Me­di­das efec­ti­vas pa­ra com­ba­tir el den­gue y el zi­ka

Con me­di­das sen­ci­lla, pe­ro cons­tan­tes, es po­si­ble eli­mi­nar la in­cu­ba­ción de mos­qui­tos en los ho­ga­res.

Diario de la Salud - - EN NÚMEROS -

La lle­ga­da del ve­rano y las al­tas tem­pe­ra­tu­ras ha­cen más permea­ble la pro­pa­ga­ción de los vi­rus del den­gue, zi­ka y chi­kun­gun­ya da­do que el ca­lor fa­vo­re­ce la re­pro­duc­ción de los mos­qui­tos y con las llu­vias, los in­sec­tos en­cuen­tran nue­vos es­pa­cios pa­ra vi­vir y po­ner sus hue­vos.

Es­tas tres en­fer­me­da­des son in­fec­cio­nes que se trans­mi­ten por las pi­ca­du­ras del mos­qui­to Ae­des aegy­pti, cu­yas lar­vas sue­len pro­li­fe­rar en los re­ci­pien­tes con agua es­tan­ca­da.

ASÍ SE TRANS­MI­TEN

Tan­to el den­gue co­mo el zi­ka son en­fer­me­da­des vi­ra­les trans­mi­ti­das por la pi­ca­du­ra del mos­qui­to Ae­des aegy­pti. Cuan­do el mos­qui­to se ali­men­ta con san­gre de una per­so­na in­fec­ta­da y lue­go pi­ca a otras per­so­nas les trans­mi­te la en­fer­me­dad. Las ma­ni­fes­ta­cio­nes clí­ni­cas del den­gue va­rían se­gún la edad del pa­cien­te e in­clu­yen: fie­bre, erup­cio­nes cu­tá­neas, do­lor de ca­be­za agu­do (par­ti­cu­lar­men­te de­trás de los ojos) y do­lo­res mus­cu­la­res y ar­ti­cu­la­res.

En tan­to, el vi­rus del zi­ka pue­de pre­sen­tar­se sin sín­to­mas o con ma­ni­fes­ta­cio­nes co­mo: fie­bre, erup­ción, do­lor ar­ti­cu­lar y en­ro­je­ci­mien­to de los ojos. An­te los pri­me­ros sín­to­mas, es im­por­tan­te no au­to­me­di­car­se y con­sul­tar de in­me­dia­to a un mé­di­co.

PRE­VEN­CIÓN PA­SO A PA­SO

Da­do que aún no se ha desa­rro­lla­do una va­cu­na pa­ra evi­tar es­tas en­fer­me­da­des, la me­jor pre­ven­ción es ma­tar las lar­vas de los mos­qui­tos an­tes que ma­du­ren. En es­te sen­ti­do, es fun­da­men­tal eli­mi­nar y de­sin­fec­tar con la­van­di­na a fon­do to­dos los po­si­bles re­fu­gios de es­tos mos­qui­tos pa­ra evi­tar que en­cuen­tren lu­ga­res don­de de­po­si­tar sus hue­vos. Es­to pue­de lo­grar­se con me­di­das sen­ci­llas co­mo:

Va­ciar los re­ci­pien­tes de agua es­tan­ca- da, in­clu­so los pe­que­ños.

Evi­tar de­jar bo­te­llas, fras­cos, pla­ti­tos, neu­má­ti­cos o cual­quier ob­je­to al ai­re li­bre que pue­da al­ma­ce­nar agua en la que pue­dan re­pro­du­cir­se las lar­vas del mos­qui­to.

En­jua­gar el re­ci­pien­te con una so­lu­ción de dos par­tes de agua y una par­te de la­van­di­na en gel.

Agre­gar dos cu­cha­ra­das de la­van­di­na en gel por ca­da cin­co li­tros de agua es­tan­ca­da. Es me­jor usar la la­van­di­na en las pis­ci­nas, en los plu­via­les y en las áreas de agua es­tan­ca­da don­de se en­cuen­tran gran­des con­cen­tra­cio­nes de lar­vas.

Du­pli­car la con­cen­tra­ción de la­van­di­na en el agua es­tan­ca­da si las lar­vas son ma­yo­res y cla­ra­men­te vi­si­bles con la for­ma de pe­que­ños mos­qui­tos.

Es­ti­mar la can­ti­dad de agua es­tan­ca­da en los re­ci­pien­tes gran­des que no se pue­den va­ciar. La con­cen­tra­ción de la­van­di­na en gel que se uti­li­ce de­pen­de­rá de la can­ti­dad de agua es­ti­ma­da.

Re­pe­tir las apli­ca­cio­nes de la­van­di­na en gel si fue­ra ne­ce­sa­rio.

Hu­me­de­cer un pa­ño con la­van­di­na en gel y pa­sar­lo por el bor­de de los bi­do­nes u otros de­pó­si­tos de agua. Bas­ta una cu­cha­ra­da ti­po so­pe­ra de la­van­di­na en gel en cin­co li­tros pa­ra ob­te­ner un buen ex- ter­mi­na­dor.

Si es ne­ce­sa­rio al­ma­ce­nar agua en con­te­ne­do­res, ase­gu­rar­se de que es­tén bien ta­pa­dos pa­ra que los mos­qui­tos no pue­dan en­trar y de­po­si­tar los hue­vos.

Lim­piar bien los con­te­ne­do­res pri­me­ro pa­ra eli­mi­nar la su­cie­dad y lue­go con la­van­di­na en gel pa­ra lim­piar­los an­tes de lle­nar­los con agua. Pa­ra ello, usar 24 mm de la­van­di­na en gel por ca­da li­tro de agua, pre­via lim­pie­za de los re­ci­pien­tes me­dian­te agua y ja­bón.

Si no se pue­de ta­par los con­te­ne­do­res, apli­car una cu­cha­ra­da so­pe­ra de la­van­di­na en gel por ca­da cua­tro li­tros, por se­ma­na.

Re­no­var el agua de los be­be­de­ros de las mas­co­tas to­dos los días y lim­piar­los re­gu­lar­men­te con de­ter­gen­te.

Cam­biar el agua de los flo­re­ros a dia­rio u op­tar por pro­duc­tos al­ter­na­ti­vos (ge­les o are­na hú­me­da) en lu­gar de agua. Es­to tam­bién es im­por­tan­te en las plan­tas de in­te­rior y jar­di­nes de in­vierno: aun­que apa­ren­ten te­ner agua lim­pia, las lar­vas sue­len es­con­der­se en­tre las raí­ces.

Des­ta­par los desagües plu­via­les con fre­cuen­cia. Se pue­de va­ciar una bo­te­lla en­te­ra de la­van­di­na en gel pa­ra eli­mi­nar el agua es­tan­ca­da en los desagües.

Man­te­ner los pa­tios y jar­di­nes des­ma­le­za­dos.

Evi­tar acu­mu­lar ba­su­ra, ti­rar­la en bol­sas plás­ti­cas ce­rra­das y man­te­ner en con­te­ne­do­res ce­rra­dos.

Fuen­te: Vim, la­van­di­na en gel.

NO SE DE­JE PI­CAR

Ade­más de es­tas me­di­das, es fun­da­men­tal evi­tar las pi­ca­du­ras de mos­qui­tos, por lo que se acon­se­ja:

Usar re­pe­len­te so­bre la piel ex­pues­ta y la ro­pa ca­da tres ho­ras.

Co­lo­car es­pi­ra­les y ta­ble­tas re­pe­len­tes en los ho­ga­res.

Uti­li­zar ma­llas o te­la me­tá­li­ca en puer­tas ven­ta­nas. Evi­tar, en lo po­si­ble, es­tar a la in­tem­pe­rie en las ho­ras de ma­yor pro­li­fe­ra­ción de mos­qui­tos (a la ma­ña­na tem­prano y al atar­de­cer).

Pro­te­ger cu­nas y co­che­ci­tos del be­bé con tu­les, en es­pe­cial cuan­do per­ma­nez­can en ex­te­rio­res.

Dor­mir en lu­ga­res que es­tén pro­te­gi­dos con mos­qui­te­ros.

To­mar re­cau­dos cuan­do se via­ja a zo­nas don­de sue­len cir­cu­lar los vi­rus pa­ra pre­ve­nir la in­fec­ción y el pos­te­rior con­ta­gio.

Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), en el mun­do se pro­du­cen 50 mi­llo­nes de ca­sos de den­gue por año. Ac­tual­men­te, se es­ti­ma que el 40% de la po­bla­ción mun­dial es­tá en ries­go de con­traer la en­fer­me­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.