Co­mer po­me­lo pue­de vol­ver tó­xi­cos los me­di­ca­men­tos

El po­me­lo es una fuen­te de vi­ta­mi­na C, fi­bra, po­ta­sio, pec­ti­na, y otros nu­trien­tes. Al­gu­nos de los com­po­nen­tes po­drían te­ner efec­tos an­ti­oxi­dan­tes que po­drían ayu­dar a pro­te­ger a las cé­lu­las del cuer­po con­tra un daño o a re­du­cir el co­les­te­rol. Pe­ro pue­de

Diario de la Salud - - EN NÚMEROS -

Al­gu­nas per­so­nas, e in­clu­si­ve al­gu­nos mé­di­cos, pue­den pen­sar que es­ta si­tua­ción es exa­ge­ra­da, pe­ro aun­que sea in­for­ma­ción nue­va y sor­pren­den­te, no quie­re de­cir que no sea im­por­tan­te. No es po­co fre­cuen­te ver to­mar ju­go de po­me­lo o co­mer es­ta fru­ta con el desa­yuno a una per­so­na que es­tá rea­li­zan­do una die­ta equi­li­bra­da des­pués de ha­ber te­ni­do una en­fer­me­dad en el co­ra­zón. Pe­ro es­ta fru­ta ra­len­ti­za el me­ta­bo­lis­mo de mu­chí­si­mos me­di­ca­men­tos y, de es­ta ma­ne­ra, au­men­ta los ni­ve­les de los fár­ma­cos en la san­gre y los man­tie­ne por un ma­yor pe­río­do de tiem­po y, co­mo re­sul­ta­do, au­men­ta su to­xi­ci­dad, los efec­tos ad­ver­sos.

POR QUÉ PO­DE­MOS INTOXICARNOS

“To­mar una ta­ble­ta con un va­so de zu­mo de po­me­lo es co­mo to­mar 20 ta­ble­tas con un va­so de agua “, di­ce Da­vid Bai­ley, el far­ma­có­lo­go ca­na­dien­se que des­cu­brió es­te fe­nó­meno ha­ce 20 años, y se ha es­pe­cia­li­za­do en el es­tu­dio de las in­ter­ac­cio­nes en­tre fár­ma­cos y po­me­lo. “Se tra­ta de una so­bre­do­sis ac­ci­den­tal. Ya se con­fir­mó me­dian­te es­tu­dios que el con­su­mo de un va­so de 200 ml de po­me­lo al día, tres días con­se­cu­ti­vos pro­vo­can­do un au­men­to de 330% de la con­cen­tra­ción en san­gre de sim­vas­ta­ti­na, un fár­ma­co más co­mún­men­te pres­cri­to con­tra el co­les­te­rol.”

Ha­ce más de 20 años que se reali­zó es­te des­cu­bri­mien­to. En la ac­tua­li­dad, se es­ti­ma que más de 85 fár­ma­cos tie­nen una in­ter­ac­ción con es­te cí­tri­co. O sea, el po­me­lo­la fru­ta, ju­gos y sus pro­duc­tos de­ri­va­dos- au­men­ta la to­xi­ci­dad de va­rios me­di­ca­men­tos que son con­su­mi­dos ma­si­va­men­te en to­do el mundo, ya que son in­di­ca­dos co­mo tra­ta­mien­tos de en­fer­me­da­des fre­cuen­tes.

El pro­ble­ma es que el po­me­lo con­tie­ne ingredientes ac­ti­vos lla­ma­dos fu­ra­no­cu­ma­ri­nas, que cau­san irre­ver­si­ble­men­te el blo­queo de una de nues­tras en­zi­mas, CYP3A4. Es­ta en­zi­ma CYP3A4 es pre­ci­sa­men­te la que se usa para asi­mi­lar mu­chos fár­ma­cos con­tra el cán­cer, la hi­per­ten­sión, las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, pro­ble­mas uri­na­rios, así co­mo fár­ma­cos in­mu­no­su­pre­so­res y an­ti-in­fec­cio­sos, anal­gé­si­cos y tran­qui­li­zan­tes.

Sin em­bar­go, es­ta en­zi­ma CYP3A4 es pre­ci­sa­men­te la que se usa para asi­mi­lar mu­chos fár­ma­cos con­tra el cán­cer, la hi­per­ten­sión, las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, pro­ble­mas uri­na­rios, así co­mo fár­ma­cos in­mu­no­su­pre­so­res (que de­bi­li­tan el sis­te­ma in­mu­ne) y an­ti-in­fec­cio­sos, anal­gé­si­co (anal­gé­si­co) y se­dan­tes.

Es­to es lo que su­ce­de a las per­so­nas que to­man po­me­lo jun­to con es­tos me­di­ca­men­tos:

Sus me­di­ca­men­tos se ex­cre­tan en la san­gre y no se pro­ce­san en el hí­ga­do co­mo co­rres­pon­de, de­bi­do a que la en­zi­ma se blo­quea. La con­cen­tra­ción de fár­ma­co en san­gre se ele­va y pue­de cau­sar­se una so­bre­do­sis con se­rios efec­tos in­clu­yen­do la muer­te sú­bi­ta, blo­queo re­nal agu­do, pa­ro res­pi­ra­to­rio, he­mo­rra­gia gas­tro­in­tes­ti­nal y la des­truc­ción de la mé­du­la ósea en per­so­nas con sis­te­ma in­mu­ne de­bi­li­ta­do.

LA LIS­TA QUE DE­BE­MOS MI­RAR

Es­tos son al­gu­nos me­di­ca­men­tos que es­tán aso­cia­dos a es­ta in­ter­ac­ción que au­men­ta es­tos efec­tos per­ju­di­cia­les. Se tra­ta siem­pre de me­di­ca­men­tos que se to­man por vía oral (por la bo­ca); que son só­lo li­ge­ra­men­te o mo­de­ra­da­men­te ab­sor­bi­da por el cuer­po; y que son me­ta­bo­li­za­dos por el CYP3A4, o ci­to­cro­mo P450 3A4, se pue­de re­vi­sar el pros­pec­to. Me­di­ca­men­tos para ba­jar el co­les­te­rol

• Sim­vas­ta­ti­na y ator­vas­ta­ti­na: en in­ter­ac­ción con el po­me­lo au­men­ta el ries­go de desa­rro­llar daño mus­cu­lar que pue­de des­en­ca­de­nar un fa­llo en los ri­ño­nes. La ma­yo­ría de las estatinas no de­be in­ge­rir­se con ju­go de po­me­lo.

Me­di­ca­men­tos para en­fer­me­da­des car­día­cas o pre­sión al­ta

• Amio­da­ro­na: en in­ter­ac­ción con el po­me­lo pue­de oca­sio­nar un au­men­to gra­ve de los la­ti­dos del co­ra­zón que pue­de cau­sar muer­te sú­bi­ta.

• Ve­ra­pa­mi­lo: en in­ter­ac­ción con el po­me­lo pue­de lle­gar a cau­sar blo­queo car­día­co com­ple­to (un fa­llo “eléc­tri­co” en la con­duc­ción car­día­ca).

Me­di­ca­men­tos para coá­gu­los san­guí­neos (an­ti­coa­gu­lan­tes)

• Clo­pi­do­grel: el po­me­lo inac­ti­va su efec­ti­vi­dad, y la per­so­na tie­ne al­to ries­go de desa­rro­llar coá­gu­los que pue­den mi­grar a los pul­mo­nes (trom­boem­bo­lis­mo pul­mo­nar).

• Ti­ca­gre­lor: en in­ter­ac­ción con el po­me­lo au­men­ta el ries­go de san­gra­do en los ri­ño­nes y el trac­to gas­tro­in­tes­ti­nal Me­di­ca­men­to para el res­frío y la tos

• Dex­tro­me­tor­fano: en in­ter­ac­ción con el po­me­lo pue­de cau­sar ma­reos y alu­ci­na­cio­nes

Me­di­ca­men­to para las náu­seas y vó­mi­tos

• Dom­pe­ri­do­na: en in­ter­ac­ción con el po­me­lo pue­de oca­sio­nar un au­men­to gra­ve de los la­ti­dos del co­ra­zón que pue­de cau­sar muer­te sú­bi­ta

Me­di­ca­men­to para el HIV (vi­rus de la in­mu­no­de­fi­cien­cia hu­ma­na)

• Ma­ra­vi­roc: el po­me­lo pue­de ba­jar la pre­sión ar­te­rial cau­san­do des­ma­yos

Me­di­ca­men­to para cán­cer (an­ti­neo­plá­si­cos)

• Da­sa­ti­nib y er­lo­ti­nib: es­te cí­tri­co pue­de oca­sio­nar un au­men­to gra­ve de los la­ti­dos del co­ra­zón que pue­de cau­sar muer­te sú­bi­ta y al­te­rar la mé­du­la ósea, afec­tan­do a la pro­duc­ción de gló­bu­los ro­jos, gló­bu­los blan­cos y pla­que­tas, y pro­du­cien­do daño en los ri­ño­nes.

Me­di­ca­men­to an­ti­bió­ti­co

• Eri­tro­mi­ci­na: en in­ter­ac­ción con el po­me­lo pue­de oca­sio­nar un au­men­to gra­ve de los la­ti­dos del co­ra­zón que pue­de cau­sar muer­te sú­bi­ta.

• Son me­di­ca­men­tos muy co­no­ci­dos y uti­li­za­dos ma­si­va­men­te por millones de per­so­nas en el mundo. Fuen­te: Hu­go Gol­berg, mé­di­co es­pe­cia­lis­ta en fi­to­me­di­ci­na, do­cen­te de la Uni­ver­si­dad Mai­mó­ni­des y Uni­ver­si­dad de Bel­grano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.