Un sue­ño me­die­val

El Cronista comercial - - Viajes & Estilo -

Ao­ri­llas del mar, en me­dio del campo, en­tre vi­ñe­dos o en­mar­ca­dos por mon­ta­ñas, siem­pre en pai­sa­jes im­per­tur­ba­bles y ab­so­lu­ta­men­te be­llos, las man­sio­nes fran­ce­sas del si­glo pa­sa­do y los cas­ti­llos me­die­va­les com­ple­ta­men­te res­tau­ra­dos ofre­cen la po­si­bi­li­dad de dor­mir en un en­torno úni­co.

En la zo­na ru­ral del de­par­ta­men­to de Cha­ren­te se le­van­ta, im­po­nen­te, el Châ­teau de Nieuil con su fa­cha­da re­na­cen­tis­ta, sus to­rres re­don­das, su an­ti­guo fo­so y un la­go ro­dea­do de ár­bo­les cen­te­na­rios. Inau­gu­ra­do co­mo ho­tel en 1937, cuen­ta con on­ce ha­bi­ta­cio­nes, tres sui­tes te­má­ti­cas y una ga­le­ría de­di­ca­da al ar­te fran­cés en la que se apre­cian es­cul­tu­ras, cuadros y an­ti­güe­da­des.

Ha­cia el sur del país, a 30 mi­nu­tos de Lyon y en el co­ra­zón de la ru­ta del vino de Beau­jo­lais, el Châ­teau de Pi­zay es otro de los ho­te­les em­ble­má­ti­cos de la re­gión. Cons­trui­do en el si­glo XIV en­tre más de 60 hec­tá­reas de vi­ñe­dos, cuen­ta con 60 ha­bi­ta­cio­nes y dos de­par­ta­men­tos con jar­dín pri­va­do y te­rra­za. Ade­más, en el res­tau­ran­te se pue­den de­gus­tar los tin­tos y blan­cos de la bodega pro­pia del cas­ti­llo, otro pun­to a fa­vor pa­ra los aman­tes del vino y del buen vi­vir.

Ha­cia el no­res­te de Fran­cia, en la zo­na vi­ti­vi­ní­co­la de Al­sa­cia, tam­bién hay op­cio­nes más que in­tere­san­tes pa­ra alo­jar­se en cons­truc­cio­nes his­tó­ri­cas. Jun­to a las co­li­nas del Mon­te Sain­te-odi­le, en­tre Stras­bourg y Col­mar, Hos­te­lle­rie des Châ­teau im­pac­ta con su ar­qui­tec­tu­ra y con su com­ple­to spa con ja­cuz­zis, sa­las de ma­sa­jes y tra­ta­mien­tos, pis­ci­na cli­ma­ti­za­da y cin­co sau­nas di­fe­ren­tes. Por otro la­do, en la ciu­dad de Rouf­fach y so­bre cua­tro hec­tá­reas de par­que y vi­ñe­dos, el Châ­teau d'isen­bourg y sus bo­de­gas del si­glo XII son otra pa­ra­da in­elu­di­ble pa­ra aficionados a la más no­ble de las be­bi­das. Com­ple­tan la pro­pues­ta el spa, la al­ta co­ci­na del res­tau­ran­te Les Tom­me­ries y la es­pec­ta­cu­lar can­cha de tenis.

Ya en el Va­lle del Loi­ra, en la re­gión cen­tral de Fran­cia, se le­van­ta el cas­ti­llo Do­mai­ne de la Tor­ti­nie­re, que da­ta del si­glo XIX. Es­te ho­tel cuen­ta con on­ce ha­bi­ta­cio­nes y 19 de­par­ta­men­tos pri­va­dos dis­per­sos en­tre sus fron­do­sos jar­di­nes. Más allá de la de­co­ra­ción y el mo­bi­lia­rio de épo­ca, se des­ta­ca su res­tau­ran­te Oran­ge­rie, que ofre­ce una co­ci­na fran­ce­sa tra­di­cio­nal con pro­duc­tos or­gá­ni­cos de la zo­na.

En el nom­bre del Cham­pag­ne

Ade­más de los es­pu­man­tes más fa­mo­sos del mun­do -los úni­cos que os­ten­tan el nom­bre de Cham­pag­ne- es­ta re­gión pro­po­ne un via­je en el tiem­po a tra­vés de man­sio­nes gó­ti­cas y vi­ñe­dos an­ti­quí­si­mos. En la co­mu­na de Éper­nay es in­dis­pen­sa­ble co­no­cer al­gu­nas de las cham­pa­ñe­ras que lle­va­ron a la re­gión a su má­xi­mo pres­ti­gio. A es­ca­sos me­tros del río Mar­ne, en la Avenue de Cham­pag­ne, se al­zan mu­chas de es­tas pres­ti­gio­sas ca­sas co­mo Moët et Chan­don, Mer­cier y Pe­rrier­jouët, en­tre otras. A seis ki­ló­me­tros de la ciu­dad, el pue­blo de Haut­vi­lliers es una pa­ra­da in­elu­di­ble en la his­to­ria y tra­di­ción de la re­gión: allí se en­cuen­tra la aba­día don­de en el si­glo XVII Dom Pé­rig­non ela­bo­ró, por pri­me­ra vez, ese irre­sis­ti­ble vino bur­bu­jean­te.

El si­guien­te des­tino lue­go de vi­si­tar Éper­nay es Reims. Allí se en­cuen­tra el res­to de las ca­sas de ma­yor re­nom­bre en un en­torno úni­co: una ciu­dad po­bla­da de mo­nu­men­tos que fue­ron de­cla­ra­dos Pa­tri­mo­nios de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co. Al fi­nal de la Rue Li­ber­gier, la ca­te­dral gó­ti­ca ex­hi­be sus ca­rac­te­rís­ti­cos vi­tra­les. Por su par­te, las bo­de­gas se di­vi­den en dos zo­nas, al­gu­nas se en­cuen­tran so­bre la ca­lle Ge­ne­ral Gi­raud (Pom­mery, Rui­nart y Hen­riot), mien­tras que otras se con­cen­tran en el bou­le­vard Lundy (Veu­ve Clic­quot, Krug, Louis Roe­de­rer). A me­nos de 50 ki­ló­me­tros, sin aban­do­nar la ru­ta del vino, la ciu­dad de Châ­lons­sur-mar­ne cuen­ta con otras dos obras maes­tras de la ar­qui­tec­tu­ra gó­ti­ca: la Ca­te­dral de Ste­tien­ne y la igle­sia de Nô­tre Da­me en Vaux, so­bre­vi­vien­tes de los sal­va­jes bom­bar­deos que azo­ta­ron es­ta re­gión du­ran­te la I y II gue­rra mun­dial.

A una ho­ra de via­je en di­rec­ción al sur se en­cuen­tra otra de las ciu­da­des más fa­mo­sas a cau­sa del cham­pag­ne: Tro­yes. La gran bien­ve­ni­da a es­ta ciu­dad la da la rue Emi­le Zo­la, con sus ca­so­nas me­die­va­les y las an­ti­guas igle­sias cu­yas pa­re­des son tes­ti­gos pri­vi­le­gia­das del pa­so del tiem­po. Ha­cia el es­te, la re­gión de l’au­be per­mi­te re­co­rrer, a tra­vés de una ru­ta per­fec­ta­men­te se­ña­li­za­da, 220 ki­ló­me­tros de bo­de­gas que re­ci­ben al tu­ris­mo con dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des. Un au­tén­ti­co pa­raí­so eno­ló­gi­co. ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.