Nue­va ley do­nal: una se­ñal con­tra el ham­bre

El Cronista comercial - - Opinión - Eli­za­beth Klei­man

Ase­so­ra Se­gu­ri­dad Ali­men­ta­ria y Nu­tri­ción Re­pre­sen­ta­ción FAO Ar­gen­ti­na

El ham­bre si­gue au­men­tan­do, al­go ab­sur­do sa­bien­do que se pro­du­cen ali­men­tos su­fi­cien­tes pa­ra ali­men­tar a to­das las per­so­nas y que la ali­men­ta­ción es­tá re­co­no­ci­da co­mo de­re­cho hu­mano bá­si­co y fun­da­men­tal des­de ha­ce ca­si 70 años, des­de la De­cla­ra­ción Uni­ver­sal de los De­re­chos Hu­ma­nos. 821 mi­llo­nes de per­so­nas -al­re­de­dor de 1 de ca­da 9 per­so­nas- pa­de­cen ham­bre en el mun­do, se­gún el úl­ti­mo in­for­me con­jun­to de FAO, OMS, Uni­cef, FIDA y PMA so­bre “El es­ta­do de la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria y la nu­tri­ción en el mun­do”.

Es­tos da­tos mues­tran una in­ver­sión de las ten­den­cias tras un pro­lon­ga­do des­cen­so: 42,5 mi­llo­nes de per­so­nas en la Re­gión Amé­ri­ca la­ti­na y el Ca­ri­be (ALC) y seis mi­llo­nes en Ar­gen­ti­na.

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, se pier­den o se des­per­di­cian un ter­cio de la pro­duc­ción de ali­men­tos en el mun­do: 1300 mi­llo­nes de to­ne­la­das en el mun­do, 127 mi­llo­nes en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be y 16 mi­llo­nes en Ar­gen­ti­na. Es­to es inacep­ta­ble pa­ra al­can­zar una so­cie­dad más jus­ta, in­clu­si­va y sos­te­ni­ble; y re­quie­re de la aten­ción ur­gen­te, de cam­bio de há­bi­tos y me­di­das de im­pac­to.

El ‘Ham­bre Ce­ro’ es el ele­men­to cen­tral del man­da­to de la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Ali­men­ta­ción y la Agri­cul­tu­ra (FAO), ya que se tra­ba­ja pa­ra ga­ran­ti­zar que las per­so­nas ten­gan ac­ce­so a su­fi­cien­tes ali­men­tos de al­ta ca­li­dad pa­ra lle­var una vi­da ac­ti­va y sa­lu­da­ble. Tam­bién re­co­no­ce la ne­ce­si­dad de un en­fo­que in­te­gral de los sis­te­mas ali­men­ta­rios, pa­ra re­du­cir los ni­ve­les de pér­di­da y des­per­di­cio de ali­men­tos y lo­grar un fu­tu­ro ali­men­ta­rio sos­te­ni­ble que ge­ne­re un tri­ple im­pac­to: so­cial, eco­nó­mi­co y am­bien­tal.

En es­te sen­ti­do, Ar­gen­ti­na no es­tá exen­ta a es­tas ten­den­cias y desafíos. La “nue­va” Ley Do­nal, re­cien­te­men­te apro­ba­da en el Se­na­do de la Na­ción, re­cu­pe­ra el Ar­tícu­lo 9 de for­ma que los do­nan­tes que­dan li­be­ra­dos por los da­ños y per­jui­cios que pu­die­ran pro­du­cir­se, siem­pre y cuan­do la do­na­ción se efec­túe de bue­na fe y de acuer­do a la nor­ma­ti­va y a los con­tro­les exi­gi­dos por el Có­di­go Ali­men­ta­rio Ar­gen­tino.

Con­tar con un ins­tru­men­to le­gal que po­si­bi­li­te y es­ti­mu­le la do­na­ción de ali­men­tos; y en par­ti­cu­lar aten­dien­do a la ne­ce­si­dad so­cial, es una cla­ra se­ñal que ha­bi­li­ta, no so­lo la solidaridad o con­tar con pro­gra­mas de Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Em­pre­sa­rial que se lle­ven ade­lan­te con un ejer­ci­cio mu­cho más pleno, sino que ade­más en mu­chos ca­sos, esas do­na­cio­nes son la úni­ca po­si­bi­li­dad pa­ra que mu­chas per­so­nas se ali­men­ten. Em­po­de­ra a di­ver­sos ac­to­res in­vo­lu­cra­dos en la ca­de­na agroa­li­men­ta­ria, de mo­do que ba­jo la cau­sa de re­du­cir el des­per­di­cio de ali­men­tos, ca­na­li­cen la do­na­ción de ali­men­tos con fi­nes so­cia­les pa­ra una por­ción de la po­bla­ción vul­ne­ra­ble. Es una opor­tu­ni­dad pa­ra au­men­tar el vo­lu­men de las do­na­cio­nes, la di­ver­si­dad de pro­duc­tos e im­ple­men­tar más pro­ce­di­mien­tos de con­trol so­bre los re­qui­si­tos de pro­tec­ción de la sa­lud pú­bli­ca, res­pec­to a la pre­ser­va­ción y ve­ri­fi­ca­ción de la ino­cui­dad ali­men­ta­ria, so­bre to­do en pro­duc­tos pe­re­ce­de­ros.

Es muy bueno que es­to ocu­rra, pe­ro es­te nue­vo marco le­gal no es su­fi­cien­te pa­ra abor­dar in­te­gral­men­te po­lí­ti­cas ali­men­ta­rias que de­ben vi­sua­li­zar el de­sa­rro­llo hu­mano en to­do su po­ten­cial. Si no se com­ple­men­ta con otras me­di­das, se­gui­rá sien­do una so­lu­ción par­cial que res­pon­de a la “emer­gen­cia” o si­tua­cio­nes agu­das de po­bre­za y ries­go ali­men­ta­rio. Por eso, re­sul­ta in­tere­san­te que en­tre las di­ver­sas ac­cio­nes con­tem­pla­das se ha­ga alu­sión a in­cluir la temática de se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria y nu­tri­cio­nal y la for­ma de evi­tar el de­rro­che de ali­men­tos en to­dos los ni­ve­les edu­ca­ti­vos. Es­to es una prio­ri­dad re­le­ga­da, da­do que es im­pe­rio­so edu­car in­cor­po­ran­do a los cu­rrícu­los de for­ma obli­ga­to­ria con­te­ni­dos, prác­ti­cas y di­dác­ti­cas que po­si­bi­li­ten apren­der y aprehen­der; pro­du­cir y con­su­mir res­pon­sa­ble­men­te, así co­mo alimentarse sa­lu­da­ble­men­te, tal se en­mar­ca en la Agen­da 2030 de Ob­je­ti­vos de De­sa­rro­llo Sos­te­ni­ble.

Un as­pec­to im­por­tan­te es la sen­si­bi­li­za­ción de men­sa­jes que con­vo­quen a to­dos los ac­to­res del sis­te­ma ali­men­ta­rio, in­clui­das las em­pre­sas. Uni­le­ver y Ca­rre­four, jun­to a la Se­cre­ta­ría de Agroin­dus­tria, con el apo­yo téc­ni­co de la FAO, im­pul­sa­ron la cam­pa­ña #No­ti­res­co­mi­da.

Tam­bién es­tán pro­mo­vien­do la san­ción de un pro­yec­to de ley pa­ra crear en Ar­gen­ti­na el pri­mer Día Na­cio­nal de Re­duc­ción de Pér­di­das y Des­per­di­cios de Ali­men­tos, que ya cuen­ta con me­dia san­ción de Se­na­do­res y de apro­bar­se en la Cá­ma­ra de Dipu­tados, con la co­la­bo­ra­ción del Fren­te Par­la­men­ta­rio con­tra el Ham­bre de Ar­gen­ti­na, se­ría el pri­mer país del mun­do en con­tar con un día es­pe­cí­fi­co so­bre la pro­ble­má­ti­ca.

La nue­va ley Do­nal de­be ser­vir co­mo un lla­ma­do a la ac­ción que ayu­de a su­mar alia­dos pa­ra au­men­tar las do­na­cio­nes y re­du­cir el des­per­di­cio de ali­men­tos. Sin em­bar­go, lo­grar el Ham­bre Ce­ro en Ar­gen­ti­na re­que­ri­rá un ma­yor com­pro­mi­so po­lí­ti­co y apo­yo fi­nan­cie­ro de to­dos los sec­to­res de la so­cie­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.