Ajo y acei­tes que ter­mi­nan con los hon­gos en la piel

Son fre­cuen­tes y pi­can mu­cho. Pre­pa­re us­ted mis­mo al­gu­nas fór­mu­las muy efec­ti­vas y eli­mi­ne el pro­ble­ma de raíz.

Diario de la Salud - - EN NÚMEROS -

Las in­fec­cio­nes mi­có­ti­cas o fún­gi­cas es­tán pro­vo­ca­das por hon­gos que in­fec­tan la piel, es­pe­cial­men­te le­va­du­ras y der­ma­to­fi­tos. Son en­fer­me­da­des fre­cuen­tes, con­ta­gio­sas y cu­ra­bles con un tra­ta­mien­to co­rrec­to.

Las con­di­cio­nes más co­mu­nes para que el hon­go se mu­ti­pli­que y pro­vo­que una in­fec­ción se re­la­cio­nan ca­si siem­pre con con­di­cio­nes en la piel. Por ejem­plo, las áreas de la piel hú­me­das o su­do­ro­sas son idea­les para la can­di­da al­bi­cans. Por lo tan­to, los si­tios ge­ne­ral­men­te afec­ta­dos son los plie­gues de la piel de la in­gle, las axi­las y de­ba­jo de los se­nos. Las per­so­nas obe­sas pue­den desa­rro­llar la in­fec­ción por cán­di­da en­tre los “ro­llos” o plie­gues de la piel. Tam­bién pue­de afec­tar la piel en­tre los de­dos de ma­nos y pies y las co­mi­su­ras de la bo­ca.

Lo que a ve­ces no se tie­ne en cuen­ta es que al­gu­nos me­di­ca­men­tos, die­tas po­bres o en­fer­me­da­des pre­exis­ten­tes pue­den ser la cau­sa de que el hon­go ha­ya to­ma­do fuer­za, y en­ton­ces el diag­nós­ti­co de­be ser he­cho a con­cien­cia. Para so­lu­cio­nar­los, hay di­ver­sas sus­tan­cias na­tu­ra­les que son muy efec­ti­vas.

PARA CáN­DI­DA, ACEI­TE DE CO­CO Y AJO

In­ves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas han de­mos­tra­do que los áci­dos gra­sos de ca­de­na me­dia en el acei­te de co­co ma­tan la can­di­da. El áci­do ca­prí­li­co es uno de los áci­dos gra­sos del acei­te de co­co que se ha uti­li­za­do des­de ha­ce bas­tan­te tiem­po en la lu­cha con­tra las in­fec­cio­nes por hon­gos can­di­da.

Ade­más del áci­do ca­prí­li­co, el áci­do cá­pri­co y el áci­do láu­ri­co tam­bién han de­mos­tra­do ser al­ta­men­te efi­ca­ces para ma­tar la can­di­da al­bi­cans rá­pi­da­men­te. Se pue­de apli­car di­rec­ta­men­te so­bre la piel afec­ta­da y tam­bién es bueno co­mer­se una cu­cha­ra­da de acei­te de co­co sin re­fi­nar al día.

Para un tra­ta­mien­to aún más efi­caz, se le pue­de agre­gar el gel de una cáp­su­la de ajo a un po­qui­to de acei­te de co­co y po­nér­se­lo di­rec­ta­men­te so­bre la piel afec­ta­da.

El ajo es un po­de­ro­so an­ti­fún­gi­co na­tu­ral. La le­va­du­ra y el ajo sim­ple­men­te no pue­den co­exis­tir, por lo que el con­su­mo re­gu­lar de ajo es un mé­to­do al­ta­men­te efi­caz para con­tro­lar la cán­di­da. Tam­bién po­de­mos ha­cer al­gu­nas cre­mas ca­se­ras de ajo para uso ex­terno. Para eli­mi­nar el hon­go de la piel se pue­den ma­cha­car va­rios dien­tes de ajo y mez­clar­los con va­se­li­na. Se unta la mez­cla so­bre la piel afec­ta­da. Se re­pi­te to­dos los días du­ran­te una semana. En las tien­das na­tu­ris­tas y al­gu­nos su­per­mer­ca­dos ven­den unas cáp­su­las de ajo que se pue­den pin­char y sa­le el ajo co­mo un acei­te, que se apli­ca es­te gel o acei­te di­rec­ta­men­te so­bre la zo­na afec­ta­da. Se re­pi­te to­dos los días du­ran­te una semana. Tam­bién es bueno to­mar­se una cáp­su­la se­gún las ins­truc­cio­nes del fa­bri­can­te, para ata­car el hon­go des­de aden­tro.

OTROS RE­ME­DIOS NA­TU­RA­LES

El agua con sal sir­ve para eli­mi­nar el pie de atle­ta: Agre­gue ocho cu­cha­ra­di­tas de sal a un 2 li­tros de agua ca­lien­ti­ta. Me­ta los pies en es­ta so­lu­ción. A los hon­gos no les gus­ta la sal. Es­te re­me­dio pue­de ser un po­co do­lo­ro­so si su piel es­tá abier­ta.

El acei­te de ár­bol de té es an­ti­fún­gi­co: Mez­cle par­tes igua­les de acei­te de oli­va y acei­te de ár­bol de té y aplí­que­se­lo en la par­te afec­ta­da dos ve­ces al día. Va­ro­nes en desa­rro­llo no de­ben usar acei­te de ár­bol de té.

Pon­ga sus za­pa­tos al sol: De­je sus za­pa­tos al ai­re li­bre por unos cuan­tos mi­nu­tos an­tes de po­nér­se­los pre­fe­ri­ble­men­te en una área aso­lea­da.

Bi­car­bo­na­to de so­dio: Agre­gue un po­co de agua a una cu­cha­ra­da de bi­car­bo­na­to de so­dio de ma­ne­ra que se ha­ga una pas­ti­ta. Un­te­se la pas­ti­ta en­tre los de­dos y por to­da la par­te afec­ta­da. Lá­ve­se y se­que el área.

Acei­te esen­cial de la­van­da: El acei­te de la­van­da es un otro an­ti­fún­gi­co na­tu­ral. Fró­te­se los pies con acei­te de la­van­da, que pue­de es­tar vehi­cu­li­za­do en acei­te para be­bé.

Vi­na­gre de man­za­na: Mez­cle igual par­tes de agua y vi­na­gre de man­za­na. Em­pa­pe un al­go­dón y pé­gue­se­lo con un es­pa­ra­dra­po so­bre la par­te afec­ta­da. Otro mé­to­do que pue­de usar es me­ter los pies

en una pa­lan­ga­na con agua y vi­na­gre de man­za­na. Se re­pi­te una o dos ve­ces al día has­ta eli­mi­nar los hon­gos. Los re­sul­ta­dos de es­te re­me­dio se ven en dos se­ma­nas. El vi­na­gre de man­za­na tam­bién ali­via la pi­ca­zón cau­sa­da por el pie de atle­ta.

El oré­gano es un re­me­dio muy útil para eli­mi­nar hon­gos: Pue­de usar su acei­te esen­cial y apli­car­lo en la zo­na afec­ta­da o pre­pa­rar una in­fu­sión de oré­gano y apli­car­la o to­mar ba­ños de asien­to con ella.

Aloe ve­ra: es una de las me­jo­res plan­tas con­tra los hon­gos. Es con­ve­nien­te apli­car en­ci­ma de la zo­na afec­ta­da el aloe na­tu­ral. Pue­des cor­tar un pe­da­ci­to de la plan­ta y apli­car el gel di­rec­ta­men­te en­ci­ma del hon­go. De­jar que se­que. Lo ideal es apli­car el gel de aloe va­rias ve­ces al día.

Sal de mar: Di­suel­va una cu­cha­ra­di­ta de sal de mar en un va­so de agua y apli­que en la zo­na afec­ta­da va­rias ve­ces al dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.