La otra mi­ra­da

Si se ana­li­za ba­jo la lu­pa del psi­coa­ná­li­sis, la de­fen­sa de la pe­na­li­za­ción no só­lo con­fun­de dis­cu­sión re­li­gio­sa con un te­ma de sa­lud pú­bli­ca. El prin­ci­pal pro­ble­ma de es­te pen­sa­mien­to es con la se­xua­li­dad de la mu­jer. Co­mo el go­ce re­sul­ta in­to­le­ra­ble de

El Cronista comercial - - 3Dias - ■ Por Gi­se­lle Ru­meau

La prohi­bi­ción del abor­to y el es­pan­to a la se­xua­li­dad fe­me­ni­na

En el país del tan­go y la nos­tal­gia eter­na, la ma­dre no se dis­cu­te. Es co­mún es­cu­char fra­ses arra­ba­le­ras que sos­tie­nen que ma­dre hay una so­la y es la más san­ta de to­das. La ma­ter­ni­dad es sa­gra­da y ab­so­lu­ta. Y el ins­tin­to ma­terno es al­go uni­ver­sal. Qui­zá por eso, la Ar­gen­ti­na sea tam­bién el país del psi­coa­ná­li­sis, con 194 pro­fe­sio­na­les por ca­da 100.000 ha­bi­tan­tes, se­gún el úl­ti­mo Atlas de sa­lud men­tal. Pe­ro quien ha­ya pa­sa­do unos años por el diván de­be­ría sa­ber que el mo­tor del ser hu­mano es el de­seo, que siem­pre es in­cons­cien­te e in­sa­tis­fe­cho, y no el ins­tin­to.

Pre­ci­sa­men­te, la teo­ría psi­coa­na­lí­ti­ca ba­rre con el con­cep­to del ins­tin­to ma­terno. No exis­te tal co­sa, di­ce. Y aun­que es­ta afir­ma­ción ten­ga ya sus años y cau­se ho­rror en los pen­sa­mien­tos más ran­cios, se afir­ma en ex­pli­ca­cio­nes bá­si­cas. No so­mos ani­ma­les que, jus­ta­men­te por ins­tin­to, co­pu­lan en­tre pa­dres e hi­jos y ac­túan con su cría siem­pre de la mis­ma ma­ne­ra. Si fue­ra así, no ha­bría ma­dres crue­les que aban­do­nen a sus ni­ños o les in­frin­jan cas­ti­gos o ve­já­me­nes es­pan­to­sos por­que el ins­tin­to les di­ría que ha­cer. Los se­res hu­ma­nos so­mos un po­co más com­ple­jos que los ani­ma­les. El ins­tin­to for­ma par­te del plano bio­ló­gi­co y es una fun­ción que tam­bién te­ne­mos co­mo la ne­ce­si­dad, re­la­cio­na­da con la su­per­vi­ven­cia y la adap­ta­ción. Pe­ro no­so­tros es­ta­mos atra­ve­sa­dos por la cul­tu­ra y el de­seo. Lo más apro­pia­do aquí se­ría de­cir que lo que exis­te es el de­seo ma­terno. O no, por­que el de­seo siem­pre es pro­pio del sujeto y no de la es­pe­cie. Hay mu­je­res que desean te­ner hi­jos y otras que ja­más pen­sa­ron en ser ma­dres. Pe­ro unas y otras tie­nen re­la­cio­nes car­na­les más allá del man­da­to bio­ló­gi­co. Se dis­fru­ta y se go­za.

Pues bien, a es­ta al­tu­ra del re­la­to po­de­mos ar­gu­men­tar que el te­ma del de­seo ma­terno y el pla­cer se­xual es­tá ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­do con la de­fen­sa de la prohi­bi­ción del abor­to.

Se sa­be. Quie­nes se opo­nen a le­ga­li­zar es­ta prác­ti­ca clan­des­ti­na es­tán en su ma­yo­ría en sin­to­nía con los dog­mas de la Igle­sia Ca­tó­li­ca, una ins­ti­tu­ción con pre­cep­tos anacró­ni­cos, que cues­tio­na la se­xua­li­dad hu­ma­na si no se prac­ti­ca co­mo un ac­to re­pro­duc­ti­vo, que le im­po­ne a sus sa­cer­do­tes al­go tan an­ti­na­tu­ral co­mo el ce­li­ba­to o que con­si­de­ra a la ho­mo­se­xua­li­dad co­mo al­go abe­rran­te. Si fue­ra por la Igle­sia, no ha­bría Ley de di­vor­cio, ni ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio, ni pre­ser­va­ti­vos ne­ce­sa­rios pa­ra evi­tar el con­ta­gio de en­fer­me­da­des ho­rri­bles co­mo el si­da. Pe­ro la de­fen­sa de la pe­na­li­za­ción no es­tá li­ga­da ex­clu­si­va­men­te a las con­vic­cio­nes re­li­gio­sas o mo­ra­les. No só­lo se con­fun­de la dis­cu­sión re­li­gio­sa con un te­ma de sa­lud pú­bli­ca. El pro­ble­ma prin­ci­pal de es­te ra­zo­na­mien­to es con la se­xua­li­dad. O me­jor di­cho, con la se­xua­li­dad de la mu­jer. In­vi­si­vi­li­zar la prác­ti­ca del abor­to no es otra co­sa que in­vi­si­vi­li­zar la se­xua­li­dad fe­me­ni­na. Es un me­ca­nis­mo in­cons­cien­te. Que la mu­jer go­ce, ade­más de ser ob­je­to de pla­cer, es in­to­le­ra­ble pa­ra esa mi­ra­da, y si se tra­ta de una ma­dre, mu­cho peor. No en vano sue­le de­cir­se que los me­jo­res aman­tes va­ro­nes son aque­llos que ‘per­die­ron el res­pe­to’ a su ma­dre o her­ma­na. Po­der con­ju­gar el amor tierno con el de­seo eró­ti­co en una mis­ma per­so­na es la cla­ve de una re­la­ción amo­ro­sa sa­na.

Tam­po­co se tra­ta de ne­ga­do­res se­ria­les de la reali­dad. No hay que ser muy pers­pi­caz pa­ra sa­ber que los abor­tos se prac­ti­can en el país, más allá de su prohi­bi­ción. Y que son las mu­je­res de ba­jos re­cur­sos eco­nó­mi­cos quie­nes mue­ren o su­fren las peo­res con­se­cuen­cias por no te­ner el di­ne­ro pa­ra ha­cer­lo en con­di­cio­nes mí­ni­mas de se­gu­ri­dad e hi­gie­ne. Pe­ro quie­nes re­cha­zan la des­pe­na­li­za­ción pre­ten­den que el abor­to si­ga per­ma­ne­cien­do en las som­bras, co­mo un cas­ti­go por ha­ber dis­fru­ta­do. Es co­mún es­cu­char de esas bo­cas fra­ses dis­pa­ra­ta­das, in­to­le­ran­tes y acu­sa­to­rias ha­cia la mu­jer. “Lo hu­bie­ra pen­sa­do an­tes de acos­tar­se” o “van a usar el abor­to co­mo mé­to­do an­ti­con­cep­ti­vo”, re­pi­ten sin pau­sa.

Sal­vo la vi­ce­pre­si­den­ta Ga­brie­la Mi­chet­ti -cu­yas de­cla­ra­cio­nes rea­li­za­das al dia­rio La Na­ción pa­re­cie­ran ir a prio­ri con­tra cual­quier ló­gi­ca po­si­ble- gran par­te de quie­nes se de­no­mi­nan ‘pro vi­da’ acep­tan que la prác­ti­ca se reali­ce de ma­ne­ra le­gal en ca­sos de vio­la­ción, tal co­mo lo es­ti­pu­la la le­gis­la­ción ar­gen­ti­na des­de 1921. ¿Cuál se­ría en­ton­ces la di­fe­ren­cia con las mu­je­res que no fue­ron vio­la­das? ¿Que es­tas úl­ti­mas go­za­ron y por eso de­ben ser san­cio­na­das y te­ner un hi­jo no desea­do?

“Yo no hu­bie­ra per­mi­ti­do el abor­to ni en ca­sos de vio­la­ción. Lo di­je cla­ra­men­te siem­pre. Lo po­dés dar en adop­ción, ver qué te pa­sa en el em­ba­ra­zo, tra­ba­jar con psi­có­lo­go, no sé”, di­jo Mi­chet­ti ha­ce do­ce días.

El pen­sa­mien­to de la Vi­ce­pre­si­den­ta es el más ma­chis­ta de to­dos. Qui­zá pien­se que la ni­ña sal­te­ña de 10 años vio­la­da por su pa­dras­tro, em­ba­ra­za­da y obli­ga­da a ser ma­dre por­que las nor­mas lo­ca­les no per­mi­ten el abor­to a con­tra­mano de la le­gis­la­ción na­cio­nal, hi­zo al­go ma­lo pa­ra so­por­tar ese abu­so. ¿Cree­rá que se lo me­re­ce tan só­lo por ser mu­jer?

El le­ma a fa­vor de la vi­da uti­li­za­do por los an­ti­abor­tis­tas es un slo­gan efec­tis­ta pa­ra una cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria, pe­ro po­co se­rio pa­ra ele­var el ni­vel del de­ba­te.

¿Quién pue­de es­tar en con­tra de la vi­da? Es un pos­tu­la­do tram­po­so. Co­mo sue­le afir­mar el ex mi­nis­tro de Sa­lud Gi­nés González Gar­cía, la vi­da vie­ne con el es­per­ma­to­zoi­de y el óvu­lo que son cé­lu­las vi­vas. Pe­ro una co­sa es la vi­da y otra es la per­so­na. “La se­mi­lla es vi­da pe­ro no es el ár­bol”, re­pi­te Gi­nés.

¿Ha­brá que evi­tar el se­xo por pla­cer en­ton­ces pa­ra no des­per­di­ciar óvu­los y es­per­ma­to­zoi­des? Es­tá cla­ro que no. Lo que que­da a la vis­ta es que quie­nes se opo­nen a la le­ga­li­za­ción del abor­to no es la vi­da lo que de­fien­den sino la re­pre­sión de la se­xua­li­dad fe­me­ni­na. ■

Quie­nes re­cha­zan la le­ga­li­za­ción pre­ten­den que el abor­to si­ga en las som­bras, co­mo cas­ti­go por el pla­cer. Es co­mún es­cu­char fra­ses in­to­le­ran­tes y acu­sa­to­rias ha­cia la mu­jer. “Lo hu­bie­ra pen­sa­do an­tes de acos­tar­se”, re­pi­ten sin pau­sa.

Gi­nés González Gar­cía­pi­de que no se con­fun­da la se­mi­lla (que es vi­da) con el ár­bol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.