Pro­ble­mas de co­lum­na

Los pies son el sos­tén de to­do el cuer­po y pa­sa­mos mu­chas ho­ras del día so­bre ellos. Cal­zar­los de ma­ne­ra co­rrec­ta no es fá­cil, es­to hay que te­ner en cuen­ta al mo­men­to de ele­gir qué usar.

Diario de la Salud - - PORTADA - Dr. Car­los Ma­nuel Vi­la­ri­ño

El cal­za­do ideal Se­pa qué za­pa­tos con­vie­ne usar.

Mé­di­co es­pe­cia­lis­ta en trau­ma­to­lo­gía y or­to­pe­dia, miem­bro de la Aso­cia­ción de Or­to­pe­dia y Trau­ma­to­lo­gía, do­cen­te de la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res.

La fun­ción de nues­tros ol­vi­da­dos pies con­sis­te en pro­por­cio­nar apo­yo a nues­tro cuer­po, apar­te de ser­vir­nos pa­ra tras­la­dar­nos, de­te­ner­nos, rea­li­zar ac­cio­nes rít­mi­cas de pro­pul­sión y ab­sor­ción de cho­ques y pa­ra man­te­ner el equi­li­brio. Son, por tan­to, un ór­gano muy es­pe­cia­li­za­do que hay que cui­dar y mi­mar. Y un cal­za­do ade­cua­do es el pri­mer pa­so.

QUÉ ZA­PA­TOS COM­PRAR

Pa­re­ce una de­ci­sión fá­cil de to­mar: ele­gi­mos cal­za­do se­gún el cli­ma, la ro­pa que lle­va­mos pues­ta, si com­bi­na, si que­da me­jor o peor pe­ro real­men­te, ¿te­ne­mos en cuen­ta lo im­por­tan­te a la ho­ra de cal­zar­nos pa­ra que no due­lan los pies al fi­nal de la jor­na­da?

Pa­ra eva­luar el ti­po de za­pa­to más con­ve­nien­te es ne­ce­sa­rio ana­li­zar al­gu­nos con­cep­tos bio­me­cá­ni­cos, es de­cir, có­mo in­flu­ye el pe­so del cuer­po so­bre los pies. En po­si­ción erec­ta, nor­mal y en re­po­so, el pe­so del cuer­po pa­sa de la pel­vis a ca­da una de las ex­tre­mi­da­des, re­par­tién­do­se de ma­ne­ra uni­for­me en­tre am­bas pier­nas pa­ra lle­gar al pie.

Por lo tan­to, una per­so­na de 60 ki­los dis­tri­bui­rá 30 ki­los en ca­da uno de sus pies, más pre­ci­sa­men­te, 25 ki­los en el ta­lón y 5 ki­los en el an­te­pié.

Cuan­do deam­bu­la­mos, el pe­so del cuer­po pa­sa en su to­ta­li­dad a uno y otro pie, es de­cir, 60 ki­los en el pie de­re­cho y, en el si­guien­te pa­so, 60 en el pie iz­quier­do.

ZA­PA­TOS DE TA­CO

En es­tos ca­sos, es pre­ci­so es­ta­ble­cer la al­tu­ra. Si el ta­co se ele­va 2 cen­tí­me­tros, la dis­tri­bu­ción del pe­so cam­bia­rá y ha­rá que los 60 ki­los se dis­tri­bu­yan 50% en el an­te­pié y 50% en el ta­lón. Si la al­tu­ra del ta­lón au­men­ta has­ta que­dar en po­si­ción equino, es de­cir, to­tal­men­te ele­va­do, el pe­so del cuer­po se aglu­ti­na­rá úni­ca­men­te en la par­te an­te­rior del pie.

Es­ta ma­la dis­tri­bu­ción del pe­so cor­po­ral oca­sio­na una so­bre­car­ga so­bre un sec­tor de la ana­to­mía, que no es­tá pre­pa­ra­do pa­ra re­ci­bir esas fuer­zas y pro­vo­ca al­te­ra­cio­nes fun­cio­na­les y de­for­ma­cio­nes pro­gre­si­vas, me­ta­tar­sal­gias (do­lor en el an­te­pie), hi­per­que­ra­to­sis (ca­llo­si­da­des en la plan­ta) y de­for­mi­da­des en los de­dos.

Si a es­ta exa­ge­ra­da ele­va­ción del ta­co le agre­ga­mos una mo­di­fi­ca­ción en la pun­te­ra, ha­cién­do­lo más an­gos­to y con ex­tre­mo pun­tia­gu­do, es­ta­mos pro­vo­can­do una de­for­ma­ción de los de­dos en sen­ti­do la­te­ral y ver­ti­cal, des­en­ca­de­nan­do el Ha­lux val­gus (jua­ne­te) y la ga­rra de los de­dos (de­do mar­ti­llo).

La con­clu­sión de es­ta eva­lua­ción es que cuan­to más al­to y más agu­do sea el za­pa­to en su sec­tor an­te­rior, más per­ju­di­cial se­rá pa­ra la deam­bu­la­ción y el nor­mal fun­cio­na­mien­to del pie. Lo mis­mo ocu­rre con el uso de pla­ta­for­mas rí­gi­das y al­tas que no so­lo no per­mi­ten la mo­vi­li­dad del pie, sino que cau­san ines­ta­bi­li­dad y le­sio­nes trau­má­ti­cas en to­bi­llo (afec­cio­nes li­ga­men­ta­rias o frac­tu­ras).

EN QUÉ MO­MEN­TO DEL DÍA COM­PRAR­LOS?

Es­te dato es fun­da­men­tal. No es lo mis­mo cal­zar­se pa­ra afron­tar una ex­ten­sa jor­na­da la­bo­ral sen­ta­dos que de a pie; así co­mo sa­lir a ca­mi­nar o a un día que com­bi­ne tra­ba­jo y una fies­ta noc­tur­na. Ese com­bo es le­tal so­bre los za­pa­tos in­co­rrec­tos y en ese ca­so es pre­ci­so te­ner en cuen­ta que el cal­za­do que se em­plee du­ran­te la ma­yor par­te del día de­be de ser có­mo­do y evi­tar las ca­rac­te­rís­ti­cas ne­ga­ti­vas ci­ta­das.

Pa­ra la gim­na­sia y ac­ti­vi­dad de­por­ti­va, en tan­to, exis­ten za­pa­ti­llas que va­rían pa­ra ca­da uso, pe­ro en tér­mi­nos ge­ne­ra­les tie­ne que ser de la me­di­da que co­rres­pon­da se­gún ca­da pie y, fun­da­men­tal­men­te, con sue­las acol­cha­das.

En cuan­to a la po­si­bi­li­dad de es­tar des­cal­zo, no es lo más re­co­men­da­ble.

¿Cuán­do en­ton­ces es el me­jor mo­men­to pa­ra com­prar cal­za­do? Al fi­na­li­zar la tar­de, ya que tras una lar­ga jor­na­da es po­si­ble que nues­tros pies es­tén hin­cha­dos y po­dre­mos com­prar cal­za­do que no nos aprie­te. Y hay que pro­bar­se am­bos za­pa­tos ya que es nor­mal que un pie sea más gran­de que el otro.

GRU­POS DE RIES­GO

Hay un gru­po de per­so­nas que son de al­to ries­go si les apa­re­ce al­gu­na le­sión de es­te ti­po: los diabéticos o con pro­ble­mas cir­cu­la­to­rios, que de­ben ex­tre­mar el cui­da­do de pies, y las per­so­nas con ar­te­rios­cle­ro­sis de las ex­tre­mi­da­des in­fe­rio­res y pro­ble­mas de rie­go san­guí­neo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.