Fla­tu­len­cias

Eli­mi­ne ga­ses y eruc­tos

Diario de la Salud - - PORTADA -

Sién­ta­se me­jor y adiós hin­cha­zón.

Es co­mún te­ner ga­ses y eruc­tar, pe­ro cuan­do se vuel­ve ha­bi­tual y es­tá acom­pa­ña­do por hin­cha­zón, do­lor o dis­ten­sión ab­do­mi­nal pue­de in­ter­fe­rir con las ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas. Es­tos signos y sín­to­mas ge­ne­ral­men­te no son con­se­cuen­cia de una afec­ción sub­ya­cen­te gra­ve y sue­len dis­mi­nuir con al­gu­nos cam­bios sim­ples en el es­ti­lo de vi­da.

DES­HA­CER­SE DEL EX­CE­SO DE AI­RE

Al eruc­tar, el cuer­po ex­pul­sa el ex­ce­so de ai­re que hay en el trac­to di­ges­ti­vo su­pe­rior. Sin em­bar­go, ese ai­re ca­si nun­ca lle­ga al es­tó­ma­go, sino que se acu­mu­la en el esó­fa­go.

Cuan­do co­me o be­be muy rá­pi­do, ha­bla mien­tras co­me, mas­ti­ca chi­cle o chu­pa ca­ra­me­los du­ros, be­be ga­seo­sas o fu­ma, pue­de tra­gar ai­re en ex­ce­so. Al­gu­nas per­so­nas tra­gan ai­re co­mo un tic ner­vio­so, si­tua­ción co­no­ci­da co­mo ae­ro­fa­gia.

El re­flu­jo de áci­do es­to­ma­cal o la en­fer­me­dad por re­flu­jo gas­tro­eso­fá­gi­co, a ve­ces, pue­den cau­sar eruc­tos ex­ce­si­vos por­que pro­mue­ven un au­men­to en la de­glu­ción. Los eruc­tos cró­ni­cos pue­den re­la­cio­nar­se con una in­fla­ma­ción del re­ves­ti­mien­to del es­tó­ma­go (gas­tri­tis) o con una in­fec­ción por He­li­co­bac­ter py­lo­ri, bac­te­ria que oca­sio­na al­gu­nas úl­ce­ras es­to­ma­ca­les. En es­tos ca­sos, los eruc­tos van acom­pa­ña­dos de otros sín­to­mas, co­mo aci­dez es­to­ma­cal o do­lor ab­do­mi­nal. Pa­ra re­du­cir los eruc­tos:

• Co­ma y be­ba len­ta­men­te. To­mar­se tiem­po pa­ra co­mer y be­ber pue­de ayu­dar a tra­gar me­nos ai­re.

• Evi­te las ga­seo­sas y la cer­ve­za. Es­tas li­be­ran dió­xi­do de car­bono.

• Evi­te los chi­cles y los ca­ra­me­los du­ros. Mas­ti­car­los o chu­par­los obli­ga a tra­gar con más fre­cuen­cia de lo nor­mal y par­te de lo que se tra­ga es ai­re.

• No fu­me. Con la in­ha­la­ción del hu­mo, tam­bién tra­ga ai­re.

• Re­vi­se las den­ta­du­ras pos­ti­zas. Las que no en­ca­jan bien pue­den obli­gar­lo a tra­gar más ai­re.

• Pón­ga­se en mo­vi­mien­to. Dar un pe­que- ño pa­seo des­pués de co­mer pue­de ayu­dar.

• Tra­te la aci­dez es­to­ma­cal. Los an­ti­áci­dos u otros re­me­dios de ven­ta li­bre pue­den ayu­dar con la aci­dez es­to­ma­cal le­ve y oca­sio­nal.

¿QUÉ HAY DE­TRÁS DE LAS FLA­TU­LEN­CIAS?

La pre­sen­cia de ga­ses en el in­tes­tino delgado o en el co­lon, ge­ne­ral­men­te, es pro­duc­to de la di­ges­tión o de la fer­men­ta­ción por par­te de la flo­ra in­tes­ti­nal de ali­men­tos no di­ge­ri­dos, co­mo la fi­bra ve­ge­tal o car­bohi­dra­tos. De igual ma­ne­ra, los ga­ses tam­bién pue­den pro­du­cir­se cuan­do el apa­ra­to di­ges­ti­vo no es ca­paz de des­com­po­ner com­ple­ta­men­te al­gu­nos ali­men­tos, co­mo el glu­ten o el azú­car de los pro­duc­tos lác­teos o de la fru­ta.

Otras cau­sas de los ga­ses in­tes­ti­na­les son los res­tos de ali­men­tos en el co­lon, un cam­bio en la flo­ra del in­tes­tino delgado, ma­la ab­sor­ción de los car­bohi­dra­tos que pue­de al­te­rar el equi­li­brio de las bac­te­rias úti­les del apa­ra­to di­ges­ti­vo, es­tre­ñi­mien­to o un tras­torno di­ges­ti­vo.

Pa­ra evi­tar los ga­ses:

• Eli­mi­ne cier­tos ali­men­tos. Los fri­jo­les, ar­ve­jas, gar­ban­zos, len­te­jas, re­po­llo, ce­bo­lla, bró­co­li, co­li­flor, ali­men­tos in­te­gra­les, cham­pi­ño­nes, cier­tas fru­tas, cer­ve­za y ga­seo­sas co­mún­men­te pro­du­cen ga­ses.

• Lea las eti­que­tas. Cuan­do los pro­duc­tos lác­teos pa­re­cen ser un pro­ble­ma, po­si­ble­men­te ha­ya cier­to gra­do de intolerancia a la lac­to­sa. Pres­te aten­ción a lo que co­me y prue­be con pro­duc­tos que ten­gan ba­jo con­te­ni­do de lac­to­sa o que sean des­lac­to­sa­dos. Al­gu­nos car­bohi­dra­tos in­di­ge­ri­bles que es­tán pre­sen­tes en los ali­men­tos sin azú­car, co­mo el sor­bi­tol, el ma­ni­tol y el xi­li­tol, tam­bién pue­den au­men­tar la can­ti­dad de ga­ses.

• Con­su­ma me­nos ali­men­tos gra­sos. Las gra­sas re­tra­san la di­ges­tión y au­men­tan el tiem­po de fer­men­ta­ción de los ali­men­tos.

• Re­duz­ca tem­po­ral­men­te el con­su­mo de mu­cha fi­bra. Si bien apor­tan va­rios be­ne­fi­cios, mu­chos ali­men­tos con al­to con­te­ni­do de fi­bra tam­bién au­men­tan la can­ti­dad de ga­ses. In­cor­pó­re­los nue­va­men­te en su ali­men­ta­ción, des­pués de un tiem­po.

CUES­TIO­NES QUE AÚN NO SE EN­TIEN­DEN

La dis­ten­sión ab­do­mi­nal es una sen­sa­ción de pe­sa­dez o hin­cha­zón ab­do­mi­nal que pro­du­ce un au­men­to vi­si­ble o men­su­ra­ble en el ta­ma­ño del ab­do­men. La gen­te sue­le de­cir que tie­ne dis­ten­sión ab­do­mi­nal so­bre to­do cuan­do ni eruc­tar, ni ex­pe­ler ga­ses, ni eva­cuar el in­tes­tino pa­re­cen ali­viar los sín­to­mas.

La re­la­ción exac­ta en­tre ga­ses in­tes­ti­na­les y dis­ten­sión ab­do­mi­nal to­da­vía no se en­tien­de bien. Mu­chas per­so­nas con sín­to­mas de dis­ten­sión ab­do­mi­nal no tie­nen más ga­ses en el in­tes­tino que otras. No obs­tan­te, la dis­ten­sión ab­do­mi­nal pue­de ali­viar­se con al­gu­nos cam­bios con­duc­tua­les pa­ra dis­mi­nuir los eruc­tos o cam­bios ali­men­ta­rios que re­duz­can la fla­tu­len­cia.

Fuen­te: Gen­ti­le­za Ma­yo Cli­nic

“Cuan­do co­me o be­be muy rá­pi­do, ha­bla mien­tras co­me, mas­ti­ca chi­cle o chu­pa ca­ra­me­los du­ros, be­be ga­seo­sas o fu­ma pue­de tra­gar ai­re en ex­ce­so”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.