Ce­le­bri­ties,

El Cronista comercial - - 3Dias -

Beatriz Sar­lo es­tá a pun­to de pu­bli­car su nue­vo li­bro, don­de ana­li­za con la agu­de­za que la ca­rac­te­ri­za el es­cán­da­lo y la ma­ter­ni­dad de los fa­mo­sos ven­ti­la­da a la luz pú­bli­ca co­mo sín­to­mas de la épo­ca ac­tual. “El es­cán­da­lo se me apa­re­ció un día en la re­pe­ti­ción, ya sea en la TV o en las re­des, de un mis­mo ar­gu­men­to: “Yo lo amé, él me trai­cio­nó”, o “ella me train­cio­nó, yo la ama­ba, vol­vi­mos a es­tar jun­tos”. La re­pe­ti­ción de un ar­gu­men­to muy po­bre y su cons­truc­ción co­mo el ar­gu­men­to que ha­ce fun­cio­nar to­do lo de­más. Per­ci­bí que los pro­ta­go­nis­tas del es­cán­da­lo pa­sa­ban ca­si sin tran­si­ción a una es­pe­cie de idi­lio con el na­ci­mien­to de un nue­vo hi­jo. Y pa­ra mos­trar el pro­ce­so que con­du­cía a ese na­ci­mien­to, se sa­ca­ban fotos muy pa­re­ci­das a las del es­cán­da­lo: los pe­chos, los tra­se­ros, los vien­tres apa­re­cían del mis­mo mo­do. Y, ade­más, que apa­re­cie­ra el em­ba­ra­zo co­mo te­ma te­nía que ver con nue­vas for­mas de la es­truc­tu­ra fí­si­ca atrac­ti­va de las mu­je­res. Si vos pen­sás en la dé­ca­da del 60, de la mo­de­lo Twiggy, o de la ar­gen­ti­na Clau­dia Sán­chez, esos cuer­pos no se fa­vo­re­cían con el em­ba­ra­zo, sien­do el ideal de ex­tre­ma del­ga­dez, el em­ba­ra­zo era al­go que acon­te­cía co­mo un even­to que no en­tra­ba den­tro de la es­té­ti­ca de esos cuer­pos. Aho­ra uno di­ría que con la es­té­ti­ca de los cuer­pos de las ci­ru­gías es­té­ti­cas y los im­plan­tes, el em­ba­ra­zo del pre­sen­te es muy afín.

■ ¿Por qué el te­ma de la ma­ter­ni­dad cuan­do se dis­cu­te hoy en la Ar­gen­ti­na la des­pe­na­li­za­ción del abor­to? -Ése pa­re­ce ser el te­ma de una frac­ción del pen­sa­mien­to. Hay una lí­nea del fe­mi­nis­mo nor­ta­me­ri­cano que rein­vin­di­ca la ma­ter­ni­dad co­mo un po­der que tie­nen las mu­je­res y no los hom­bres. Un ca­mino pe­li­gro­so, por­que em­pie­za a prac­ti­car­se la ma­ter­ni­dad co­mo al­go que da po­der, no co­mo al­go que pue­de lle­gar a es­ta­ble­cer lí­mi­tes, cos­tar mu­cho, en­ce­rrar a las mu­je­res en de­ter­mi­na­do te­rri­to­rio. La idea de la ma­ter­ni­dad co­mo al­go só­lo fe­liz y po­de­ro­so atra­vie­sa cier­tas zo­nas del fe­mi­nis­mo de de­re­cha y lle­ga a ce­le­bri­da­des lo­ca­les. Mu­je­res apa­ren­te­men­te muy in­de­pen­dien­tes, de re­pen­te ex­pre­san sen­ti­mien­tos que pa­re­cen de fi­na­les del si­glo XIX, del ro­man­ti­cis­mo. Y los hom­bres, sus nue­vas pa­re­jas, es no­ta­ble co­mo se in­cor­po­ran in­me­dia­ta­men­te.

bre­za ce­ro” es dis­pa­ra­ta­do, por­que tie­ne que ver con có­mo se la mi­de, en Ale­ma­nia la po­bre­za se mi­de por la mi­tad del sa­la­rio bá­si­co. To­do lo que di­jo Ma­cri al prin­ci­pio uno tie­ne que pen­sar si lo di­jo por ig­no­ran­cia, por hi­po­cre­sía o por ci­nis­mo. Qui­zá sea una com­bi­na­ción de las tres. Lo de la ig­no­ran­cia es ex­tra­ño, de to­das ma­ne­ras, ya que los eco­no­mis­tas hoy se co­no­cen to­dos en­tre sí, no po­día ser que él no co­no­cie­ra los da­tos de la Ar­gen­ti­na, que ade­más el Ob­ser­va­to­rio So­cial de la Igle­sia los po­nía so­bre la me­sa se­ma­nal­men­te. En­ton­ces, uno tie­ne que ir a ver la hi­po­cre­sía de las pro­me­sas elec­to­ra­les y el ci­nis­mo de de­cir, “bueno, me vo­tan y va­mos a ver qué ha­ce­mos”.

■ La cla­se me­dia y los sec­to­res po­pu­la­res que lo vo­ta­ron y acep­ta­ron esa suer­te de con­tra­to ini­cial de “sa­cri­fi­car­se hoy pa­ra es­tar me­jor ma­ña­na” es­tán ca­da vez más des­crei­dos. ¿Qué pen­sás que va ha­cer Ma­cri pa­ra re­te­ner­los, ya que los ne­ce­si­ta ser re­elec­to? -Lo que tie­ne es a Cris­ti­na. Ma­cri quie­re man­te­ner a Cris­ti­na co­mo sup­por­ting ac­tress, en el sen­ti­do pleno de la pa­la­bra sup­por­ting ac­tress: es la ac­triz que lo va a so­por­tar en una pró­xi­ma elec­ción. Ahí hay que pen­sar qué de­ci­de ha­cer el pe­ro­nis­mo, por­que si Cris­ti­na pue­de se­guir sien­do la sup­por­ting ac­tress de Ma­cri es por­que el pe­ro­nis­mo no es­tá en con­di­cio­nes po­lí­ti­cas ni or­ga­ni­za­ti­vas de pre­sen­tar otra al­ter­na­ti­va.

■ Pa­ra el pe­ro­nis­mo el sue­ño de vol­ver al po­der en 2019 no pa­re­ce tan inal­can­za­ble co­mo cuan­do Ma­cri ga­nó la le­gis­la­ti­va y se da­ba por he­cho su re­elec­ción. Aho­ra, con Ba­rrio­nue­vo de in­ter­ven­tor tam­po­co la tie­nen fá­cil en el PJ... -Pe­ro el pe­ro­nis­mo ya tu­vo reunio­nes por su lado, creo que Ba­rrio­nue­vo no va a que­dar col­ga­do de una ban­de­ra bu­ro­crá­ti­ca don­de es­tá, sino que va a vol­ver a re­ubi­car­se si el pe­ro­nis­mo lo­gra uni­fi­car­se por otro lado. De­pen­de de la fuer­za que ten­ga el kirch­ne­ris­mo ahí pa­ra im­po­ner a CFK. Si va a una in­ter­na, po­si­ble­men­te la ga­ne, y por tan­to Ma­cri va a te­ner ba­ra­to un nue­vo con­tra­to con su sup­por­ting ac­tress. Aho­ra, si bien las elec­cio­nes del 19 son im­por­tan­tes, me preo­cu­pa pen­sar las co­sas no per­dien­do la tem­po­ra­li­dad de los 10 años de Me­nem, que es al­go que las ca­pas me­dias ten­drían que vol­ver a pen­sar: cuan­do le en­tre­ga­ron su vo­to por se­gun­da vez, y lo en­tre­ga­ron por­que ha­bía con­ver­ti­bi­li­dad, el dó­lar es­ta­ba uno a uno, por­que se iban a Mia­mi... Pen­sar que esas tem­po­ra­li­da­des lar­gas, en el ca­so de Me­nem, de­ja­ron un país des­co­no­ci­do has­ta ese mo­men­to. Y el que va a que­dar aho­ra va a ser un país peor que el que de­jó Me­nem.

■ En la dan­za de pre­si­den­cia­bles se ha­bla de La­vag­na, a quien Duhal­de im­pul­sa pú­bli­ca­men­te. Una suer­te de pre­si­den­te de tran­si­ción, por cua­tro años y co­mo candidato de un gran fren­te. -Lo ig­no­ro, pue­de ser una idea de Duhal­de, por­que él hi­zo la me­jor ex­pe­rien­cia con La­vag­na. Fue Duhal­de quien lo lla­mó y des­pués se lo trans­fi­rió a Kirch­ner, y creo que fue­ron los me­jo­res años eco­nó­mi­cos pa­ra sa­lir de la cri­sis an­te­rior. Ten­go un enor­me res­pe­to des­de el pun­to de vis­ta de lo que La­vag­na hi­zo co­mo mi­nis­tro de Eco­no­mía. Si me obli­gan a con­tes­tar, di­ría La­vag­na no va a to­mar el ca­mino de ser candidato, aun­que qui­zás lo que se­ría muy bueno pa­ra la Ar­gen­ti­na es que un candidato pre­si­den­cial lo tu­vie­ra a La­vag­na co­mo ga­ran­tía.

■ Lo tu­vo Mas­sa y no le al­can­zó. -Pe­ro tie­ne que te­ner­lo el pe­ro­nis­mo. Si La­vag­na acep­ta­ra ser la ga­ran­tía de un plan eco­nó­mi­co se­ría ex­ce­len­te. Las con­di­cio­nes que en­con­tró La­vag­na fue­ron ver­da­de­ra­men­te te­rri­bles. ¡Que no me ha­ble Ma­cri que en­con­tró con­di­cio­nes te­rri­bles! Y el país ya en 2003 es­ta­ba cre­cien­do.

■ Co­no­ces mu­cho a Ca­rrió, ¿có­mo ana­li­zás sus úl­ti­mos des­li­ces me­diá­ti­cos? Pe­dir­le a la cla­se me­dia que dé “pro­pi­nas y chan­gas”... -Mien­tras ella se mue­va den­tro de las fran­jas de las ca­pas me­dias, que son las que pue­de ase­gu­rar, in­clu­so di­cien­do las bar­ba­ri­da­des de “las pro­pi­nas y las chan­gas”, ahí va a es­tar su fu­tu­ro. Ca­rrió man­tie­ne al­gu­nas de sus cua­li­da­des: es ex­ce­len­te en los me­dios y tie­ne un tem­pe­ra­men­to que evi­den­te­men­te a la Ar­gen­ti­na le gus­ta en sus mu­je­res po­lí­ti­cas. Ca­rrió es muy pa­re­ci­da en su tem­pe­ra­men­to a Cris­ti­na. Al ar­gen­tino le gus­tan esas mu­je­res po­lí­ti­cas te­le­vi­si­vas. Tie­ne el tiem­po y lo ca­lien­te que la TV pi­de y se pa­re­ce a CFK en la ne­ce­si­dad de au­to­rre­fe­ren­ciar to­do pro­ble­ma. Y le ha ido bien con su es­ti­lo, co­mo a Cris­ti­na. ■ Tan con­fu­sa es­tá la po­lí­ti­ca que hoy has­ta se ha­bla de una even­tual can­di­da­tu­ra de Ti­ne­lli. ¿Ves fac­ti­ble que es­to ocu­rra en la Ar­gen­ti­na?

-Si EE.UU. lo vo­tó a Trump, que me­te al país más gran­de del mun­do en una gue­rra co­mer­cial con el se­gun­do país más gran­de, pien­so que cual­quier desas­tre pue­de pa­sar y que na­die es­tá li­bre.trump hi­zo un dis­cur­so di­ri­gi­do a aque­llos que no se sen­tían re­pre­sen­ta­dos por la po­lí­ti­ca y aque­llos que no se sen­tían re­pre­sen­ta­dos por la po­lí­ti­ca se sin­tie­ron re­pre­sen­ta­dos in­me­dia­ta­men­te por Trump. Que apren­dan los po­lí­ti­cos a ha­cer un dis­cur­so po­lí­ti­co en el cual la gen­te por lo me­nos en­tien­da de qué se es­tá ha­blan­do, no se pue­de ha­blar to­do el día de las le­bacs y las le­tes cuan­do se ha­bla de po­lí­ti­ca. Los po­lí­ti­cos tie­nen que apren­der a dar un in­te­rés pú­bli­co en su dis­cur­so, esa es la cues­tión. Si los po­lí­ti­cos no apren­den se los va a dar Ti­ne­lli. ¿Me voy a es­can­da­li­zar si EE.UU. es­tá go­ber­na­do por Trump? Si en el país más gran­de del mun­do eso pue­de su­ce­der tam­bién ese desas­tre pue­de su­ce­der en la Ar­gen­ti­na. ¿Por qué no? ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.