Emo­cio­nes a flor de piel du­ran­te las Fies­tas

Diario de la Salud - - EN NÚMEROS - Ma­ría Noel Lu­cano MN 34260 Lic. en psi­co­lo­gía Es­pe­cia­li­za­da en coaching on­to­ló­gi­co

Des­de ha­ce años, en di­ciem­bre au­men­tan las con­sul­tas de nue­vos pa­cien­tes o ex­pa­cien­tes que de­ci­den re­to­mar la te­ra­pia. El de­no­mi­na­dor co­mún que cir­cu­la en es­tos mo­men­tos del año es cier­to ma­les­tar que apa­re­ce a raíz de las fies­tas de na­vi­dad y fin de año.

Fa­mi­lias des­mem­bra­das, con­flic­tos fa­mi­lia­res, due­lo por los que ya no es­tán, un ba­lan­ce per­so­nal ne­ga­ti­vo, pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, tris­te­za o so­le­dad sue­len ser los te­mas que cir­cu­lan en las se­sio­nes y si bien no son te­má­ti­cas ex­clu­si­vas de es­ta épo­ca, pa­re­cie­ra que es­tas fe­chas las de­jan en evi­den­cia, sin fil­tro ni dis­fra­ces. Los sen­ti­mien­tos de an­gus­tia se in­ten­si­fi­can y aflo­ran en las fies­tas.

EL 24 ME AN­GUS­TIA

Las ce­le­bra­cio­nes no son tris­tes, la na­vi­dad no lle­va im­plí­ci­ta la an­gus­tia, pe­ro in­ten­si­fi­ca y agra­va los es­ta­dos de áni­mo. Las per­so­nas con de­ter­mi­na­das ca­rac­te­rís­ti­cas me­lan­có­li­cas, de­pre­si­vas o an­sio­sas son más vul­ne­ra­bles a su­frir es­trés emo­cio­nal, ya que du­ran­te es­tas fe­chas sus sín­to­mas se acen­túan. Las si­tua­cio­nes de es­trés ne­ga­ti­vo los em­peo­ran.

Mien­tras en la te­le­vi­sión, en la ra­dio o en las vi­drie­ras de los lo­ca­les pa­re­cie­ra que to­do es amor, fe­li­ci­dad y éxi­to, hay per­so­nas que la pa­san mal y ob­ser­van “des­de afue­ra” la di­cha de los otros que en es­te mo­men­to les es­tá sien­do ne­ga­da.

Más allá de la par­ti­cu­la­ri­dad de ca­da ma­les­tar in­di­vi­dual, ca­si to­das es­tas per­so­nas sien­ten que es­tán en fal­ta, co­mo si no pu­die­ran sen­tir­se mal pa­ra es­tas fe­chas en las cua­les se su­po­ne que to­do es fes­te­jo y ale­gría. Per­ci­ben al­go si­mi­lar a cier­ta im­po­si­ción so­bre có­mo de­be­rían sen­tir­se y co­mo de­be­rían fes­te­jar, al­go que de he­cho no les es­tá pa­san­do. O sea que ade­más de su pro­pio su­fri­mien­to, sur­ge otro que tie­ne que ver con el he­cho de sen­tir­se ex­clui­do y has­ta in­com­pren­di­do por quie­nes apa­ren­te­men­te dic­tan las re­ce­tas de có­mo “fes­te­jar fe­li­ces”.

La vo­rá­gi­ne del con­su­mo, de lo que se su­po­ne que “hay que ha­cer” y con quie­nes sa­lir a fes­te­jar mar­can ten­den­cias que mu­chas ve­ces no re­fle­jan el de­seo de la so­cie­dad en ge­ne­ral, sino de cier­to sec­tor que im­pul­sa el mo­vi­mien­to eco­nó­mi­co so­bre to­do en es­tas fe­chas.

Es fun­da­men­tal no per­der­se en es­te fre­ne­sí de man­da­tos so­cia­les y cul­tu­ra­les que se im­po­nen y per­mi­tir­se es­cu­char lo que le su­ce­de real­men­te, lo que desea ha­cer, lo que le pa­re­ce im­por­tan­te y a qué le da prio­ri­dad.

En de­fi­ni­ti­va, us­ted es due­ño de su vi­da y sus de­ci­sio­nes. Ol­vi­dar es­to lo de­ja vul­ne­ra­ble y ex­pues­to al de­seo del otro, al­go que pue­de ele­gir que no le vuel­va a su­ce­der es­te fin de año.

¿BA­LAN­CES PA­RA QUÉ?

En es­ta épo­ca del año las emo­cio­nes en­con­tra­das aflo­ran y apa­re­cen los tan odia­dos o va­lo­ra­dos ba­lan­ces de fin de año: aná­li­sis y eva­lua­ción de lo que se ha re­co­rri­do du­ran­te los úl­ti­mos 12 me­ses, lo lo­gra­do y lo pen­dien­te, par­tien­do de aque­llo que se pro­pu­so co­mo ob­je­ti­vo o me­ta a al­can­zar y con­si­de­ran­do a su vez, lo que sur­gió es­pon­tá­nea­men­te, así co­mo te­nien­do en cuen­ta lo que que­da co­mo un pen­dien­te pa­ra el año si­guien­te.

Si bien rea­li­zar un ba­lan­ce de fin de año im­pli­ca un tra­ba­jo y una re­vi­sión ex­haus­ti­va, sue­le ser muy pro­duc­ti­vo. Hay per­so­nas que no lo re­gis­tran co­mo una ne­ce­si­dad o no ma­ni­fies­tan in­te­rés por ha­cer­los, sien­ten te­mor o cier­ta re­sis­ten­cia a pa­sar por es­te pro­ce­so, mien­tras otros los con­si­de­ran va­lio­sos.

Aque­llos que no lo con­si­de­ran ne­ce­sa­rio, sue­len ser per­so­nas que no tien­den a pro­gra­mar sus pro­yec­tos, no se de­tie­nen a “di­se­ñar” o dia­gra­mar el ca­mino que van a desa­rro­llar, ni las ac­cio­nes que desean lle­var a ca­bo.

En cam­bio, las per­so­nas que apre­cian lo pro­duc­ti­vo de ha­cer un ba­lan­ce, pe­ro te­men rea­li­zar­lo, sue­len sen­tir cul- pa por no con­si­de­rar­se ca­pa­ces de al­can­zar lo que se han pro­pues­to y no lo­gran ver lo que sí han he­cho, pro­ba­ble­men­te por con­tar con un ele­va­do ni­vel de au­to­exi­gen­cia.

Ad­qui­rir el re­gis­tro de don­de es­tá po­si­cio­na­do en torno a sus ob­je­ti­vos, lue­go de de­ter­mi­na­da can­ti­dad de tiem­po, es lo fun­da­men­tal­men­te pro­duc­ti­vo de ha­cer un ba­lan­ce. Es­to per­mi­te ana­li­zar no so­lo lo que se hi­zo o no en tér­mi­nos cuán­ti­cos, sino ob­ser­var qué fun­cio­nó (en torno a las ac­cio­nes im­ple­men­ta­das) y qué se ne­ce­si­ta me­jo­rar o mo­di­fi­car.

Con es­ta in­for­ma­ción sue­le ser más efec­ti­va la pla­ni­fi­ca­ción de pro­yec­tos o de me­tas pa­ra el pró­xi­mo año. De es­ta ma­ne­ra se ca­pi­ta­li­za el tiem­po y la ener­gía invertida en los ob­je­ti­vos a al­can­zar.

¿CÓ­MO PA­SAR­LA ME­JOR?

Si­ga es­tos con­se­jos pa­ra po­der dis­fru­tar de las fies­tas.

• Ha­ga lo que ten­ga ga­nas, sál­ga­se de los man­da­tos y quie­bre cier­tos paradigmas. Pá­re­se en un lu­gar di­fe­ren­te des­de su de­seo y creen­cias.

• Ad­hié­ra­se a sus pro­pias con­vic­cio­nes y no a lo que el co­mún de la gen­te ha­ce, in­clu­si­ve en los ca­sos que es­to lle­ve a rom­per cier­tas cos­tum­bres.

• Prio­ri­ce su de­seo y ne­ce­si­dad en fun­ción del mo­men­to que es­tá atra­ve­san­do. La épo­ca de las fies­tas es com­ple­ja, in­de­pen­dien­te­men­te del con­tex­to so­cial y cul­tu­ral com­pli­ca­do.

• Ro­dée­se de gen­te que, aun­que no sean los que siem­pre han es­ta­do a su la­do, sea gen­te que lo nu­tra, que lo ins­pi­re, que ten­ga bue­na ener­gía y que ha­ga el es­fuer­zo co­ti­diano de de­jar to­da la ma­la vi­bra afue­ra.

• Co­mu­ní­que­se po­si­ti­va­men­te pa­ra evi­tar ma­len­ten­di­dos y po­der ex­pre­sar co­rrec­ta­men­te lo que quie­re de­cir.

• Iden­ti­fi­que los dis­pa­ra­do­res del es­trés: las reunio­nes, las re­la­cio­nes fa­mi­lia­res, los ba­lan­ces per­so­na­les, las pér­di­das.

• Co­rri­ja pen­sa­mien­tos fa­ta­les y no se preo­cu­pe tan­to por lo que no se pue­de con­tro­lar.

• No pre­ten­da si­mu­lar ser fe­liz a to­da cos­ta. Ha­ga lo que sien­te, lo que desea, res­pe­tan­do ne­ce­si­da­des y sen­ti­mien­tos. ¡No agran­de las co­sas más de lo que son!

• Pi­da ayu­da. Re­to­mar el con­tac­to con ami­gos y fa­mi­lia­res for­ta­le­ce su red de con­ten­ción.

• Con­si­de­re la bús­que­da de ayu­da pro­fe­sio­nal, si se ma­ni­fies­tan sín­to­mas de an­gus­tia o an­sie­dad.

“Es fun­da­men­tal no per­der­se en es­te fre­ne­sí de man­da­tos so­cia­les y cul­tu­ra­les que se im­po­nen y per­mi­tir­se es­cu­char lo que le su­ce­de real­men­te, lo que desea ha­cer, lo que le pa­re­ce im­por­tan­te y a qué le da prio­ri­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.