“Pa­ra los chi­cos, hoy el zap­ping es una ac­ti­tud an­te la vi­da”

LI­BRO DE AU­TOR RO­XA­NA MORDUCHOWICZ

El Cronista comercial - - 3Dias - Por Dé­bo­rah de Urie­ta

“Hoy, el gran desafío pa­ra la es­cue­la no es dis­tri­buir in­for­ma­ción, que es­tá a un clic de dis­tan­cia, sino en­se­ñar a pen­sar­la”

La doc­to­ra en Co­mu­ni­ca­ción Ro­xa­na Morduchowicz aca­ba de pu­bli­car Rui­dos en la web. Có­mo se in­for­man los ado­les­cen­tes en la era di­gi­tal. En un mano a mano con 3Días, ha­bla so­bre qué uso le dan los jó­ve­nes a In­ter­net, cuá­les son los prin­ci­pa­les desafíos que tie­ne hoy la edu­ca­ción y por qué hoy las fa­ke news son más peligrosas que nun­ca.

La con­sul­to­ra de la Unesco en te­mas de edu­ca­ción y tec­no­lo­gías, Ro­xa­na Morduchowicz, con­ce­dió una en­tre­vis­ta a 3Días pa­ra ha­blar so­bre su úl­ti­mo li­bro, Rui­dos en la web. Có­mo se in­for­man los ado­les­cen­tes en la era di­gi­tal. A lo lar­go de sus pá­gi­nas, la au­to­ra abor­da el si­guien­te in­te­rro­gan­te: có­mo los jó­ve­nes ac­ce­den a la in­for­ma­ción en un uni­ver­so de sa­be­res sin lí­mi­tes.

A lo lar­go de la char­la, la au­to­ra ex­pli­ca por qué los ado­les­cen­tes son “in­ge­nuos di­gi­ta­les”, los mo­ti­vos por los que las fa­ke news, que siem­pre exis­tie­ron, hoy son más peligrosas que nun­ca y con­si­de­ra que hay que des­mi­ti­fi­car que los chi­cos “ya no leen”, sino que, se­gún afir­ma, leen, pe­ro dis­tin­to. Tam­bién echa por tie­rra la afir­ma­ción “In­ter­net es si­nó­ni­mo de de­mo­cra­ti­za­ción del sa­ber”, y afir­ma: “Creer que por te­ner más in­for­ma­ción va­mos a to­mar me­jo­res de­ci­sio­nes y te­ner me­nos du­das es una in­ge­nui­dad”.

■ De­cís que los ado­les­cen­tes, más que "na­ti­vos di­gi­ta­les" son "in­ge­nuos di­gi­ta­les". ¿Qué quie­re de­cir? -En in­glés, se los con­si­de­ra na­ti­ves, en­ton­ces, en reali­dad, son naífs, es de­cir, in­ge­nuos, por­que los chi­cos tien­den a creer to­do lo que sa­le en la Web es cier­to o que en In­ter­net es­tá to­do o “si no, Goo­gle no lo hu­bie­ra pues­to”. Es­to es una in­ge­nui­dad, hay que sa­ber que In­ter­net tie­ne mu­chí­si­mo va­lor y un gran po­ten­cial pe­ro, tam­bién hay mu­chí­si­mas in­for­ma­cio­nes de fuen­tes po­co creí­bles o falsas.

¿Qué cri­te­rios usan pa­ra de­ter­mi­nar si una fuen­te es fia­ble o no? -És­te es un gran pro­ble­ma. Cuan­do bus­can in­for­ma­ción, pa­san los si­guien­tes pro­ble­mas: pri­me­ro, se que­dan con el pri­mer link que les apa­re­ce. No che­quean, no com­pa­ran, no bus­can un se­gun­do o ter­cer si­tio web, y es un pro­ble­ma, por­que el pri­mer link pue­de ser el del lu­gar que ha­ya pa­ga­do por es­tar pri­me­ro, y no ne­ce­sa­ria­men­te sea el más au­to­ri­za­do pa­ra ha­blar del te­ma. El se­gun­do pro­ble­ma es que no dis­tin­guen en­tre in­for­ma­ción y pu­bli­ci­dad. El gran ries­go es que uti­li­cen pu­bli­ci­da­des co­mo si se tra­ta­se de in­for­ma­ción. El ter­cer pro­ble­ma es que sue­len uti­li­zar el si­tio web más po­pu­lar, el más co­no­ci­do, en­ton­ces ahí caen en Wi­ki­pe­dia o en Yahoo Res­pues­tas, que son si­tios de cons­truc­ción co­lec­ti­va y, por lo tan­to, pue­den in­cu­rrir en erro­res. Y, el cuar­to y gra­ví­si­mo pro­ble­ma, por­que es el ori­gen de las noticias falsas, es que se in­for­man, fun­da­men­tal­men­te, por las re­des so­cia­les. En­ton­ces, creen más en sus con­tac­tos, ami­gos o fa­mi­lia­res que en el au­tor de la in­for­ma­ción, en quien, mu­chas ve­ces, no re­pa­ran.

■ ¿Có­mo des­de la es­cue­la se po­dría fo­men­tar que ten­gan una ac­ti­tud más crí­ti­ca y re­fle­xi­va a la ho­ra de bus­car in­for­ma­ción? -La es­cue­la es cla­ve, igual que la fa­mi­lia: son las dos gran­des ins­ti­tu­cio­nes. Pe­ro, la es­cue­la so­bre to­do, por­que es el lu­gar don­de los chi­cos se for­man y pa­san gran par­te del día ac­ti­vo. La es­cue­la, du­ran­te mu­chos si­glos, co­mo se in­ven­tó con Gu­ten­berg -por­que era ne­ce­sa­ria una ins­ti­tu­ción que en­se­ña­ra a leer lo que la im­pren­ta di­fun­día-, cre­yó que su rol era dis­tri­buir in­for­ma­ción. Hoy esos desafíos cam­bia­ron. Hoy el gran desafío pa­ra la es­cue­la no es dis­tri­buir in­for­ma­ción, que es­tá a un clic de dis­tan­cia, sino en­se­ñar a pen­sar­la. En­ton­ces, aquí la es­cue­la tie­ne que in­te­grar nue­vos len­gua­jes, que son los que usan los chi­cos co­ti­dia­na­men­te, no so­lo la pa­la­bra, sino tam­bién el len­gua­je vi­sual, au­dio­vi­sual, di­gi­tal. Tam­bién, tie­ne que en­se­ñar a dis­tin­guir dos gran­des con­cep­tos. Uno es el de re­le­van­cia: qué in­for­ma­cio­nes son re­le­van­tes y cuá­les son desecha­bles. Y el de con­fia­bi­li­dad: có­mo me doy cuen­ta de que un tex­to es con­fia­ble y vie­ne de una fuen­te au­to­ri­za­da de aquel que no lo es y, por lo tan­to, no lo ten­go que usar. Y, fi­nal­men­te, la es­cue­la tie­ne que en­se­ñar a dis­tin­guir gé­ne­ros. No pue­de ser que los chi­cos uti­li­cen una pu­bli­ci­dad co­mo si fue­ra una in­for­ma­ción con­fia­ble.

■ En el li­bro de­cís que es "una es­pe­ran­za in­ge­nua" de­cir que In­ter­net es si­nó­ni­mo de de­mo­cra­ti­za­ción del sa­ber. ¿Por qué? -Ten­de­mos a creer que en la era de la in­for­ma­ción to­das nues­tras de­ci­sio­nes son más fá­ci­les, to­das nues­tras du­das se re­suel­ven más rá­pi­do, y es­tá más ga­ran­ti­za­da nues­tra par­ti­ci­pa­ción so­cial. Y es­to no es cier­to o es par­cial­men­te cier­to. Es im­por­tan­te ac­ce­der a la in­for­ma­ción, e In­ter­net nos ha fa­ci­li­ta­do el ac­ce­so a co­no­ci­mien­tos, a sa­be­res que de otra ma­ne­ra no te­nía­mos po­si­bi­li­dad de ac­ce­der. Pe­ro, no es cier­to que, a ma­yor in­for­ma­ción, me­jo­res de­ci­sio­nes, por­que se pue­de pro­du­cir lo que hoy se lla­ma en el mun­do "in­fo­xi­ca­ción", que es la des­orien­ta­ción o la con­fu­sión que pro­vo­ca la abun­dan­cia de in­for­ma­ción, y lo que ha­ce tam­bién la abun­dan­cia de in­for­ma­ción es que per­de­mos de vis­ta quién fue el au­tor ori­gi­na­rio de ese con­te­ni­do. En­ton­ces, creer que por te­ner más in­for­ma­ción va­mos a to­mar me­jo­res de­ci­sio­nes y te­ner me­nos du­das es una in­ge­nui­dad, por­que lo que apa­re­cen son nue­vos in­te­rro­gan­tes que tie­nen que ver con el pen­sa­mien­to crí­ti­co y la ca­pa­ci­dad re­fle­xi­va, que es có­mo iden­ti­fi­car al au­tor en un mar, có­mo na­ve­gar re­fle­xi­va­men­te en un mar des­or­de­na­do de in­for­ma­cio­nes, y es­to vul­ne­ra di­rec­ta­men­te la de­mo­cra­cia.

■ ¿Por qué? -Por­que a la in­for­ma­ción ne­ce­si­ta­mos con­ver­tir­la en co­no­ci­mien­to, y al co­no­ci­mien­to, en ca­pi­tal cultural, jus­ta­men­te, pa­ra po­der to­mar de­ci­sio­nes re­fle­xi­vas, ba­sa­das en una in­for­ma­ción con­fia­ble y, ade­más, pa­ra po­der par­ti­ci­par so­cial­men­te en el bie­nes­tar de nues­tra ola, me­jor trans­for­ma­ción de nues­tra reali­dad. Y es­to, las de­ci­sio­nes que se to­man van a ser me­nos re­fle­xi­vas si la in­for­ma­ción es po­co con­fia­ble. En una elec­ción pre­si­den­cial, co­mo pa­só re­cien­te­men­te en va­rias par­tes del mun­do, las de­ci­sio­nes que to­ma la gen­te, si no sa­be dis­tin­guir la in­for­ma­ción, son per­ju­di­cia­les.

■ Afir­más que los chi­cos no leen me­nos, sino dis­tin­to. ¿Có­mo leen hoy? -Creer que por la pre­sen­cia de las pan­ta­llas en su vi­da los chi­cos leen me­nos que an­tes es un pre­jui­cio que hay que des­mi­ti­fi­car, y que tie­ne que caer, por­que los chi­cos leen de otra ma­ne­ra: leen en otro so­por­te, que son las pan­ta­llas; leen con otros fi­nes, por­que bus­car in­for­ma­ción so­bre un equi­po de fút­bol, un ac­tor o una pe­lí­cu­la tam­bién es leer, so­lo que bus­can in­for­ma­ción de aque­llo que son sus in­tere­ses. Y, en ter­cer lu­gar, los chi­cos leen de ma­ne­ra mu­cho más rá­pi­da, bre­ve y no li­neal. No­so­tros leía­mos de a una co­sa por vez, no em­pe­zá­ba­mos un nue­vo li­bro sin ter­mi­nar el an­te­rior. Leía­mos de ma­ne­ra li­neal, se­cuen­cial, y en or­den. Los chi­cos de hoy leen de ma­ne­ra su­per­pues­ta y al mis­mo tiem­po, de ma­ne­ra si­mul­tá­nea. Pa­ra ellos, el zap­ping de­jó de ser una ac­ti­tud an­te el te­le­vi­sor, de cam­biar de ca­nal, pa­ra con­ver­tir­se en una ac­ti­tud an­te la vi­da, por­que to­do en su vi­da es en si­mul­tá­neo.

■ ¿Y có­mo ac­ce­den a las noticias? -Los es­tu­dios in­ter­na­cio­na­les di­cen que co­mo el chi­co se in­for­ma bá­si­ca­men­te por re­des so­cia­les, la ma­ne­ra de lle­gar a las noticias es ca­sual, se­cun­da­ria. El ob­je­ti­vo prin­ci­pal de es­tar en una red so­cial es co­mu­ni­car­se con sus ami­gos pe­ro, de re­pen­te, ven una in­for­ma­ción que les in­tere­sa o que al­guien les man­dó o que les man­da la pro­pia red so­cial y, en­ton­ces, se de­tie­nen. Pe­ro es de ma­ne­ra se­cun­da­ria, ca­sual, par­cial, por­que res­pon­de a sus in­tere­ses y muy bre­ve, muy rá­pi­da. Por eso, hay que ver­da­de­ra­men­te ex­pli­car­les que la in­for­ma­ción, pa­ra com­pren­der la reali­dad so­cial, no pue­de ve­nir por las re­des so­cia­les, y de ma­ne­ra ca­sual, sino que tie­ne que ha­ber una ac­ti­tud de "me quie­ro in­for­mar, quie­ro en­ten­der me­jor lo que es­tá pa­san­do". Y, pa­ra eso, bus­car mu­chos links, no que­dar­se con el pri­me­ro, iden­ti­fi­car la pro­ce­den­cia o la au­to­ría y com­pa­rar, che­quear, ve­ri­fi­car.

■ Las fa­ke news siem­pre exis­tie­ron, pe­ro con­si­de­rás que no su­po­nen el mis­mo pe­li­gro las del si­glo XX que las del XXI. ¿Por qué? -Noticias falsas cir­cu­la­ron siem­pre. Los pro­ble­mas de aho­ra son tres. Uno: el al­can­ce en el es­pa­cio. An­tes, se li­mi­ta­ba a los te­le­vi­den­tes que es­ta­ban mi­ran­do ese pro­gra­ma de TV, y, a lo su­mo, se po­día co­men­tar al día si­guien­te en la ofi­ci­na. Hoy, con In­ter­net no hay lí­mi­tes. Dos: el al­can­ce en el tiem­po. An­tes, era ese pro­gra­ma que me trans­mi­tía en ese mo­men­to una in­for­ma­ción fal­sa. Aho­ra, lo que se sube a In­ter­net es muy difícil de bo­rrar, que­da allí pa­ra siem­pre, con lo cual el tiem­po es ili­mi­ta­do. Tres: el ano­ni­ma­to. En el pro­gra­ma de TV ha­bía que dar la ca­ra. Aho­ra, se pue­den su­bir in­for­ma­cio­nes falsas, sin ex­po­ner­se o ex­po­nien­do un nom­bre di­fe­ren­te, fal­so o des­de el ano­ni­ma­to. El ries­go es mu­cho ma­yor, por­que no se de­tec­ta quién me lo es­tá di­cien­do y ade­más, pa­ra quien lo di­ce, pue­de de­cir lo que quie­ra, es­cu­dán­do­se en ese ano­ni­ma­to. ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.