Apo­yo de los lí­de­res vs. des­con­fian­za del mer­ca­do: ¿cuál pe­sa más?

El Cronista comercial - - 3d -

En la cum­bre del G20 que­dó de­mos­tra­do el fuer­te res­pal­do de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal a la Ar­gen­ti­na pa­ra po­der sa­lir de su cri­sis. Sin em­bar­go, los mer­ca­dos nos si­guen dan­do la es­pal­da. Pa­ra los ex­per­tos, es­pe­ran ver ac­cio­nes eco­nó­mi­cas con­cre­tas pa­ra le­van­tar­le el pul­gar al país. La de­fi­ni­ción del 2019, otra cla­ve.

a cum­bre del G20 que se­sio­nó el pa­sa­do fin de se­ma­na en Bue­nos Ai­res fue sin du­da una bo­ca­na­da de aire fres­co pa­ra el go­bierno de Mau­ri­cio Ma­cri, en me­dio del ago­bio por la cri­sis eco­nó­mi­ca y la caí­da de la ac­ti­vi­dad que tran­si­ta hoy la Ar­gen­ti­na.

Mien­tras la Ca­sa Ro­sa­da bus­ca aho­ra el mo­do de ca­pi­ta­li­zar en el plano do­més­ti­co el fuer­te apo­yo que co­se­chó en la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal pa­ra su plan de re­for­mas eco­nó­mi­cas que por aho­ra tie­ne a mal­traer la vi­da dia­ria de los ar­gen­ti­nos, un in­te­rro­gan­te que sub­ya­ce es has­ta qué pun­to el es­pal­da­ra­zo de los lí­de­res glo­ba­les po­dría ser un pun­to de in­fle­xión que em­pie­ce a cam­biar el clima ge­ne­ral y a di­si­par la des­con­fian­za de los mer­ca­dos so­bre la ca­pa­ci­dad ar­gen­ti­na pa­ra sa­lir de su cri­sis.

El día des­pués del G20 los mer­ca­dos res­pon­die­ron po­si­ti­va­men­te in­su­flan­do un re­no­va­do aire de op­ti­mis­mo en el Go­bierno. Pe­ro más allá del “ve­ra­ni­to” que tra­jo la cum­bre y los elo­gios con los que los pre­si­den­tes Do­nald Trump, Em­ma­nue­le Macron, Jus­tin Tru­deau, An­ge­la Mer­kel, Xi Jin­ping y has­ta la pro­pia ti­tu­lar del FMI Ch­ris­ti­ne La­gar­de, por men­cio­nar al­gu­nos, en­dul­za­ron los oí­dos de Ma­cri, más que la fo­to del día si­guien­te con­vie­ne pres­tar­le aten­ción a la pe­lí­cu­la. En otra pa­la­bras, ¿pue­de es­pe­rar­se un vuel­co pos G20 que res­ta­blez­ca la con­fian­za del mun­do en la Ar­gen­ti­na y per­mi­ta que la an­sia­da llu­via de in­ver­sio­nes cai­ga por fin so­bre es­ta tie­rra?

Ariel Co­rem­berg, di­rec­tor del Cen­tro de Es­tu­dios de la In­no­va­ción, Pro­duc­ti­vi­dad y Desa­rro­llo Uba-co­ni­cet, es por lo me­nos es­cép­ti­co: “Hay una di­fe­ren­cia en­tre el res­pal­do geo­po­lí­ti­co y la afi­ni­dad ideo­ló­gi­ca que tie­ne el go­bierno de Ma­cri en el mun­do, so­bre to­do lue­go de más de una dé­ca­da de ais­la­mien­to. Pe­ro los mer­ca­dos, los in­ver­so­res no re­si­den­tes, y tam­bién los ar­gen­ti­nos, coin­ci­den con la pos­tu­ra de los téc­ni­cos del FMI en un diág­nos­ti­co más ta­jan­te res­pec­to de las di­fi­cul­ta­des que en­fren­ta la so­cie­dad ar­gen­ti­na en su con­jun­to” , se­ña­la.

El diag­nós­ti­co al que se re­fie­re Co­rem­berg es­tá vol­ca­do en un in­for­me de los téc­ni­cos del or­ga­nis­mo que fue vo­ta­do ca­si en si­mul­tá­neo con la de­ci­sión del di­rec­to­rio de dar­le vía li­bre al úl­ti­mo acuer­do de la Ar­gen­ti­na con el FMI. Sos­tie­ne: “La deu­da ar­gen­ti­na es sos­te­ni­ble pe­ro no con una pro­ba­bi­li­dad al­ta”, es de­cir, que los pro­pios téc­ni­cos del Fon­do, y pe­se a los elo­gios que la mis­mí­si­ma La­gar­de vie­ne de­di­cán­do­le a las re­for­mas eco­nó­mi­cas de Ma­cri, pu­sie­ron en du­da la ca­pa­ci­dad ar­gen­ti­na de en­fren­tar sus com­pro­mi­sos de deu­da.

La his­to­ria nos con­de­na

“Pa­ra in­ver­tir en la Ar­gen­ti­na, la ren­ta­bi­li­dad de la in­ver­sión exi­gi­da es mu­cho más al­ta y el re­cu­pe­ro del ca­pi­tal in­ver­ti­do es mu­cho más rá­pi­do que en cual­quier país nor­mal por la his­to­ria que nos con­de­na: ocho de­faults y con­fis­ca­cio­nes de de­pó­si­tos en tres dé­ca­das, un mi­nis­tro de eco­no­mía por año du­ran­te el úl­ti­mo si­glo y la fal­ta de re­so­lu­ción de cues­tio­nes bá­si­cas ma­cro­eco­nó­mi­cas co­mo la sus­ten­ta­bi­li­dad fis­cal y la in­fla­ción que ha­cen que la exi­gen­cia de con­di­cio­nes pa­ra in­ver­tir sea mag­na”, enu­me­ra Co­rem­berg. Con to­do, el eco­no­mis­ta ad­mi­te que el re­sul­ta­do po­si­ti­vo del encuentro de Bue­nos Ai­res en­tre las po­ten­cias del G20 “no de­ja de ser un he­cho aus­pi­cio­so pa­ra la Ar­gen­ti­na”, aun­que no so­lu­cio­na nues­tros pro­ble­mas. Por eso, pre­fie­re ser “cau­to” an­tes de es­pe­rar un gran cam­bio en “el mer­ca­do vo­lun­ta­rio de deu­da y un fuer­te vuel­co ha­cia la con­fian­za, que que­da­rían en stand by -di­ce- has­ta por lo me­nos la de­fi­ni­ción elec­to­ral de 2019”.

En la vi­sión del po­li­tó­lo­go Luis To­ne­lli, el res­pal­do de los lí­de­res al país y la des­con­fian­za que tie­ne el mer­ca­do so­bre las po­si­bi­li­da­des ar­gen­ti­nas de sa­lir a flo­te no son con­tra­dic­to­rias.

“El apo­yo po­lí­ti­co in­ter­na­cio­nal es­tá brin­da­do pre­ci­sa­men­te pa­ra in­ten­tar re­ver­tir el pe­si­mis­mo de los mer­ca­dos. A los lí­de­res po­lí­ti­cos no les con­vie­ne que la Ar­gen­ti­na en­tre en una nue­va cri­sis, pe­ro los in­ver­so­res des­con­fían de po­ner el di­ne­ro en el país. Lo in­tere­san­te es el in­te­rés in­ter­na­cio­nal por­que la Ar­gen­ti­na sal­ga de la cri­sis”, re­mar­ca To­ne­lli. Pe­ro tam­bién ad­mi­te que ese res­pal­do so­lo im­por­ta pa­ra los mer­ca­dos si se ma­ni­fies­ta lue­go en ac­cio­nes eco­nó­mi­cas con­cre­tas. “La am­plia­ción del swap con Chi­na es muy im­por­tan­te. De to­das ma­ne­ras, me pa­re­ce que pri­me­ro tie­ne que re­ver­tir­se la des­con­fian­za in­ter­na y que co­mien­ce a moverse la eco­no­mía”, acla­ra.

Apo­yo do­més­ti­co

Su co­le­ga, el so­ció­lo­go y po­li­tó­lo­go Jo­sé Nun, tam­bién re­co­no­ce que el buen pa­pel ju­ga­do por la Ar­gen­ti­na en la or­ga­ni­za­ción del G20 es un he­cho po­si­ti­vo in­ne­ga­ble, pe­ro di­fe­ren­cia: “Una co­sa es el clima de un encuentro in­ter­na­cio­nal y otra la reali­dad de la po­lí­ti­ca do­més­ti­ca” y, en el plano in­terno, di­ce, “no es fá­cil te­ner­le con­fian­za a un pre­si­den­te que pro­me­tió que li­qui­da­ría fá­cil­men­te la in­fla­ción o que un día afir­ma que he­mos de­ja­do atrás los ma­los tiem­pos eco­nó­mi­cos y tiem­po des­pués de­cla­ra que és­tos re­cién co­mien­zan. És­te es el pro­ble­ma que en­fren­tan en to­das par­tes el neo­li­be­ra­lis­mo y sus de­ri­va­dos, por­que de­ben ape­lar con­ti­nua­men­te a una ideo­lo­gía de la es­pe­ran­za (“es­ta­mos mal pe­ro va­mos bien”) que re­quie­re, cuan­do me­nos, un li­de­raz­go ca­ris­má­ti­co y/o po­lí­ti­cas se­ria­men­te re­dis­tri­bu­ti­vas, y am­bas co­sas bri­llan aquí por su au­sen­cia”, opi­na. Pa­ra Nun, “aun­que pue­dan ser bien­ve­ni­dos va­rios de los acuer­dos fir­ma­dos en los úl­ti­mos días, los fru­tos de la gran ma­yo­ría de ellos só­lo se ve­rán en el me­diano pla­zo. Es­to es, no tie­nen in­ci­den­cia di­rec­ta o in­me­dia­ta en la con­fian­za que la ciu­da­da­nía pue­da de­po­si­tar hoy en el Go­bierno”.

El ti­tu­lar del Cen­tro de Es­tu­dios Unión pa­ra la Nue­va Ma­yo­ría, Ro­sen­do Fra­ga, pien­sa al­go pa­re­ci­do: “Aun­que el Go­bierno in­ten­ta ca­pi­ta­li­zar elec­to­ral­men­te el éxito en la or­ga­ni­za­ción de la cum­bre, fal­ta ca­si un año pa­ra la elec­ción pre­si­den­cial. Es de­ma­sia­do tiem­po pa­ra que los efec­tos de un he­cho de es­ta na­tu­ra­le­za, se man­ten­gan vi­gen­tes en la opi­nión pú­bli­ca. Lo que su­ce­da con la eco­no­mía y sus con­se­cuen­cias so­cia­les, ten­drán más re­le­van­cia po­lí­ti­co-elec­to­ral que los efec­tos in­ter­nos del G20”, ase­ve­ra.

To­ne­lli, por su la­do, sí cree que la ad­mi­nis­tra­ción ma­cris­ta bien po­dría lo­grar llevar agua pa­ra su mo­lino en el plano in­terno por los apo­yos ob­te­ni­dos en el G20 y con vis­tas al co­mi­cio 2019, pe­ro de­ja una ad­ver­ten­cia: “Tie­ne que te­ner mu­cho cui­da­do (el Go­bierno) en no co­me­ter nin­gún error. Es­ta­mos en una de­mo­cra­cia Alz­hei­mer, en don­de la úl­ti­ma ima­gen re­em­pla­za a la an­te­rior”.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.