La re­sis­ten­cia a los an­ti­bió­ti­cos, una ame­na­za pa­ra to­mar con­cien­cia

Diario de la Salud - - EN NÚMEROS -

La OMS aler­tó “el cam­bio no pue­de es­pe­rar. Se nos aca­ba la era de los an­ti­bió­ti­cos”. El mal uso de es­tos ma­ra­vi­llo­sos re­me­dios que han sal­va­do mi­llo­nes de vi­das po­ne en ja­que a la sa­lud mun­dial, y ya se es­tá trabajando pa­ra evi­tar que em­peo­re el futuro.

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) ca­ta­lo­gó a la re­sis­ten­cia a los an­ti­bió­ti­cos – que es la ca­pa­ci­dad de bac­te­rias y otros or­ga­nis­mos no­ci­vos de re­sis­tir a los me­di­ca­men­tos di­se­ña­dos pa­ra eli­mi­nar­los- co­mo una de las ma­yo­res ame­na­zas pa­ra la sa­lud mun­dial. Se cal­cu­la que ca­da año unas 700.000 per­so­nas mue­ren en to­do el mun­do por es­ta cau­sa y que, de no to­mar­se me­di­das al res­pec­to, esa ci­fra lle­ga­rá a los 10 mi­llo­nes pa­ra el año 2050.

Asi­mis­mo, de­ta­lló que el mal uso y el abu­so sis­te­má­ti­co de es­tos fár­ma­cos en la me­di­ci­na y en la pro­duc­ción de ali­men­tos pu­sie­ron en ries­go a to­das las na­cio­nes. Hay po­cos nue­vos an­ti­mi­cro­bia­nos de re­cam­bio en fa­se de in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo. Sin me­di­das ar­mo­ni­za­das e in­me­dia­tas a es­ca­la mun­dial, se avan­za ha­cia una era post an­ti­bió­ti­ca en la que in­fec­cio­nes co­mu­nes po­drían vol­ver a ser mor­ta­les.

Es­ta preo­cu­pa­ción de la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca cre­ce día tras día, ya que la ta­sa de re­sis­ten­cia a las mo­lé­cu­las con ac­ción an­ti­bió­ti­ca de uso ha­bi­tual es muy al­ta, y es­to cau­sa más en­fer­mos y muer­tes; fun­da­men­tal­men­te de quie­nes se in­ter­nan en los hos­pi­ta­les y que pue­den lle­gar a con­traer al­gu­na “in­fec­ción aso­cia­da al cui­da- do de la sa­lud” (an­tes de­no­mi­na­da in­tra­hos­pi­ta­la­ria o no­so­co­mial).

GÉR­ME­NES CRU­ZA­DOS

Ex­per­tos reuni­dos en el VIII Con­gre­so de la So­cie­dad Ar­gen­ti­na de Bac­te­rio­lo­gía, Mi­co­lo­gía y Pa­ra­si­to­lo­gía Clí­ni­ca (SADEBAC) ex­pli­ca­ron que el fo­co del pro­ble­ma no es só­lo en el ám­bi­to hos­pi­ta­la­rio y sa­na­to­rial sino que in­clu­ye tam­bién a cen­tros asis­ten­cia­les co­mo hos­pi­ta­les de día, ge­riá­tri­cos y has­ta las in­ter­na­cio­nes do­mi­ci­lia­rias. Es­to re­pre­sen­ta un nue­vo pa­ra­dig­ma a ni­vel mun­dial, don­de es­tán in­ter­re­la­cio­na­das la sa­lud hu­ma­na, ani­mal y am­bien­tal, y que in­vo­lu­cra un en­tre­cru­za­mien­to de gér­me­nes en­tre las tres.

“Es­tas in­fec­cio­nes aso­cia­das al cuidado de la sa­lud (IACS) es­tán ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­das a la uti­li­za­ción de dis­po­si­ti­vos mé­di­cos con los cua­les an­tes no con­tá­ba­mos. La me­di­ci­na ha avan­za­do enor­me­men­te, por lo cual aho­ra hay más pa­cien­tes con com­pro­mi­so de su sis­te­ma in­mu­ne (tras­plan­ta­dos, on­co­ló­gi­cos, etc.) ex­pues­tos mu­chas ve­ces a pro­ce­di­mien­tos in­va­si­vos que con­lle­van inevi­ta­ble ries­go de con­traer in­fec­cio­nes aso­cia­das al uso de los mis­mos”, sos­tu­vo el Dr. Jai­me Ko­vensky Pup­ko, Bio­quí­mi­co, Es­pe­cia­lis­ta en Bac­te­rio­lo­gía Clí­ni­ca UBA y Coor­di­na­dor de la Sub­co­mi­sión de An­ti­mi­cro­bia­nos de la So­cie­dad Ar­gen­ti­na de Bac­te­rio­lo­gía, Mi­co­lo­gía y Pa­ra­si­to­lo­gía Clí­ni­ca (SADEBAC), di­vi­sión de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Mi­cro­bio­lo­gía (AAM).

En es­te ám­bi­to, uno de los te­mas que más preo­cu­pa a la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca es la ba­ja ta­sa de ad­he­ren­cia al la­va­do de ma­nos del per­so­nal de sa­lud, que en nues­tro país no su­pera el 30 por cien­to.

“El ma­yor pro­ble­ma del no la­va­do de ma­nos es la trans­mi­sión de las bac­te­rias de mo­do ho­ri­zon­tal”, afir­mó la Dra. Adria­na Su­ca­ri, Bio­quí­mi­ca, Vi­ce­pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Mi­cro­bio­lo­gía (AAM) y Pre­si­den­te de SADEBAC. “Mé­di­cos, en­fer­me­ros, ki­ne­sió­lo­gos y to­do el per­so­nal de sa­lud que asis­te a un pa­cien­te

que es por­ta­dor de al­gu­na bac­te­ria re­sis­ten­te, pue­de di­se­mi­nar­la al pró­xi­mo pa­cien­te si no se hi­gie­ni­za las ma­nos en­tre uno y otro”, agre­gó.

Una de las ac­cio­nes ten­dien­tes a con­te­ner el avan­ce de las bac­te­rias mul­ti­rre­sis­ten­tes es disminuir las in­fec­cio­nes aso­cia­das al cuidado de la sa­lud. “Ca­da ins­ti­tu­ción mé­di­ca tie­ne que di­se­ñar e im­ple­men­tar un pro­gra­ma de vi­gi­lan­cia que in­clu­ya la bús­que­da de por­ta­do­res de bac­te­rias mul­ti­rre­sis­ten­tes y la apli­ca­ción de pre­cau­cio­nes es­tán­dar y de ais­la­mien­to de con­tac­to, pa­ra evi­tar la trans­mi­sión ho­ri­zon­tal, aque­lla que se pro­du­ce de un pa­cien­te a otro, o ge­ne­ral­men­te a tra­vés de las ma­nos del per­so­nal asis­ten­cial y del uso de ob­je­tos in­ani­ma­dos co­mo es­te­tos­co­pios, ter­mó­me­tros, etc.”, sos­tie­ne el Dr. Ko­vensky.

La ace­le­ra­ción ob­ser­va­da en las úl­ti­mas dé­ca­das so­bre la emer­gen­cia y di­se­mi­na­ción de la re­sis­ten­cia a los an­ti­mi­cro­bia­nos es­tá vin­cu­la­da al abu­so y mal uso de los an­ti­bió­ti­cos.

Ar­gen­ti­na fue uno de los pri­me­ros en im­ple­men­tar una es­tra­te­gia na­cio­nal: en 2015 se creó la Co­mi­sión Na­cio­nal pa­ra el Con­trol de la Re­sis­ten­cia An­ti­mi­cro­bia­na (CoNaCRA), en un ac­to con­jun­to en­tre los mi­nis­te­rios de Sa­lud y el de Ga­na­de­ría, Agricultura y Pes­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.