qui­do re­sul­tan­te de una in­fu­sión de ho­jas y se­mi­llas al 2 % o me­dian­te la apli­ca­ción de ex­trac­to flui­do. Tam­bién es­tos ex­trac­tos se agre­gan a cham­pués en una pro­por­ción del 5%. Los em­plas­tos de ca­pu­chi­na eran acon­se­ja­dos en el si­glo XVIII. Hay que ma­cha­car la plan­ta com­ple­ta sin raí­ces has­ta ob­te­ner una pas­ta y apli­car­la para de­jar­la ac­tuar por lo me­nos una ho­ra an­tes de en­jua­gar. Es­tas apli­ca­cio­nes so­bre el cue­ro ca­be­llu­do, la ca­pu­chi­na com­ba­ten la caí­da del ca­be­llo y ayu­da a su rá­pi­do cre­ci­mien­to.

• Con­tra la caí­da del ca­be­llo: Ma­cha­car las ho­jas y flo­res de ca­pu­chi­na en un mor­te­ro y apli­car di­rec­ta­men­te, me­dian­te ma­sa­jes, so­bre la ca­be­za.

• Con­tra la caí­da del ca­be­llo : Ma­ce­rar du­ran­te 15 días 200 gr de plan­ta (flo­res y ho­jas) en me­dio li­tro de al­cohol de 90°. Fil­trar y usar para ma­sa­jear el cue­ro ca­be­llu­do • Con­tra la caí­da del ca­be­llo: Mez­clar 2 cu­cha­ra­das de ex­trac­to de ca­pu­chi­na y 4 go­tas de acei­te esen­cial de ro­me­ro. Apli­car, me­dian­te sua­ves ma­sa­jes con las ye­mas de los de­dos en el cue­ro ca­be­llu­do, dos ve­ces al día, una por la ma­ña­na y otra an­tes de ir a dor­mir.

• Para las erup­cio­nes en la piel : Ver­ter 1 cu­cha­ra­da de ho­jas de ca­pu­chi­na y otra de sus se­mi­llas en 1 ta­za de agua que es­té hir­vien­do. Ta­par y de­jar re­fres­car. Ha­cer la­va­dos fre­cuen­tes con es­ta pre­pa­ra­ción so­bre las zo­nas afec­ta­das.

MÁS FÓR­MU­LAS EFEC­TI­VAS

La ca­pu­chi­na o ta­co de rei­na se con­su­me en in­fu­sión, y tam­bién fres­ca. Las flo­res son de agra­da­ble sa­bor y se mez­clan con ver­des de en­sa­la­da sin pro­ble­mas. An­ti­gua­men­te eran usa­das co­mo an­ti­es­cor­bú­ti­co, por su ri­que­za en vi­ta­mi­naC

Con­tra el es­tre­ñi­mien­to: Pul­ve­ri­zar un pu­ña­do de fru­tos de ca­pu­chi­nas se­cos has­ta lo­grar me­dio gra­mo de es­te pol­vo y mez­clar con 1/2 ta­za de agua. To­mar es­ta pre­pa­ra­ción por la ma­ña­na. Es­te re­me­dio tie­ne la ven­ta­ja de no pro­du­cir do­lor ni có­li­co al­guno.

Para la bron­qui­tis Po­ner un pu­ña­do de ho­jas y flo­res de ca­pu­chi­na cor­ta­das en un pro­ce­sa­dor de ali­men­tos o una li­cua­do­ra. Lue­go agre­gar un va­so de agua ca­lien­te del gri­fo (no hir­vien­do) y li­cuar has­ta ob­te­ner una be­bi­da de sua­ve con­sis­ten­cia. To­mar la mi­tad en ese mo­men­to y be­ber el res­to 3 ho­ras des­pués con el es­tó­ma­go va­cío, ase­gu­rán­do­se de que am­bas can­ti­da­des es­tén ti­bias a calientes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.