Claves con­tra hue­sos re­blan­de­ci­dos

Se tra­ta de una de­ge­ne­ra­ción ósea.

Diario de la Salud - - PORTADA - Por Doc­to­ra Ma­ría Ale­jan­dra Ro­drí­guez Zía (MN 70.787) Mé­di­ca clí­ni­ca y en­do­cri­nó­lo­ga de la UBA. www.ort­ho­mo­le­cu­lar.com.ar

La osteomalacia es una en­fer­me­dad que se ca­rac­te­ri­za por una al­te­ra­ción de la mi­ne­ra­li­za­ción ósea. En es­ta pa­to­lo­gía los hue­sos no pre­sen­tan una ma­sa ósea re­du­ci­da; sin em­bar­go, ca­re­cen de la can­ti­dad apro­pia­da de cal­cio pa­ra man­te­ner­se du­ros, lo que da co­mo re­sul­ta­do su re­blan­de­ci­mien­to.

CAU­SAS MÁS FRE­CUEN­TES

El pro­ce­so de mi­ne­ra­li­za­ción de los hue­sos re­quie­re una con­cen­tra­ción ade­cua­da de cal­cio y fos­fa­to. Son mu­chas las cau­sas que pue­den lle­var a la osteomalacia, sien­do las más ha­bi­tua­les las al­te­ra­cio­nes del me­ta­bo­lis­mo de la vi­ta­mi­na D y del fos­fa­to.

La vi­ta­mi­na D tie­ne dos orí­ge­nes: exó­geno, por apor­te en la die­ta, y en­dó­geno, por sín­te­sis cu­tá­nea a par­tir de un pre­cur­sor tras la ex­po­si­ción de la piel a la luz so­lar. El dé­fi­cit de es­ta vi­ta­mi­na pro­du­ce una dis­mi­nu­ción de la ab­sor­ción in­tes­ti­nal de cal­cio, que si es per­sis­ten­te con­du­ce a una hi­po­cal­ce­mia.

Ge­ne­ral­men­te, los ba­jos ni­ve­les de vi­ta­mi­na D pue­den ocu­rrir por tres mo­ti­vos prin­ci­pa­les:

• Fal­ta de vi­ta­mi­na D en la die­ta.

• Ex­po­si­ción in­su­fi­cien­te al sol (po­ca ex­po­si­ción a la luz so­lar, días más cor­tos y usar pro­tec­tor so­lar muy al­to).

• Ma­lab­sor­ción de la vi­ta­mi­na D por par­te de los in­tes­ti­nos. Es­to pue­de ocu­rrir de­bi­do a di­ver­sas pa­to­lo­gías co­mo re­sec­ción gás­tri­ca o in­tes­ti­nal, en­fer­me­dad ce­lía­ca, en­fer­me­dad de Crohn, tra­ta­mien­to con co­les­ti­ra­mi­na, co­les­ta­sis cró­ni­cas.

• Por otro la­do, las per­so­nas de edad avan­za­da y quie­nes no to­man le­che tie­nen un ma­yor ries­go de pa­de­cer osteomalacia. Otras cau­sas pue­den ser:

• Cán­cer.

• In­su­fi­cien­cia re­nal y aci­do­sis.

• Fal­ta de fos­fa­tos su­fi­cien­tes en la die­ta.

• En­fer­me­dad he­pá­ti­ca.

• Efec­tos se­cun­da­rios de me­di­ca­men­tos usa­dos pa­ra tra­tar cri­sis epi­lép­ti­cas.

SÍN­TO­MAS Y MA­NI­FES­TA­CIO­NES CON­FU­SAS

La osteomalacia pue­de ge­ne­rar de­bi­li­dad mus­cu­lar (fre­cuen­te en la cin­tu­ra pel­via­na); do­lor óseo di­se­mi­na­do, es­pe­cial­men­te en las ca­de­ras y co­lum­na; y ma­yor ries­go de frac­tu­ras óseas que su­ce­den sin una le­sión real. En los es­ta­dios más avan­za­dos, pue­den ob­ser­var­se de­for­mi­da­des en el tó­rax (en cam­pa­na) y es­ter­nón (en qui­lla).

Con res­pec­to a las que­bra­du­ras de hue­sos, más del 90% de los pa­cien­tes con osteomalacia por dé­fi­cit de vi­ta­mi­na D pre­sen­tan frac­tu­ras es­que­lé­ti­cas y al­re­de­dor del 80% de es­tos pa­cien­tes tie­nen cri­te­rios den­si­to­mé­tri­cos de os­teo­po­ro­sis, lo que con­tri­bu­ye a la con­fu­sión diag­nós­ti­ca.

PRUE­BAS Y EXÁ­ME­NES

Las ma­ni­fes­ta­cio­nes clí­ni­cas, ra­dio­ló- gi­cas y ana­lí­ti­cas de la osteomalacia son va­ria­bles y pue­den con­fun­dir­se con otros pro­ce­sos, es­pe­cial­men­te con la os­teo­po­ro­sis. Pa­ra lle­gar a un diag­nós­ti­co cer­te­ro, se de­ben rea­li­zar exá­me­nes de san­gre pa­ra ve­ri­fi­car los ni­ve­les de vi­ta­mi­na D, crea­ti­ni­na, cal­cio, fos­fa­to, elec­tró­li­tos, fos­fa­ta­sa al­ca­li­na y hor­mo­nas pa­ra­ti­roi­deas.

Asi­mis­mo, las ra­dio­gra­fías y una prue­ba de den­si­dad ósea pue­den ayu­dar a de­tec­tar seu­do­frac­tu­ras, pér­di­da ósea y re­blan­de­ci­mien­to de los hue­sos. En al­gu­nos ca­sos, tam­bién se pue­de rea­li­zar una biop­sia de los hue­sos.

TRA­TA­MIEN­TO

La doc­to­ra Ma­ría Ale­jan­dra Ro­drí­guez Zía, mé­di­ca clí­ni­ca y en­do­cri­nó­lo­ga, ex­pli­ca que el tra­ta­mien­to a se­guir “de­pen­de­rá de la gra­ve­dad de es­ta en­fer­me­dad que siem­pre es por dé­fi­cit de vi­ta­mi­na D, aun­que de di­fe­ren­tes orí­ge­nes”.

Si la de­fi­cien­cia es die­ta­ria, se in­di­ca­rá al pa­cien­te una ali­men­ta­ción ri­ca en vi­ta­mi­na D con ali­men­tos co­mo ye­mas de hue­vo cru­do, aren­que, ca­ma­rón y sal­món.

“Jun­to con la die­ta, se in­sis­te en la ex­po­si­ción re­gu­lar a la luz so­lar”, agre­ga Ro­drí­guez Zía, aun­que acla­ra: “Pa­ra el cui­da­do de la piel a los ra­yos so­la­res, se de­be agre­gar fuen­tes de ca­ro­te­nos, que son an­ti­oxi­dan­tes pro­pios de la na­tu­ra­le­za y se en­cuen­tran en ali­men­tos de co­lo­res co­mo za­naho­ria, za­pa­llo, to­ma­te y tam­bién en el sal­món. Los ca­ro­te­nos de­tie­nen la ac­ción del sol so­bre el oxí­geno, im­pi­dien­do el ori­gen de un pre­cur­sor de ra­di­ca­les li­bres. Si la ex­po­si­ción es inade­cua­da, se afec­ta el oxí­geno de la piel y se for­ma una can­ti­dad ex­ce­si­va de ra­di­ca­les li­bres que pue­den ter­mi­nar en in­fla­ma­ción y ne­cro­sis de la piel por in­so­la­ción o en da­ños me­nos agu­dos, pe­ro acu­mu­la­ti­vos que de­to­na­ran un cán­cer de piel”.

Si la ca­ren­cia de vi­ta­mi­na D que pro­du­ce osteomalacia es por dé­fi­cit del hí­ga­do o del ri­ñón, se de­be­rá ad­mi­nis­trar su­ple­men­tos de vi­ta­mi­na D2 o D3, por­que es­tos ór­ga­nos son esen­cia­les pa­ra que se sin­te­ti­cen las for­mas ac­ti­vas de es­ta vi­ta­mi­na.

Fi­nal­men­te, la doc­to­ra Ro­drí­guez Zía ad­vier­te que “no hay una do­sis ge­ne­ral de vi­ta­mi­na D re­co­men­da­da. Sus ni­ve­les se de­ben me­dir en san­gre y de allí se de­ter­mi­na­rá pa­ra ca­da pa­cien­te una do­sis, se­gún el fun­cio­na­mien­to de su in­tes­tino”. Ade­más, aña­de que, “jun­to con la vi­ta­mi­na D, hay que aso­ciar la vi­ta­mi­na K2, que com­ple­ta la ac­ción de la pri­me­ra, al to­mar el cal­cio de la san­gre y fi­jar­lo na­tu­ral­men­te al hue­so. Así, se com­ple­ta la osi­fi­ca­ción per­di­da por es­ta pa­to­lo­gía”, con­clu­ye la mé­di­ca clí­ni­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.