Có­mo me­jo­rar la vi­da co­ti­dia­na de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad

A ve­ces tem­po­ra­ria o per­ma­nen­te, la dis­ca­pa­ci­dad de las fun­cio­nes vi­ta­les es un im­pe­di­men­to pa­ra lle­var una vi­da dig­na y di­ná­mi­ca. Có­mo me­jo­rar­la to­dos los días.

Diario de la Salud - - EN NÚMEROS -

De­bi­do al en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción y al au­men­to de las en­fer­me­da­des cró­ni­cas la ta­sa de dis­ca­pa­ci­dad au­men­ta día a día. Se­gún datos del IN­DEC de es­te año, en la Ar­gen­ti­na 10 de ca­da 100 per­so­nas su­fre al­gún ti­po de li­mi­ta­ción fí­si­ca o in­te­lec­tual que di­fi­cul­ta sus ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas y las ubi­ca en si­tua­ción de de­sigual­dad res­pec­to de aque­llas que tie­nen sus ca­pa­ci­da­des con­ser­va­das.

En to­do el mun­do, las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad tie­nen peo­res re­sul­ta­dos sa­ni­ta­rios, peo­res re­sul­ta­dos aca­dé­mi­cos, una me­nor par­ti­ci­pa­ción eco­nó­mi­ca y unas ta­sas de po­bre­za más al­tas que las per­so­nas sin dis­ca­pa­ci­dad. En par­te, ello es con­se­cuen­cia de los obs­tácu­los que en­tor­pe­cen el ac­ce­so de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad a ser­vi­cios que se con­si­de­ran ob­vios, en par­ti­cu­lar la sa­lud, la edu­ca­ción, el em­pleo, el trans­por­te y la in­for­ma­ción. Esas di­fi­cul­ta­des se exa­cer­ban en las co­mu­ni­da­des me­nos fa­vo­re­ci­das.

PRO­BLE­MAS DEL FUN­CIO­NA­MIEN­TO HU­MANO

La dis­ca­pa­ci­dad es par­te de la con­di­ción hu­ma­na, es de­cir, ca­si to­das las per­so­nas con­vi­ven con una dis­ca­pa­ci­dad de ma­ne­ra tem­po­ral o per­ma­nen­te en al­gún mo­men­to de sus vi­das. Es­ta con­sis­te en una de­fi­cien­cia, li­mi­ta­ción o res­tric­ción pa­ra rea­li­zar ac­ti­vi­da­des y re­sul­ta de la in­ter­ac­ción en­tre la per­so­na que con­vi­ve con ella y los fac­to­res con­tex­tua­les (am­bien­ta­les y per­so­na­les). Mu­chas ve­ces las ba­rre­ras del en­torno evi­tan su par­ti­ci­pa­ción ple­na y efec­ti­va en la so­cie­dad en igual­dad de con­di­cio­nes con los de­más.

Se­gún la Cla­si­fi­ca­ción In­ter­na­cio­nal de Fun­cio­na­li­dad (CIF), los pro­ble­mas del fun­cio­na­mien­to hu­mano se agru­pan en tres ca­te­go­rías vin­cu­la­das en­tre sí:

De­fi­cien­cias: son pro­ble­mas en la fun­ción cor­po­ral o al­te­ra­cio­nes en la es­truc­tu­ra cor­po­ral, a me­nu­do iden­ti­fi­ca­das co­mo sín­to­mas o se­ña­les de con­di­cio­nes de sa­lud (por ejem­plo, pa­rá­li­sis o ce­gue­ra).

Li­mi­ta­cio­nes de la ac­ti­vi­dad: son di­fi­cul­ta­des pa­ra rea­li­zar ac­ti­vi­da­des (por ejem­plo, ca­mi­nar o co­mer).

Res­tric­cio­nes de par­ti­ci­pa­ción: son pro­ble­mas pa­ra par­ti­ci­par en cual­quier ám­bi­to de la vi­da (por ejem­plo, ser ob­je­to de dis­cri­mi­na­ción a la ho­ra de con­se­guir em­pleo o trans­por­te).

RE­PER­CU­SIÓN NE­GA­TI­VA DE LOS AM­BIEN­TES

El am­bien­te en que vi­ve una per­so­na tie­ne una enor­me re­per­cu­sión so­bre la ex­pe­rien­cia y el gra­do de la dis­ca­pa­ci­dad. Los am­bien­tes inac­ce­si­bles crean dis­ca­pa­ci­dad al ge­ne­rar ba­rre­ras que im­pi­den la par­ti­ci­pa­ción y la in­clu­sión.

Al­gu­nos ejem­plos de la re­per­cu­sión ne­ga­ti­va del am­bien­te son: una per­so­na sor­da que ca­re­ce de un in­tér­pre­te de len­gua de se­ñas; una per­so­na que uti­li­za una si­lla de rue­das en un edi­fi­cio que ca­re­ce de un ba­ño o as­cen­sor ac­ce­si­ble; y una per­so­na cie­ga que uti­li­za una compu­tado­ra que ca­re­ce de soft­wa­re pa­ra lec­tu­ra de pan­ta­lla.

Se pue­de mo­di­fi­car el am­bien­te pa­ra me­jo­rar las con­di­cio­nes de sa­lud, pre­ve­nir las de­fi­cien­cias y me­jo­rar los re­sul­ta­dos pa­ra las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad a par­tir de cam­bios en la nor­ma­ti­va, en las po­lí­ti­cas pú­bli­cas, en el for­ta­le­ci­mien­to de ca­pa­ci­da­des o por me­dio de avan­ces tec­no­ló­gi­cos que per­mi­tan con­tar, en­tre otros, con el di­se­ño ac­ce­si­ble en el am­bien­te cons­trui­do por el hom­bre y el trans­por­te; se­ña­li­za­ción que ayu­de a las per­so­nas con de­fi­cien­cias sen­so­ria­les; ser­vi­cios de sa­lud, reha­bi­li­ta­ción, edu­ca­ción y apo­yo más ac­ce­si­bles; más opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les y de em­pleo pa­ra las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad.

La pre­ven­ción de las con­di­cio­nes de sa­lud vin­cu­la­das a la dis­ca­pa­ci­dad es una cues­tión de desa­rro­llo. La aten­ción a los fac­to­res am­bien­ta­les (en­tre ellos, la nutrición, en­fer­me­da­des pre­ve­ni­bles, agua po­ta­ble y sa­nea­mien­to, se­gu­ri­dad vial y la­bo­ral) pue­de re­du­cir mu­chí­si­mo la in­ci­den­cia de las con­di­cio­nes de sa­lud que ge­ne­ran dis­ca­pa­ci­dad. Se su­gie­re to­mar me­di­das pa­ra evi­tar que un pro­ble­ma de sa­lud se pre­sen­te por me­dio de la edu­ca­ción (pre­ven­ción pri­ma­ria), rea­li­zar­se che­queos pa­ra de­tec­tar un pro­ble­ma de sa­lud de for­ma tem­pra­na y ac­tuar en con­se­cuen­cia (pre­ven­ción secundaria) y se­guir tra­ta­mien­tos pa­ra disminuir el im­pac­to de una en­fer­me­dad ya ins­ta­la­da res­tau­ran­do la fun­ción y dis­mi­nu­yen­do las com­pli­ca­cio­nes vin­cu­la­das a di­cha en­fer­me­dad, por ejem­plo, con se­sio­nes de reha­bi­li­ta­ción pa­ra los ni­ños con de­fi­cien­cias muscu­loes­que­lé­ti­cas (pre­ven­ción ter­cia­ria).

CUI­DA­DOS ES­PE­CIA­LES

Mien­tras ma­yor sea el gra­do de dis­ca­pa­ci­dad, ma­yo­res se­rán las ne­ce­si­da­des de asis­ten­cia. Cuan­do una per­so­na no pue­de au­to­va­ler­se y ne­ce­si­ta de cui­da­dos sa­ni­ta­rios es­pe­cí­fi­cos, de­be­rán ins­tru­men­tar­se las me­di­das ne­ce­sa­rias pa­ra que la aten­ción mé­di­ca que re­quie­re es­té am­plia­men­te fa­ci­li­ta­da. La li­mi­ta­ción que le im­po­ne su ca­pa­ci­dad fun­cio­nal re­du­ci­da mu­chas ve­ces es un im­pe­di­men­to pa­ra tras­la­dar­se a di­fe­ren­tes cen­tros asis­ten­cia­les y re­ci­bir la aten­ción que ne­ce­si­ta (prác­ti­cas de en­fer­me­ría, ki­ne­sio­te­ra­pia, fi­sio­te­ra­pia, con­trol mé­di­co, apo­yo psi­co­ló­gi­co, en­tre otros). La in­ter­na­ción do­mi­ci­lia­ria es un re­cur­so de mu­chí­si­ma uti­li­dad en es­tos ca­sos. So­lu­cio­na los en­go­rro­sos pro­ble­mas de tras­la­do, me­jo­ra el es­ta­do emo­cio­nal del pa­cien­te y evi­ta los efec­tos co­la­te­ra­les de la hos­pi­ta­li­za­ción (in­fec­cio­nes, des­arrai­go, ale­ja­mien­to fa­mi­liar).

Dr. Eduar­do SilvestreM.N. 57.969Pe­dia­traDi­vul­ga­dor Cien­tí­fi­co de Gru­po Me­diho­me

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.