EL PLAN QUE CON­TRO­LA LA DIA­BE­TES EN VE­RANO

Las al­tas tem­pe­ra­tu­ras, los cam­bios de ru­ti­na y de ali­men­tos en­cien­den la luz de alar­ma, pe­ro con es­tos con­se­jos se pue­de dis­fru­tar a pleno es­ta es­ta­ción. Por qué es pe­li­gro­so no be­ber agua, có­mo pro­te­ger la piel, ideas pa­ra co­mer sano y pre­cau­cio­nes pa­ra

Diario de la Salud - - EN NÚMEROS -

Cuan­do lle­ga el ve­rano, son fre­cuen­tes los con­se­jos pa­ra no su­frir nin­gún per­can­ce pro­vo­ca­do por el ca­lor. Las per­so­nas con dia­be­tes es­tán en­tre aque­llas que de­ben te­ner cui­da­dos es­pe­cia­les y con­for­man un am­plio gru­po de ries­go. Hay con­duc­tas que per­mi­ten evi­tar ma­los ra­tos, así que pa­sa­mos a con­tar­le. Los via­jes, las al­tas tem­pe­ra­tu­ras, los cam­bios de há­bi­tos y de die­ta de­ben es­tar ba­jo con­trol.

EL AGUA, FUN­DA­MEN­TAL

Es im­pres­cin­di­ble be­ber al me­nos 2 li­tros dia­rios y más si se rea­li­za ac­ti­vi­dad fí­si­ca im­por­tan­te, aun­que no se ten­ga sed. El ca­lor y la con­si­guien­te des­hi­dra­ta­ción au­men­tan la con­cen­tra­ción de glu­co­sa en san­gre. Es es­pe­cial­men­te pe­li­gro­so en per­so­nas ma­yo­res, con el re­fle­jo de la sed in­hi­bi­do, lle­gan­do en oca­sio­nes a ser tal el gra­do de des­com­pen­sa­ción que se pro­du­ce una si­tua­ción co­no­ci­da co­mo co­ma hi­per­os­mo­lar, que es gra­ve y que re­quie­re in­gre­so.

Ade­más de la hi­per­glu­ce­mia pro­du­ci­da por la des­hi­dra­ta­ción, hay que te­ner en cuen­ta que el ca­lor in­flu­ye en la ab­sor­ción de las in­su­li­nas, lo que pue­de pro­vo­car una al­te­ra­ción en las ci­fras de glu­co­sa. Las per­so­nas me­nos afec­ta­das por es­ta va­ria­bi­li­dad son las tra­ta­das con bom­ba de in- su­li­na. Tam­bién hay que te­ner en cuen­ta que el tra­ta­mien­to de la dia­be­tes cons­ta de die­ta, ejer­ci­cio y me­di­ca­men­tos. Si los dos pri­me­ros pa­rá­me­tros cam­bian por es­tar de va­ca­cio­nes, tam­bién ha­brá que adap­tar el tra­ta­mien­to far­ma­co­ló­gi­co.

Aun­que los ajus­tes del tra­ta­mien­to de­ben in­di­vi­dua­li­zar­se, me­re­ce la pe­na des­ta­car que las be­bi­das iso­tó­ni­cas son muy ade­cua­das pa­ra las per­so­nas con dia­be­tes

Ac­ti­vi­da­des pro­pias del ve­rano co­mo pa­seos por la pla­ya son be­ne­fi­cio­sas pe­ro sin per­der de vis­ta que el ir des­cal­zo con­lle­va el ries­go de he­ri­das en los pies, muy pe­li­gro­sas en las per­so­nas con dia­be­tes.

que prac­ti­can de­por­te, ya que a los mi­ne­ra­les y el agua su­man una con­cen­tra­ción de glu­co­sa de 6-7 gra­mos por 100 ml, que en­ca­ja bien con las ne­ce­si­da­des de es­tas per­so­nas.

¿LA ME­DI­CA­CIÓN SE DE­BE AJUS­TAR?

Los cam­bios de há­bi­tos de­bi­do al pe­rio­do va­ca­cio­nal, de­ben in­fluir tam­bién en el con­trol de la dia­be­tes. En la dia­be­tes es fun­da­men­tal la edu­ca­ción so­bre to­dos los as­pec­tos que con­lle­va vi­vir con ella. La ma­yor dis­po­ni­bi­li­dad de tiem­po li­bre du­ran­te las va­ca­cio­nes pue­de fa­ci­li­tar la prác­ti­ca de de­por­te, pa­seos, ejer­ci­cios y ac­ti­vi­dad fí­si­ca no ha­bi­tual. Es­to es muy be­ne­fi­cio­so siem­pre y cuan­do no exis­ta con­tra­in­di­ca­ción y siem­pre que se­pa­mos ajus­tar la me­di­ca­ción (una vez más, te­nien­do cui­da­do con la hi­dra­ta­ción).

En cuan­to a las in­su­li­nas, en oca­sio­nes pue­de ser ne­ce­sa­rio no só­lo mo­di­fi­car la do­sis sino tam­bién el ti­po de in­su­li­na du­ran­te los me­ses de ca­lor. Hay que con­sul­tar­lo con el mé­di­co.

En par­ti­cu­lar, las per­so­nas con dia­be­tes ti­po 2 sue­len te­ner otros fac­to­res de ries­go aso­cia­dos, co­mo so­bre­pe­so, hi­per­ten­sión, co­les­te­rol y ha­bi­tual­men­te son de edad más avan­za­da que los ti­po 1. Si ade­más de me­di­ca­men­tos pa­ra ba­jar o re­gu­lar la glu­ce­mia se to­man otros pa­ra otros pro­ble­mas de sa­lud, es­tos de­ben che­quear­se con el mé­di­co de ca­be­ce­ra an­tes del via­je. En to­dos los que to­man va­rios me­di­ca­men­tos es más pe­li­gro­sa la des­hi­dra­ta­ción.

PA­RA VIA­JAR

En ve­rano son muy fre­cuen­tes los via­jes. ¿Có­mo de­be­rían pla­ni­fi­car sus des­pla­za­mien­tos las per­so­nas con dia­be­tes? Al mar­gen de las me­di­das ha­bi­tua­les de cual­quier via­je­ro (va­cu­nas, an­ti­dia­rrei­cos,…) es im­por­tan­te sa­ber adap­tar­se cuan­do se via­ja de es­te a oes­te, por los cam­bios en los hu­sos ho­ra­rios. En las per­so­nas con dia­be­tes ti­po 2 no sue­le ha­ber pro­ble­mas, pe­ro en las ti­po 1 al via­jar ha­cia el oes­te se ga­nan ho­ras y ha­cia el es­te se pier­den, lo que im­pli­ca que de­ben ajus­tar sus pau­tas de in­su­li­na pa­ra esos días. Con­vie­ne lle­var me­di­ca­ción de so­bra re­par­ti­da en­tre el equi­pa­je del pa­cien­te y de al­gún acom­pa­ñan­te por si se pro­du­cen ex­tra­víos. Si no se do­mi­na el idio­ma del país de des­tino es im­por­tan­te con­tar con un buen dic­cio­na­rio pa­ra sa­ber lo que se va a co­mer, ya que la die­ta es uno de los tres pi­la­res del tra­ta­mien­to de la dia­be­tes. Si se va por ca­rre­te­ra hay que ase­gu­rar­se de que no se pre­sen­ta hi­po­glu­ce­mia du­ran­te el tra­yec­to, por lo que es pre­fe­ri­ble con­du­cir con glu­ce­mias li­ge­ra­men­te ele­va­das que bor­dean­do la hi­po­glu­ce­mia. Por su­pues­to, si el tra­yec­to es lar­go hay que ha­cer pa­ra­das mi­dien­do la glu­co­sa y te­nien­do a mano hi­dra­tos de car­bono.

MAN­TEN­GA LA ALI­MEN­TA­CIÓN EN RE­GLA

Ya sea por­que los días se alar­gan y se nos da ce­nar más tar­de, o co­mer afue­ra, po­rEn­la­ta­dos: que el ca­lor nos qui­ta el ham­bre o por­que es­ta­mos de va­ca­cio­nes, es muy fá­cil sa­lir­se de la nor­ma con la ali­men­ta­ción y es­to es muy per­ju­di­cial pa­ra los dia­bé­ti­cos. Re­cu­rrir a co­mi­das rá­pi­das no sig­ni­fi­ca, sin em­bar­go, co­mer al­go que ha­ce mal. El con­se­jo es es­tar pre­pa­ra­do. No con ob­se­sión pe­ro si con pre­vi­sión.

Es­tos son unos cuan­tos ali­men­tos bá­si­cos que de­be te­ner en su co­ci­na. Cuan­do va­ya de com­pras, pien­se en los ali­men­tos bá­si­cos que ne­ce­si­ta pa­ra crear un plato sa­lu­da­ble, que se com­po­ne de la mi­tad con ve­ge­ta­les sin al­mi­dón, un cuar­to con pro­teí­na ma­gra, un cuar­to con gra­nos in­te­gra­les o car­bohi­dra­tos, y un po­co de fru­ta o pro­duc­tos lác­teos de acom­pa­ña­mien­to.

Ve­ge­ta­les con­ge­la­dos: per­mi­ten ar­mar en­se­gui­da un plato sano; siem­pre ten­ga sus pre­fe­ri­dos en el con­ge­la­dor.

Ve­ge­ta­les fres­cos: to­dos los que pue­da, en la he­la­de­ra, la­va­dos y si pue­de cor­ta­dos; ten­ga a mano unos cuan­tos ingredientes bá­si­cos pa­ra en­sa­la­da co­mo ho­jas ver­des, unos cuan­tos to­ma­tes, un pe­pino y un pi­mien­to, por ejem­plo.

Los to­ma­tes en­la­ta­dos con po­co so­dio, con ellos pue­de ar­mar unas ver­du­ras o pas­tas rá­pi­das. Otros ve­ge­ta­les en­la­ta­dos que le gus­ten co­mo co­ra­zo­nes de al­cau­cil, pe­pi­ni­tos en vi­na­gre, pi­mien­tos asa­dos, etc.

Ce­rea­les y le­gum­bres: Qui­nua, tri­go bur­gol, fi­deos de grano in­te­gral, len­te­jas her­vi­das, cus­cús de tri­go in­te­gral y to­dos los ce­rea­les o le­gum­bres que se co­ci­nen rá­pi­do pa­ra agre­gar pe­que­ñas can­ti­da­des a su plato. Tam­bién pue­de ser arroz in­te­gral ya co­ci­do.

Pro­teí­nas: Las pro­teí­nas no de­ben fal­tar,

Pres­te aten­ción si trans­pi­ra en ex­ce­so sin ac­ti­vi­dad fí­si­ca que lo jus­ti­fi­que. Pue­de ser un signo de hi­po­glu­ce­mia lo que su­gie­re que hay un des­con­trol y re­quie­re con­sul­ta al mé­di­co. A ve­ces la me­di­ca­ción pue­de cau­sar es­te efec­to tam­bién, si es muy po­ten­te.

aun­que so­lo ocu­pen un cuar­to de plato. Es con­ve­nien­te el pollo asa­do pa­ra ar­mar en­sa­la­das, pas­tas, sánd­wi­ches. Tam­bién son con­ve­nien­tes los fi­lets de pes­ca­do, los hue­vos, las ham­bur­gue­sas ca­se­ras con­ge­la­das.

Fru­ta: La fru­ta fres­ca es un buen acom­pa­ña­mien­to pa­ra la ce­na o in­clu­so de pos­tre. Ten­ga a la mano fru­ti­llas, que son fá­ci­les de la­var y ser­vir. Tam­bién man­za­nas ver­des, pe­ras, cí­tri­cos. Un pá­rra­fo apar­te me­re­ce el li­món, que se agre­ga a to­do y per­fu­ma, ade­más de agre­gar sa­bor.

Lác­teos: Los lác­teos des­cre­ma­dos en pe­que­ñas can­ti­da­des tam­bién apor­tan pro­teí­nas pe­ro no de­ben pro­ta­go­ni­zar. Com­pre le­che des­cre­ma­da o al 1% – la le­che de so­ya sin en­dul­zar o le­che de al­men­dras tam­bién son op­cio­nes, es­pe­cial­men­te en ca­so de in­to­le­ran­cia a la lac­to­sa. Yo­gur light des­cre­ma­do, que­so blan­co pa­ra un­tar al­gu­na tos­ta­da a la ma­ña­na.

LOS PIES, UN PUN­TO CLA­VE DEL CUER­PO

Una de las si­tua­cio­nes más ries­go­sas del dia­bé­ti­co en va­ca­cio­nes es que se pro­duz­can le­sio­nes en la piel, so­bre to­do en los pies, por las di­fi­cul­ta­des de ci­ca­tri­za­ción y la pre­dis­po­si­ción a in­fec­cio­nes que cau­sa es­ta con­di­ción de sa­lud.

Pa­ra pre­ve­nir una le­sión y evi­tar el pie dia­bé­ti­co, lo me­jor es se­guir es­tos con­se­jos de los es­pe­cia­lis­tas.

De­be ha­cer una ins­pec­ción dia­ria del pie pa­ra de­tec­tar le­sio­nes am­po­llo­sas, he­mo­rra­gias, ma­ce­ra­cio­nes o es­co­ria­cio­nes in­ter­di­gi­ta­les. Uti­li­ce un es­pe­jo pa­ra la ins­pec­ción de la plan­ta y ta­lón.

An­tes de pro­ce­der a cal­zar el za­pa­to, ins­pec­cio­ne con la mano su in­te­rior pa­ra de­tec­tar re­sal­tes, cos­tu­ras con re­bor­des o cuer­pos ex­tra­ños, que de­be­rán ser eli­mi­na­dos.

El ti­po de cal­za­do de­be ser siem­pre ex­tra­pro­fun­do y an­cho; cuan­do no exis­te de­for­mi­dad se aso­cia­rá a plan­ti­llas blan­das pa­ra dis­tri­buir la pre­sión y, si exis­te de­for­mi­dad, a ór­te­sis rí­gi­das pa­ra dis­mi­nuir y dis­tri­buir las pre­sio­nes anor­ma­les.

Las za­pa­ti­llas de de­por­te que ten­gan es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas son las más ade­cua­das pa­ra los pa­seos.

No ol­vi­de cam­biar los cal­ce­ti­nes y los za­pa­tos dos ve­ces al día.

No ca­mi­ne nun­ca sin cal­za­do. Uti­li­ce za­pa­ti­llas am­plias en lu­ga­res co­mo la pla­ya o pis­ci­na.

No uti­li­ce nun­ca bol­sas de agua ca­lien­te o al­moha­di­llas eléc­tri­cas pa­ra ca­len­tar­los.

No in­ten­te qui­tar­se con ele­men­tos de ma­ni­cu­ría co­mu­nes las uñas en­car­na­das o ca­llo­si­da­des. Acu­dir al po­dó­lo­go, quien de­be tra­ba­jar sa­bien­do que us­ted es dia­bé­ti­co.

No apu­re el cor­te de las uñas, re­cuer­de que de­be ha­cer­lo de for­ma rec­ta y li­mar­las sua­ve­men­te.

To­dos los días hay que la­var los pies con agua y ja­bón du­ran­te cin­co mi­nu­tos. Pro­ce­der a un buen en­jua­gue y un ex­haus­ti­vo se­ca­do, so­bre to­do en­tre los de­dos.

An­tes de uti­li­zar agua ca­lien­te en la hi­gie­ne de los pies, me­dir la tem­pe­ra­tu­ra con el co­do pa­ra evi­tar que­ma­du­ras. Aplí­que­se cre­ma hi­dra­tan­te des­pués del ba­ño.

No­ti­fi­que al per­so­nal de sa­lud que lo atien­de la apa­ri­ción de hin­cha­zón, en­ro­je­ci­mien­to o ul­ce­ra­ción, aun­que sea in­do­lo­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.