“Hay que de­fen­der la cul­tu­ra del tra­ba­jo pa­ra sa­lir ade­lan­te”

El Cronista comercial - - Outsider -

El ac­tor y co­guio­nis­ta de Un gallo pa­ra Es­cu­la­pio se crió en el pri­mer cor­dón in­dus­trial del co­n­ur­bano bo­nae­ren­se, allí don­de la cla­se me­dia for­jó un es­ti­lo de vi­da que hoy sien­te en ries­go. Su ori­gen pue­de ver­se en sus per­so­na­jes, fru­to de esa mar­gi­na­li­dad cre­cien­te. Aquí su mi­ra­da so­bre el país y su de­fen­sa del Hos­pi­tal Po­sa­das, don­de na­ció y le sal­va­ron la vi­da.

las ma­ña­nas con su ca­nas­to a ven­der chu­rros. “Eso nos al­can­za­ba pa­ra co­mer y pa­gar im­pues­tos, y cuan­do lle­ga­ban los ve­ra­nos nos íba­mos con la fa­mi­lia a Ne­co­chea pa­ra se­guir tra­ba­jan­do y ha­cer la di­fe­ren­cia. Nos po­nía­mos el go­rro y el pi­to y a re­co­rrer la pla­ya con la ca­nas­ta lle­na. Así na­ció la chu­rre­ría Pi­lu­so”, la cul­tu­ra del tra­ba­jo en la cual se crió, la que sien­te des­de su in­te­rior que se es­tá per­dien­do. “Hay que de­fen­der­la pa­ra sa­lir ade­lan­te”.

■ ¿Có­mo se ve aho­ra esa pos­tal del ba­rrio? -Difícil y más heavy. Por­que a esa his­to­ria ini­cial la atra­ve­só una cri­sis que en los ‘90 lo lle­vó a mi vie­jo a ir­se a Ita­lia a tra­ba­jar pa­ra ter­mi­nar de pa­gar el prés­ta­mo de una ca­sa, que ha­bía com­pra­do en Lo­mas del Mi­ra­dor. Y ahí, en el ga­ra­je, tu­vi­mos que ar­mar con uno de mis her­ma­nos un horno pa­ra ce­men­tar tor­ni­llos. Em­pe­zó bien pe­ro te­nía­mos tan po­ca ex­pe­rien­cia en el ofi­cio, que no lle­gá­ba­mos a cum­plir con los pe­di­dos y al po­co tiem­po lo ce­rra­mos. Pe­ro to­do eso tan arrai­ga­do en una tí­pi­ca fa­mi­lia de in­mi­gran­tes en el co­n­ur­bano se fue per­dien­do con el des­em­pleo y aho­ra los ve­ci­nos ven a un ex­tra­ño en el ba­rrio y te mi­ran con des­con­fian­za.

■ ¿La ne­ce­si­dad de ele­gir otro rum­bo te lle­vó a la ac­tua­ción? -Siem­pre me gus­tó de chi­qui­to ac­tuar en las fies­tas pa­trias. Pe­ro de al­gún mo­do esa si­tua­ción ex­tre­ma de es­tar vi­vien­do una cri­sis tras otra ali­men­tó un de­seo la­ten­te. Bruno Stag­na­ro al co­no­cer­me me di­jo que tu­ve diez vi­das y ese vér­ti­go me sir­vió a la ho­ra de es­cri­bir y de ac­tuar. En Un gallo pa­ra Es­cu­la­pio es­ta­ban las his­to­rias, la es­truc­tu­ra y fal­ta­ba dar­le al­ma y vi­da a la obra, así que a la ho­ra de ha­cer el per­so­na­je del Chelo (Luis Bran­do­ni, que en la se­gun­da par­te ya no es­tá), nos apa­re­ci­mos una ma­dru­ga­da en me­dio de una ri­ña de ga­llos, en el in­te­rior de una ca­sa del co­n­ur­bano y apun­tá­ba­mos co­sas. Pa­ra co­no­cer el mun­do de pi­ra­tas del as­fal­to nos me­ti­mos a leer cau­sas, ha­bla­mos con fis­ca­les, po­li­cías y gen­te que la­bu­ra­ba de eso, y así sa­ca­mos los ma­ti­ces de una ope­ra­to­ria. To­da esa pre­via ti­ra­da al pa­pel, te mues­tra al­go muy gor­do y cuan­do lo pu­lís, te de­ja un guión del­ga­do pe­ro es­ti­li­za­do, con la con­sis­ten­cia que de­be te­ner una bue­na his­to­ria.

■ ¿Me­jo­ró el mer­ca­do con la apa­ri­ción de nue­vas pla­ta­for­mas? -Pa­ra mí si­gue es­tan­do muy aco­ta­do el te­ma, no es que se abrió y hay la­bu­ro pa­ra to­dos. La reali­dad es que se di­ver­si­fi­có el ac­ce­so con las emi­sio­nes por streaming, el ca­ble, en­ton­ces se van ge­ne­ran­do nue­vos con­te­ni­dos y no es­tás su­pe­di­ta­do a que se pa­sen so­lo por un ca­nal de ai­re. Y es­ta con­ver­gen­cia a lo di­gi­tal am­plió la di­fu­sión, pe­ro lo que es­ta­ría bueno es que eso se ma­ni­fes­ta­ra con más la­bu­ro pa­ra ac­to­res, téc­ni­cos, di­rec­to­res, que for­ma­mos par­te de es­ta in­dus­tria. Cues­ta mu­cho pro­du­cir y en to­das las épo­cas se ha­bló de los avan­ces tec­no­ló­gi­cos, eso no afec­tó el em­pleo pe­ro es­ta vez en lu­gar de evo­lu­cio­nar el tra­ba­jo se pre­ca­ri­zó. Y eso no es­tá bueno.

■ Cuan­do te diag­nos­ti­ca­ron que te­nías leu­ce­mia ¿pen­sa­bas que se ter­mi­na­ba to­do? -Sí, es inevi­ta­ble que al prin­ci­pio no te sien­tas así. Por­que an­tes de­cir leu­ce­mia era pen­sar en la muer­te y no es co­mo aho­ra, que hay más luz y es­pe­ran­za so­bre to­do cuan­do se dan ca­sos en los más chi­cos. Ese mo­men­to es el más jo­di­do por­que te aga­rra des­aco­mo­da­do y re­cién cuan­do uno em­pie­za el tra­ta­mien­to en­tien­de có­mo hay que ju­gar es­te par­ti­do. Por la ca­be­za de mis vie­jos pa­só lle­var­me a Cu­ba o a Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro le acon­se­ja­ron ha­cer­me ver en el Hos­pi­tal Po­sa­das, don­de en­con­tré en un equi­po de he­ma­to­lo­gía y de mé­di­cos que me die­ron la aten­ción y con­ten­ción que me ha­cía fal­ta.

■¿Eso te lle­vó a ha­cer una de­fen­sa de la sa­lud pú­bli­ca a tra­vés de tu cuen­ta de twit­ter? -Sí, por su­pues­to, pe­ro siem­pre des­de un lu­gar ge­nuino, so­li­da­rio. Por­que co­mo es­cri­bí en su mo­men­to, “mu­chos co­mo yo es­ta­mos vi­vos gra­cias a los pro­fe­sio­na­les” del Hos­pi­tal Po­sa­das. Có­mo no voy a es­tar con ellos y de­fen­der sus fuen­tes de tra­ba­jo. A ve­ces uno cree que por al­can­zar cier­ta no­to­rie­dad ya no es­tás ahí, pe­ro yo si­go te­nien­do a mis vie­jos en el co­n­ur­bano y a mu­chos de mis ami­gos que se atien­den en el hos­pi­tal pú­bli­co. Me acuer­do que, cuan­do te­nía­mos el horno pa­ra ce­men­tar tor­ni­llos, un ope­ra­rio me di­jo: “¿Pe­ro lo­co, vos sos Wal­ter qué ha­cés acá car­gan­do bol­sas?” Sí, le res­pon­dí, soy el de la te­le pe­ro con los mis­mos qui­lom­bos que tie­nen us­te­des.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.