Cui­dar la me­la­to­ni­na pro­te­ge del in­som­nio y del cán­cer

La con­ta­mi­na­ción lumínica de las gran­des ciu­da­des y la que te­ne­mos en nues­tro pro­pio ho­gar cuan­do nos ex­po­ne­mos has­ta la ma­dru­ga­da a pan­ta­llas di­gi­ta­les de­tie­ne la pro­duc­ción de es­ta hor­mo­na fun­da­men­tal.

Diario de la Salud - - EN NÚMEROS -

Leer du­ran­te la no­che, ver te­le­vi­sión o que­dar­se en In­ter­net has­ta al­tas ho­ras de la ma­dru­ga­da po­dría de­te­ner nues­tra pro­duc­ción de me­la­to­ni­na, una hor­mo­na con nu­me­ro­sos be­ne­fi­cios, que es pro­du­ci­da por nues­tra glán­du­la pi­neal.

La me­la­to­ni­na es im­por­tan­te pa­ra el fun­cio­na­mien­to apro­pia­do de nues­tro sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, pa­ra eli­mi­nar los ra­di­ca­les li­bres, re­du­cir la in­fla­ma­ción y ayu­dar al cuer­po a eli­mi­nar las cé­lu­las de cán­cer; múl­ti­ples es­tu­dios mues­tran el pa­pel de la me­la­to­ni­na en la pro­tec­ción con­tra di­fe­ren­tes ti­pos de tu­mo­res, in­clu­yen­do el cán­cer de ma­ma. Y por su­pues­to, la me­la­to­ni­na es una de las hor­mo­nas de­ter­mi­nan­tes del buen sue­ño, por lo que us­ted pue­de em­pe­zar a te­ner pro­ble­mas pa­ra dor­mir si re­ci­be luz fue­ra de ho­ra. La me­la­to­ni­na co­mien­za a pro­du­cir­se por la glán­du­la pi­neal al­re­de­dor de las 21 hs por el ci­clo cir­ca­diano y si pro­lon­ga­mos nues­tra ho­ra de vi­gi­lia esa pro­duc­ción se afec­ta.

Hay nu­me­ro­sas prue­bas de que la luz fue­ra de ho­ra per­ju­di­ca al or­ga­nis­mo al al­te­rar la pro­duc­ción de me­la­to­ni­na y otras fun­cio­nes del cuer­po. En 2012, fue pu­bli­ca­do un es­tu­dio ca­pi­ta­nea­do por neu­ro­cien­tí­fi­cos de la Ohio Sta­te Uni­ver­sity Me­di­cal Cen­ter, fi­nan­cia­do par­cial­men­te por el De­par­ta­men­to de De­fen­sa de Es­ta­dos Uni­dos, que su­gie­re que ex­po­ner­se por la no­che a fuen­tes lu­mí­ni­cas, co­mo pan­ta­llas de or­de­na­dor o te­le­vi­sión al­te­ra­ría el ci­clo luz-os­cu­ri­dad pro­vo­can­do des­ajus­tes que se­rían cau­sa de de­pre­sión, ade­más de mo­di­fi­ca­cio­nes en el hi­po­cam­po, dis­mi­nu­ción de la den­si­dad de las es­pi­nas den­drí­ti­cas y au­men­to del fac­tor de ne­cro­sis tu­mo­ral (TNF).

LA ME­JOR LUZ ES LA AMA­RI­LLA

In­clu­so la can­ti­dad más mí­ni­ma de luz en an­chos de ban­da blan­co o azul es su­fi­cien­te pa­ra al­te­rar se­ria­men­te la pro­duc­ción de me­la­to­ni­na de la glán­du­la pi­neal du­ran­te la no­che, y es­ta es la ra­zón por la que es tan im­por­tan­te dor­mir en com­ple­ta os­cu­ri­dad.

Cuan­do os­cu­re­ce, nues­tro or­ga­nis­mo re­ci­be las se­ña­les y se pre­pa­ra pa­ra el des­can­so, pe­ro si per­ma­ne­ce­mos mu­cho tiem­po lue­go de que os­cu­re­ce con lu­ces po­ten­tes fren­te a nues­tros ojos, la luz via­ja por los ner­vios óp­ti­cos has­ta el sis­te­ma ner­vio­so cen­tral, que es sen­si­ble a los ci­clos de luz y os­cu­ri­dad.

Cuan­do us­ted pren­de una luz du­ran­te la no­che, la úni­ca co­sa que in­ter­pre­ta su ce­re­bro cuan­do cap­ta la luz, es que se ha he­cho de día. En­ton­ces su re­loj bio­ló­gi­co man­da la ins­truc­ción a su glán­du­la pi­neal de de­jar de pro­du­cir me­la­to­ni­na. Ya sea que ten­ga la luz pren­di­da du­ran­te una ho­ra o tan só­lo un se­gun­do, el efec­to es el mis­mo; y su me­la­to­ni­na no se vuel­ve a ac­ti­var cuan­do apa­ga la luz.

Se ha com­pro­ba­do que las lon­gi­tu­des de on­da co­lor ama­ri­llo, na­ran­ja y ro­jo no su­pri­men la pro­duc­ción de me­la­to­ni­na de la mis­ma ma­ne­ra en la que lo ha­cen las lon­gi­tu­des de on­das blan­cas y azu­les, co­mu­nes en las pan­ta­llas de tv, compu­tado­ras, ta­blets y ce­lu­la­res. De he­cho, el ran­go de luz que in­hi­be la me­la­to­ni­na es bas­tan­te es­tre­cho- 460 a 480 nm.

UN PRO­BLE­MA A GRAN ES­CA­LA

Un es­tu­dio mé­di­co de ha­ce más de 10 años en­con­tró re­la­ción en­tre con­ta­mi­na­ción lumínica noc­tur­na y ma­yor ries­go de cán­cer de ma­ma y obe­si­dad. El in­for­me di­ce ade­más que el in­cre­men­to de la ta­sa de tras­tor­nos del hu­mor guar­da re­la­ción con el in­cre­men­to de la con­ta­mi­na­ción lumínica noc­tur­na en las ciu­da­des du­ran­te los úl­ti­mos 50 años.

¿Qué es la con­ta­mi­na­ción lumínica? Jus­ta­men­te, ex­ce­so de luz du­ran­te la no­che, con efec­tos per­ju­di­cia­les. Gran­des cen­tros ur­ba­nos don­de hay ac­ti­vi­dad las 24 ho­ras y se uti­li­za la luz co­mo re­cur­so de se­gu­ri­dad y de en­tre­te­ni­mien­to, emi­ten luz a la at­mós­fe­ra. Tan­to es así que a me­nu­do los ha­bi­tan­tes de las ciu­da­des no al­can­zan a ver si hay es­tre­llas en el cie­lo o no de­bi­do a que la luz que hay aún de no­che no de­ja ver­las.

SI US­TED QUIE­RE PRO­TE­GER SU PRO­DUC­CIÓN DE ME­LA­TO­NI­NA, CUAN­DO VA­YA A DOR­MIR UTI­LI­CE FO­COS DE BA­JO CON­SU­MO DE CO­LOR AMA­RI­LLO, NA­RAN­JA O RO­JO. UNA BUE­NA SU­GE­REN­CIA ES UTI­LI­ZAR LÁM­PA­RAS DE SAL ILU­MI­NA­DAS CON UN FO­CO DE 5-WATT EN ES­TA GA­MA DE CO­LO­RES.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.