Cuen­tas al bor­de de la quie­bra por en­deu­dar­se pa­ra apos­tar al as­cen­so a emer­gen­tes

Es­pe­ra­ban re­ver­tir ro­jos por de­va­lua­ción en ac­cio­nes. Pe­ro el cos­to de la pa­lan­ca era in­so­por­ta­ble. Em­pe­za­ron a ven­der y el mer­ca­do ba­jó 20% en una se­ma­na

El Cronista comercial - - Finanzas & Mercados - MA­RIANO GORODISCH mgo­ro­disch@cro­nis­ta.com

LA ABRUP­TA BA­JA TU­VO CO­MO PRO­TA­GO­NIS­TA A LOS CAUCIONADOS

La ba­ja en­tre el 21 de ju­nio y el 2 de ju­lio tu­vo co­mo pro­ta­go­nis­tas a los caucionados. Aún con­ti­nua esa si­tua­ción de stress en las cuen­tas. Hu­bo mu­cho apa­lan­ca­mien­to de clien­tes que cre­ye­ron en “Ar­gen­ti­na emer­gen­te” y eso ge­ne­ró que se en­deu­da­ran por en­ci­ma de tres cuar­tos de su ca­pi­tal.

Hu­bo cuen­tas que ca­ye­ron 50% en una se­ma­na. En las gran­des so­cie­da­des de bol­sa la me­sa mo­ni­to­rea­ba es­to y sa­lie­ron a res­pal­dar a cier­tos clien­tes pro­duc­to­res y les da­ban tiem­po pa­ra in­te­grar o ce­rrar po­si­ción con ga­ran­tías pro­pias, ya que te­nían clien­tes apa­lan­ca­dos 11 a 1 por la caí­da. O sea, el mer­ca­do caía 9% más y fun­dían y el agen­te bur­sá­til de­bía res­pon­der. En par­te la caí­da se ace­le­ró en al­gún mo­men­to por es­to.

“Nues­tra me­sa mo­ni­to­rea ca­da ca­so por un sis­te­ma de al­go­rit­mo que nos avi­sa. Igual hay otros bro­kers más ru­di­men­ta­rios que la pa­sa­ron mal”, cuen­ta uno de los Alyc top.

“Se to­ma­ba deu­da so­bre su te­nen­cia afo­ran­do ca­da vez me­nos, pe­ro in­cre­men­tan­do su pa­lan­ca, es­pe­ran­do que el ‘efec­to sorpresa’ de Ar­gen­ti­na emer­gen­te im­pac­ta­ra en la pla­za, pe­ro así es­ta­ban va­rios in­ver­so­res en el mer­ca­do, es­pe­ran­do que la no­ti­cia de la sorpresa per­mi­tie­ra re­ver­tir las fuer­tes pér­di­das por la de­va­lua­ción en ac­cio­nes”, cuen­tan en la City.

Lo que hi­cie­ron fue com­prar con más deu­da a me­di­da que el shock cam­bia­rio se car­ga­ba a la ren­ta va­ria­ble y eso dis­pa­ró la pa­lan­ca de mu­chas cuen­tas. Fi­nal­men­te, su­ce­dió lo inevi­ta­ble, cuan­do se dio la sorpresa mu­chos in­ten­ta­ron re­du­cir la pa­lan­ca, pe­ro “se car­ga­ron” al mer­ca­do, por­que en­ci­ma tu­vie­ron la ma­la suer­te que en me­dio de ese pro­ce­so el BCRA subía la ta­sa al 47% y la cau­ción se dis­pa­ró al 55%. El cos­to de la pa­lan­ca era in­so­por­ta­ble y em­pe­za­ron a ven­der: eso hi­zo ba­jar al mer­ca­do 20% en una se­ma­na, que­dan­do las cuen­tas al bor­de de la quie­bra. Las me­sas de los bro­kers co­men­za­ron a apre­tar­los pa­ra que desar­men, y no ha­bía de­man­da.

Fue lo que los nor­te­ame­ri­ca­nos lla­man un “mar­gin call” con cuen­tas apa­lan­ca­das por la abrup­ta ba­ja de mer­ca­do. Aún hay se­cue­las, hay clien­tes con apa­lan­ca­mien­to a 10/11/12 y esa ano­ma­lía obli­ga a rea­li­zar ven­tas, pe­ro ya no es tan ma­si­vo co­mo an­tes: es­tá más con­te­ni­do.

La gen­te es­tu­vo muy ner­vio­sa, pe­ro los bro­kers con me­sa pro­fe­sio­nal re­sis­tie­ron bien. Por aho­ra, si al­go pa­só, lo ocul­ta­ron con ga­ran­tías de los pro­pios bro­kers. Pe­ro no se ha­bla mu­cho en el mer­ca­do de que­bran­tos por aho­ra. “Si hay un muer­to, lo tie­nen bien cu­bier­to ba­jo tie­rra, no se ven dia­rios man­cha­dos con san­gre por aho­ra”, ilus­tran los me­sa­di­ne­ris­tas.

El ana­lis­ta Pa­blo Wah­non de­ta­lla que los in­ver­so­res de fun­da­men­tos en ac­cio­nes ar­gen­ti­nos que ade­más to­ma­ron cau­ción que­da­ron he­ri­dos: “Las noticias de al­gu­nas em­pre­sas eran bue­nas en cuan­to a sus ba­lan­ces, pe­ro el man­te­ner la cau­ción se­guía el rit­mo de bo­la de nie­ve de las Le­bac. Al de­rrum­bar­se el mer­ca­do, tu­vie­ron que ven­der, lo cual ori­gi­nó una so­bre­ven­ta y aho­ra al­gu­nos se cues­tio­nan si al­gu­nas em­pre­sas ya no que­da­ron de­ma­sia­do ba­ra­tas”.

Sos­tie­ne que, en ese es­ce­na­rio, al­gu­nas com­pa­ñías anun­cia­ron re­com­pras de sus ac­cio­nes, co­mo es el ca­so de Pam­pa, TGS , Ar­cor, Co­mer­cial del Pla­ta, Cre­sud, Ma­cro, Tran­se­ner y Ede­nor. “No se has­ta dón­de ba­ja­rá el mer­ca­do, pe­ro las em­pre­sas se des­tru­ye­ron en dó­la­res co­mo las pro­pie­da­des en­tre 2002 y 2004. Tan­to que co­men­za­ron mo­vi­mien­tos de re­com­pra”.

Mau­ro Maz­za, de Bull Mar­ket, ad­vier­te que hay $ 2800 mi­llo­nes en deu­da, cuan­do lo nor­mal son $ 1000 mi­llo­nes, el equi­va­len­te a un día de ope­ra­to­ria: “El pro­ble­ma es cuan­do sube la ta­sa de cau­ción, de la deu­da, y en­ci­ma los pa­pe­les ba­jan, es una Do­ble Nel­son. Así es­tá hoy el mer­ca­do, na­die quie­re lar­gar los pa­pe­les, pe­ro la deu­da se los va co­mien­do de a po­co, y ape­nas sube al­go, bus­can de­sar­mar y se ti­ran la po­si­ción en con­tra, en­ton­ces la de­man­da se co­rre y es­pe­ra me­jo­res pre­cios”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.