Mar del Pla­ta: un lu­gar al que vol­ver

El Cronista comercial - - 3d -

En su can­ción "La ben­ga­la per­di­da", gra­ba­da 1988 e ins­pi­ra­da en si­tua­cio­nes que re­cuer­dan mu­cho a la ac­tua­li­dad, Luis Al­ber­to Spi­net­ta can­ta: "No hay una cues­tión que no con­duz­ca al mar/ tan so­lo allí, de no­che pue­de uno des­can­sar". Es pre­ci­sa­men­te ése el sen­ti­mien­to de mu­chas de las per­so­nas que año tras año -qui­zá des­de cua­tro ge­ne­ra­cio­nes de su fa­mi­lia ha­cia atrás- eli­gen ve­ra­near en Mar del Pla­ta, in­clu­so en las mis­mas ca­sas en las que dis­fru­ta­ban sus va­ca­cio­nes de ni­ños jun­to a sus abue­los. No hay una cues­tión que no con­duz­ca a es­ta ciu­dad.

Hoy por hoy, a días de em­pe­zar la tem­po­ra­da 2019, se­ría im­pre­ci­so y en­ga­ño­so ha­blar de "un clá­si­co que se re­nue­va". La ca­be­ce­ra del par­ti­do de Ge­ne­ral Puey­rre­dón mues­tra es­te año mu­cho de clá­si­co y po­co de re­no­va­ción. Así y to­do, siem­pre es­tá vi­gen­te, más que por sus pro­pios es­fuer­zos por ofre­cer al­go dis­tin­to, por la in­sis­ten­cia con la que mi­les de fa­mi­lias y gru­pos de ami­gos la eli­gen por lo que es, por lo que siem­pre fue: un lu­gar al que vol­ver. Una ca­sa le­jos de ca­sa, eso es Mar del Pla­ta.

Le­van­tán­do­se im­po­nen­te fren­te a la in­men­si­dad ver­de azu­la­da, el en­can­to de es­ta ciu­dad tan eu­ro­pea co­mo ar­gen­ti­na y tan po­pu­lar co­mo aris­to­crá­ti­ca es fran­ca­men­te in­ne­ga­ble. La be­lle­za de la cos­ta­ne­ra que re­co­rre las pla­yas Gran­de y Chi­ca, Va­re­se y la Bris­tol se dis­fru­ta tan­to en au­to co­mo en bi­ci­cle­ta, en pa­ti­nes o en ska­te. Los días y no­ches de ca­lor es el pun­to más vi­si­ta­do de la ciu­dad tan­to por los turistas co­mo por los locales. Es que, evi­den­te­men­te, un pai­sa­je así no abu­rre ja­más a na­die. La gran novedad de es­ta zo­na es la nue­va to­rre Ma­ral Ex­pla­na­da, en Pla­ya Chi­ca, un com­ple­jo re­si­den­cial de lu­jo que lle­va la fir­ma del ar­qui­tec­to Cé­sar Pe­lli. Con vis­tas in­creí­bles ha­cia el mar, un di­se­ño sus­ten­ta­ble, y una ar­qui­tec­tu­ra y pai­sa­jis­mo des­ta­ca­dos, es­te nue­vo edi­fi­cio le cam­bió el sem­blan­te a la cos­ta mar­pla­ten­se.

Con res­pec­to a las pla­yas, las op­cio­nes más tran­qui­las, lim­pias y ele­gi­das por los aman­tes de la na­tu­ra­le­za si­guen es­tan­do al sur. Pa­san­do el clá­si­co Mi­ra­dor Wai­ki­ki se con­cen­tran op­cio­nes pa­ra to­dos los per­fi­les de via­je­ros, tan­to pa­ra quie­nes dis­fru­tan de las cos­tas am­plias y si­len­cio­sas co­mo pa­ra quie­nes pre­fie­ren los pa­ra­do­res del mo­men­to, con mú­si­ca y bai­le has­ta bien en­tra­da la no­che. En­tre to­das las al­ter­na­ti­vas, Ho­nu Beach con­ti­núa sien­do un pun­to des­ta­ca­do tan­to por sus pa­si­llos an­chos y su vis­ta pri­vi­le­gia­da co­mo por su am­bien­te fa­mi­liar mar­pla­ten­se, su gas­tro­no­mía, su pi­le­ta de com­pe­ti­ción, su gim­na­sio con vis­ta al mar y su cen­tro de en­tre­na­mien­to in­te­gral de surf a cargo de los pres­ti­gio­sos de­por­tis­tas Mar­tín Pas­se­ri y So­fía Gua­te­lli.

Cer­ca de allí, fren­te al fa­ro, en es­ta tem­po­ra­da la cer­ve­ce­ría An­ta­res inau­gu­ra­rá un in­men­so bar que se con­ver­ti­rá sin du­da en el pun­to de encuentro más ele­gi­do pa­ra to­mar al­go des­pués de la pla­ya. Otra de las no­ve­da­des de la zo­na es la re­no­va­ción de Las Brus­qui­tas, un bal­nea­rio agres­te si­tua­do a las puer­tas de Mi­ra­mar al que va­le la pe­na acer­car­se a dis­fru­tar del sol, le­jos de la ciu­dad.

Los sa­bo­res del océano

His­tó­ri­ca­men­te, Mar del Pla­ta tam­bién es fa­mo­sa por sus res­tau­ran­tes tra­di­cio­na­les, tan­to por los pes­ca­dos fres­cos co­mo por las co­ci­nas ita­lia­nas y es­pa­ño­las que en­con­tra­ron un lu­gar in­me­jo­ra­ble en es­ta ciu­dad (con su agua de­li­cio­sa que me­jo­ra to­das las pre­pa­ra­cio­nes). Si bien los ve­ra­nean­tes tie­nen sus sa­lo­nes fa­vo­ri­tos, co­mo los fru­tos de mar que sir­ven en Rin­cón Bas­ko y Vien­to en Po­pa, la piz­ze­ría Pe­dri­to, la pa­rri­lla Pe­ra­les o las pas­tas he­chas a la vis­ta de la Trat­to­ria Na­po­li­ta­na Vés­po­li, hay al­gu­nos res­tau­ran­tes que en los úl­ti­mos años tam­bién mar­ca­ron la di­fe­ren­cia. El ca­so em­ble­má­ti­co es el de Sa­ra­sa­ne­gro, el me­jor res­tau­ran­te de pes­ca­dos del país co­man­da­do por Fer­nan­da Sa­ra­sa y Pa­tri­cio Ne­gro. Co­ci­na au­to­ral, mo­der­na pe­ro res­pe­tuo­sa de las tra­di­cio­nes, coc­cio­nes ex­tre­ma­da­men­te cui­da­das y pro­duc­tos locales de es­ta­ción son las cla­ves de es­te au­tén­ti­co im­per­di­ble. Asi­mis­mo, en Lo de Ta­ta, el chef Li­san­dro Ciar­lot­ti re­cu­pe­ró el es­pí­ri­tu de la can­ti­na y las re­ce­tas sim­ples pe­ro su­ma­men­te sa­bro­sas, con el pez li­món co­mo ca­ba­lli­to de ba­ta­lla pa­ra ga­nar­se un lu­gar im­por­tan­te en la gas­tro­no­mía mar­pla­ten­se a so­lo sie­te años de su aper­tu­ra. Otro de los res­tau­ran­tes que da que ha­blar es L'épo­que Bis­tro, en el ho­tel bou­ti­que de es­ti­lo fran­cés Sain­te Jean­ne. La pre­mi­sa aquí es real­zar los pro­duc­tos locales de siem­pre in­cur­sio­nan­do con atre­vi­das com­bi­na­cio­nes de sa­bo­res a tra­vés de téc­ni­cas de van­guar­dia; to­do acom­pa­ña­do de una se­lec­ción de vi­nos con­fec­cio­na­da por la jo­ven som­me­lier Vic­to­ria Or­tem­berg. En­tre las no­ve­da­des, sin du­da el má­xi­mo ga­lar­dón se lo lle­va el res­tau­ran­te ita­liano Bro­do, que ofre­ce sa­bro­sa gas­tro­no­mía me­di­te­rrá­nea de gran ni­vel con una car­ta de vi­nos bien pen­sa­da y muy buen ser­vi­cio.

Más allá del mar

Afor­tu­na­da­men­te, Mar del Pla­ta tam­bién cuen­ta con múl­ti­ples op­cio­nes de pa­seos pa­ra dis­fru­tar los días nu­bla­dos o sim­ple­men­te to­mar­se un des­can­so de las pla­yas. Además de las clá­si­cas ca­mi­na­tas por el ba­rrio Los Tron­cos y las ca­lles co­mer­cia­les Alem y Güe­mes, el Bos­que Pe­ral­ta Ra­mos es uno de los lu­ga­res más be­llos de la ciu­dad, es­pe­cial­men­te pa­ra ir a to­mar el té en La Ca­ba­ña del Bos­que y per­der­se en­tre sus ca­mi­nos de ár­bo­les cen­te­na­rios y plan­tas de mo­ras.

Otro de los pa­seos más ele­gi­dos pa­ra es­tar en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za es Sierra de los Pa­dres, don­de además de com­prar plan­tas y pro­duc­tos fres­cos a ex­ce­len­tes pre­cios es po­si­ble vi­si­tar la fa­mo­sa ca­sa de té L’er­be, si­tua­da en el me­dio del cam­po.

Asi­mis­mo, más allá de sus clá­si­cos tea­tros, Mar del Pla­ta tie­ne otros en­can­tos pa­ra quie­nes dis­fru­tan del arte y el di­se­ño. La Ca­sa so­bre el Arro­yo o Ca­sa del Puen­te de Aman­cio Wi­lliams con­ti­núa sien­do la prin­ci­pal atrac­ción pa­ra los es­tu­dian­tes y afi­cio­na­dos a la ar­qui­tec­tu­ra que se acer­can día a día a co­no­cer es­te mu­seo a cie­lo abier­to. Tam­bién el Mu­seo de Arte Con­tem­po­rá­neo de Mar del Pla­ta (MAR) y sus mues­tras iti­ne­ran­tes son in­elu­di­bles en un re­co­rri­do cul­tu­ral por la ciu­dad. Por úl­ti­mo, el Club TRI -cu­yo nom­bre ha­ce alu­sión al im­por­tan­te even­to de di­se­ño grá­fi­co Tri­mar­chi­con­vo­ca a los más jó­ve­nes con su pro­pues­ta de ex­po­si­cio­nes ar­tís­ti­cas, re­ci­ta­les y cur­sos de for­ma­ción. ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.