A la bue­na de Dios

El Cronista comercial - - Outsider -

“De re­pen­te, to­do a su al­re­de­dor se vis­tió de vír­ge­nes y san­tos. De San Ex­pe­di­to al Pa­dre Ma­rio, pa­san­do por un cu­ra que su ma­má acer­có has­ta la sa­la del hos­pi­tal don­de es­ta­ba in­ter­na­do pa­ra un­tar­lo en acei­te. “¡Sa­ca­lo de acá, ma­mi que no me pue­den ni to­car!”, le su­pli­ca­ba él. Pe­ro ella, des­de la fe, y su pa­dre, des­de la vo­lun­tad, se su­ma­ron a los mé­di­cos del Po­sa­das pa­ra que sa­lie­ra ade­lan­te con el tra­ta­mien­to. “Mi vie­jo -cuen­ta­se iba a com­prar hie­lo has­ta una es­ta­ción de ser­vi­cio, en pleno in­vierno, pa­ra ba­jar­me la tem­pe­ra­tu­ra que te­nía en el cuer­po por­que con las dro­gas que me da­ban no al­can­za­ba y me lo po­nía de­ba­jo de las axi­las, en la fren­te y en­tre las pier­nas. Eso fue así en los sie­te me­ses más crí­ti­cos del tra­ta­mien­to, cuan­do uno bus­ca afe­rrar­se a lo que sea, y la fe en esos mo­men­tos se con­vier­te en al­go im­por­tan­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.