Una ra­cha de 72 años en Wall Street pue­de ayu­dar a Ma­cri en el año elec­to­ral

El Cronista comercial - - Portada - Por Gui­ller­mo Kohan

Ana­li­zan­do in­for­mes de ban­cos de in­ver­sión in­ter­na­cio­na­les so­bre el im­pac­to de las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias del mar­tes en EE.UU., apa­re­ce un da­to his­tó­ri­co en las es­ta­dís­ti­cas más que re­le­van­te pa­ra la Ar­gen­ti­na de hoy: en los úl­ti­mos 72 años, des­de 1946 se rea­li­za­ron 18 elec­cio­nes de me­dio tér­mino. En los 12 me­ses si­guien­tes a esa elec­ción del pri­mer mar­tes des­pués del pri­mer lu­nes de no­viem­bre, en to­dos los ca­sos, es de­cir 18 ve­ces so­bre 18, las bol­sas en Nue­va York tre­pa­ron pro­me­dio 17%. Ocu­rrió siem­pre. Y si se ana­li­za la re­cu­pe­ra­ción des­de los mí­ni­mos, el pro­me­dio de las es­ca­la­das al­can­zó a su­pe­rar 30%.

El fe­nó­meno es re­le­van­te pa­ra la Ar­gen­ti­na y so­bre to­do pa­ra Mau­ri­cio Ma­cri, ya que si la ra­cha se vol­vie­ra a ve­ri­fi­car por de­ci­mo­no­ve­na vez, el Go­bierno tran­si­ta­ría el año elec­to­ral con los mer­ca­dos ac­cio­na­rios fuer­te­men­te pa­ra arri­ba, al me­nos en Es­ta­dos Uni­dos. Se des­pe­ja­ría par­te de una de las in­cer­ti­dum­bres cen­tra­les de las tan­tas que apa­re­cen pa­ra la eco­no­mía y los mer­ca­dos en el úl­ti­mo tra­mo del pri­mer man­da­to de la ad­mi­nis­tra­ción Ma­cri, na­da me­nos que cuán ines­ta­bles es­ta­rán en 2019 los mer­ca­dos mun­dia­les y aún peor, qué ries­gos exis­ten de que se pro­fun­di­cen se­ve­ras tur­bu­len­cias o el ini­cio de un ver­da­de­ro bear mar­ket en Wall Street co­mo ama­gó a ini­ciar­se en oc­tu­bre con caí­das que no lle­ga­ron en pro­me­dio a 10%, que de­rrum­be los pre­cios, em­pi­ne las ta­sas in­ter­na­cio­na­les y des­in­fle la ma­yor ra­cha al­cis­ta en las bol­sas mun­dia­les que se vie­ne dan­do co­mo nun­ca des­de la caía de Leh­man en 2008.

Aún con tan­ta his­to­ria a fa­vor, los ana­lis­tas fi­nan­cie­ros in­ter­na­cio­na­les si­guen muy preo­cu­pa­dos: los pre­cios de los ac­ti­vos fi­nan­cie­ros es­tán muy al­tos, si­gue pre­sen­te el ries­go de un even­to in­fla­cio­na­rio por re­ca­len­ta­mien­to de la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na que lle­ve las ta­sas de 10 años a 4% o más, hay alar­ma por el ries­go de in­sol­ven­cia de ban­cos eu­ro­peos si se agu­di­za la cri­sis fis­cal en Ita­lia y na­die duer­me tran­qui­lo en me­dio de la dispu­ta co­mer­cial en­tre la Ca­sa Blan­ca y Pe­kin, con un Es­ta­dos Uni­dos que pro­fun­di­za el dé­fi­cit fis­cal y de­be­rá sa­lir al mer­ca­do a pa­gar ta­sa pa­ra ab­sor­ber fon­dos. “Los tra­ders en Wall Street creen aho­ra que las co­sas so­lo pue­den em­peo­rar en el fu­tu­ro”, ad­ver­tía ha­ce 60 días el le­gen­da­rio Pau­lo Le­me (ex Gold­man Sachs) de vi­si­ta en el país, en una cum­bre de Ceos fi­nan­cie­ros en Men­do­za. To­do un es­ce­na­rio ne­ga­ti­vo pa­ra las ma­te­rias pri­mas y los mer­ca­dos emer­gen­tes, el mun­do que cla­ra­men­te no le con­vie­ne a la Ar­gen­ti­na y mu­cho me­nos en el año elec­to­ral. Con un in­gre­dien­te adi­cio­nal no me­nor. La úl­ti­ma cri­sis fi­nan­cie­ra glo­bal de pro­por­cio­nes, la que es­ta­lló en 2008 con la bur­bu­ja de las hi­po­te­cas que vol­teó a Leh­man y ge­ne­ró un efec­to do­mi­nó dra­má­ti­co en to­do el sis­te­ma mun­dial, en par­te pu­do ad­mi­nis­trar­se gra­cias a un mun­do en el cual los lí­de­res de ha­ce 10 años pro­mo­vían la glo­ba­li­za­ción, eran ca­pa­ces de sen­tar­se al­re­de­dor de una me­sa, o con un sim­ple lla­ma­do te­le­fó­ni­co or­ga­ni­zar, co­mo se hi­zo, la ac­ción coor­di­na­da de la Re­ser­va Fe­de­ral, el Ban­co de In­gla­te­rra, el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo y el Ban­co de Ja­pón pa­ra sa­lir en sal­va­ta­je del sis­te­ma fi­nan­cie­ro mun­dial. Hoy nos en­con­tra­mos con lí­de­res na­cio­na­lis­tas y po­pu­lis­tas, to­dos en­fren­ta­dos con­tra to­dos, con ma­yo­res di­fi­cul­ta­des a la vis­ta pa­ra en­con­trar so­lu­cio­nes acor­da­das.

El cli­ma fi­nan­cie­ro mun­dial el años pró­xi­mo, y en par­ti­cu­lar la re­cu­pe­ra­ción de la eco­no­mía bra­si­le­ña si es que efec­ti­va­men­te ayu­da el efec­to Bol­so­na­ro, fi­gu­ran co­mo ren­glo­nes des­ta­ca­dos en la lis­ta de epi­so­dios po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos que pue­den in­fluir de­ci­si­va­men­te en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de la Ar­gen­ti­na. Las con­sul­tas en­tre los in­ver­so­res lo­ca­les e in­ter­na­cio­na­les si­guen muy en­fo­ca­das en la in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca que se abre en el país res­pec­to de la con­ti­nui­dad de Ma­cri en el po­der a par­tir de 2020, mu­cho más an­te el ries­go que apa­re­ce por la even­tua­li­dad de un cam­bio brus­co de man­do en el po­der, con el re­gre­so de Cris­ti­na o lo que la ex pre­si­den­te re­pre­sen­ta en tér­mi­nos de mo­de­lo po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co pa­ra el fu­tu­ro. Es una de las ra­zo­nes, no la úni­ca, por la cual a pe­sar de la cal­ma cam­bia­ria el ries­go país no ba­ja de 600/650 pun­tos bá­si­cos, y se man­tie­nen ce­rra­dos los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les de cré­di­to vo­lun­ta­rio pa­ra el país.

Si Ar­gen­ti­na no lo­gra co­lo­car deu­da vo­lun­ta­ria afue­ra en 2019, con Ma­cri o sin Ma­cri en la can­cha pa­ra un se­gun­do man­da­to, co­men­za­rán a pro­fun­di­zar­se las du­das res­pec­to de la ca­pa­ci­dad de Ar­gen­ti­na de re­pa­gar la deu­da a par­tir de 2020. Y en la me­di­da en que los mer­ca­dos no se cal­men, la pre­sión de los aho­rris­tas en pe­sos por pa­sar­se a dó­la­res irá cre­cien­do, agra­va­do en el vo­lu­men por la bo­la de nie­ve de pe­sos de­ri­va­da de las al­tí­si­mas ta­sas de in­te­rés que ri­gen ha­ce me­ses pa­ra con­te­ner al ti­po de cam­bio. To­do un es­ce­na­rio que se agra­va­ría más, en ca­so de que las en­cues­tas can­ten em­pa­te, o fa­vo­rez­can des­de mar­zo más a Cris­ti­na que al ac­tual Pre­si­den­te.

En el equi­po eco­nó­mi­co y en el Ban­co Cen­tral la ma­yor preo­cu­pa­ción sur­ge de lo que ocu­rra en Bra­sil y los mer­ca­dos mun­dia­les. Con­si­de­ran que el fren­te in­terno lu­ce más con­tro­la­do, a pe­sar de que has­ta fin de año se tran­si­ta­rá co­mo des­de agos­to el peor mo­men­to del ajus­te y la re­ce­sión. Su­po­nen que la in­fla­ción y las ta­sas irán ba­jan­do ha­cia di­ciem­bre, Pe­rio­dis­ta que la es­ta­bi­li­dad del dó­lar reac­ti­va mu­cho más en es­te país que la ba­ja de ta­sas, y que fi­nal­men­te la ener­gía y el com­ple­jo agro­pe­cua­rio ayu­da­rán en for­ma de­ter­mi­nan­te a la re­cu­pe­ra­ción en el año elec­to­ral. Re­zan, co­mo to­do el Go­bierno y gran par­te del co­lec­ti­vo que apo­ya a Cam­bie­mos por una re­elec­ción, que el pe­ro­nis­mo va­ya di­vi­di­do al co­mi­cio. Que no exis­ta tal co­sa co­mo una Cris­ti­na ge­ne­ro­sa, que al ver que ella no pue­de ga­nar so­la, de un pa­so al cos­ta­do pa­ra con­for­mar un es­pa­cio uni­fi­ca­do con el PJ pa­ra tra­tar de des­tro­nar a Ma­cri.

No to­dos en Cam­bie­mos se mues­tran tan con­fia­dos con el pro­gra­ma eco­nó­mi­co acor­da­do en­tre Ni­co­lás Du­jov­ne y Cris­ti­ne La­gar­de. Al­zó la voz con nu­la au­to­crí­ti­ca Al­fon­so Prat Gay, aho­ra vo­ce­ro ra­di­cal, ad­vir­tien­do so­bre la re­ce­sión y el ajus­te. Se agu­di­za la di­vi­sión en­tre el ala po­lí­ti­ca de Cam­bie­mos crí­ti­ca con Du­jov­ne y las ta­sas de Sand­le­ris, don­de se ubi­can Ro­drí­guez La­rre­ta, Vidal, Mon­zó, Fri­ge­rio y la UCR, to­dos crí­ti­cos del sec­tor ul­tra ma­cris­ta que ro­dea al Pre­si­den­te, la nue­va ver­sión de los Ro­jo Pun­zó de los ‘90, li­de­ra­dos por el pro­pio Ma­cri (el je­fe de los hal­co­nes) y su in­con­di­cio­nal Mar­cos Pe­ña, al que to­dos los echan la cul­pa pa­ra no con­fron­tar con el ver­da­de­ro je­fe. Tam­bién Du­jov­ne ali­nea­do, por ló­gi­ca, y ca­da vez más mi­li­tan­te en­tre los per­so­na­lis­tas del Pre­si­den­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.