Ca­mi­nar des­cal­zo por la tie­rra, el me­jor an­ti­oxi­dan­te

Se ha in­ves­ti­ga­do y com­pro­ba­do que to­mar con­tac­to con la tie­rra pue­de ba­jar la in­fla­ma­ción y me­jo­rar en­fer­me­da­des, in­clu­so las del sue­ño y del co­ra­zón.

Diario de la Salud - - EN NÚMEROS -

El tiem­po cá­li­do nos in­vi­ta a sa­lir más al ai­re li­bre pe­ro aten­ción, que no so­lo el sol nos pue­de me­jo­rar la sa­lud: tam­bién la mis­ma tie­rra. Po­ner la piel en con­tac­to di­rec­to con la tie­rra – por ejem­plo, al me­ter las ma­nos des­nu­das en la tie­rra mien­tras tra­ba­ja en el jar­dín, o lo más co­mún, ca­mi­nar des­cal­zo en la are­na, la tie­rra, el pas­to – pue­de ser la me­jor te­ra­pia an­ti­oxi­dan­te que exis­te, por efi­caz y eco­nó­mi­ca.

Gra­cias al con­tac­to de su cuer­po con la su­per­fi­cie de la Tie­rra, a tra­vés del cual se con­du­ce la elec­tri­ci­dad – un fe­nó­meno co­no­ci­do co­mo groun­ding o eart­hin­gnues­tro or­ga­nis­mo re­ci­be la car­ga eléc­tri­ca ne­ce­sa­ria pa­ra neu­tra­li­zar ra­di­ca­les li­bres. Y se ha com­pro­ba­do cien­tí­fi­ca­men­te que no so­lo tie­ne un efec­to gra­ti­fi­can­te sino que ade­más, pue­de ac­tuar en pro­ble­mas fí­si­cos, co­mo ali­viar el do­lor, re­du­cir la in­fla­ma­ción y me­jo­rar el sue­ño.

LOS ELECTRONES CLA­VE

Las in­ves­ti­ga­cio­nes, ob­ser­va­cio­nes y teo­rías re­la­cio­na­das acer­ca del eart­hing, plan­tean una po­si­bi­li­dad acer­ca de los electrones de la su­per­fi­cie de la Tie­rra, co­mo un re­cur­so pa­ra la sa­lud que no ha si­do uti­li­za­do: la Tie­rra co­mo una ca­ma te­ra­péu­ti­ca glo­bal.

La Tie­rra tie­ne una gran car­ga eléc­tri­ca ne­ga­ti­va, es ri­ca en electrones; es­to la con- vier­te en una fuen­te po­de­ro­sa y abun­dan­te de electrones an­ti­oxi­dan­tes que eli­mi­nan los ra­di­ca­les li­bres. Nues­tro cuer­po es­tá de­li­ca­da­men­te afi­na­do pa­ra “tra­ba­jar” con la tie­rra, en el sen­ti­do de que hay un flu­jo cons­tan­te de ener­gía en­tre am­bos.

Cuan­do po­ne­mos los pies en la tie­rra, ab­sor­be­mos gran­des can­ti­da­des de electrones ne­ga­ti­vos a tra­vés de las plan­tas de sus pies. El efec­to es su­fi­cien­te co­mo pa­ra man­te­ner a su cuer­po con el mis­mo po­ten­cial eléc­tri­co ne­ga­ti­vo de la Tie­rra.

El con­cep­to del groun­ding fue desarro- lla­do ini­cial­men­te por Clint Ober. En un es­tu­dio que reali­zó Ober en 2000, al­gu­nas per­so­nas que pa­de­cían tras­tor­nos del sue­ño y do­lor mus­cu­lar y ar­ti­cu­lar cró­ni­co fue­ron di­vi­di­das al azar pa­ra dor­mir co­nec­ta­dos a la tie­rra o “fal­sa­men­te” co­nec­ta­dos a la tie­rra.

La ma­yo­ría de las per­so­nas que dur­mie­ron co­nec­ta­das re­por­ta­ron una me­jo­ra sin­to­má­ti­ca en el sue­ño y el do­lor, y al­gu­nas tam­bién re­por­ta­ron un ali­vio sig­ni­fi­ca­ti­vo de sus con­di­cio­nes as­má­ti­cas y res­pi­ra­to­rias, de la ar­tri­tis reuma­toi­de, ap­nea del sue­ño e hi­per­ten­sión. In­clu­so otro es­tu­dio en­con­tró que ha­cer con­tac­to con la tie­rra du­ran­te una so­la no­che de sue­ño oca­sio­na­ba cam­bios sig­ni­fi­ca­ti­vos en la con­cen­tra­ción de los mi­ne­ra­les y elec­tro­li­tos de la san­gre de los par­ti­ci­pan­tes y al co­nec­tar­se du­ran­te 72 ho­ras oca­sio­na­ba que dis­mi­nu­ye­ra la glu­co­sa en ayuno en las per­so­nas con dia­be­tes.

UN ANTIINFLAMATORIO MUY NA­TU­RAL

Tam­bién se ha do­cu­men­ta­do la re­duc­ción de la in­fla­ma­ción y el es­trés co­mo re­sul­ta­do del groun­ding. Se ha pu­bli­ca­do más de una do­ce­na de es­tu­dios en las re­vis­tas es­pe­cia­li­za­das que su­gie­ren que el groun­ding pue­de fa­vo­re­cer a pa­cien­tes con afec­cio­nes au­to­in­mu­nes, in­fla­ma­to­rias, pa­ra ci­ca­tri­zar he­ri­das y ali­viar el do­lor.

De acuer­do con un aná­li­sis pu­bli­ca­do en la re­vis­ta mé­di­ca Jour­nal of In­flam­ma­tion Re­search: “El groun­ding re­du­ce o in­clu­so pre­vie­ne las se­ña­les car­di­na­les de la in­fla­ma­ción oca­sio­na­das por las le­sio­nes: en­ro­je­ci­mien­to, ca­lor, hin­cha­zón, do­lor y pér­di­da de la fun­ción… Se con­fir­mó la so­lu­ción rá­pi­da de la do­lo­ro­sa in­fla­ma­ción cró­ni­ca en 20 es­tu­dios de ca­so, en los cua­les se uti­li­zó el es­ca­neo in­fra­rro­jo.”

El es­ca­neo mé­di­co in­fra­rro­jo mues­tra que la in­fla­ma­ción co­mien­za a dis­mi­nuir a los 30 mi­nu­tos de es­tar co­nec­ta­do a la tie­rra. Al mis­mo tiem­po, la ac­ti­vi­dad me­ta­bó­li­ca au­men­ta, así co­mo el con­su­mo de oxí­geno, el ín­di­ce del pul­so y la res­pi­ra­ción, y dis­mi­nu­ye la oxi­ge­na­ción de la san­gre, des­pués de 40 mi­nu­tos. Los in­ves­ti­ga­do­res se re­fie­ren a es­to co­mo lle­nar las re­ser­vas de la car­ga ne­ga­ti­va, las cua­les, una vez sa­tu­ra­das, pue­den dis­tri­buir electrones an­ti­oxi­dan­tes a las áreas le­sio­na­das. Los electrones mó­vi­les ge­ne­ran un mi­cro­am­bien­te an­ti­oxi­dan­te al­re­de­dor del cam­po de re­pa­ra­ción de las he­ri­das, ex­ter­nas o in­ter­nas, lo que pre­vie­ne que las es­pe­cies reac­ti­vas al oxí­geno (ROS), ge­ne­ra­das en el es­ta­lli­do oxi­da­ti­vo, cau­sen da­ño al te­ji­do sa­lu­da­ble, y pre­vie­ne o re­du­ce la for­ma­ción de la lla­ma­da “res­pues­ta in­fla­ma­to­ria”.

PA­RA PRO­BLE­MAS CARDÍACOS

De acuer­do con el Dr. Step­hen Si­na­tra, car­dió­lo­go, la in­fla­ma­ción se desa­rro­lla cuan­do la san­gre es es­pe­sa y cuan­do se tie­ne mu­cho es­trés de­bi­do a los ra­di­ca­les li­bres y mu­chas car­gas po­si­ti­vas en el cuer­po. Me­dian­te el con­tac­to con la tie­rra se ali­via de for­ma efec­ti­va la in­fla­ma­ción, ya que es­to adel­ga­za la san­gre y lle­na su cuer­po de io­nes de car­ga ne­ga­ti­va a tra­vés de las plan­tas de sus pies.

Sim­ple­men­te to­car la tie­rra y per­mi­tir que el ex­ce­so de car­ga de su cuer­po se li­be­re en la tie­rra, pue­de ali­viar un po­co del es­trés que lle­ga con­ti­nua­men­te a su sis­te­ma.

Evi­den­cias emer­gen­tes mues­tran que el con­tac­to con la Tie­rra – ya sea al ca­mi­nar des­cal­zo en el ex­te­rior o al co­nec­tar­se en el in­te­rior a sis­te­mas con­duc­ti­vos que ha­cen tie­rra – pue­de ser una es­tra­te­gia am­bien­tal sim­ple, na­tu­ral y pro­fun­da­men­te efec­ti­va con­tra el es­trés cró­ni­co, ap­neas del sue­ño, arrit­mias y es­trés car­día­co, san­gre hi­per­coa­gu­la­ble y otros tras­tor­nos de la sa­lud.

Ca­mi­nar des­cal­zo pue­de ayu­dar­lo a re­cu­pe­rar­se del asal­to cons­tan­te de los cam­pos elec­tro­mag­né­ti­cos y de otro ti­po de ra­dia­cio­nes de los ce­lu­la­res, compu­tado­ras y Wi-Fi.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.