No­ve­do­sa te­ra­pia pa­ra fi­bro­mial­gia, pie dia­bé­ti­co y Alz­hei­mer

El tra­ta­mien­to de oxi­ge­na­ción hi­per­bá­ri­ca es un ex­ce­len­te coad­yu­van­te de las te­ra­pias con­ven­cio­na­les de nu­me­ro­sas pa­to­lo­gías co­mo he­ri­das, pie dia­bé­ti­co, Par­kin­son, au­tis­mo, tras­torno ge­ne­ra­li­za­do del desa­rro­llo, ACV, es­cle­ro­sis múl­ti­ple, Alz­hei­mer y fibr

Diario de la Salud - - PORTADA - Ase­so­ró: Dra. Ma­ria­na Can­ne­llot­to Pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Me­di­ci­na Hi­per­bá­ri­ca e In­ves­ti­ga­ción. MN 108.482

La oxi­ge­na­ción pro­mue­ve la sa­na­ción de es­tas en­fer­me­da­des y de otras más.

La me­di­ci­na hi­per­bá­ri­ca es una es­pe­cia­li­dad mé­di­ca in­di­ca­da pa­ra tra­tar di­ver­sas pa­to­lo­gías a tra­vés de la oxi­ge­na­ción, al ob­te­ner una ma­yor can­ti­dad de oxí­geno di­lui­do en san­gre. El pa­cien­te in­gre­sa en la cá­ma­ra hi­per­bá­ri­ca y me­dian­te la co­lo­ca­ción de una más­ca­ra res­pi­ra oxí­geno en con­cen­tra­cio­nes cer­ca­nas al 100 por cien­to en un am­bien­te pre­su­ri­za­do, es de­cir, a una pre­sión su­pe­rior a la at­mos­fé­ri­ca.

El tra­ta­mien­to de oxi­ge­na­ción hi­per­bá­ri­ca es un ex­ce­len­te coad­yu­van­te de las te­ra­pias con­ven­cio­na­les de nu­me­ro­sas pa­to­lo­gías co­mo he­ri­das, pie dia­bé­ti­co, Par­kin­son, au­tis­mo, tras­torno ge­ne­ra­li­za­do del desa­rro­llo,

ACV, es­cle­ro­sis múl­ti­ple, Alz­hei­mer y fi­bro­mial­gia, en­tre otras. Es efi­caz a ni­vel de reha­bi­li­ta­ción neu­ro­ló­gi­ca y tam­bién pa­ra desa­rro­llar los efec­tos te­ra­péu­ti­cos fi­sio­ló­gi- cos que se ob­tie­nen al au­men­tar el oxí­geno en san­gre (co­mo ci­ca­tri­za­ción de he­ri­das, tra­ta­mien­to de in­fec­cio­nes, dis­mi­nu­ción de la in­fla­ma­ción y re­cu­pe­ra­ción de la fal­ta de oxí­geno en san­gre y te­ji­dos en di­ver­sas en­fer­me­da­des).

En los úl­ti­mos años hu­bo un re­sur­gi­mien­to de la te­ra­pia de oxi­ge­na­ción hi­per­bá­ri­ca, de­bi­do a que se des­cu­brió que los tra­ta­mien­tos a pre­sio­nes me­no­res a 2 atm son in­clu­so más efi­cien­tes pa­ra tra­tar en­fer­me­da­des neu­ro­ló­gi­cas.

Es un cam­po am­plia­men­te acep­ta­do en la me­di­ci­na. Las cá­ma­ras de tec­no­lo­gía mo­der­na son de fá­cil ins­ta­la­ción, ope­ra­ción y me­no­res cos­tos, lo que ha pro­vo­ca- do la im­ple­men­ta­ción en nu­me­ro­sos cen­tros pri­va­dos y pú­bli­cos de Ar­gen­ti­na.

CA­SOS DE ÉXI­TO

Exis­ten ca­sos muy co­no­ci­dos que fue­ron abor­da­dos por la me­di­ci­na hi­per­bá­ri­ca en los úl­ti­mos años. Sergio “Kun” Agüe­ro su­frió una le­sión en el bí­ceps fe­mo­ral iz­quier­do, du­ran­te el Mun­dial 2014. Gra­cias al tra­ta­mien­to de oxi­ge­na­ción hi­per­bá­ri­ca, el jugador pu­do re­in­cor­po­rar­se en el mis­mo even­to de­por­ti­vo y par­ti­ci­par en los cuar­tos de fi­nal.

Va­len­tino Ros­si, co­rre­dor de mo­tos ita­liano, su­frió una frac­tu­ra en la pier­na y, tras re­ci­bir te­ra­pia de oxi­ge­na­ción hi­per­bá­ri­ca, vol­vió a com­pe­tir ape­nas un mes des­pués del in­ci­den­te. Ocu­rrió lo mis­mo con Randy de Pu­niet, quien co­rrió la ca­rre­ra com­ple­ta de MotoGP y que­dó en dé­ci­mo lu­gar con so­lo 27 días de tra­ta­mien­to en cá­ma­ra hi­per­bá­ri­ca, tras una le­sión por la que usa­ba mu­le­tas.

Por otro la­do, los doc­to­res Paul Harch y Ted Fo­garty uti­li­za­ron te­ra­pia hi­per­bá­ri­ca pa­ra re­ver­tir el da­ño ce­re­bral en Eden Carl­son, una ni­ña de dos años, quien se re­cu­pe­ró tras su­frir un pa­ro car­día­co des­pués de aho­gar­se con agua fría en Es­ta­dos Uni­dos. La pa­cien­te no te­nía ha­bla, mar­cha, ni res­pues­ta a los co­man­dos, du­ran­te 48 días, has­ta que de­ci­die­ron pro­bar con la te­ra­pia de oxi­ge­na­ción hi­per­bá­ri­ca. Re­ci­bió 40 se­sio­nes y des­pués de eso re­cu­pe­ró el ha­bla, la cog­ni­ción nor­mal, el an­dar asis­ti­do, la mo­ti­li­dad re­si­dual fi­na y ya po­seía ac­ti­vi­dad eléc­tri­ca en la cor­te­za

ce­re­bral.

UN PO­CO DE HIS­TO­RIA

En 1662 un clé­ri­go bri­tá­ni­co, lla­ma­do Hens­haw, su­gi­rió que el au­men­to de la pre­sión del ai­re po­dría ali­viar al­gu­nas le­sio­nes agu­das, mien­tras que las pre­sio­nes ba­jas po­drían ser úti­les en las pa­to­lo­gías cró­ni­cas. Si­guien­do es­ta teo­ría, desa­rro­lló lo que se cree que fue la pri­me­ra cá­ma­ra hi­per­bá­ri­ca, lla­ma­da “do­mi­ci­lium”. Su ob­je­ti­vo era asis­tir en la di­ges­tión, pro­mo­ver la res­pi­ra­ción y pre­ve­nir la ma­yo­ría de las in­fec­cio­nes pul­mo­na­res.

Mu­chos años des­pués, en el si­glo XX, Or­vi­lle J. Cun­ning­han, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Kan­sas, usó la pre­sión par­cial ele­va­da de oxí­geno pa­ra tra­tar es­ta­dos hi­pó­xi­cos (con po­co oxí­geno) y ob­ser­vó que los pa­cien­tes con pro­ble­mas car­día­cos y al­te­ra­cio­nes cir­cu­la­to­rias que se sen­tían mal en las mon­ta­ñas me­jo­ra­ban a ni­vel del mar, por lo que con­si­de­ró que au­men­tar la pre­sión po­día be­ne­fi­ciar­los. Así fue co­mo cons­tru­yó una cá­ma­ra y em­pe­zó a tra­tar di­fe­ren­tes en­fer­me­da­des.

TIEM­POS MO­DER­NOS

Re­cién en 1960, un pa­cien­te con gan­gre­na ga­seo­sa fue tra­ta­do con éxi­to en una cá­ma­ra hi­per­bá­ri­ca. En aque­llos años al­gu­nos pro­fe­sio­na­les co­mo el Dr. Boe­re­ma en Ho­lan­da ya ha­bía uti­li­za­do la oxi­ge­na­ción hi­per­bá­ri­ca en qui­ró­fa­nos pa­ra ase­gu­rar el éxi­to de las ci­ru­gías car­dio­vas­cu­la­res y pa­ra re­vi­ta­li­zar col­ga­jos de piel en po­li­trau­ma­tis­mos, frac­tu­ras com­pli­ca­das y ca­sos de con­ge­la­ción.

El Con­se­jo Nor­te­ame­ri­cano de Es­pe­cia­li­da­des Mé­di­cas apro­bó a la me­di­ci­na hi­per­bá­ri­ca co­mo una sub­es­pe­cia­li­dad, tan­to de la me­di­ci­na pre­ven­ti­va co­mo de emer­gen­cia, en el año 2000. Exis­te am­plia do­cu­men­ta­ción cien­tí­fi­ca que ava­la la efec­ti­vi­dad te­ra­péu­ti­ca del tra­ta­mien­to de oxi­ge­na­ción hi­per­bá­ri­ca en di­ver­sas pa­to­lo­gías y cuen­ta con el vis­to bueno de la Aso­cia­ción Mé­di­ca Nor­te­ame­ri­ca­na, la Ad­mi­nis­tra­ción de Ali­men­tos y Dro­gas e ins­ti­tu­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les en Eu­ro­pa y Amé­ri­ca La­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.