Pro­te­ja su piel con vi­ti­li­go en ve­rano

De­jar de ex­po­ner­se al sol en ve­rano es di­fí­cil. Si tie­ne vi­ti­li­go, ade­más, de­be­ría ex­tre­mar las pre­cau­cio­nes.

Diario de la Salud - - EN NÚMEROS - Por Dr. An­drés Po­li­ti MN 73970 Mé­di­co der­ma­tó­lo­go

Du­ran­te los me­ses de ve­rano re­sul­ta di­fí­cil es­ca­par­le al sol. To­do se com­pli­ca más pa­ra quie­nes se van de va­ca­cio­nes a dis­fru­tar de la pi­le­ta, del mar y del ai­re li­bre. Pe­ro pa­ra quie­nes tie­nen que se­guir con su ru­ti­na, tam­po­co es fá­cil por­que de­ben to­mar me­di­das pa­ra evi­tar que­mar­se. La piel es­tá ex­pues­ta a ra­yos ul­tra­vio­le­tas que, acu­mu­la­dos y sin pro­tec­ción, pue­den ge­ne­rar que­ma­du­ras o le­sio­nes fu­tu­ras que se pue­den pre­ve­nir.

La pro­tec­ción ade­cua­da es fun­da­men­tal pa­ra to­dos los fo­to­ti­pos de pie­les. Quie­nes tie­nen vi­ti­li­go no son la ex­cep­ción, de­bi­do a que son pro­pen­sos a su­frir que­ma­du­ras de piel por la au­sen­cia de pig­men­to. Es­tas que­ma­du­ras tam­bién son una for­ma de trau­ma ca­paz de em­peo­rar la en­fer­me­dad.

El Dr. An­drés Po­li­ti (MN 73970), mé­di­co der­ma­tó­lo­go, ex­pli­ca que el vi­ti­li­go es una en­fer­me­dad en la que apa­re­cen man­chas blan­cas en dis­tin­tos si­tios de la piel. Los lu­ga­res más fre­cuen­tes son las ma­nos, los pies, los co­dos, la zo­na ge­ni­tal, las ro­di­llas y al­re­de­dor de la bo­ca y los ojos. Pe­ro, tam­bién, pue­de ex­ten­der­se más allá de es­tas zo­nas o es­tar lo­ca­li­za­do en áreas más pe­que­ñas.

“Aun­que no exis­te una cau­sa úni­ca que lo pro­duz­ca, se men­cio­na a la he­ren­cia, el es­trés, los trastornos neu­ro­ló­gi­cos aso­cia­dos y a la au­to­in­mu­ni­dad co­mo po­si­bles. La au­to-in­mu­ni­dad con­sis­te en que el or­ga­nis­mo ge­ne­ra an­ti­cuer­pos di­ri­gi­dos con­tra el pig­men­to de la piel (me­la­ni­na) a la que des­tru­ye y da lu­gar a las man­chas blan­cas. Es­to es im­por­tan­te por­que el vi­ti­li­go pue­de aso­ciar­se con otras en­fer­me­da­des pro­du­ci­das por me­dio de au­to­an­ti­cuer­pos que afec­tan dis­tin­tos ór­ga­nos (ti­roi­des, glán­du­la su­pra­rre­nal, es­to­ma­go, pán­creas, etc…)”, di­ce el es­pe­cia­lis­ta.

LA PA­RA­DO­JA DEL SOL

Al to­mar sol en ho­ra­rio pi­co y sin pro­tec­ción se agre­de enor­me­men­te a la piel. Sin em­bar­go, el der­ma­tó­lo­go acla­ra que en sí mis­mo el vi­ti­li­go no es una en­fer­me­dad que se aso­cie con ma­yor ries­go de pa­de­cer cán­cer de piel.

El Dr. Po­li­ti in­di­ca que no exis­te for­ma de pre­ven­ción del vi­ti­li­go, pe­ro que se sa­be que en las zo­nas de fric­ción o trau­ma me­cá­ni­co es más fre­cuen­te que se ma­ni­fies­te. Por eso es útil evi­tar las dis­tin­tas for­mas de agre­sión so­bre la piel. Hay que te­ner en cuen­ta que las per­so­nas con vi­ti­li­go tie­nen el ries­go de su­frir que­ma­du­ras co­mo una per­so­na de piel muy clara, pe­lo y ojos cla­ros (fo­to­ti­po 1).

“La pa­ra­do­ja es que los ra­yos ul­tra­vio­le­tas que se en­cuen­tran en la luz so­lar son ca­pa­ces de es­ti­mu­lar la for­ma­ción de pig­men­to a par­tir de las cé­lu­las que no han si­do da­ña­das”, co­men­ta el es­pe­cia­lis­ta.

El Dr. Po­li­ti agre­ga: “En la prác­ti­ca, ex­po­si­cio­nes so­la­res con­tro­la­das pue­den fa- vo­re­cer la re-pig­men­ta­ción de la piel en la ma­yo­ría de los ca­sos. Es­to de­be ha­cer­se con mu­cho cui­da­do pa­ra evi­tar que­ma­du­ras por ex­po­si­cio­nes ex­ce­si­vas”.

CUI­DA­DOS PA­RA NO DA­ÑAR LA PIEL

La So­cie­dad Ar­gen­ti­na de Der­ma­to­lo­gía brin­da una se­rie de con­se­jos pa­ra el cui­da­do del ór­gano más ex­ten­so y ex­pues­to del cuer­po: la piel.

No ex­po­ner­se al sol en los ho­ra­rios pró­xi­mos al me­dio­día. En­tre las 10 y las 16 la in­ten­si­dad del sol (y su da­ño) es ma­yor. En la prác­ti­ca, si la som­bra que pro­yec­ta el cuer­po con­tra el pi­so es más cor­ta que la estatura, es un ho­ra­rio no con­ve­nien­te pa­ra ex­po­ner­se (ries­go al­to). Si la som­bra es más lar­ga que la estatura, el ries­go es ba­jo. Te­ner en cuen­ta que hay otros fac­to­res co­mo épo­ca del año, la­ti­tud, al­ti­tud, y re­fle­jo del sol (ma­yor ries­go en ve­rano, cer­ca del Ecua­dor, en las mon­ta­ñas, la nie­ve, el agua o la are­na).

Uti­li­zar la som­bra co­mo pro­tec­ción. La som­bra de una cons­truc­ción, de un ár­bol, una som­bri­lla o una car­pa blo­quean de ma­ne­ra efi­caz los ra­yos del sol. Uti­li­zar ca­mi­sas de man­ga lar­ga, con cue­llo, pan­ta­lo­nes lar­gos y som­bre­ros de ala an­cha (ocho cen­tí­me­tros) son de mu­cha uti­li­dad. Tam­bién sir­ve usar an­te­ojos os­cu­ros, de ca­li­dad re­co­no­ci­da que blo­queen ra­yos UVA y UVB.

Usar pro­tec­tor so­lar. Se re­co­mien­da uti­li­zar cre­mas, ge­les o ae­ro­so­les de mar­cas re­co­no­ci­das, res­pe­tan­do su fe­cha de ven­ci­mien­to, que sir­van pa­ra UVA y UVB con un fac­tor de pro­tec­ción so­lar (FPS) no me­nor a 30. Pa­ra que sea útil hay que co­lo­car­lo unos 20 mi­nu­tos an­tes de ex­po­ner­se al sol, con la piel se­ca y cu­brien­do to­da las zo­nas des­cu­bier­tas. Usar el mis­mo ni­vel de pro­tec­ción en to­do el cuer­po. La can­ti­dad de­be ser abun­dan­te. Hay que vol­ver a apli­car­lo ca­da dos o tres ho­ras con la piel se­ca. Si se trans­pi­ra mu­cho o se es­tá den­tro del agua hay que reapli­car­lo (aún si son re­sis­ten­te al agua). No re­du­cir el ni­vel de pro­tec­ción a lo lar­go de los días: el bron­cea­do evi­ta sen­sa­ción de que­ma­zón, pe­ro no pre­vie­ne de con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas a lar­go pla­zo.

Hu­mec­tar la piel des­pués del sol. La piel se se­ca por la trans­pi­ra­ción, el vien­to, la are­na y el ca­lor. Es muy con­ve­nien­te uti­li­zar al­gu­na cre­ma li­via­na (emul­sio­nes) pa­ra de­vol­ver­le la elas­ti­ci­dad na­tu­ral.

No pre­pa­rar la piel con se­sio­nes de ca­ma so­lar. Las ca­mas so­la­res emi­ten ra­yos ul­tra­vio­le­tas A que pro­du­cen un rá­pi­do bron­cea­do. Aun­que no se su­fra irri­ta­ción ni que­ma­du­ras, ese bron­cea­do es no­ci­vo pa­ra la sa­lud de la piel.

Ex­po­ner­se mo­de­ra­da­men­te al sol. Nin­gu­na re­co­men­da­ción es su­fi­cien­te si se tie­ne ex­po­si­cio­nes de lar­gas ho­ras al sol, aun res­pe­tan­do los con­se­jos de pro­tec­ción.

“En la prác­ti­ca, ex­po­si­cio­nes so­la­res con­tro­la­das pue­den fa­vo­re­cer la re-pig­men­ta­ción de la piel en la ma­yo­ría de los ca­sos. Es­to de­be ha­cer­se con mu­cho cui­da­do pa­ra evi­tar que­ma­du­ras por ex­po­si­cio­nes ex­ce­si­vas”, di­ce el Dr. Po­li­ti.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.