Cuan­do hay agua en los pul­mo­nes

Si los al­véo­los de los pul­mo­nes se lle­nan de agua, tra­ba­jan más para lle­var oxí­geno y se pue­de pro­du­cir un ede­ma pul­mo­nar. Có­mo evi­tar lle­gar a es­te ex­tre­mo.

Diario de la Salud - - EN NÚMEROS -

Los pul­mo­nes son los ór­ga­nos res­pon­sa­bles de lle­var oxí­geno al cuer­po. Mien­tras que las mem­bra­nas que re­cu­bren los pul­mo­nes y la ca­vi­dad to­rá­ci­ca ne­ce­si­tan flui­do para lu­bri­car­los, los al­véo­los de los pul­mo­nes ne­ce­si­tan man­te­ner­se se­cos. Cuan­do los al­véo­los se lle­nan de agua, el cuer­po ya no pue­de ab­sor­ber el oxí­geno de los pul­mo­nes y ne­ce­si­tan tra­ba­jar más para trans­por­tar oxí­geno al cuer­po.

Si no se con­tro­la, es­ta con­di­ción pue­de pro­du­cir una in­su­fi­cien­cia res­pi­ra­to­ria. Es­to tie­ne el nom­bre de ede­ma pul­mo­nar y pue­de ser mor­tal si no se tra­ta ade­cua­da­men­te y ade­más, de­ri­var en otras en­fer­me­da­des tam­bién im­por­tan­tes co­mo la neu­mo­nía. Sue­na alar­man­te, pe­ro tie­ne cu­ra.

LAS CAU­SAS

Por lo ge­ne­ral, se pro­du­ce de­bi­do a que el sis­te­ma car­día­co o cir­cu­la­to­rio no es­tá fun­cio­nan­do co­rrec­ta­men­te. Si bien hay cua­tro for­mas di­fe­ren­tes de que se pre­sen­te, la más co­mún es car­dio­gé­ni­ca. Es­ta se pro­du­ce cuan­do el ven­trícu­lo iz­quier­do del co­ra­zón es­tá afec­ta­do o tie­ne un ex­ce­so de tra­ba­jo, por ese mo­ti­vo de­ja de bom­bear su­fi­cien­te san­gre oxi­ge­na­da des­de los pul­mo­nes, lo que au­men­ta pri­me­ro la pre- sión en la au­rí­cu­la iz­quier­da del co­ra­zón, y lue­go en las ve­nas pul­mo­na­res y en los ca­pi­la­res. Es­to ha­ce que in­gre­se lí­qui­do en los al­véo­los y lle­ne los pul­mo­nes de agua.

El ven­trícu­lo iz­quier­do pue­de que­dar dé­bil o afec­ta­do de­bi­do a una se­rie de con­di­cio­nes mé­di­cas, in­clu­yen­do la en­fer­me­dad de las ar­te­rias co­ro­na­rias (ar­te­rias en­du­re­ci­das), mio­car­dio­pa­tía (cuan­do el ven­trícu­lo iz­quier­do del co­ra­zón es­tá da­ña­do), pro­ble­mas de vál­vu­las car­día­cas o pre­sión ar­te­rial al­ta.

Otras cau­sas pue­den ser obs­truc­cio­nes en las vías res­pi­ra­to­rias su­pe­rio­res, con­vul­sio­nes, so­bre­car­ga de lí­qui­dos por vía in­tra­ve­no­sa o el sín­dro­me de dis­trés res­pi­ra­to­rio agu­do. Las con­di­cio­nes al­veo­la­res in­clu­yen la as­pi­ra­ción (aho­ga­mien­to), la in­ha­la­ción de ga­ses tó­xi­cos, in­fec­cio­nes se­ve­ras y, po­si­ble­men­te, trans­fu­sio­nes de san­gre múl­ti­ples. Por úl­ti­mo, las cau­sas des­co­no­ci­das o múl­ti­ples tí­pi­ca­men­te ocu­rren cuan­do exis­te un trau­ma­tis­mo cra­neo­en­ce­fá­li­co gra­ve, ac­ci­den­tes au­to­mo­vi­lís­ti­cos, he­mo­rra­gias o al­gu­na otra fuer­za ex­ter­na que pro­du­ce el ede­ma pul­mo­nar.

LA CU­RA

El pri­mer pa­so es oxi­ge­nar el cuer­po me­dian­te el in­gre­so de oxí­geno. Lue­go, hay que lim­piar el agua de los pul­mo­nes y me­jo­rar la fun­ción car­día­ca. Si una in­fec­ción es la cau­sa del pro­ble­ma, en­ton­ces se tra­ta con an­ti­bió­ti­cos; si el pro­ble­ma es cir­cu­la­to­rio, se in­di­can diu­ré­ti­cos (en pas­ti­lla) para eli­mi­nar rá­pi­da­men­te el ex­ce­so de agua del cuer­po y ni­tra­tos por vía in­tra­ve­no­sa.

En ca­sos más avan­za­dos, es ne­ce­sa­rio un tu­bo en la trá­quea rea­li­za­do me­dian­te una tra­queo­to­mía por­que ayu­da­rá a que el pa­cien­te res­pi­re y se sien­ta me­jor. En mu­chas oca­sio­nes hay que rea­li­zar es­ta pe­que­ña ope­ra­ción para se­guir avan­zan­do en la me­jo­ría del pa­cien­te.

¿CÓ­MO DE­TEC­TAR­LO?

Los pa­cien­tes con pul­mo­nes lle­nos de lí­qui­do pre­sen­tan una res­pi­ra­ción rá­pi­da y los so­ni­dos car­día­cos anor­ma­les. En al­gu­nos ca­sos, los pa­cien­tes tie­nen di­fi­cul­tad para res­pi­rar al ha­cer es­fuer­zos. Cual­quier ac­ti­vi­dad fí­si­ca ex­te­nuan­te y el pa­cien­te no pue­de res­pi­rar ade­cua­da­men­te. En ge­ne­ral, los si­guien­tes son los sín­to­mas aso­cia­dos con el ede­ma pul­mo­nar:

• Di­fi­cul­tad para res­pi­rar.

• Fa­ti­ga.

• De­bi­li­dad.

• La an­sie­dad y la in­quie­tud.

• La su­do­ra­ción ex­ce­si­va.

• Piel pá­li­da.

• Tos.

• Gru­ñen­do, mien­tras que la res­pi­ra­ción.

• Sú­bi­ta di­fi­cul­tad res­pi­ra­to­ria al es­tar acos­ta­do.

• Tos con ex­ce­si­va can­ti­dad de fle­ma, lí­qui­dos o in­clu­so una mí­ni­ma can­ti­dad de san­gre o es­pu­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.