La caí­da de una cen­te­lla pro­vo­có da­ños en una vi­vien­da de la ciu­dad

Diario El Orden - - LOCALES -

El fe­nó­meno se re­gis­tró el sá­ba­do pa­sa­do en la vi­vien­da de la fa­mi­lia Vi­lla­rreal La­bor­da, pro­vo­can­do el in­cen­dio en una ha­bi­ta­ción e im­por­tan­tes da­ños ma­te­ria­les. Por suer­te to­dos re­sul­ta­ron ile­sos.

Una cen­te­lla ca­yó en la tar­de de sá­ba­do pa­sa­do en la vi­vien­da de ca­lle Suá­rez 566 y pro­vo­có da­ños to­ta­les al sis­te­ma eléc­tri­co. Afor­tu­na­da­men­te no hu­bo he­ri­dos, sí im­por­tan­tes pér­di­das ma­te­ria­les.

La cen­te­lla, uno de los fe­nó­me­nos me­teo­ro­ló­gi­cos más ex­tra­ños, y la se­gun­da que cae en nues­tra ciu­dad en un lap­so de po­cos días - (la pri­me­ra fue en la vi­vien­da de Ju­lio Oje­da, Me­di­na y 58, cuan­do es­ta­ba cam­bian­do una ga­rra­fa en año nue­vo) - sor­pren­dió a los ve­ci­nos de ca­lle Sua­rez al 566 ,y a la fa­mi­lia Vi­lla­rreal La­bor­da, in­qui­li­na de la vi­vien­da que pro­ta­go­ni­zó un mal mo­men­to.

De acuer­do a lo ma­ni­fes­ta­do, pri­me­ro se vio y se sin­tió la po­ten­cia de un gran ra­yo, que ca­yó so­bre la an­te­na de ra­dio, que la pul­ve­ri­zó. Lue­go la es­fe­ra lu­mi­no­sa des­car­gó su ener­gía en la pa­red y al­can­zó la ca­si­lla de gas de la vi­vien­da, lo que pro­du­jo el prin­ci­pio de in­cen­dio.

Allí, en me­dio de la llu­via in­ten- sa de ese mo­men­to (to­ta­li­zó en po­cas ho­ras 7 mi­lí­me­tros) los ser­vi­do­res pú­bli­cos tra­ba­ja­ron so­bre la ca­si­lla del me­di­dor de gas y lue­go en la vi­vien­da, don­de una ala­ce­na en el sec­tor del la­va­de­ro es­ta­ba en lla­mas.

El fe­nó­meno con­ti­núo su re­co­rri­do por los ca­bles, ha­cien­do sal­tar to­das las ta­pas de la luz, pro­vo­can­do un in­cen­dio en el in­te­rior de la vi­vien­da.

Afor­tu­na­da­men­te, no al­can­zó a sus mo­ra­do­res, que fue­ron rá­pi­da­men­te au­xi­lia­das por los ve­ci­nos, has­ta la lle­ga­da de los Bom­be­ros.

No hu­bo he­ri­dos, sí im­por­tan­te da­ños ma­te­ria­les, de­jan­do sin luz a los ve­ci­nos de la ci­ta­da cua­dra y los ca­bles de la vi­vien­da, ar­te­fac­tos to­tal­men­te des­trui­dos, lo que da una idea de la mag­ni­tud del fe­nó­meno, que úl­ti­ma­men­te tie­ne a mal traer, por la vio­len­cia, a nues­tra ciu­dad y la re­gión.

Rá­pi­da­men­te dos do­ta­cio­nes de bom­be­ros se hi­cie­ron pre­sen­tes en lu­gar y tra­ba­ja­ron pri­me­ro so­bre so­bre el fo­co íg­neo que ori­gi­nó una pér­di­da de gas im­por­tan­te, con pe­li­gro de ex­plo­sión, que hi­zo que per­so­nal de Ca­muz­zi Gas Pam­pea­na, cor­ta­ra el su­mi­nis­tro. Igual me­di­da pre­cau­to­ria to­mó la Coope­ra­ti­va Eléc­tri­ca Lt­da. de nues­tra ciu­dad y los ser­vi­do­res pú­bli­cos que pi­die­ron a ve­ci­nos y tran­seún­tes que se man­tu­vie­ron a dis­tan­cia.

El Or­den, pre­sen­te en el lu­gar, to­mó en vi­vo y di­rec­to lo acontecido, tran­qui­li­zan­do a ve­ci­nos, que se man­te­nían en vi­lo, al des­cono-

cer lo que ha­bía pa­sa­do, so­li­ci­tan­do in­for­ma­ción que fue su­mi­nis­tra­da mi­nu­to a mi­nu­to a tra­vés de sus re­des so­cia­les.

Una vez fi­na­li­za­das las ta­reas de en­fria­mien­to y con­trol de se­gu­ri­dad por par­te de bom­be­ros y De­fen­sa Ci­vil, pu­die­ron ob­ser­var los da­ños oca­sio­na­dos.

Las pér­di­das fue­ron mo­bi­lia­rias, de elec­tro­do­més­ti­cos, y en la es­truc­tu­ra del la­va­de­ro, con las pa­re- des y par­te del te­cho que­ma­das. Ade­más, pér­di­das en la co­ne­xión eléc­tri­ca y de gas.

En diá­lo­go con Dia­rio EL OR­DEN, Mi­guel Suá­rez a car­go de las do­ta­cio­nes de bom­be­ros ex­pli­có: "se ori­gi­nó una fu­ga de gas en el me­di­dor, y se pren­dió fue­go en una ala­ce­na de la par­te tra­se­ra. Ac­tua­mos pa­ra evi­tar que la fu­ga de gas ge­ne­re una ex­plo­sión, aler­ta­mos a las vi­vien­das lin­de­ras y des­co­nec­ta­mos las ins­ta­la­cio­nes eléc­tri­cas pa­ra que no ha­ya in­con­ve­nien­tes".

Sua­rez in­di­có que el fue­go afec­tó prin­ci­pal­men­te un la­va­de­ro, don- de se ob­ser­va­ron las per­di­das men­cio­na­das, mue­bles y elec­tro­do­més­ti­cos, con los da­ños en las pa­re­des, te­cho y co­ne­xio­nes eléc­tri­cas y de gas.

Co­mo el an­te­rior ca­so acontecido a Ju­lio Oje­da, va­le reite­rar que ha­brá que cui­dar­se de es­tas tor­men­tas que se for­man rá­pi­das, os­cu­ras, con ra­yos y cen­te­llas, que no eran muy ha­bi­tua­les, y que se es­tán dan­do muy se­gui­dos. Me­jor pre­ve­nir que la­men­tar, por­que es­tas es­fe­ra lu­mi­no­sa da­ña to­do lo que en­cuen­tra a su pa­so, au­tos, vi­vien­das, per­so­nas, etc. (VER NO­TA APAR­TE)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.