El eterno es­tu­diar: la ex­cu­sa que le im­pi­de con­cre­tar sus ob­je­ti­vos

Diario de la Salud - - EN NÚMEROS - MN 34260 Lic. en psi­co­lo­gía Es­pe­cia­li­za­da en coaching on­to­ló­gi­co Ma­ría Noel Lu­cano

“No se lle­ne de con­te­ni­do que con­clu­ye sin ser leí­do, acu­mu­la­do en el es­cri­to­rio, por fal­ta de tiem­po o ago­ta­mien­to men­tal”. A ve­ces, al re­ci­bir tan­ta in­for­ma­ción no cuen­ta con el tiem­po ne­ce­sa­rio para ela­bo­rar­la, apli­car­la y por su­pues­to ca­pi­ta­li­zar­la.

No se tra­ta so­lo de acu­mu­lar “sa­be­res” o tí­tu­los, sino de po­der ha­cer al­go pro­duc­ti­vo con ese sa­ber.

Al­gu­na vez sin­tió que no es­tá aún lo su­fi­cien­te­men­te pre­pa­ra­do o no tie­ne la ex­pe­rien­cia que con­si­de­ra ne­ce­sa­ria para ini­ciar el pro­yec­to que tie­ne en­tre ma­nos? ¿Cree que ne­ce­si­ta se­guir es­tu­dian­do, ha­cer el cur­so tal o leer el li­bro aquel, que le va a dar to­dos los ítems que le es­ta­rían fal­tan­do para po­der así lan­zar su em­pren­di­mien­to?

¿Es de los que ca­da vez quie­re sa­ber más y más, sa­tu­rán­do­se de in­for­ma­ción que no le da el tiem­po para ter­mi­nar de pro­ce­sar?

Ser un es­tu­dian­te in­can­sa­ble, in­quie­to, cu­rio­so y siem­pre ini­cian­do al­gu­na for­ma­ción que si­ga apor­tan­do co­no­ci­mien­tos no quie­re de­cir que­dar­se sen­ta­do en el es­cri­to­rio so­la­men­te le­yen­do y es­tu­dian­do sin apli­car lo que se ha apren­di­do.

To­do ese sa­ber sin ex­pe­ri­men­ta­ción, de­ja de te­ner sen­ti­do, por­que se apren­de es­tu­dian­do y ha­cien­do al mis­mo tiem­po. Se apren­de en el ha­cer.

A ve­ces, al re­ci­bir tan­ta in­for­ma­ción no cuen­ta con el tiem­po ne­ce­sa­rio para ela­bo­rar­la, apli­car­la y por su­pues­to ca­pi­ta­li­zar­la.

No se tra­ta so­lo de acu­mu­lar “sa­be­res” o tí­tu­los, sino de po­der ha­cer al­go pro­duc­ti­vo con ese sa­ber.

La bús­que­da de tan­ta in­for­ma­ción pue­de ter­mi­nar sien­do una ex­cu­sa para no em­pe­zar a ex­pe­ri­men­tar aque­llo en lo que se ha for­ma­do. Que el se­guir ha­cien­do cur­sos o bus­can­do ca­da vez más la per­fec­ción en su pre­pa­ra­ción, no sea una ex­cu­sa para no con­cre­tar su em­pren­di­mien­to o desa­rro­llo la­bo­ral y pro­fe­sio­nal.

Por ese ca­mino, es­ta­ría ca­yen­do en su pro­pia tram­pa, en un círcu­lo vi­cio­so que us­ted mis­mo cons­tru­yó, en el cual nun­ca es el mo­men­to opor­tuno para lan­zar­se a con­cre­tar sus me­tas y sen­tir que siem­pre le fal­ta al­go para em­pe­zar. En es­tos ca­sos, se­gu­ra­men­te ten­ga el co­no­ci­mien­to su­fi­cien­te, pe­ro no la va­len­tía para lar­gar­se a pro­bar aque­llo que tan­to desea.

CIN­CO PARA EL PE­SO

No se tra­ta de de­jar de for­mar­se, sino de re­gis­trar qué es­tá ha­cien­do con esa for­ma­ción y qué desea lo­grar:

¿Para lo­grar qué, con­cre­ta­men­te, es­tá es­tu­dian­do lo que es­tá es­tu­dian­do?

¿La in­for­ma­ción que es­tá re­ci­bien­do, lo es­tá nu­trien­do y es cohe­ren­te con el pro­yec­to que tie­ne?

¿Tie­ne un mí­ni­mo plan de ac­ción a ma­ne­ra de ho­ja de ru­ta o planificación que lo orien­te ha­cia don­de desea lle­gar con su for­ma­ción? ¿O es de los que va eli­gien­do cur­sos y ca­pa­ci­ta­cio­nes al vo­leo, por­que es­tán de mo­da o por­que apa­re­cen co­mo ofer­tas con des­cuen­tos?

¿Cuen­ta con al­gún men­tor o al­guien idó­neo en el área en el que se quie­re for­mar para po­der con­sul­tar y/o te­ner de re­fe­ren­te y mo­ti­va­dor?

No pre­ten­da que apa­rez­ca el mo­men­to per­fec­to para em­pe­zar. Es­te nun­ca lle­ga­rá, por­que no exis­te. En su pen- sa­mien­to, siem­pre fal­tan “cin­co para el pe­so”. Se tra­ta de ac­cio­nar aun­que sea de ma­ne­ra im­per­fec­ta, para apren­der y aprehen­der en el ha­cer y a tra­vés de la ex­pe­rien­cia.

EL MO­MEN­TO PER­FEC­TO ES UNA ILU­SIÓN

For­ma­se es im­por­tan­te, en la jus­ta me­di­da. Es­to sig­ni­fi­ca lo jus­to y ne­ce­sa­rio co­mo para po­der pro­ce­sar lo que re­ci­be y apli­car­lo a tra­vés de su ex­pe­rien­cia, sin sa­tu­rar­se. No se lle­ne de con­te­ni­do que con­clu­ye sin ser leí­do, acu­mu­la­do en el es­cri­to­rio, por fal­ta de tiem­po o ago­ta­mien­to men­tal. Man­ten­ga cohe­ren­cia en­tre lo que eli­ge para nu­trir­se y lo que de­ci­de ha­cer con ello. Es de­cir, que pue­da po­ten­ciar su sa­ber aca­dé­mi­co me­dian­te el “ha­cer” y que no sea acu­mu­la­ción de in­for­ma­ción sin sen­ti­do. Es im­por­tan­te que le dé un sen­ti­do que sea fiel a su pro­yec­to.

Pi­da ayu­da, ase­so­ra­mien­to y orien­ta­ción. Ade­más de los do­cen­tes con los que se es­tá ca­pa­ci­tan­do, cuen­te con al­guien que ha­ga de men­tor de su ca­rre­ra o al­guien idó­neo (por for­ma­ción aca­dé­mi­ca y por ex­pe­rien­cia) para mo­ti­var­lo y ha­cer­le un se­gui­mien­to.

No es­pe­re el mo­men­to per­fec­to. Tí­re­se a la pileta, aun­que es­te me­dio lle­na. Y sí, le­yó bien, no di­je que se ti­re a la pileta va­cía, por­que no se tra­ta de ha­cer apo­lo­gía de la im­pul­si­vi­dad, ni de ser ka­mi­ka­ze, sino de avan­zar asu­mien­do cier­tos ries­gos, pe­ro avan­zar al fin y de­jar de pos­ter­gar sus me­tas. Siem­pre va a fal­tar al­go, pe­ro lo que tie­ne que pri­mar es su de­seo de lo­grar aque­llo que se ha pro­pues­to.

Es­te es su ca­mino y cla­ra­men­te son sus elec­cio­nes, pe­ro eso no im­pli­ca que ten­ga que ha­cer­lo so­lo.

Bus­car la ex­ce­len­cia no es si­nó­ni­mo de per­fec­ción. Es­tar en mo­vi­mien­to, pro­bar y me­ter­se en la can­cha, a pe­sar del mie­do y más allá del él, es lo que lo acer­ca­rá a lo­grar lo que desea, sin­tién­do­se ali­nea­do con sus ob­je­ti­vos y sus de­seos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.