Evi­te el en­ve­je­ci­mien­to ce­re­bral con se­mi­llas de gi­ra­sol

Las pi­pas de gi­ra­sol han si­do des­de ha­ce mu­chos años un snack sa­lu­da­ble de gran­des y chi­cos, pe­ro no son so­lo al­go ri­co pa­ra pi­car. Pue­den ayu­dar­nos a pre­ve­nir en­fer­me­da­des ries­go­sas.

Diario de la Salud - - PORTADA -

Los po­de­ro­sos efec­tos de las se­mi­llas pa­ra con­tra­rres­tar el pa­so del tiem­po.

En los úl­ti­mos años se ha re­va­lo­ri­za­do el rol que pue­den desem­pe­ñar las se­mi­llas de gi­ra­sol en la ali­men­ta­ción dia­ria, so­bre to­do en la pre­ven­ción del en­ve­je­ci­mien­to ce­re­bral y de la vis­ta, de­bi­do a la ri­que­za que es­tas se­mi­llas con­tie­nen de áci­dos gra­sos esen­cia­les, le­ci­ti­na y tres vi­ta­mi­nas muy es­pe­cia­les, la vi­ta­mi­na E, la vi­ta­mi­na B1 y la ri­bo­fla­vi­na. Por es­to son un com­ple­men­to ideal pa­ra el co­rrec­to fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma ner­vio­so, ade­cua­das pa­ra pér­di­das de me­mo­ria, mal de Par­kin­son, Mal de Alz­hei­mer y de­te­rio­ros cog­ni­ti­vos, así co­mo épo­cas de in­ten­so es­trés. Los acei­tes y vi­ta­mi­nas que con­tie­ne es­ta se­mi­lla son be­ne­fi­cio­sos ade­más pa­ra la vis­ta.

En­ca­be­zan la lis­ta de ali­men­tos con me­jor pro­por­ción de áci­dos gra­sos esen­cia­les, aque­llos que el or­ga­nis­mo hu­mano ne­ce­si­ta pa­ra vi­vir y no pue­de pro­du­cir por sí mis­mo. Tam­bién con­tie­ne tres ami­noá­ci­dos im­por­tan­tes pa­ra los de­por­tis­tas.

MUY CO­MU­NES EN NUES­TRO PAÍS

Nues­tro país es uno de los pro­duc­to­res de gi­ra­sol más im­por­tan­tes en el mun­do: con es­tas se­mi­llas se pro­du­ce un acei­te de con­su­mo muy di­fun­di­do. Los gi­ra­so­les po­seen her­mo­sos co­lo­res que se des­ta­can con or­gu­llo en los cam­pos abier­tos, con sus flo­res gran­des y an­chas. Aquí es don­de las se­mi­llas de gi­ra­sol tie­nen ori­gen, ya que son en reali­dad el fru­to aque­nio de es­ta plan­ta. Las se­mi­llas pue­den ser de co­lor ne­gro, gris o ver­des. Son pe­que­ñas y du­ras, con for­ma de lá­gri­mas que son de co­lor ne­gro o gris.

Cuan­do se les qui­ta la cás­ca­ra o pe­ri­car­pio las se­mi­llas de gi­ra­sol tie­nen un sa­bor sua­ve a nuez y son fir­mes pe­ro tier­nas en su tex­tu­ra.

Se­gún in­ves­ti­ga­cio­nes, ha­ce más de 5.000 años, los na­ti­vos ame­ri­ca­nos no só­lo con­su­mían es­tas se­mi­llas pa­ra el acei­te, sino que tam­bién las uti­li­za­ban con fi­nes de­co­ra­ti­vos en oca­sio­nes re­li­gio­sas y pa­ra fa­bri­car co­lo­ran­tes.

Se pue­den con­se­guir las se­mi­llas de gi­ra­sol du­ran­te to­do el año en el su­per­mer­ca­do lo­cal, o die­té­ti­ca.

EL CE­RE­BRO ENVEJECIDO

Aun­que las cau­sas del Mal de Alz­hei­mer no se en­tien­den ca­bal­men­te aún, se sa­be que co­mien­zan da­ños en el ce­re­bro, un má­xi­mo de 10 a 20 años an­tes que los pro­ble­mas sean evi­den­tes. Dos es­truc­tu­ras anor­ma­les, pla­cas y ovi­llos en el ce­re­bro, con­tri­bu­yen al de­te­rio­ro de las cé­lu­las ner­vio­sas o neu­ro­nas, que es ca­rac­te­rís­ti­ca de la en­fer­me­dad. Las pla­cas son de­pó­si­tos anor­ma­les de la pro­teí­na be­ta-ami­loi­de que se acu­mu­lan en­tre las neu­ro­nas. Los ovi­llos neu­ro­fi­bri­la­res, com­pues­tos por la pro­teí­na tau, se for­man den­tro de las cé­lu­las que mue­ren.

Las in­ves­ti­ga­cio­nes rea­li­za­das has­ta el mo­men­to in­di­can que es­tas le­sio­nes re­pre­sen­tan pro­ba­ble­men­te un efec­to, más que una cau­sa de la en­fer­me­dad.

Es­tas pla­cas y ovi­llos se desa­rro­llan pro­fun­da­men­te en el ce­re­bro en un área que es vi­tal pa­ra la con­so­li­da­ción de la me­mo­ria. Co­mo las pla­cas y los ovi­llos se for­man en áreas par­ti­cu­la­res del ce­re­bro las neu­ro­nas sa­nas pier­den su ca­pa­ci­dad de fun­cio­nar y co­mu­ni­car­se y even­tual­men­te ter­mi­nan por mo­rir. Es­te pro­ce­so de da­ño se ex­tien­de ha­cia el hi­po­cam­po, que es esen­cial pa­ra el apren­di­za­je, las emo­cio­nes y la for­ma­ción de re­cuer­dos. Las re­gio­nes del ce­re­bro afec­ta­das co­mien­zan a con­traer­se, y cuan­do el da­ño se con­vier­te en gra­ve, el te­ji­do ce­re­bral se re­du­ce sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te.

Es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que a me­di­da que el ce­re­bro en­ve­je­ce, los ovi­llos y las pla­cas se for­man tan­to en los in­di­vi­duos nor­ma­les co­mo en pa­cien­tes con EA. Tam­bién, que las pla­cas no son un mar­ca­dor es­pe­cí­fi­co de de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo, ya que no hay co­rre­la­ción en­tre su nú­me­ro y la gra­ve­dad de la EA. Aun­que no exis­te una aso­cia­ción en­tre las pla­cas y ovi­llos en el hi­po­cam­po y las fun­cio­nes cog­ni­ti­vas no re­la­cio­na­das con la me­mo­ria, es­tán im­pli­ca­dos en la dis­mi­nu­ción de la fun­ción de me­mo­ria en el tiem­po, en la EA.

Pa­ra com­ba­tir el Mal de Az­hei­mer se uti­li­zan me­di­ca­men­tos que in­hi­ben la for­ma­ción de una en­zi­ma que des­tru­ye la ace­til­co­li­na, que es ne­ce­sa­ria pa­ra que las neu­ro­nas se co­mu­ni­quen en­tre sí, y tam­bién otros que evi­tan la for­ma­ción de glu­ta­ma­to en el ce­re­bro, ya que es­ta sus­tan­cia pro­du­ce da­ño ce­re­bral cuan­do es­tá en ex­ce­so. Los áci­dos gra­sos Ome­ga 3 cum­plen una fun­ción pro­tec­to­ra y me­jo­ran cua­dros in­ci­pien­tes. En­tre ellos, son me­jo­res los pro­ve­nien­tes del pes­ca­do que los de ve­ge­ta­les.

En el ca­so de las se­mi­llas de gi­ra­sol, su fun­ción es fa­vo­re­cer la fun­ción ce­re­bral glo­bal y ali­men­tar el ce­re­bro con áci­dos gra­sos va­lio­sos, fós­fo­lí­pi­dos y mi­ne­ra­les al tiem­po que pue­den pro­te­ger­lo del es­trés oxi­da­ti­vo y de la in­fla­ma­ción me­dian­te las vi­ta­mi­nas.

LA VI­TA­MI­NA E Y SU IM­POR­TAN­CIA

Un cuar­to de ta­za de se­mi­llas de gi­ra­sol con­tie­ne más del 90% de la can­ti­dad dia­ria de vi­ta­mi­na E ne­ce­sa­ria. Es­to ha­ce que las se­mi­llas de gi­ra­sol sean muy úti­les en la pro­tec­ción de la sa­lud car­dio­vas­cu­lar im­pi­dien­do que los ra­di­ca­les li­bres da­ñen el co­les­te­rol y es­te se pe­gue en­ton­ces en las pa­re­des de las ar­te­rias.

Las per­so­nas con una al­ta in­ges­tión de vi­ta­mi­na E tie­nen un ries­go mu­cho me­nor de mo­rir de un ata­que al co­ra­zón que las per­so­nas cu­ya in­ges­ta de vi­ta­mi­na E es inade­cua­da.

Tam­bién la vi­ta­mi­na E cum­ple fun­cio­nes cla­ves en la for­ma­ción de gló­bu­los ro­jos y la coa­gu­la­ción de la san­gre. Su­ma­do a ello, su ac­ción an­ti­oxi­dan­te pro­te­ge los te­ji­dos del cuer­po, en­tre ellos los de­li­ca­dos te­ji­dos de los ojos que pue­den ser ata­ca­dos por pro­ble­mas de ti­po de­ge­ne­ra­ti­vo co­mo las ca­ta­ra­tas o la de­ge­ne­ra­ción ma­cu­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.