Más vi­ta­mi­na D pa­ra hue­sos fuer­tes

Las me­jo­res fuen­tes de ab­sor­ción de vi­ta­mi­na D son los pes­ca­dos y los hon­gos. El sol ayu­da a pro­du­cir­la pe­ro es­to no su­ce­de en la ac­tua­li­dad. Le con­ta­mos por qué y có­mo ob­te­ner­la.

Diario de la Salud - - EN NÚMEROS - Por Dra. Clau­dia Sed­linsky (MN 74971) mé­di­ca es­pe­cia­lis­ta en en­do­cri­no­lo­gía

Es sa­bi­do que la me­jor for­ma de pro­du­cir vi­ta­mi­na D es me­dian­te la ex­po­si­ción di­rec­ta al sol. Sin em­bar­go, en la ac­tua­li­dad es ca­da vez más di­fí­cil ob­te­ner los ni­ve­les óp­ti­mos de vi­ta­mi­na D to­man­do sol. Por un la­do, es­to es de­bi­do a una gran to­ma de con­cien­cia de la po­bla­ción so­bre los pe­li­gros de la ex­po­si­ción di­rec­ta al sol, es de­cir sin pro­tec­tor so­lar, y en ho­ra­rios pi­co, ya que es la prin­ci­pal cau­sa de me­la­no­ma. Por otro la­do, las ma­yo­ría de las ac­ti­vi­da­des, es­pe­cial­men­te en in­vierno, se rea­li­zan puer­tas aden­tro.

De acuer­do a un es­tu­dio rea­li­za­do en Bue­nos Ai­res en el que se eva­lua­ron los ni­ve­les de vi­ta­mi­na D du­ran­te in­vierno en hom­bres y mu­je­res, cer­ca del 50 por cien­to de los hom­bres y el 42.6 por cien­to de las mu­je­res pre­sen­ta­ron in­su­fi­cien­cia de vi­ta­mi­na D. Es­to se de­be a que en in­vierno los ra­yos so­la­res es­tán en án­gu­lo más obli­cuo, por lo que la ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta B es ab­sor­bi­da más efi­cien­te­men­te por la ca­pa de ozono, mo­ti­vo por el cual la ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción de vi­ta­mi­na D del or­ga­nis­mo se re­du­ce no­ta­ble­men­te.

La mé­di­ca es­pe­cia­lis­ta en en­do­cri­no­lo­gía Clau­dia Sed­linsky (MN 74971) ma­ni­fes­tó que exis­ten di­ver­sos tra­ba­jos epi­de­mio­ló­gi­cos que de­mues­tran que apro­xi­ma­da­men­te el 50 por cien­to de la po­bla­ción pre­sen­ta ba­jos ni­ve­les de vi­ta­mi­na D y, peor aún, por de­ba­jo de lo re­co­men­da­do por los mé­di­cos. “Es­to se pro­du­ce por va­rios fac­to­res co­mo por ejem­plo: no ex­po­ner­se a la luz so­lar o ha­cer­lo con pro­tec­tor so­lar, pa­de­cer obesidad, el en­ve­je­ci­mien­to na­tu­ral de la edad y la fal­ta de pre­cur­so­res cu­tá­neos de vi­ta­mi­na D”, di­jo la es­pe­cia­lis­ta.

Ade­más, la doc­to­ra ex­pli­có que en la ter­ce­ra edad, la de­fi­cien­cia de vi­ta­mi­na D sue­le ser no­ta­ble de­bi­do a que las per­so­nas sa­len me­nos y hay una dis­mi­nu­ción de los pre­cur­so­res de vi­ta­mi­na D que es­tán en la piel. “Da­do que la vi­ta­mi­na D es li­po­so­lu­ble, es de­cir que se di­suel­ve más fá­cil­men­te en gra­sa, es más di­fí­cil la ab­sor­ción en obe­sos. Es de­cir, que van a te­ner me­nos vi­ta­mi­na D cir­cu­lan­te”, di­jo la en­do­cri­nó­lo­ga.

CAU­SAN­TES DE LA FAL­TA DE VI­TA­MI­NA D

Uso de pro­tec­tor so­lar: el fac­tor de pro­tec­ción so­lar (FPS) 30 re­du­ce 95 por cien­to la ca­pa­ci­dad de la piel de pro­du­cir vi­ta­mi­na D.

Co­lor de la piel: la me­la­ni­na fun­cio­na co­mo un pro­tec­tor so­lar na­tu­ral. Cuan­to más os­cu­ra es la piel de una per­so­na, más tiem­po de­be ex­po­ner­se a los ra­yos so­la­res pa­ra sin­te­ti­zar la mis­ma can­ti­dad de vi­ta­mi­na D que una per­so­na de piel cla­ra.

En­ve­je­ci­mien­to: con la edad, el or­ga­nis­mo va per­dien­do la ca­pa­ci­dad de sin­te­ti­zar vi­ta­mi­na D en la piel.

Ves­ti­men­ta: en paí­ses don­de se acos­tum­bra a usar ro­pa que cu­bran ca­si to­do el cuer­po, la in­ci­den­cia de hi­po­vi­ta­mi­no­sis D es muy co­mún.

Ali­men­tos: la vi­ta­mi­na D no se en­cuen­tra dis­po­ni­ble fá­cil­men­te en ali­men­tos.

ALI­MEN­TOS QUE AYU­DAN

Si bien son muy po­cos los ali­men­tos que con­tie­nen vi­ta­mi­na D de ma­ne­ra na­tu­ral, exis­ten al­gu­nas bue­nas fuen­tes y, ade­más, al­gu­nos ali­men­tos son en­ri­que­ci­dos con es­ta vi­ta­mi­na, es de­cir que se les agre­ga.

Los pes­ca­dos gra­sos, co­mo el atún, sal­món sal­va­je, aren­que y ca­ba­lla es­tán en­tre las me­jo­res fuen­tes de vi­ta­mi­na D.

Los hon­gos y cham­pi­ño­nes tie­nen un buen con­te­ni­do de vi­ta­mi­na D si han si­do ex­pues­tos a la luz ul­tra­vio­le­ta.

SU­PLE­MEN­TOS CO­MO AL­TER­NA­TI­VA

De­bi­do a que no es fá­cil ob­te­ner su­fi­cien­te vi­ta­mi­na D de fuen­tes ali­men­ta­rias so­la­men­te, sue­le ser ne­ce­sa­rio to­mar un suplemento de es­ta vi­ta­mi­na, que vie­nen en dos for­mas di­fe­ren­tes: D2 (er­go­cal­ci­fe­rol) y D3

(co­le­cal­ci­fe­rol)

La Dra. Sed­linsky ase­gu­ró: “Los su­ple­men­tos die­ta­rios pa­ra el apor­te de vi­ta­mi­na D co­la­bo­ran con las di­fe­ren­tes fun­cio­nes que el cal­cio cumple en el or­ga­nis­mo. Qui­zás la más co­no­ci­da sea la de man­te­ner una ade­cua­da mi­ne­ra­li­za­ción de nues­tros hue­sos y de es­ta ma­ne­ra dis­mi­nuir el ries­go de frac­tu­ras, pe­ro tam­bién es im­por­tan­te rea­li­zar un cam­bio de há­bi­tos pa­ra me­jo­rar la die­ta y con­su­mir ali­men­tos ri­cos en vi­ta­mi­na D que ayu­den a sub­sa­nar es­ta ca­ren­cia y po­ten­cien los efec­tos de los su­ple­men­tos”. Tam­bién agre­gó que el cal­cio de­be man­te­ner­se en va­lo­res co­rrec­tos pa­ra ase­gu­rar el buen fun­cio­na­mien­to del ce­re­bro, de los múscu­los y la co­rrec­ta coagulación san­guí­nea”.

“En la ter­ce­ra edad, la de­fi­cien­cia de vi­ta­mi­na D sue­le ser no­ta­ble de­bi­do a que las per­so­nas sa­len me­nos y hay una dis­mi­nu­ción de los pre­cur­so­res de vi­ta­mi­na D que es­tán en la piel”, ex­pli­có la Dra. Sed­linsky.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.