No­ve­do­sa Te­ra­pia Clark pa­ra pu­ri­fi­car el or­ga­nis­mo

La doc­to­ra ca­na­dien­se Hul­da Clark des­cu­brió tras dé­ca­das de in­ves­ti­ga­ción que el ori­gen de to­das las en­fer­me­da­des es el mis­mo: pa­rá­si­tos y tó­xi­cos. Di­se­ñó pa­ra com­ba­tir­los un sis­te­ma de au­to­cu­ra­ción con so­lu­cio­nes na­tu­ra­les y sin efec­tos se­cun­da­rios.

Diario de la Salud - - EN NÚMEROS - Por Dr. Ig­na­cio Cha­mo­rro Bal­da, úni­co dis­cí­pu­lo di­rec­to de la Dra. Hul­da Clark en Es­pa­ña. www.ins­ti­tu­to­clark.com

Cin­cuen­ta años de in­ves­ti­ga­ción y la cu­ra­ción de cien­tos de pa­cien­tes, mu­chos de ellos en­fer­mos ter­mi­na­les, res­pal­dan el tra­ba­jo de la doc­to­ra Hul­da Clark, que afir­ma que el ori­gen de la ma­yo­ría de las en­fer­me­da­des es­tá en los pa­rá­si­tos, vi­rus y bac­te­rias que se ali­men­tan de la mul­ti­pli­ci­dad de tó­xi­cos, quí­mi­cos y me­ta­les pe­sa­dos con los que he­mos con­ta­mi­na­do el me­dioam­bien­te y en­ve­ne­na­do nues­tros cuer­pos.

IN­TRU­SOS EN TO­DO NUES­TRO CUER­PO

La doc­to­ra Clark fue con­si­de­ra­da por mu­chos la ma­yor ex­per­ta a ni­vel mun­dial en fi­sio­lo­gía ce­lu­lar de su épo­ca y tu­vo que Es­ta­dos Uni­dos por el aco­so de las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias de­bi­do a la ame­na­za que su­po­nía pa­ra la me­di­ci­na or­to­do­xa el éxi­to de su te­ra­pia. Se ins­ta­ló en Mé­xi­co, don­de con­ti­núo sus es­tu­dios y es­ta­ble­ció una clí­ni­ca, Cen­tury Nu­tri­tion Cli­nic, que só­lo acep­ta pa­cien­tes de cán­cer en es­ta­do ter­mi­nal.

Tras años de in­ves­ti­ga­ción, la doc­to­ra Clark lle­gó a la con­clu­sión que, en úl­ti­ma ins­tan­cia, la cau­sa de to­das las en­fer­me­da­des –in­clui­do el cán­cer– son los pa­rá­si­tos que es­tán pre­sen­tes en el cuer­po de to­das las per­so­nas.

Ge­ne­ral­men­te, el cuer­po los ex­cre­ta cuan­do es­tán en sus fa­ses ini­cia­les y no lle­gan a adul­tos. Pe­ro, al­go dis­tin­to su­ce­de cuan­do en nues­tro or­ga­nis­mo hay abun­dan­cia de tó­xi­cos o sol­ven­tes, co­mo el ben­ceno o el al­cohol iso­pro­pí­li­co. Con­su­mi­mos dia­ria­men­te es­tas sus­tan­cias tó­xi­cas en re­fres­cos, agua en­va­sa­da y co­mi­da pro­ce­sa­da. Otra fuen­te de con­ta­mi­na­ción son los pro­duc­tos de higiene cor­po­ral, que con­tie­nen to­xi­nas que se ab­sor­ben a tra­vés de la piel y el pe­lo.

La acu­mu­la­ción de es­tas sus­tan­cias tó­xi­cas de­bi­li­ta el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co de al­gu­nas par­tes del cuer­po (ti­roi­des, sis­te­ma lin­fá­ti­co, piel) per­mi­tien­do que los pa­rá­si­tos crez­can en esas zo­nas.

Du­ran­te sus años de in­ves­ti­ga­ción, la doc­to­ra Clark ha exa­mi­na­do cien­tos de per­so­nas con cán­cer y SI­DA, y en to­dos ellos en­con­tró pa­rá­si­tos e in­mu­no­su­pre­sión de­bi­da a sus­tan­cias tó­xi­cas. Con­si­guió su re­cu­pe­ra­ción com­ple­ta al eli­mi­nar los pa­rá­si­tos del cuer­po de sus pa­cien­tes.

SIS­TE­MA DE AU­TO­CU­RA­CIÓN

“No im­por­ta lo lar­ga y con­fu­sa que sea la lis­ta de sín­to­mas de una per­so­na, des­de fa­ti­ga cró­ni­ca o in­fer­ti­li­dad has­ta pro­ble­mas men­ta­les, en to­dos los ca­sos tie­nen en su cuer­po tó­xi­cos y/o pa­rá­si­tos. Nun­ca he en­con­tra­do que la fal­ta de ejer­ci­cio, de­fi­cien­cias vi­ta­mí­ni­cas, ni­ve­les hor­mo­na­les o cual­quier otro fac­tor, sea una cau­sa pri­ma­ria o un ele­men­to de­ter­mi­nan­te de la en­fer­me­dad. Así que la so­lu­ción pa­ra go­zar de bue­na sa­lud es ob­via”, ase­gu­ró la doc­to­aban­do­nar ra Hul­da Clark.

En su li­bro “Te­ra­pia Clark. Sa­lud y pre­ven­ción pa­ra to­das las eda­des”, el doc­tor Ig­na­cio Cha­mo­rro Bal­da ex­pli­ca que el mé­to­do crea­do por la doc­to­ra Clark no es más que un sis­te­ma de au­to­cu­ra­ción, “pues al eli­mi­nar esos pa­tó­ge­nos y tó­xi­cos el or­ga­nis­mo va re­cu­pe­ran­do su nor­mal fun­cio­na­mien­to por sí so­lo, es de­cir, no lo for­za­mos de nin­gu­na ma­ne­ra pa­ra que mo­di­fi­que sus fun­cio­nes na­tu­ra­les. Sim­ple­men­te lim­pian­do nues­tro cuer­po de es­tos dos ele­men­tos aje­nos a él co­men­za­rá a re­cu­pe­rar su fun­cio­na­li­dad y sa­lud”.

“La ca­rac­te­rís­ti­ca prin­ci­pal de la Te­ra­pia Clark es que tra­ta­mos el or­ga­nis­mo co­mo un to­do, en­ten­dien­do que nues­tros ór­ga­nos es­tán in­ter­re­la­cio­na­dos, con lo cual la so­bre­car­ga o pa­ra­si­ta­ción de uno de ellos, ade­más de afec­tar a és­te, re­per­cu­ti­rá di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te en el fun­cio­na­mien­to de otros ór­ga­nos y por tan­to en to­do nues­tro or­ga­nis­mo”, agre­ga Cha­mo­rro Bal­da en su li­bro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.