Las re­des so­cia­les y el im­pac­to en la sa­lud men­tal de los jó­ve­nes

Diario El Orden - - LOCALES -

Un es­tu­dio rea­li­za­do es­te año por la ONG bri­tá­ni­ca Men­tal Health Foun­da­tion afir­ma que apro­xi­ma­da­men­te una cuar­ta par­te de los adul­tos bri­tá­ni­cos han si­do diag­nos­ti­ca­dos en al­gún mo­men­to con un tras­torno psi­quiá­tri­co. Ta­les en­fer­me­da­des tie­nen mu­chas cau­sas, pe­ro una re­cien­te in­ves­ti­ga­ción de­mues­tra que en el ca­so de los jó­ve­nes, es­tán vin­cu­la­das con el con­su­mo ex­ce­si­vo de re­des so­cia­les.

Las re­des so­cia­les for­man par­te de nues­tra vi­da. Pla­ta­for­mas co­mo Fa­ce­book, Twit­ter e Ins­ta­gram han re­vo­lu­cio­na­do la ma­ne­ra de co­nec­tar en­tre no­so­tros y son uti­li­za­das por una de ca­da cua­tro per­so­nas en to­do el mun­do.

Las re­des so­cia­les se han con­ver­ti­do en un es­pa­cio en el que for­ma­mos y cons­trui­mos re­la­cio­nes, con­fi­gu­ra­mos nues­tra pro­pia iden­ti­dad, y nos ex­pre­sa­mos y co­no­ce­mos el mun­do que nos ro­dea. ¿Pe­ro he­mos va­lo­ra­do su­fi­cien­te­men­te qué ries­gos su­po­ne?

La ma­yor in­ci­den­cia del uso de las re­des so­cia­les se da en­tre los jó­ve­nes de 16 a 24 años, un pe­rio­do cru­cial pa­ra el desa­rro­llo emo­cio­nal y psi­co­so­cial de las per­so­nas. Pre­ci­sa­men­te por ello, es ne­ce­sa­ria una ma­yor com­pren­sión del im­pac­to de las re­des so­cia­les en los jó­ve­nes, po­nien­do es­pe­cial in­te­rés en có­mo és­tas pue­den afec­tar a su sa­lud men­tal.

Se­gún una en­cues­ta rea­li­za­da en 2017 por la Ro­yal So­ciety for Pu­blic Health, los bri­tá­ni­cos de 14 a 24 años creen que Fa­ce­book, Ins­ta­gram, Snap­chat y Twit­ter tie­nen efec­tos per­ju­di­cia­les pa­ra su bie­nes­tar. En pro­me­dio, in­for­ma­ron que es­tas re­des so­cia­les les die­ron un mar­gen adi­cio­nal pa­ra la au­to­ex­pre­sión y la cons­truc­ción de co­mu­ni­da­des.

Pe­ro tam­bién di­je­ron que las pla­ta­for­mas agra­va­ron la an­sie­dad y la de­pre­sión, los pri­va­ron del sue­ño, los ex­pu­sie­ron al bull­ying, y crea- ron preo­cu­pa­cio­nes so­bre su ima­gen cor­po­ral y "FOMO" ("mie­do a per­der­se al­go"). Los es­tu­dios aca­dé­mi­cos en­con­tra­ron que es­tos pro­ble­mas tien­den a ser par­ti­cu­lar­men­te gra­ves en­tre los usua­rios fre­cuen­tes de re­des.

Sean Par­ker, pre­si­den­te fun­da­dor de Fa­ce­book, ad­mi­tió que el pro­duc­to fun­cio­na al "ex­plo­tar una vul­ne­ra­bi­li­dad en la psi­co­lo­gía hu­ma­na". De he­cho, un ex­pe­ri­men­to rea­li­za­do por cin­co neu­ro­cien­tí­fi­cos en 2014, con­clu­yó que Fa­ce­book ac­ti­va la mis­ma par­te del ce­re­bro que el jue­go y el abu­so de sus­tan­cias. Sin em­bar­go, es muy di­fí­cil de­mos­trar que ob­se­sio­nar­se con los "me gus­ta" y los co­men­ta­rios pue­den cau­sar una en­fer­me­dad men­tal.

El es­fuer­zo más con­vin­cen­te fue una en­cues­ta que reali­zó un se­gui­mien­to de un gru­po de 5.208 es­ta­dou­ni­den­ses en­tre 2013 y 2015. Se en­con­tró que un au­men­to en la ac­ti­vi­dad de Fa­ce­book se aso­cia­ba con una fu­tu­ra dis­mi­nu­ción en la sa­lud men­tal re­por­ta­da.

Una so­lu­ción ob­via al pro­ble­ma es re­du­cir el tiem­po de pan­ta­lla. In­clu­so los usua­rios más ob­se­si­vos de­be­rían po­der ha­cer­lo. El es­tu­dio neu­ro­cien­tí­fi­co en Fa­ce­book des­cu­brió que la ca­pa­ci­dad cog­ni­ti­va de los su­je­tos pa­ra in­hi­bir su com­por­ta­mien­to im­pul­si­vo es­ta­ba me­nos afec­ta­da que pa­ra los adic­tos a las dro­gas o al jue­go. Y los da­tos de Mo­ment, una apli­ca­ción de se­gui­mien­to de ac­ti­vi­da­des, mues­tran que es po­si­ble que los con­su­mi­do­res que pa­san me­nos tiem­po en re­des so­cia­les es­tén más con­ten­tos.

La apli­ca­ción pre­gun­ta ca­da se­ma­na a 1 mi­llón de sus usua­rios si es­tán con­ten­tos o tris­tes con la can­ti­dad de tiem­po que han pa­sa­do en va­rias pla­ta­for­mas. Ca­si el 63% de los usua­rios de Ins­ta­gram re­por­tan ser mi­se­ra­bles, un por­cen­ta­je ma­yor que pa­ra cual­quier otra red so­cial. Pa­san un pro­me­dio de ca­si una ho­ra por día en la apli­ca­ción. El 37% que es­tá con­ten­to gas­ta en pro­me­dio al­go más de la mi­tad del tiem­po.

La ta­sa de fe­li­ci­dad es mu­cho ma­yor pa­ra Fa­ceTi­me (91%), una apli­ca­ción de vi­deo lla­ma­das y lla­ma­das te­le­fó­ni­cas (84%). Cuan­do se tra­ta de re­des so­cia­les, las con­ver­sa­cio­nes reales son di­fí­ci­les de su­pe­rar.

El in­for­me con­clu­ye re­co­men­dan­do el pa­pel fun­da­men­tal tan­to de los le­gis­la­do­res en po­lí­ti­cas de sa­lud men­tal, co­mo de gru­pos de ex­per­tos y or­ga­ni­za­cio­nes, y la im­por­tan­cia de tra­ba­jar de for­ma con­jun­ta pa­ra pro­du­cir una es­tra­te­gia de pre­ven­ción que abor­de el im­pac­to ne­ga­ti­vo de las re­des so­cia­les, y fo­men­te a su vez, los as­pec­tos po­si­ti­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.