Cuan­do las emo­cio­nes ha­cen do­ler la es­pal­da

Jue­gan un rol pre­pon­de­ran­te en la co­lum­na.

Diario de la Salud - - PORTADA - Por Mar­ce­lo Ba­rro­so Grif­fiths (Ma­trí­cu­la 9784) Qui­ro­prác­ti­co AQA. http://www.ver­te­bra­lle.com

Tan­to en la ar­qui­tec­tu­ra co­mo en el área de la me­di­ci­na, el con­cep­to de co­lum­na re­fie­re al so­por­te ver­ti­cal que per­mi­te sos­te­ner el pe­so de una es­truc­tu­ra. Ver­te­bral, por otra par­te, es lo per­te­ne­cien­te o re­la­ti­vo a las vér­te­bras: los hue­sos cor­tos y ar­ti­cu­la­dos en­tre sí que for­man el es­pi­na­zo de los ani­ma­les ver­te­bra­dos.

Por ello, la co­lum­na es el ver­da­de­ro eje del cuer­po hu­mano, que per­mi­te sos­te­ner el pe­so de una es­truc­tu­ra. “La es­pal­da re­pre­sen­ta el apo­yo en la vi­da, es el sos­tén del cuer­po, el pilar de la es­truc­tu­ra ósea y mus­cu­lar. Sim­bo­li­za so­bre to­do lo que ‘so­por­ta­mos’ de los di­le­mas de la vi­da”, ase­gu­ra el qui­ro­prác­ti­co Mar­ce­lo Ba­rro­so Grif­fiths.

SEN­TI­MIEN­TOS GUAR­DA­DOS QUE ENFERMAN

Exis­te una im­por­tan­te re­la­ción en­tre la es­pal­da y mu­chas en­fer­me­da­des. De he­cho, se cree que el 90% de los tie­nen al­gu­na co­ne­xión con la co­lum­na ver­te­bral, ya sea por­que pe­que­ños des­pla­za­mien­tos de las vér­te­bras opri­men los ner­vios que ali­men­tan a nues­tros ór­ga­nos y a dis­tin­tas par­tes del cuer­po, da­ñán­do­los in­di­rec­ta­men­te; o por­que un pro­ble­ma en el cuer­po oca­sio­na una ten­sión que ter­mi­na por da­ñar al sis­te­ma ner­vio­so y, en con­se­cuen­cia, a la co­lum­na ver­te­bral.

Lo emo­cio­nal tam­bién pue­de afec­tar es­ta es­truc­tu­ra fun­da­men­tal, es­pe­cial­men­te cuan­do las emo­cio­nes se guar­dan: “Acu­mu­la­mos ten­sio­nes en di­fe­ren­tes zo­nas del cuer­po es­pe­cial­men­te en el hí­ga­do, el es­tó­ma­go, los hom­bros y la es­pal­da. Es­ta ten­sión de­for­ma los ór­ga­nos y el pro­pio cuer­po, afec­tan­do de es­ta ma­ne­ra a la co­lum­na ver­ti­cal en for­ma de ten­sión y múscu­los aga­rro­ta­dos. El do­lor es en reali­dad el re­su­men fi­nal de una ca­li­dad de vi­da con de­te­rio­ro, uno no lle­ga a pa­de­cer­lo for­tui­ta­men­te, sino por el acu­mu­lo de si­tua­cio­nes”, apun­ta Ba­rro­so Grif­fiths.

El qui­ro­prác­ti­co tam­bién se­ña­la que las si­tua­cio­nes de es­trés van mi­nan­do nues­tra ca­pa­ci­dad de fun­cio­nar co­rrec­ta­men­te. Así, al per­der fun­cio­nes, va­mos no­tan­do có­mo las mis­mas se tra­du­cen en im­po­ten­cias mus­cu­la­res, or­gá­ni­cas y has­ta men­ta­les.

EL ES­PE­JO DE LAS EMO­CIO­NES

La mus­cu­la­tu­ra su­pe­rior en­vuel­ve nues­tros hom­bros y cue­llo, y re­fle­ja nues­tro es­ta­do emo­cio­nal: si es­ta­mos con­ten­tos eso ha­rá que nues­tro cue­llo se pre­sen­te er­gui­do, nues­tro ros­tro dis­ten­di­do, re­la­ja­do; pe­ro por el con­tra­rio, las per­so­nas tris­tes lo tra­du­cen en una mi­ra­da ba­ja, can­si­na, un cue­llo pro­yec­ta­do ha­cia ade­lan­te, co­mo si to­do les pe­sa­ra.

Se­gún Ba­rro­so Grif­fiths, nos sen­ti­re­mos can­sa­dos, cuan­do en reali­dad no he­mos he­cho un es­fuer­zo fí­si­co, sino que he­mos es­ta­do fun­cio­nan­do mal a ni­vel res­pi­ra­to­rio, ya que un tó­rax de­pri­mi­do en sus mo­vi­mien­tos di­fí­cil­men­te pue­da re­ci­bir el apor­te neu­ro­ló­gi­co en for­ma ade­cua­da. Nues­tro dia­frag­ma no re­ci­be la or­den ner­vio­sa de ma­ne­ra ade­cua­da de su ner­vio fré­ni­co que des­cien­de des­de el cue­llo, el cual es­tá rí­gi­do y con­trac­tu­ra­do.

Tam­bién las fun­cio­nes or­gá­ni­cas se ve­rán in­de­fec­ti­ble­men­te afec­ta­das por una mus­cu­la­tu­ra rí­gi­da. Di­fí­cil­men­te la cir­cu­la­ción de san­gre se­rá efi­cien­te: así nos do­le­rá la ca­be­za, ten­dre­mos pe­sa­dez de vis­ta, las ten­sio­nes re­per­cu­ti­rán so­bre nues­tro sis­te­ma di­ges­ti­vo, que se ma­ni-pa­de­ci­mien­tos fes­ta­rá con do­lo­res es­to­ma­ca­les, ma­la di­ges­tión y aci­dez.

“Las emo­cio­nes y sen­ti­mien­tos re­pri­mi­dos, ter­mi­nan en en­fer­me­da­des co­mo la gas­tri­tis, úl­ce­ra, pe­ro tam­bién do­lor lum­bar y de la co­lum­na”, re­su­me el qui­ro­prác­ti­co. “Si en to­da ac­ti­tud ex­ter­na se es­con­de una ac­ti­tud in­ter­na, to­do pro­ble­ma emo­cio­nal ten­drá su sín­to­ma fí­si­co: una co­lum­na ali­nea­da es cla­ve pa­ra con­ser­var la sa­lud. To­das ellas tie­nen un fac­tor co­mún que es el mal fun­cio­na­mien­to de nues­tro sis­te­ma ner­vio­so, de­ri­va­da por es­tar in­mer­so en si­tua­cio­nes emo­cio­nal­men­te ad­ver­sas”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.