Apla­za­do en co­mu­ni­ca­ción y ti­ro­nea­do, igual Ma­cri as­pi­ra al alar­gue

El Cronista comercial - - Opinión - Hu­go E.gri­mal­di

Alos ojos de la opi­nión pú­bli­ca y a dos años y sie­te me­ses de ha­ber lle­ga­do a la Ca­sa Ro­sa­da, la fi­gu­ra po­lí­ti­ca de Mau­ri­cio Ma­cri hoy pa­re­ce te­ner sus miem­bros ata­dos a cua­tro ca­ba­llos que lo quie­ren des­cuar­ti­zar. Lo no­ta­ble del ca­so es que se tra­ta de un Pre­si­den­te que no ha te­ni­do aún mu­cho tiem­po de man­da­to y que aca­ba de con­se­guir en oc­tu­bre pa­sa­do un triun­fo elec­to­ral me­ri­to­rio. Fue la cri­sis eco­nó­mi­ca la que lo ba­jó en la con­si­de­ra­ción de la opi­nión pú­bli­ca, lo co­lo­có des­pa­ta­rra­do en el sue­lo y lo de­jó a mer­ced del ti­ro­neo y ha­brá que pre­gun­tar­se si el cim­bro­na­zo se pro­du­jo por erro­res pro­pios, por el mun­do que se le vino en­ci­ma y de­jó al Go­bierno sin fi­nan­cia­mien­to ex­terno o si even­tual­men­te fue por la se­quía o por to­do en su con­jun­to.

Pro­ba­ble­men­te, pa­ra co­men­zar a sa­lir de es­ta tor­tu­ra que lo ago­bia, el Pre­si­den­te hi­zo el 9 de ju­lio una re­fe­ren­cia cen­tral so­bre los mo­ti­vos de la si­tua­ción, en una au­to­crí­ti­ca que de­be­ría ser me­jor va­lo­ra­da de lo que fue, so­bre to­do por el or­den que eli­gió pa­ra ex­pre­sar­la, co­lo­can­do en pri­mer lu­gar, aun­que ge­né­ri­ca­men­te, sus pro­pios erro­res, mien­tras ra­ti­fi­ca­ba el rum­bo de su go­bierno: “Es­ta­mos pa­san­do una tor­men­ta, fru­to de mu­chas cir­cuns­tan­cias: te­mas de nues­tra pro­pia ges­tión, ex­ter­nas y po­lí­ti­cas del go­bierno an­te­rior”, con­fe­só pú­bli­ca­men­te.

Aun­que pa­ra al­gu­nos re­sul­tó una ex­pli­ca­ción al­go mez­qui­na y en for­ma­to te­le­gra­ma (no se co­no­ce a nin­gún po­lí­ti­co que desee po­ner­se ex­plí­ci­ta­men­te la so­ga al cue­llo) y que pa­ra otros fal­tó, tras la con­fe­sión, el arre­pen­ti­mien­to y el pro­pó­si­to de en­mien­da, la bue­na no­ti­cia des­de la psi­co­lo­gía es que Ma­cri re­co­no­ció el pro­ble­ma y que eso le aflo­jó al­go los tien­tos des­de el lado de la ima­gen del go­ber­nan­te, mien­tras que la ma­yor cal­ma en los mer­ca­dos le ha ge­ne­ra­do a to­do el Go­bierno un ali­vio ex­tra por otro lado. Es­tá cla­ro que el Pre­si­den­te se ale­jó del es­que­ma de las bue­nas on­das y de las re­cu­rren­tes pro­me­sas que nun­ca lle­ga­ron a con­cre­tar­se y se­gu­ra­men­te pa­ra con­ten­tar a mu­chos crí­ti­cos has­ta alu­dió a la he­ren­cia re­ci­bi­da, un te­ma que ha ido per­dien­do fuer­za a tra­vés del tiem­po, ya que aho­ra mu­chas res­pon­sa­bi­li­da­des son com­par­ten. La idea es le­van­tar­se y po­ner­se al fren­te de la cri­sis y ya se ve­rá si es­to se re­fle­ja así en las pró­xi­mas en­cues­tas.

De­ri­va­da de las cau­sas de la cri­sis sur­ge otra cues­tión, pa­ra na­da se­cun­da­ria, aun­que con al­go de hi­pó­te­sis, que le pre­gun­tó es­te pe­rio­dis­ta a un im­por­tan­te fun­cio­na­rio gu­ber­na­men­tal, des­pués de ha­ber­la da­da por cier­ta un eco­no­mis­ta que ase­so­ra al Go­bierno: ¿no lo vie­ron ve­nir o a la cri­sis la agran­da­ron us­te­des pa­ra po­der ha­cer lo que de­bie­ron ha­cer an­tes y tam­bién pa­ra usar al FMI co­mo ex­cu­sa? Sor­pren­di­do, el fun­cio­na­rio res­pon­dió ta­jan­te, aun­que al­go ner­vio­so: “¡Es­tás lo­co¡ Hu­bie­se si­do al­go de­ma­sia­do arries­ga­do”, ex­pre­só, mien­tras en si­mul­tá­neo y con cier­ta pi­car­día, gui­ña­ba un ojo y se es­fu­ma­ba.

Es al­go bien ob­je­ti­vo mar­car que, más allá de to­dos es­tos in­te­rro­gan­tes y es­pe­cu­la­cio­nes, des­de que ha co­men­za­do su Go­bierno, el Pre­si­den­te ha que­da­do ti­ro­nea­do por de­re­cha y por iz­quier­da por or­to­do­xos y por po­pu­lis­tas de to­dos los co­lo­res, sec­to­res que no pa­ran de me­ter­le fichas to­dos los días (y más aho­ra, en el ac­tual de­cli­ve) pa­ra su­ge­rir­le pla­nes que él nun­ca ha­brá de en­ca­rar. Tam­bién ti­ran de la mis­ma so­ga de la im­po­si­ción de re­ce­tas di­fe­ren­tes la CGT, la Igle­sia, los mo­vi­mien­tos so­cia­les y has­ta sus pro­pios alia­dos de Cam­bie­mos.

Tam­bién Ma­cri ha co­me­ti­do pe­ca­dos pro­pios, co­mo por ejem­plo ha­ber que­da­do en­ce­rra­do en de­ma­sia­das con­tra­dic­cio­nes, esen­cial­men­te las que de­ri­va­ron en la sen­sa­ción de tiem­po per­di­do y, al res­pec­to, di­cen que es quien den­tro del Go­bierno li­de­ra el ajus­te con ma­yor en­jun­dia no só­lo por­que por pri­me­ra vez en la his­to­ria quie­re cum­plir con el Fon­do, sino por­que se sien­te aco­sa­do por sus pro­pias in­efi­cien­cias, so­bre to­do aque­llas de­ri­va­das del ar­ma­do gu­ber­na­men­tal que ima­gi­nó. En es­te sen­ti­do, el De­cre­to de achi­ca­mien­to del gas­to en el Es­ta­do, que dis­pu­so un congelamiento de las va­can­tes de em­pleo pú­bli­co has­ta fin de 2019, la re­duc­ción de los via­jes y de la flo­ta de au­tos ofi­cia­les re­sul­tó ser una se­ñal de aus­te­ri­dad, más allá del aho­rro que se pue­de pro­du­cir, cal­cu­la­do en 20,5 mil mi­llo­nes de pe­sos. Ade­más, se es­pe­ra­ba que Ma­cri mis­mo achi­ca­ra la pi­rá­mi­de que ar­mó, ba­jan­do de mi­nis­te­rios a se­cre­ta­rías y cam­bian­do las de­pen­den­cias pa­ra aho­rrar tiem­po en coor­di­na­do­res, pe­ro eso to­da­vía no su­ce­dió.

La po­lí­ti­ca co­mu­ni­ca­cio­nal del Go­bierno es otro de los te­mas por la cual el Pre­si­den­te, su go­bierno y sus ideas su­fren bam­bo­leos que lo ex­po­nen in­ne­ce­sa­ria­men­te, si­tua­ción que has­ta el mo­men­to no desea o no con­si­gue co­rre­gir. En el go­bierno de Ma­cri, na­die pre­vé los he­chos y sus con­se­cuen­cias, co­mo tam­bién na­die ex­pli­ca con ido­nei­dad y con cier­to sen­ti­do di­dác­ti­co na­da de lo que cir­cu­la. La sen­sa­ción es que el Go­bierno siem­pre pa­re­ce co­rrer de­trás de los acon­te­ci­mien­tos y que lle­ga tar­de y mal a los in­cen­dios. En ese sen­ti­do, re­sul­ta crí­ti­ca la si­tua­ción de des­pro­tec­ción gu­ber­na­men­tal, pe­ro es mu­cho peor que no se ad­vier­tan las con­se­cuen­cias.

Así, no só­lo le en­tran al Go­bierno las ba­las de las ope­ra­cio­nes de pren­sa que le sue­len ha­cer opo­si­to­res, lo­bis­tas o aún pe­rio­dis­tas pa­ra es­me­ri­lar­lo, sino que no hay quien sal­ga si­quie­ra a co­rre­gir con se­rie­dad las in­ter­pre­ta­cio­nes erra­das, aun­que ha­yan si­do ex­pre­sa­das de bue­na fe. El ca­so del des­ma­dre fi­nan­cie­ro y cam­bia­rio que ter­mi­nó im­pac­tan­do en los bol­si­llos vía pre­cios, ja­más ha si­do ex­pli­ca­do con ido­nei­dad y con cier­to sen­ti­do di­dác­ti­co por nin­gún fun­cio­na­rio ni se in­ten­tó una ex­pli­ca­ción sin­ce­ra -más allá de cier­ta ver­güen­za que al­gu­nos pue­dan sen­tir- so­bre los mo­ti­vos por los cuá­les se re­cu­rrió al Fon­do Mo­ne­ta­rio.

Es ver­dad que el Go­bierno ha de­ja­do cre­cer tan­to el flan­co crí­ti­co sin con­tra­rres­tar­lo con opi­nio­nes pro­pias que hoy se ne­ce­si­ta­rían mu­chos vo­ce­ros idó­neos pa­ra equi­li­brar la par­ti­da, al­go que a es­ta al­tu­ra pue­de re­sul­tar des­me­su­ra­do, pe­ro lo cier­to es que se in­ten­ta po­co y hay co­mo cier­ta pie­dra li­bre pa­ra que cual­quie­ra di­ga cual­quier co­sa, ya que quien ha­bla sa­be que no se lo va a re­fu­tar, ni si­quie­ra a con­tras­tar. Pe­rio­dis­ta El ejem­plo del pro­yec­to de ley so­bre le­ga­li­za­ción del abor­to es al­go muy cla­ro, ya que los me­dios es­tu­vie­ron dis­cu­tien­do du­ran­te un par de se­ma­nas so­bre el no­to­rio agu­je­ro ideo­ló­gi­co que ha­bía que­da­do en Cam­bie­mos por las po­si­cio­nes di­ver­sas de sus le­gis­la­do­res, pe­ro na­die se ocu­pó de ex­pli­car que, de­bi­do a lo sen­si­ble del te­ma, esa mis­ma trans­ver­sa­li­dad se ha­bía da­do tam­bién en los de­más blo­ques. Re­cién aho­ra se ha des­cu­bier­to que en el PJ pa­sa lo mis­mo.

Jus­ta­men­te, el jus­ti­cia­lis­mo ha pa­sa­do a ser la ve­det­te de la si­tua­ción, ya que su con­cur­so re­sul­ta vi­tal pa­ra apro­bar el Pre­su­pues­to 2019. Ma­cri ha­ce de po­li­cía ma­lo y di­ce que el pe­ro­nis­mo nun­ca cum­ple con lo pac­ta­do, mien­tras el mi­nis­tro Ro­ge­lio Fri­ge­rio tra­ta con los go­ber­na­do­res, quie­nes van a ha­cer lo ne­ce­sa­rio pa­ra que to­do sal­ga co­mo quie­re el Eje­cu­ti­vo na­cio­nal, no sin an­tes sa­car­le mu­chas con­ce­sio­nes que se tra­du­cen en fon­dos. Dipu­tados y so­bre to­do se­na­do­res van a re­fun­fu­ñar, ha­rán pro­fe­sión de fe so­bre que ellos no son el ajus­te ni tam­po­co quie­nes ads­cri­ben a las odio­sas re­ce­tas del FMI, ha­bla­rán de so­be­ra­nía, pe­ro van a ter­mi­nar vo­tan­do a dos ma­nos. El ra­zo­na­mien­to es sen­ci­llo: a na­die le con­vie­ne más que al pe­ro­nis­mo de cual­quier ver­tien­te que el tra­ba­jo su­cio lo ha­ga el go­bierno, ya que si ga­nan las elec­cio­nes el año pró­xi­mo van a re­ci­bir una ad­mi­nis­tra­ción or­de­na­da.

El pe­ro­nis­mo es un fac­tor más en­tre quie­nes ti­ro­nean al Pre­si­den­te. Pe­ro si Ma­cri en­cau­za es­te te­ma y, so­bre to­do, si lo­gra desatar­se de la so­ga que re­pre­sen­ta la dis­con­for­mi­dad ge­nui­na de bue­na par­te de la so­cie­dad en me­dio de una eco­no­mía in­fla­cio­na­ria con pro­nós­ti­co re­ce­si­vo de­ri­va­do del apre­tón mo­ne­ta­rio y de la me­nor can­ti­dad de obras pú­bli­cas, aun­que el Go­bierno ju­ra que el signo del año se­rá po­si­ti­vo, po­dría en­ton­ces en­trar nue­va­men­te a la can­cha, aun­que sea con me­dia do­ce­na de go­les en con­tra. Y en­ton­ces, a par­tir de ese mo­men­to, de­pen­de­rá de sí mis­mo pa­ra em­pa­tar el par­ti­do y as­pi­rar el año que vie­ne a un alar­gue que le per­mi­ta de­mos­trar que es po­si­ble cam­biar pa­ra sa­lir, tal co­mo él pien­sa, de las re­cu­rren­cias ideo­ló­gi­cas que, des­de los años ‘30 del si­glo pa­sa­do, só­lo re­pi­ten re­ce­tas que han me­ti­do al país en un pro­fun­do to­bo­gán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.