Pen­sa­mien­tos po­si­ti­vos CON­TRA EL DO­LOR

A tra­vés de los pen­sa­mien­tos se pue­de ayu­dar a cal­mar el mal que nos aque­ja.

Diario de la Salud - - EN NÚMEROS -

Sue­na a bro­ma pe­sa­da y cuan­do nos sen­ti­mos mal (pe­ro mal de ver­dad) no te­ne­mos ga­nas de cuen­tos ni en­ga­ños pe­ro, ¿qué pa­sa­ría si real­men­te, con unos sim­ples cam­bios de há­bi­tos, apren­de­mos a ma­ne­jar ese do­lor cró­ni­co que nos acom­pa­ña y nos po­ne de mal hu­mor? Si ya pro­bó con cal­man­tes, me­di­ca­ción y los do­lo­res no se van, va­le la pe­na po­ner en prác­ti­ca es­tos con­se­jos pa­ra que el do­lor no sea tan in­ten­so. So­lo bas­ta con re­la­jar­se y que no to­do pa­se por ese ma­les­tar, ya que la an­sie­dad es ma­la com­pa­ñe­ra. Exis­ten di­ver­sas es­tra­te­gias pa­ra es­tar me­jor sin acu­dir a los re­me­dios co­mo la res­pi­ra­ción, la hip­no­sis o tan só­lo leer un buen li­bro. Es cues­tión de es­tar pre­dis­pues­to, te­ner un po­co de pa­cien­cia y to­mar­se unos mi­nu­tos. ¡Ade­lan­te!

ACEP­TAR LA SI­TUA­CIÓN

Desear que el do­lor se va­ya lo an­tes po­si­ble ge­ne­ra an­sie­dad, an­gus­tia y tam­bién más su­fri­mien­to. Pa­ra evi­tar esa bo­la de nie­ve, la pro­pues­ta es acep­tar­lo y agra­de­cer a la zo­na del cuer­po afec­ta­da to­das las fun­cio­nes que cum­plió sin nin­gu­na mo­les­tia. El cuer­po ha­bla y si por ejem­plo, el do­lor es en la es­pal­da es pro­ba­ble que ne­ce­si­te des­ple­gar las alas o que es­té car­gan­do una gran mo­chi­la. Por eso, cam­bie el enfoque y pre­gún­te­le al área afec­ta­da qué ne­ce­si­ta en lu­gar de cen­trar­se en lo que ne­ce­si­ta uno mis­mo.

PUN­TA­JE AL DO­LOR

Cuan­do una par­te del cuer­po nos mo- les­ta, so­le­mos ma­ni­fes­tar­nos con gri­tos y que­jas. Pe­ro si lo pen­sa­mos dos ve­ces, el ma­les­tar en sí mis­mo pue­de has­ta no me­re­cer tan­ta aten­ción de nues­tra par­te. Pa­ra evi­tar la au­to­com­pla­cen­cia, con­vie­ne ca­li­fi­car el ni­vel de do­lor en una es­ca­la del 1 al 10. Si al ma­les­tar le co­rres­pon­de un sim­ple 4, no fo­ca­li­ce tan­to en él y si­ga su rit­mo de vi­da, con sus ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas. Y no ol­vi­de que si su­ma a la do­len­cia pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos, ese 4 pue­de sen­tir­se co­mo un 8.

RE­TAR A DUE­LO

Si es una per­so­na com­pe­ti­ti­va, es­ta téc­ni­ca pue­de ser­vir de mu­cha ayu­da. Es sim­ple: una mo­les­tia no lo pue­de ven­cer tan fá­cil­men­te; pue­de plan­tear­se desafiar­la al má­xi­mo pa­ra ver quién ga­na. Es­ta con­sig­na ayu­da­rá a que se le ocu­rran dis­tin­tas ideas, co­mo por ejem­plo, ali­viar el área afec­ta­da con ca­lor o frío, pro­bar con una cla­se de yo­ga o edu­car el cuer­po pa­ra en­con­trar la pos­tu­ra in­di­ca­da que no le ge­ne­re más mo­les­tias. Pa­ra lo­grar el ob­je­ti­vo, re­cuer­de que des­pués de mu­cho su­fri­mien­to, lle­ga el ali­vio. Y pien­se que ese es­ta­do que an­he­la, de­pen­de de su vo­lun­tad.

EL DO­LOR NO NOS DE­FI­NE

Es muy co­mún que las do­len­cias (so­bre to­do las cró­ni­cas) re­per­cu­tan en la au­to­es­ti­ma. No de­be de­jar que eso su­ce­da, y no es di­fí­cil lo­grar­lo. Nun­ca de­be ol­vi­dar que el ma­les­tar es una con­di­ción y no una ca­rac­te­rís­ti­ca de su per­so­na, co­mo pue­de ser el sen­ti­do del hu­mor, el ta­len­to pa­ra las ar­tes o la ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo. En es­tos mo­men­tos, es bueno te­ner pre­sen­te que es una per­so­na ex­tra­or­di­na­ria que es­tá pa­san­do por una si­tua­ción di­fí­cil y que tar­de o tem­prano, se sen­ti­rá me­jor.

UN LI­BRO CO­MO COM­PA­ÑÍA

No cen­trar los pen­sa­mien­tos en el ma­les­tar, ali­via por eso es bueno ai­rear la men­te. Una for­ma fá­cil y eco­nó­mi­ca de ha­cer­lo es le­yen­do un li­bro. Eli­ja una his­to­ria de lec­tu­ra sim­ple ya que eso lo va a man­te­ner en­tre­te­ni­do. Si no le gus­ta leer, pue­de ele­gir una se­rie con va­rias tem­po­ra­das pa­ra ir des­cu­brien­do no­ve­da­des ca­pí­tu­lo tras ca­pí­tu­lo. La idea es man­te­ner­se en fo­co pa­ra abs­traer­te de las mo­les­tias.

PEN­SA­MIEN­TOS PO­SI­TI­VOS

Cen­trar­se en el su­fri­mien­to no ayu­da y man­te­ner­se en la que­ja, mu­cho me­nos. Por eso, cuan­do sien­ta do­lor o ma­les­tar, es bueno pen­sar en to­das las co­sas bue­nas que sí le pa­san; re­unir­se de per­so­nas con ac­ti­tud po­si­ti­va, con­ser­var el sen­ti­do del hu­mor así co­mo tam­bién cui­dar su ali­men­ta­ción y em­pe­zar a rea­li­zar ejer­ci­cio fí­si­co pro­gre­si­vo. Pue­de pla­near ac­ti­vi­da­des que le den ale­gría, sin exi­gen­cias y con ob­je­ti­vos cla­ros y reales, a cor­to pla­zo pa­ra evi­tar la frus­tra­ción.

CO­NEC­TAR CON LOS SEN­TI­DOS

Re­cuer­de un mo­men­to de ale­gría re­la­cio­na­do con al­gu­na sen­sa­ción. Un lin­do pai­sa­je que ha­ya vi­si­ta­do y le trai­ga lin­dos re­cuer­dos; el aro­ma de la ni­ñez; el sa­bor de las co­mi­das ca­se­ras de una ma­dre o abue­la; la sua­vi­dad de una ca­ri­cia; el can­to de los pá­ja­ros. To­do va­le pa­ra po­ner la vis­ta, el ol­fa­to, el gus­to, el tac­to y el oí­do a su fa­vor y así, a tra­vés de la men­te, ale­jar­se de la do­len­cia. Es­tas vi­sua­li­za­cio­nes son muy uti­li­za­das pa­ra sen­tir al­go de ali­vio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.