Sa­la­rios, em­pleo y des­em­pleo en una eco­no­mía en re­ce­sión

El Cronista comercial - - Portada - Por Juan Luis Bour

Los in­gre­sos reales de asa­la­ria­dos ca­ye­ron du­ran­te 2018 a una ta­sa que se fue ace­le­ran­do has­ta su­pe­rar hol­ga­da­men­te lo ocu­rri­do du­ran­te las úl­ti­mas re­ce­sio­nes. En efec­to, si bien en pro­me­dio anual el va­lor del Rip­te ajus­ta­do por la in­fla­ción de In­dec (to­tal país) ha­brá caí­do po­co más de 5% fren­te a 2017, un des­cen­so pa­re­ci­do al re­gis­tra­do en 2014 y 2016, no ca­ben du­das que la pun­ta del año (di­ciem­bre) mar­ca­rá una caí­da bas­tan­te ma­yor. Pa­ra los cuen­ta­pro­pis­tas la si­tua­ción po­dría ser peor.

Pa­sa­da la re­ce­sión sa­bre­mos cuán per­sis­ten­te fue la caí­da de in­gre­sos reales, y cuán­to tiem­po le to­mó re­cu­pe­rar los ni­ve­les pre­vios. Con la gran re­ce­sión de 2002 hu­bo que es­pe­rar has­ta 2007 pa­ra re­cu­pe­rar in­gre­sos reales del año 2001, mien­tras que bas­tó un año pa­ra que la caí­da de in­gre­sos reales de 2009 se re­cu­pe­ra­ra. Des­de 2012 se su­ce­die­ron re­ce­sio­nes con caí­da de in­gre­sos la­bo­ra­les que no lo­gra­ron re­cu­pe­rar los ni­ve­les pre­vios, ya que an­tes que ello ocu­rrie­ra caí­mos en un nue­vo ci­clo con­trac­ti­vo.

Una mi­ra­da dual res­pec­to de la evo­lu­ción de los sa­la­rios reales du­ran­te las re­ce­sio­nes vie­ne da­da por el com­por­ta­mien­to de las em­pre­sas en tér­mi­nos de ace­le­rar o re­tra­sar con­tra­ta­cio­nes y des­pi­dos. La se­rie de des­pi­dos que pro­vee Ten­den­cias Eco­nó­mi­cas mues­tra pi­cos bien mar­ca­dos del ín­di­ce coin­ci­den­te con las re­ce­sio­nes (ex­cep­to en 2017 cuan­do tam­bién hay un pi­co). Se ob­ser­va que en la ac­tual re­ce­sión -con da­tos a oc­tu­bre- el pi­co de des­pi­dos se man­tie­ne por de­ba­jo de lo ob­ser­va­do en re­ce­sio­nes pre­vias. Los da­tos so­bre em­pleo for­mal pri­va­do pro­vis­tos por Tra­ba­jo pre­sen­tan un es­pe­ra­do com­por­ta­mien­to pro­cí­cli­co, aun­que no muy mar­ca­do. Ca­be es­pe­rar que el cuar­to tri­mes­tre del año mues­tre las pri­me­ras caí­das in­ter­anua­les, lue­go de las re­gis­tra­das en 2016.

Los in­di­ca­do­res po­drían su­ge­rir que es­te ci­clo ate­nua­do en ma­te­ria de em­pleo se ex­pli­ca en par­te por­que la caí­da de sa­la­rios reales de­ter­mi­nó una caí­da de los cos­tos la­bo­ra­les –ma­yor aún en­tre pro­duc­to­res de bie­nes tran­sa­bles- que evi­tó tran­si­to­ria­men­te un sal­to en los des­pi­dos. La de­ci­sión acer­ca de si el ci­clo ate­nua­do de des­pi­dos se man­ten­drá o no en pró­xi­mos me­ses de­pen­de esen­cial­men­te de las pers­pec­ti­vas de re­cu­pe­ra­ción de los agen­tes eco­nó­mi­cos: cuan­to más rá­pi­da la ex­pec­ta­ti­va de sa­li­da, ma­yor la ne­ce­si­dad de man­te­ner los plan­te­les. Si es­tas ex­pec­ta­ti­vas cam­bian y se pre­vé una re­ce­sión más pro­lon­ga­da, o se pre­sen­tan nue­vos fac­to­res ba­jis­tas (shocks do­més­ti­cos o ex­ter­nos, cam­bios de po­lí­ti­ca tri­bu­ta­ria e ines­ta­bi­li­dad ma­croe­co­nó­mi­ca), el com­por­ta­mien­to de las em­pre­sas po­dría cam­biar, ace­le­rán­do­se la ta­sa de des­pi­dos.

Por el mo­men­to se ob­ser­va -con da­tos has­ta sep­tiem­bre­que las ta­sas de sa­li­da ajus­ta­das por es­ta­cio­na­li­dad han des­cen­di­do tan­to en GBA co­mo a ni­vel del to­tal del país. Con­sis­ten­te­men­te tam­bién ca­ye­ron en for­ma más ace­le­ra­da las ta­sas de en­tra­da, por lo que el re­sul­ta­do ne­to es el es­tan­ca­mien­to y even­tual caí­da del em­pleo for­mal. En re­ce­sio­nes pre­vias (2009, 2014, 2016) se ob­ser­vó un au­men­to de las ta­sas de sa­li­da lue­go com­pen­sa­do en la re­cu­pe­ra­ción por un au­men­to ma­yor de las ta­sas de en­tra­da.

La abrup­ta caí­da de in­gre­sos reales y de cos­tos la­bo­ra­les po­dría ha­ber ju­ga­do -jun­to con la ex­pec­ta­ti­va de una re­ce­sión cor­ta- un pa­pel im­por­tan­te en el com­por­ta­mien­to ob­ser­va­do has­ta aquí en el mer­ca­do de tra­ba­jo. Sin em­bar­go ba­sar un pro­ce­so de es­ta­bi­li­za­ción en el an­cla­je de los sa­la­rios es una es­tra­te­gia de cor­to al­can­ce, a juz­gar por la re­ver­sión a la me­dia que tar­de o tem­prano se ob­ser­va en los in­gre­sos reales cuan­do no so­bre­vie­nen epi­so­dios dis­rup­ti­vos que atra­san di­cha con­ver­gen­cia.

La cri­sis de 2001/2 es un ejem­plo de dis­rup­ción que “pro­por­cio­nó tiem­po” pa­ra ini­ciar un ajus­te es­truc­tu­ral que nun­ca tu­vo lu­gar: tras des­plo­mar­se en 2002/3, los cos­tos la­bo­ra­les vol­vie­ron a tre­par por au­men­tos de im­pues­tos, re­gu­la­cio­nes, res­tric­cio­nes al co­mer­cio y atra­so cam­bia­rio. La ba­ja de cos­tos por la de­va­lua­ción ge­ne­ró ga­nan­cias tran­si­to­rias de com­pe­ti­ti­vi­dad y pro­ba­ble­men­te evi­tó un sal­to del des­em­pleo pe­ro, a me­nos que la re­ce­sión se pro­fun­di­ce, el “an­cla” del 2018 no es­ta­rá dis­po­ni­ble en for­ma per­ma­nen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.