“Veo a Ma­cri per­tur­ba­do, con des­gas­te y sin la fuer­za del ini­cio de la ges­tión” Out­si­der Pe­pe No­voa

El Cronista comercial - - 3Dias - ■ Por Ale­jan­dra Ca­no­sa

El ac­tor cues­tio­na al Go­bierno por con­si­de­rar que ge­ne­ró más po­bre­za. Con­si­de­ra que, pe­se a los erro­res, la pla­ta es­ta­ba más re­par­ti­da en la ges­tión kirch­ne­ris­ta y cri­ti­ca la lle­ga­da del FMI, por­que “sue­le va­ciar a los paí­ses”. Tam­bién cree que la grie­ta fue bue­na al per­mi­tir que la gen­te con­fron­ta­ra, pe­ro tu­vo ma­la pren­sa.

de­sa­for­tu­na­da­men­te uno no pue­de ayu­dar a to­dos. En ge­ne­ral, le echa­mos la cul­pa al Es­ta­do pe­ro el Es­ta­do so­mos to­dos y a ve­ces ves co­sas que te en­tris­te­cen”, re­mar­ca. Aún así, ase­gu­ra que si­gue sien­do op­ti­mis­ta, que ha pa­sa­do por “si­tua­cio­nes bra­vas”, pe­ro siem­pre sa­lió a flo­te.

■ ¿Cuál creés que fue la peor cri­sis que hu­bo en el país? -Los años de la dic­ta­du­ra. Ahí se com­pli­có to­do, mis hi­jos eran chi­cos y de pron­to te en­con­tra­bas con que es­ta­bas prohi­bi­do, qui­zás más en la te­le por­que en tea­tro, mal que mal, te la re­bus­ca­bas. Y cuan­do Ar­gen­ti­na sa­lió cam­peón mun­dial de fút­bol en el ‘78 no es­tá­ba­mos de acuer­do con lo que pa­sa­ba en el país, pe­ro sí con que la gen­te es­tu­vie­ra con­ten­ta. Qui­zás esas pe­que­ñas ale­grías que tie­ne la gen­te más po­pu­lar, por­que pro­ba­ble­men­te no ten­ga otras ex­pec­ta­ti­vas de vi­da, se dis­fru­tan en pa­to­ta.

■ ¿Có­mo ves al Pre­si­den­te? -Lo veo per­tur­ba­do. No­to des­gas­te en su ros­tro y sien­to que des­apa­re­ció la fuer­za que mos­tró en el co­mien­zo de su ges­tión. No se si lo que ha­ce es por tes­ta­ru­do o por­que real­men­te no pue­de mo­di­fi­car sus ideas, que no com­par­to. Ha ge­ne­ra­do mu­cha más po­bre­za y no es­toy di­cien­do que lo an­te­rior fue ma­ra­vi­llo­so, sino que es­ta­ba un po­co más re­par­ti­da la gui­ta. Por suer­te es­tán man­te­nien­do los sa­la­rios fa­mi­lia­res, pe­ro el úni­co que nos pres­ta pla­ta es el FMI. Y en to­dos los lu­ga­res en lo que cae el Fon­do, va­cía a los paí­ses. La ba­lan­za co­mer­cial del país no ca­mi­na y ver co­mo es­tán las co­sas en­tris­te­ce.

■ ¿Có­mo lo pa­sas­te en épo­cas don­de la grie­ta es­ta­ba más can­den­te? -Yo con­vi­vo con una ga­ma am­plia. Mis com­pa­ñe­ros, in­clu­si­ve con los que tra­ba­jo en SAGAI (So­cie­dad Ar­gen­ti­na de Ges­tión de Au­to­res e In­tér­pre­tes), re­pre­sen­tan a di­fe­ren­tes par­ti­dos y otros que no per­te­ne­cen a nin­guno. Lo mis­mo pa­sa con la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Ac­to­res, por­que mu­chos creen que son to­dos mo­no­lí­ti­ca­men­te pe­ro­nis­tas o kirch­ne­ris­tas y no es así. En los elen­cos de ac­to­res no se sien­te la grie­ta, al­gu­nos es­ta­re­mos más cer­ca del cor­dón, otros de la ve­re­da pe­ro el ca­mino que se­gui­mos es el mis­mo. To­dos que­re­mos que la gen­te no pa­se ham­bre y no duer­ma en la ca­lle pe­ro las con­di­cio­nes son bra­vas. Me gus­ta la pa­la­bra “grie­ta” por­que sig­ni­fi­ca que al­go se ra­ja, y si bien el pro­ble­ma fue que po­lí­ti­ca­men­te se ha usa­do pa­ra al­go des­pec­ti­vo, per­mi­tió que la gen­te con­fron­ta­ra.

■ Ha­ce po­cos días hu­bo elec­cio­nes en SAGAI y se im­pu­so la lis­ta de Pa­blo Echa­rri con el 83% de los vo­tos... -Hi­ci­mos una ex­ce­len­te elec­ción, lo cual nos afir­ma mu­cho en nues­tras ideas. Cla­ra­men­te la gen­te es­ta­ba con­ten­ta con la pro­duc­ción que vie­ne ges­tio­nan­do la co­mi­sión que lle­va ca­si do­ce años. La otra lis­ta tie­ne aho­ra for­zo­sa­men­te que con­ti­nuar so­bre el ca­mino que no­so­tros he­mos he­cho, no hay otra for­ma. Lo bueno es que en SAGAI, los que no co­bran mu­cho tie­nen sub­si­dios, cur­sos pa­ra ha­cer y la po­si­bi­li­dad de par­ti­ci­par en un mo­vi­mien­to in­terno que los sa­tis­fa­ga, co­mo ha­cer yo­ga, tea­tro leí­do por los ba­rrios...

■ ¿Có­mo ves el área cultural en Bue­nos Ai­res? -Es una ma­ra­vi­lla y eso tam­bién ha­bla del es­fuer­zo que hi­zo es­te país des­de la in­mi­gra­ción a la fe­cha, por­que si re­co­rrés el ca­mino des­de los años 1880/90, don­de lle­ga­ron ma­sas de gen­te que des­pués se acrio­lla­ron, se pro­du­je­ron obras pre­cio­sas. Pe­ro cuan­do hay cri­sis, la cul­tu­ra es lo pri­me­ro que se re­cor­ta y lo peor del asun­to es que al­gu­nos sub­si­dios que exis­tían pa­ra al­gu­nos mo­vi­mien­tos cul­tu­ra­les se per­die­ron. Es par­te del en­gra­na­je de lo que la gen­te eli­gió, pe­ro es­toy se­gu­ro de que eso se va a mo­di­fi­car y, tar­de o tem­prano, vol­ve­re­mos a ser el fa­ro de Amé­ri­ca.

■ ¿Có­mo vi­vis­te lo que su­ce­dió con la mo­vi­li­za­ción por la des­pe­na­li­za­ción del abor­to? -Es no­ta­ble por­que ha­bla de la adul­tez que es­tá ad­qui­rien­do es­ta so­cie­dad. Es­ta­mos abo­nan­do al­gu­nas ideas que te­ne­mos acer­ca de que la mu­jer tie­ne ra­zón en lu­char por su es­pa­cio. Y es­to fue un pu­ñal cla­va­do en el pe­cho pa­ra el ma­chis­mo. Du­ran­te mu­chos años las mu­je­res dis­cu­tían con los hom­bres y no eran es­cu­cha­das y, si bien to­da­vía es­tán en ca­rre­ra, tie­ne más pro­ta­go­nis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.