Den­tro de la ley, pue­de pa­gar­se me­nos por Bie­nes Per­so­na­les

El Cronista comercial - - Economía & Política - Bie­nes in­mue­bles Ac­ti­vos fi­nan­cie­ros Im­pues­to a las Ga­nan­cias e in­fla­ción Di­fe­ri­mien­to o fi­nan­cia­ción

Tan­to en el Im­pues­to so­bre los Bie­nes Per­so­na­les co­mo en el Im­pues­to a las Ga­nan­cias so­bre la ven­ta de in­mue­bles, la ley de­ja res­qui­cios per­fec­ta­men­te le­gí­ti­mos pa­ra tri­bu­tar me­nos al Fis­co, por ejem­plo al re­du­cir la va­lua­ción de ac­ti­vos en el ex­te­rior.

Un re­si­den­te ar­gen­tino es­ta­rá su­je­to al Im­pues­to so­bre los Bie­nes Per­so­na­les si po­see a tí­tu­lo per­so­nal bie­nes in­mue­bles o ac­ti­vos fi­nan­cie­ros en el ex­te­rior.

La ley del Im­pues­to so­bre los Bie­nes Per­so­na­les es­ta­ble­ce el mé­to­do de va­lua­ción pa­ra bie­nes in­mue­bles y ac­ti­vos fi­nan­cie­ros ubi­ca­dos en el ex­te­rior, es­ta­ble­cien­do dis­tin­tos mé­to­dos pa­ra ca­da uno de ellos. Pa­ra los bie­nes in­mue­bles ubi­ca­dos en el te­rri­to­rio de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na, es po­si­ble re­du­cir la va­lua­ción del mis­mo por el cré­di­to to­ma­do pa­ra su com­pra (o me­jo­ras al in­mue­ble), siem­pre que el in­mue­ble sea uti­li­za­do co­mo ca­sa ha­bi­ta­ción o vi­vien­da fa­mi­liar, ex­pli­ca­ron Ni­co­lás Pro­co­pio y Raúl Fra­tan­to­ni, de Allen­de & Brea.

Pa­ra bie­nes ubi­ca­dos en el ex­te­rior y que se en­cuen­tren a tí­tu­lo per­so­nal del re­si­den­te fis­cal ar­gen­tino, la ley es­ta­ble­ce que se­rán va­lua­dos con­for­me su va­lor de mer­ca­do al 31 de di­ciem­bre.

De es­te mo­do, la nor­ma­ti­va no ha­ce men­ción al­gu­na res­pec­to de una po­si­ble de­duc­ción de hi­po­te­ca al mo­men­to de rea­li­zar la va­lua­ción, pre­ci­sa­ron Pro­co­pio y Fra­tan­to­ni.

Sin em­bar­go, la si­tua­ción cam­bia cuan­do se in­ter­po­ne una so­cie­dad ex­tran­je­ra en­tre el re­si­den­te fis­cal ar­gen­tino y la te­nen­cia del bien in­mue­ble. En es­ta si­tua­ción, el re­si­den­te ar­gen­tino se­rá el ti­tu­lar de par­ti­ci­pa­cio­nes so­cie­ta­rias, mien­tras que la so­cie­dad de­ten­ta­rá la ti­tu­la­ri­dad del in­mue­ble.

De es­ta ma­ne­ra, ya no de­be­rá in­cluir el in­mue­ble en sus de­cla­ra­cio­nes ju­ra­das, sino que de­be­rá in­cluir úni­ca­men­te la te­nen­cia ac­cio­na­ria de la so­cie­dad ex­tran­je­ra, la que se­rá va­lua­da por el mé­to­do de va­lua­ción pa­tri­mo­nial pro­por­cio­nal que sur­ja del úl­ti­mo ba­lan­ce.

El mé­to­do de va­lua­ción pa­tri­mo­nial pro­por­cio­nal es­ta­ble­ce que la te­nen­cia ac­cio­na­ria de­be­rá va­luar­se con­for­me la pro­por­ción en­tre los ac­ti­vos y los pa­si­vos, es de­cir, se­gún el pa­tri­mo­nio ne­to.

De es­ta ma­ne­ra, al con­si­de­rar el in­mue­ble co­mo un ac­ti­vo y la hi­po­te­ca co­mo un pa­si­vo, se po­drá de­du­cir el mon­to de es­ta úl­ti­ma, in­clu­yen­do úni­ca­men­te el va­lor ne­to del bien, in­di­ca­ron Pro­co­pio y Fra­tan­to­ni. Por otro la­do, los ac­ti­vos fi­nan­cie­ros que co­ti­cen en bol­sas o mer­ca­dos del ex­te­rior y que es­tén a tí­tu­lo per­so­nal del re­si­den­te fis­cal ar­gen­tino, se­rán va­lua­dos al úl­ti­mo va­lor de co­ti­za­ción al 31 de di­ciem­bre de ca­da año, sin po­si­bi­li­dad de re­du­cir su va­lor an­te por­ta­fo­lios apa­lan­ca­dos, di­je­ron Pro­co­pio y Fra­tan­to­ni.

El prin­ci­pal gas­to a de­du­cir en es­te ti­po de ac­ti­vos, son los cré­di­tos otor­ga­dos por ins­ti­tu­cio­nes ban­ca­rias y fi­nan­cie­ras. La ley no ha­ce men­ción a la de­du­ci­bi­li­dad de los cré­di­tos, por lo cual de­be­rán ser in­clui­dos co­mo ac­ti­vos en las de­cla­ra­cio­nes ju­ra­das del re­si­den­te ar­gen­tino.

Pe­ro igual que con los bie­nes in­mue­bles, cuan­do se in­ter­po­ne una so­cie­dad ex­tran­je­ra, tam­bién se tri­bu­ta­rá por el pa­tri­mo­nio ne­to, con­clu­ye­ron Pro­co­pio y Fra­tan­to­ni.

Si bien en prin­ci­pio in­ter­po­ner una so­cie­dad en el ex­tran­je­ro no de­bie­ra te­ner efec­tos ba­jo la Ley del Im­pues­to a las Ga­nan­cias, es im­por­tan­te ana­li­zar que el apor­te a la so­cie­dad no ge­ne­ra una ga­nan­cia su­je­ta a im­pues­to pa­ra el re­si­den­te ar­gen­tino, aler­ta­ron. En la apli­ca­ción del Im­pues­to a las Ga­nan­cias so­bre el re­sul­ta­do de ven­tas de in­mue­bles, Eze­quiel Pas­sa­re­lli, de la con­sul­to­ra SCI, co­men­tó que si uno es­tá a pun­to de ven­der un in­mue­ble, con­vie­ne es­pe­rar un po­co y pa­sar la ope­ra­ción pa­ra el 2019.

Es­to se de­be a que el pre­cio de com­pra (o cos­to) se ac­tua­li­za por in­fla­ción, des­de la fe­cha en que se com­pró y has­ta la fe­cha en que se ven­de.

El ob­je­ti­vo de per­mi­tir es­ta ac­tua­li­za­ción es el de gra­var las ga­nan­cias reales (y no ga­nan­cias fic­ti­cias).

Con­si­de­ran­do la in­fla­ción pro­yec­ta­da pa­ra los pró­xi­mos me­ses (no­viem­bre 2018: 3,1%, di­ciem­bre 2018: 2,8% y enero 2019: 2,5%), se pue­de ob­te­ner un aho­rro fis­cal muy im­por­tan­te, so­la­men­te por es­pe­rar un po­co. Un pun­to fue cuán­to se pa­ga de im­pues­to, pe­ro tam­bién hay que ver cuán­do se pa­ga el im­pues­to.

Si la ope­ra­ción de ven­ta ocu­rre an­tes del 31 de di­ciem­bre 2018, el im­pues­to se de­be­rá pa­gar en ju­nio del 2019.

En cam­bio, si se pos­ter­ga la ope­ra­ción pa­ra enero de 2019, se po­drá di­fe­rir el pa­go del im­pues­to un año, por­que se pa­ga­rá en ju­nio del 2020, con to­do lo que im­pli­ca te­nien­do en cuen­ta la in­fla­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.