Chi­na ya no es el motor de los paí­ses emer­gen­tes

La des­ace­le­ra­ción, el mo­de­lo eco­nó­mi­co cam­bian­te y la gue­rra co­mer­cial con­vir­tie­ron al gi­gan­te asiá­ti­co en una ma­la apues­ta a lar­go pla­zo

El Cronista comercial - - Internacional -

A PE­SAR DE LA DE­PEN­DEN­CIA EN LA CA­DE­NA DE SU­MI­NIS­TROS

Los in­ver­sio­nis­tas de­ben dar­se cuen­ta de que ya no pue­den con­fiar en que Chi­na im­pul­sa­rá el cre­ci­mien­to de un gru­po de eco­no­mías de mer­ca­dos emer­gen­tes.

La com­bi­na­ción de una des­ace­le­ra­ción en Chi­na, la gue­rra co­mer­cial con Was­hing­ton y, lo que es más im­por­tan­te aún, un cam­bio en la com­po­si­ción de la eco­no­mía sig­ni­fi­ca que sus días co­mo el me­jor ami­go de los in­ver­sio­nis­tas de mer­ca­dos emer­gen­tes pa­re­cen es­tar con­ta­dos.

Chi­na re­pre­sen­ta 70% de to­da la ma­nu­fac­tu­ra en las eco­no­mías asiá­ti­cas de mer­ca­dos emer­gen­tes, se­gún Jp­mor­gan. Sin em­bar­go, se es­pe­ra que su ex­pan­sión es­te año no su­pere el 6,5% - el rit­mo más len­to des­de 1990 - y sea só­lo del 6 por el pró­xi­mo año.

Por ca­da 1 pun­to por­cen­tual de des­ace­le­ra­ción del PBI de Chi­na, los mer­ca­dos emer­gen­tes pier­den un pro­me­dio de 0,7 de cre­ci­mien­to, se­gún el Bank of Ame­ri­ca Me­rrill Lynch. Pa­ra aque­llos paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos que en­vían de to­do - des­de co­bre has­ta pe­tró­leo - a Chi­na, la pér­di­da lle­ga a 1,2 pun­tos por­cen­tua­les.

Y Co­rea del Sur - a la que los in­ver­so­res tra­tan co­mo un mer­ca­do emergente de­bi­do a su pon­de­ra­ción en los prin­ci­pa­les ín­di­ces es la “zo­na ce­ro” en cuan­to a da­ños co­la­te­ra­les cuan­do se tra­ta del in­ten­to de EE.UU. de as­fi­xiar las ex­por­ta­cio­nes chi­nas. Nin­gún otro país es­tá tan in­ter­re­la­cio­na­do con la ca­de­na de su­mi­nis­tro de pro­duc­tos elec­tró­ni­cos de Chi­na, así que no es de sor­pren­der­se que los co­mer­cian­tes con­si­de­ren que el won co­reano es un “proxy”, o sus­ti­tu­to, del ren­min­bi, una mo­ne­da mu­cho más es­tric­ta­men­te con­tro­la­da. El Kos­pi, el ín­di­ce de re­fe­ren­cia del país, per­dó 15% es­te año, mien­tras que el won ca­yó 6% an­te el dó­lar.

Co­rea del Sur no es la úni­ca eco­no­mía asiá­ti­ca que es­tá ex­pues­ta: Tai­wán, Sin­ga­pur, Ma­la­sia y Filipinas se be­ne­fi­cia­ron del au­ge de Chi­na co­mo po­ten­cia in­dus­trial, es­pe­cial­men­te des­de la cri­sis fi­nan­cie­ra mun­dial.

Ade­más, los pis­to­nes que im­pul­san el cre­ci­mien­to de Chi­na es­tán cam­bian­do. El sec­tor de ser­vi­cios des­pla­za a la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra con­for­me la eco­no­mía exi­ge me­nos re­cur­sos. En la pri­me­ra mi­tad de es­te año, el sec­tor de ser­vi­cios con­tri­bu­yó con más de 4 pun­tos por­cen­tua­les al PBI de Chi­na con­ti­nen­tal, mien­tras que la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra re­pre­sen­tó la mi­tad de esa can­ti­dad.

Es un con­jun­to de cir­cuns­tan­cias que for­za­rán a los mer­ca­dos emer­gen­tes más re­la­cio­na­dos con las ca­de­nas de su­mi­nis­tro chi­nas a in­ten­tar rein­ven­tar­se. Se pro­du­ce en un con­tex­to en el que el al­za del dó­lar y las ta­sas de in­te­rés en EEUU ya pro­vo­ca­ron la re­nuen­cia de los in­ver­so­res en mer­ca­dos emer­gen­tes.

Tam­bién hay que to­mar en cuen­ta la con­trac­ción pro­du­ci­da por una ma­yor de­bi­li­dad de Chi­na re­pre­sen­ta el 70% del mer­ca­do asiá­ti­co en emer­gen­tes

la mo­ne­da chi­na. Con­for­me el su­pe­rá­vit de cuen­ta co­rrien­te de Chi­na se re­du­ce y ame­na­za con con­ver­tir­se en per­ma­nen­te, el ren­min­bi se ve so­me­ti­do a una ma­yor pre­sión. Eso pro­mue­ve el im­pul­so a ad­qui­rir pro­duc­tos den­tro de Chi­na en vez del ex­tran­je­ro.

Al­gu­nos ob­ser­va­do­res son más op­ti­mis­tas acer­ca de la ca­pa­ci­dad de los emer­gen­tes pa­ra adap­tar­se a la cam­bian­te eco­no­mía de Chi­na. Por ejem­plo, jus­to cuan­do los mer­ca­dos bur­sá­ti­les mun­dia­les se des­plo­ma­ron el mes pa­sa­do, Cre­dit Suis­se pu­bli­có ca­lla­da­men­te su Glo­bal Wealth Re­view anual. Con­clu­yó que “Chi­na es­tá aho­ra cla­ra­men­te es­ta­ble­ci­da en el se­gun­do lu­gar en la je­rar­quía

de ri­que­za mun­dial”.

El in­for­me se­ña­la que la ri­que­za to­tal de los ho­ga­res en Chi­na au­men­tó 14 ve­ces des­de el año 2000, al­can­zan­do cer­ca de u$s 52 bi­llo­nes. Cuen­ta con más de 3,5 mi­llo­nes de mi­llo­na­rios, po­co más del 8% del to­tal mun­dial.

Sin em­bar­go, no es ne­ce­sa­rio te­ner un mi­llón de dó­la­res pa­ra ex­pe­ri­men­tar la ale­gría del con­su­mo. Abas­te­cer las de­man­das de los con­su­mi­do­res chi­nos es lo que les da una opor­tu­ni­dad a las com­pa­ñías a emer­gen­tes. El re­to es iden­ti­fi­car los ga­na­do­res cor­po­ra­ti­vos de es­ta ten­den­cia, in­ten­tan­do na­ve­gar los pro­ble­mas a cor­to pla­zo con­for­me se re­suel­ven las ten­sio­nes co­mer­cia­les en­tre Bei­jing y Was­hing­ton.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.