Re­va­lúo Im­po­si­ti­vo: una in­ver­sión con ta­sas del 100%

El Cronista comercial - - Opinión - Ch­ris­tian Fu­ci­ños So­cio del De­par­ta­men­to de Im­pues­tos de De­loit­te

La fal­ta de ajus­te por in­fla­ción im­po­si­ti­vo fue se­gu­ra­men­te uno de los ele­men­tos más dis­tor­si­vos del sis­te­ma tri­bu­ta­rio ar­gen­tino que ri­gió los de­sig­nios de los con­tri­bu­yen­tes du­ran­te más de una dé­ca­da. El Fis­co, obe­de­cien­do las le­yes vi­gen­tes, ne­ga­ba la apli­ca­ción de es­te me­ca­nis­mo. Y la Jus­ti­cia, en ca­be­za de su má­xi­mo Tri­bu­nal, so­la­men­te re­co­no­ció que el mis­mo de­bía con­si­de­rar­se al mo­men­to de la li­qui­da­ción del Im­pues­to a las Ga­nan­cias cuan­do de no ha­cer­lo, se ter­mi­na­ba abo­nan­do un im­pues­to de tal mag­ni­tud que re­sul­ta­ba con­fis­ca­to­rio, y que por en­de vul­ne­ra­ba el prin­ci­pio de pro­pie­dad (es­to es co­mo si ma­ña­na pa­ra evi­tar el uso de gas, se dic­ta­ra una ley que prohi­be la uti­li­za­ción de las es­tu­fas cuan­do no ha­ce frío, y lue­go se apro­ba­ra otra que di­ce que sin im­por­tar lo que di­gan los ter­mó­me­tros, a los efec­tos de la apli­ca­ción de la pri­mer ley men­cio­na­da, se con­si­de­ra­rá que nun­ca ha­rá me­nos de 30 gra­dos; y que fren­te a un re­cla­mo de par­te de la po­bla­ción, nues­tra jus­ti­cia acep­te que en­cen­da­mos las es­tu­fas, so­la­men­te si de­mos­tra­mos pre­via­men­te que es­ta­mos a pun­to de mo­rir de hi­po­ter­mia).

Así las co­sas, el 27 de di­ciem­bre de 2017 el Con­gre­so san­cio­nó la Ley 27.430 de Re­for­ma Tri­bu­ta­ria, la cual vino a dar una so­lu­ción par­cial al pro­ble­ma an­tes men­cio­na­do, con dos pers­pec­ti­vas:

1. So­bre el fu­tu­ro, per­mi­tien­do la ac­tua­li­za­ción por in­fla­ción de ad­qui­si­cio­nes o in­ver­sio­nes a ser efec­tua­das en los ejer­ci­cios fis­ca­les que se ini­cian a par­tir del 1 de enero de 2018, a efec­tos de la de­ter­mi­na­ción de las amor­ti­za­cio­nes anua­les o cos­to en el ca­so de ven­ta; e in­clu­so la po­si­bi­li­dad de apli­car el ajus­te por in­fla­ción in­te­gral cuan­do la in­fla­ción acu­mu­la­da du­ran­te los 36 me­ses an­te­rio­res al pe­río­do que se li­qui­da sea su­pe­rior al 100%.

2. En cuan­to al pa­sa­do, aun­que tam­bién mi­ran­do al fu­tu­ro, a tra­vés de un ré­gi­men es­pe­cial de re­va­lúo im­po­si­ti­vo.

Es so­bre es­ta úl­ti­ma cues­tión que que­re­mos ha­cer hin­ca­pié. No es­ca­pa a nin­gún es­pe­cia­lis­ta de im­pues­tos, ni tam­po­co a nin­gún CFO, la exis­ten­cia de es­te me­ca­nis­mo. Pe­ro cree­mos que qui­zás por su com­ple­ji­dad, o por los tiem­pos fi­nan­cie­ros tur­bu­len­tos que he­mos es­ta­do vi­vien­do, no se ha rea­li­za­do en mu­chos ca­sos una ade­cua­da evaluación de su con­ve­nien­cia. Pri­ma fa­cie, se po­dría su­po­ner que si pa­ga un im­pues­to es­pe­cial del 10% del mon­to del re­va­lúo (si bien la ta­sa de­pen­de el bien, to­me­mos es­ta co­mo ba­se del ejem­plo) pa­ra lue­go ge­ne­rar una re­duc­ción del im­pues­to a las ga­nan­cias de en­tre el 25% y 30% (re­cor­de­mos que la alí­cuo­ta del im­pues­to se re­du­jo al 30% pa­ra los dos pri­me­ros ejer­ci­cios y lue­go al 25% pa­ra los si­guien­tes), se ob­ten­drá una re­duc­ción ne­ta de en­tre un 15% y un 20% por el di­fe­ren­cial de ta­sas, lo que no pa­re­ce ser muy atractivo con­si­de­ran­do que hoy ins­tru­men­tos fi­nan­cie­ros dis­po­ni­bles es­tán pa­gan­do ta­sas en pe­sos su­pe­rio­res al 40%, y el en­deu­da­mien­to es­tá por arri­ba del 50%. Sin em­bar­go, es­te ré­gi­men per­mi­te no só­lo ajus­tar las in­ver­sio­nes por la in­fla­ción pa­sa­da (que es lo que cons­ti­tu­ye el re­va­lúo), sino tam­bién la fu­tu­ra. Y a su vez, es­ta in­fla­ción fu­tu­ra re­sul­ta­ría apli­ca­ble no so­la­men­te so­bre el mon­to del re­va­lúo, sino tam­bién so­bre el va­lor de ori­gen del bien. Así en­ton­ces, con un “cos­to” del 10% del va­lor del re­va­lúo, es­ta­ría­mos “com­pran­do” una ma­yor deducción a va­lor pre­sen­te de en­tre el 25% y el 30% de di­cho va­lor, más el ajus­te por in­fla­ción fu­tu­ro del va­lor de ori­gen del bien. Así, por ejem­plo, pa­ra un bien con una vi­da útil de 10 años, ad­qui­ri­do en el 2014 por $ 1.000.000, que ten­dría en­ton­ces un va­lor re­si­dual al 31/12/2017 de 600.000, de­be­ría­mos abo­nar hoy un im­pues­to es­pe­cial de $ 55.800, pa­ra ge­ne­rar una re­duc­ción (no deducción) de im­pues­to a las ga­nan­cias de $ 546.186 de va­lor no­mi­nal o, asu­mien­do una in­fla­ción anual del 25%, $ 227.814 de va­lor ac­tual. Es de­cir, pa­ga­mos hoy 55.800, pa­ra abo­nar en un fu­tu­ro, pe­ro a va­lo­res de hoy, $ 227.814 me­nos de im­pues­to. En mo­ne­da du­ra, asu­mien­do que in­fla­ción y de­va­lua­ción si­guen un mis­mo rit­mo, es­to im­pli­ca un pa­go de u$s 2100 pa­ra ob­te­ner una re­duc­ción del im­pues­to en mo­ne­da cons­tan­te de u$s 7100 . Es­tas ci­fras im­pli­can ta­sas in­ter­nas de retorno anual su­pe­rio­res al 100% en pe­sos y 60% en u$s. Pa­re­ce difícil en­con­trar una in­ver­sión con es­tos rin­des. Pa­ra me­jor, es­te es­que­ma tie­ne su co­rre­la­to con­ta­ble en el re­co­no­ci­mien­to de un ac­ti­vo di­fe­ri­do, o dis­mi­nu­ción del pa­si­vo di­fe­ri­do, con su par­ti­da con­tra ga­nan­cia, que se­gu­ra­men­te re­sul­ta­rá bien­ve­ni­do por un gran nú­me­ro de com­pa­ñías que bus­can me­jo­rar sus es­ta­dos fi­nan­cie­ros aun cuan­do ha­yan de­ci­di­do no efec­tuar el re­va­lúo con­ta­ble.

Aho­ra bien, co­mo no to­do son bue­nas noticias, no po­de­mos de­jar de des­ta­car que los be­ne­fi­cios de­pen­de­rán de la si­tua­ción par­ti­cu­lar de la em­pre­sa, su po­si­ción en el im­pues­to a las ga­nan­cias, y si ha de­ci­di­do ini­ciar una dis­cu­sión a ni­vel ju­di­cial pa­ra la apli­ca­ción del ajus­te in­te­gral por in­fla­ción, pe­ro sin du­das, an­te la po­si­bi­li­dad de te­ner a dis­po­si­ción ta­ma­ños ren­di­mien­tos, bien me­re­ce el análisis de­ta­lla­do del ca­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.