Una prin­glen­se en el "co­ra­zón" de Áfri­ca

Sil­vi­na Pe­lle­tán reali­zó un voluntariado en un or­fa­na­to de Nai­ro­bi, Ke­nia. Con­tó su his­to­ria en una char­la brin­da­da ayer en el Circu­lo Fran­cés, quie­re for­mar una ONG para se­guir ayu­dan­do

Diario El Orden - - LOCALES -

"Siem­pre sen­tí de­seos de co­no­cer Áfri­ca, y tra­ba­jar allí. Qui­se ano­tar­me en Cen­tros de Sa­lud pe­ro me pe­dían inglés flui­do -no lo ten­go-, en­ton­ces me in­cor­po­ré co­mo vo­lun­ta­ria en un or­fa­na­to a tra­vés de una ONG es­pa­ño­la".

Fue el ini­cio de la char­la brin­da­da por la prin­glen­se Sil­vi­na Pe- lle­tán, de pro­fe­sión ki­ne­sió­lo­ga, en las ins­ta­la­cio­nes del Circu­lo Fran­cés.

La pre­sen­ta­ción es­tu­vo a car­go de Ali­cia Gó­mez, y los asis­ten­tes pu­die­ron es­cu­char los re­la­tos de las vi­ven­cias de Sil­vi­na en Ke­nia, ob­ser­var fo­tos y vi­deos de la ex­pe­rien­cia lle­va­da a ca­bo en el or­fa­na­to Ma­ma Fa­tu­ma. La en­tra­da con­sis­tió en el apor­te de un ju­gue­te -a vo­lun­tad- para el Día de Re­yes.

Sil­vi­na Pe­lle­tán con­tó que se anotó co­mo vo­lun­ta­ria a tra­vés de la ONG "Vo­lun­ta­rios en el mundo" y jun­to a su pri­ma Pa­tri­cia -de Bue­nos Ai­res- com­pra­ron los pa­sa­jes y via­ja­ron ha­cia Nai­ro­bi, Ke­nia, don­de es­tu­vie­ron du­ran­te un mes.

Via­ja­ron des­de Ar­gen­ti­na a Johan­nes­bur­go (Su­dá­fri­ca), de allí a Nai­ro­bi (Ke­nia) don­de es­tu­vie­ron tres me­ses en el or­fa­na­to. Al re­gre- so se to­ma­ron unos días en las pla­yas de Bom­bas­sa.

Al ins­cri­bir­se co­mo vo­lun­ta­rias, Sil­vi­na y su pri­ma arri­ba­ron al Ma­ma Fa­tu­ma Good­will Chil­drens Ho­me (Ho­gar de Bue­na Vo­lun­tad Ma­ma Fa­tu­ma) para rea­li­zar to­do ti­po de ta­reas y ayu­dar a los ni­ños que asis­ten.

Allí, en me­dio del "caos" de las ca­lles de Ke­nia (más que na­da por la can­ti­dad de gen­te y vehícu­los que cir­cu­lan) y ob­ser­van­do la pro­ble­má­ti­ca ha­bi­ta­cio­nal que aque­ja a aquel país; la prin­glen­se se alo­jó en la ca­sa de fa­mi­lia de Moham­med, el coor­di­na­dor, para lue­go tras­la­dar­se a rea­li­zar las ta­reas en el or­fa­na­to.

"El pri­mer día, nos ofre­cie­ron la­var los pla­tos. Les di­je que me en­can­ta­ba la­var, así que mi­nu­tos des­pués me hi­cie­ron la­var la ro­pa de to­dos (¡era mu­chí­si­ma!), jun­to a otra ma­ma del or­fa­na­to" cuen­ta Sil­vi­na en una char­la que brin­dó a la co­mu­ni­dad prin­glen­se en la se­de del Círcu­lo Fran­cés.

En el or­fa­na­to hay unos 50 ni­ños que re­si­den en for­ma per­ma­nen­te; y otros 30-40 que con­cu­rren a co­mer o ha­cer ta­reas es­co­la­res. La ma­yo­ría son prac­ti­can­tes mu­sul­ma­nes, y las eda­des van des­de los 2 años a 24, la edad del ma­yor.

"A al­gu­nos de los chi­cos ma­yo­res los in­cen­ti­va­mos a con­cu­rrir a la uni­ver­si­dad (ya que no con­ti­núan sus es­tu­dios al fi­na­li­zar la es­cue­la), y al ma­yor de to­dos -a tra­vés de la em­ba­ja­da- lo be­ca­ron para rea­li­zar apren­di­za­je de idio­ma es­pa­ñol, y po­der desem­pe­ñar­se co­mo guía de tu­ris­mo (ya po­see li­cen­cia de con­du­cir)".

Sil­vi­na cuen­ta que la realidad

Sil­vi­na Pe­lle­tán y al­gu­nos de los ni­ños del or­fa­na­to (3)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.