Elec­cio­nes 2019: ¿Qué le con­vie­ne a Ma­cri, a Cristina y al PJ al­ter­na­ti­vo?

El Cronista comercial - - 3 Días - Por Gi­se­lle Ru­meau

La can­di­da­tu­ra de CFK po­dría ser la peor no­ti­cia pa­ra el Go­bierno si se pien­sa en la eco­no­mía y la fu­tu­ra ges­tión, por­que la in­cer­ti­dum­bre que ge­ne­ra el final abier­to y un even­tual re­torno del po­pu­lis­mo po­dría re­tra­sar aún más las in­ver­sio­nes. Pe­ro en tér­mi­nos elec­to­ra­les, su pos­tu­la­ción si­gue sien­do con­ve­nien­te.

Fal­ta ca­si un año pa­ra las pre­si­den­cia­les, pe­ro la ma­yo­ría de los son­deos ya da por des­con­ta­do que ha­brá ba­llot­ta­ge por­que nin­gún can­di­da­to tie­ne los vo­tos pa­ra ga­nar en pri­me­ra vuel­ta. El Pre­si­den­te, que irá por la reelección, Cristina Kirch­ner, que aún no con­fir­ma su can­di­da­tu­ra, y el pe­ro­nis­mo “blan­co”, sue­ñan con el ri­val ideal. ¿Qué ima­gi­na ca­da uno?

La mag­ni­tud de la vo­la­ti­li­dad po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca que go­bier­na al país im­pi­de arries­gar pro­nós­ti­cos elec­to­ra­les pa­ra el 2019. Un año sue­le ser una eter­ni­dad en la Ar­gen­ti­na, en es­pe­cial si se tie­ne en cuen­ta que gran par­te de los ciu­da­da­nos de­ci­den su vo­to en los 15 días pre­vios a la elec­ción. O quie­nes di­cen es­tar de­ci­di­dos, cam­bian de idea a úl­ti­mo mo­men­to en el cuar­to oscuro. La cer­te­za es co­sa del pa­sa­do, cuan­do exis­tía una fé­rrea iden­ti­fi­ca­ción ideo­ló­gi­ca con un partido po­lí­ti­co. Es por eso que le­jos de pre­de­cir un re­sul­ta­do con pre­ci­sión, las en­cues­tas de opi­nión sue­len ser­vir pa­ra es­ta­ble­cer ten­den­cias so­cia­les, po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas, mo­di­fi­car es­tra­te­gias y pro­yec­tar así dis­tin­tos es­ce­na­rios de ca­ra a la elec­ción.

Cuan­do fal­tan on­ce me­ses pa­ra los co­mi­cios pre­si­den­cia­les, la ma­yo­ría de esos trabajos au­gu­ran una de­fi­ni­ción en se­gun­da vuel­ta, con una pa­ri­dad ce­rra­da en­tre el pre­si­den­te Mauricio Ma­cri y Cristina Kirch­ner. “Hay un em­pa­te téc­ni­co. En el úl­ti­mo re­gis­tro de oc­tu­bre, en pleno im­pac­to de la re­ce­sión, te­ne­mos un es­ce­na­rio de ba­llot­ta­ge con cin­co pun­tos de di­fe­ren­cia a fa­vor de Ma­cri, pe­ro ese re­sul­ta­do es­tá al bor­de del mar­gen de error de la mues­tra. La si­tua­ción es­tá muy pa­re­ja”, ex­pli­ca Lu­cas Ro­me­ro, di­rec­tor de Sy­nop­sis, una de las con­sul­to­ras que me­jor pro­nos­ti­có la elec­ción le­gis­la­ti­va de 2017.

Por el mo­men­to, son po­cas las du­das des­pe­ja­das. Co­mo en una suer­te de en­ca­de­na­mien­to in­ter­mi­na­ble, quie­nes pre­ten­den cal­zar­se el tra­je de can­di­da­tos es­pe­ran aten­tos los mo­vi­mien­tos de sus con­trin­can­tes pa­ra co­rrer sus pie­zas en el ta­ble­ro po­lí­ti­co. Lo úni­co cier­to hoy es que a nin­guno le al­can­za pa­ra ga­nar en pri­me­ra vuel­ta. El ba­llot­ta­ge pa­re­ce ser un des­tino inexo­ra­ble.

Se sa­be tam­bién que el Pre­si­den­te pe­lea­rá por su reelección, pe­se a la bru­tal caí­da de ima­gen que su­frió su ges­tión y su fi­gu­ra (que aho­ra pa­re­ce re­pun­tar por un “efec­to G20”) des­de el ini­cio de la cri­sis en abril pa­sa­do. Es por eso que los dos interrogantes cru­cia­les vie­nen por el la­do opo­si­tor, es­to es, qué ni­vel de uni­dad ten­drá el pe­ro­nis­mo y si Cristina se­rá fi­nal­men­te can­di­da­ta. El es­ce­na­rio elec­to­ral se con­fi­gu­ra­rá fun­da­men­tal­men­te con es­tas dos de­ci­sio­nes, di­ce Ro­me­ro.

“Una cam­pa­ña elec­to­ral en al­gún pun­to es una ba­ta­lla pa­ra asig­nar­le sig­ni­fi­ca­do. En las le­gis­la­ti­vas de 2013, Sergio Massa lo­gró ins­ta­lar que en esa elec­ción se es­ta­ba dispu­tan­do si Cristina iba o no a ser elec­ta en 2015. Y esa ba­ta­lla la ga­nó el ti­gren­se”, ex­pli­ca el ana­lis­ta. Y agre­ga: “El sig­ni­fi­ca­do que ten­drá el co­mi­cio del año que vie­ne de­pen­de­rá de las can­di­da­tu­ras. Sin Ma­cri, la com­pul­sa ten­drá un sig­ni­fi­ca­do; si la elec­ción es en­tre el Pre­si­den­te y un pe­ro­nis­ta al­ter­na­ti­vo, y no Cristina, ten­drá otro”. Pues bien, ¿cuá­les se­rían los es­ce­na­rios elec­to­ra­les más fa­vo­ra­bles pa­ra ca­da uno de ellos? Vea­mos al­gu­nas al­ter­na­ti­vas.

Es­ce­na­rio elec­to­ral ideal pa­ra Mauricio Ma­cri:

Por esas re­tor­ci­das vuel­tas de la reali­dad, la can­di­da­tu­ra de Cristina ten­dría un do­ble efec­to pa­ra el Go­bierno. Po­dría ser la peor no­ti­cia si se pien­sa en la eco­no­mía y la fu­tu­ra ges­tión, por­que la in­cer­ti­dum­bre que ge­ne­ra el final abier­to y un even­tual re­torno del po­pu­lis­mo po­dría re­tra­sar aún más las in­ver­sio­nes. Pe­ro en tér­mi­nos elec­to­ra­les, su pos­tu­la­ción si­gue sien­do con­ve­nien­te. El Go­bierno ne­ce­si­ta que la ex man­da­ta­ria es­té ahí en­fren­te, pa­ra di­fe­ren­ciar­se, man­te­ner vi­vo al fan­tas­ma del po­pu­lis­mo y di­si­mu­lar los erro­res pro­pios fren­te a los aje­nos, que siem­pre son más gro­se­ros. Lo que ellos lla­man el “cam­bio cul­tu­ral” por so­bre la co­rrup­ción y la vie­ja po­lí­ti­ca es lo más fuer­te que ten­drá Ma­cri pa­ra mos­trar el año que vie­ne, en me­dio de una re­ce­sión mons­truo­sa. Eso, y un re­pun­te mí­ni­mo de la eco­no­mía, más re­bo­te que cre­ci­mien­to ge­nuino, que -arries­gan al­gu­nos eco­no­mis­tas­lle­ga­rá en­tre abril y ma­yo, en gran me­di­da de la mano del cam­po y una co­se­cha ré­cord de 140 mi­llo­nes de to­ne­la­das.

En la Ca­sa Ro­sa­da ya se en­tu-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.